Zamora

Escribe: Villafafila
Os relato un itinerario por la pronvincia que me vió nacer, a la que acudo cada Semana Santa y verano a visitar en mis dias de vacaciones.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5

Ruta de la Plata

Granja de Moreruela, España — sábado, 7 de agosto de 2010

La Ruta del Císter se extiende entre las localidades situadas en la margen izquierda del río Esla y en la antigua calzada de La Plata. Es un espacio influenciado por su proximidad al centro monástico y colonizador que supuso Moreruela. El paisaje muestra a cada uno de los lados de la carretera el contraste de la vega fecunda y las tierras de labranza. Barcial del Barco se encuentra la Iglesia de Santa Marina, con una curiosa torre octogonal, obra del siglo XVIII. El siguiente pueblo Villaveza del Agua, la Iglesia de San Salvador, continuamos hasta llegar a Santovenia del Esla con la Iglesia de Nuestra Señora del Tovar, y por último Bretó de la Rivera con su iglesia parroquial que es casi un pequeño museo. 

Monasterio de la Granja de Moreruela se localiza en el límite occidental de la zamorana comarca de Tierra de Campos. Se accede a él por la N-630 que une Benavente con Zamora. Nada más rebasar el pueblo de Granja de Moreruela, un indicador nos dirige a él a través de una carretera asfaltada tras recorrer una distancia de 3 km. Está emplazado entre huertos y encinas, en un paraje tranquilo, solitario, a veces algo empantanado por la proximidad del río Esla, rodeado siempre de cigüeñas. Aunque su aspecto diste mucho del que un dia lució, lo cierto es que sus dimensiones impresonan bastante. Destaca dos focos medievales del Císter en España. Construido sin decoración alguna a finales del siglo XII.  Mantuvo su actividad hasta la Desamortización de Mendizabal, momento en el cual tuvo que ser abandonado. El conjunto monástico está compuesto de: Iglesia que sigue el modelo de cluniacense extendido en los monasterios cistercienses, el claustro medieval que sólo conserva de esta época la panda este e indicios en la oeste, la sala de los monjes es la sala de trabajo por excelencia, la sala capitular donde se celebraban diariamente un capìtulo de toda la comunidad presidido por el abad, ... Actualmente quedan en pie restos del crucero, un rosetón y una espadaña, pero lo más importante se lo lleva la cabecera: el primero formado por siete pequeños ábsides, el segundo por la girola y el tercero por la capilla mayor. Resulta curiosa la cantidad ingente de marcas de cantero que se pueden dislumbrar entre las piedras.

Las Vígias de barro  o palomares, son las construcciones más características de la comarca. De forma cuadrada, redonda, con distintos niveles de tejadillos y varios adornos. En la actualidad, la mayoría está en desuso, aunque de vez en cuando que otra ave los utilizan para anidar. De tapial o adobe suelen aparacer en solitario, en medio de la estepa, contemplando cómo crece la cebada, el trigo, la alfalfa. Encontrarás estas construcciones en pueblos como Villafáfila y Villarín.
Villalpando esta localidad a 53 km. de la capital zamorana, es el centro de Tierra de Campos, una comarca de adobe y barro, de llanuras cerealistas. Su emplazamiento hizo que fuera presa de los caudillos árabes. La villa perteneció a la Orden de los Templarios y, desde el siglo XV a don Pedro Fernández de Verdasco, Condestable de Castilla. Del recinto medieval quedan dos puertas: San Lorenzo y San Andrés. Esta última, del siglo XIV compuesta de dos cubos almenados, es la imagen  más importante de la villa. Como ejemplo de arquitectura románico-mudejar de Zamora, la Iglesia de San Nicolás, en la plaza del mismo nombre es de estilo mudéjar en sus orgines, del siglo XIII. Para apreciar el encanto medieval de la villa, lo mejor es pasear por su Plaza Mayor, donde se aprecia el encanto medieval. A las afueras se encuentra en ruinas el Palacio de los Velascos que fue el palacio donde vivieron los Condestables de Castilla durante los siglos XIII.- Belver de los Montes es un pequeño pueblo que tiene los restos de un antiguo monasterio del siglo XI y vestigios de dos castillos.

A unos 25 km. la ciudad de Benavente que se funden en el extremos occidental de la Tierra de Campo y la Comarca de los Valles, que se eleva sobre una colina en torno a la vega de los ríos Órbigo y Esla. En la oficina de turismo que está en la Plaza Mayor es del románico tardío con el Ayuntamiento de estilo neoclásico dondete facilitarán los horarios para visitar los dos templos más importantes: la Iglesia de San Juan del Mercado del románico tardío realizada en piedra con la bella puerta del sur en color rojizo. En su interior se refleja que perteneció a una orden de los Templarios. La Iglesia Santa María del Azogue (s. XII) Con sus cinco ábsides semicirculares y una decoración de animales fantásticos  esta considerada uno de los bellos ejemplos del románico en la zona. En su interior son tres naves con cruz latina donde se destaca la Anunciación y una virgen embarazada. Otros monumentos principales son el Hospital de la Piedad, se construyó para hospedar a los peregrinos enfermos por el quinto Conde de Benavente, Alonso de Pimentel con un claustro porticado, la Casa Solita de estilo modernista de Viloria alberga la Biblioteca Municipal. Los jueves son día de mercado, una excelente oportunidad para adquirir productos. El que fue el Castillo de la Mota, hoy, de él solo queda la Torre del Caracol edificación del siglo XVI de estilo neogótico, que aloja el Parador de Nacional de Turismo. En su interior tiene una sala con un excelente artesanado mudéjar del siglo XV y pasea por el parque de la Mota con unas vistas espléndidas sobre el Órbigo.

Me acerqué a Otero de Sariegos pequeño pueblo abandonado que se encuentra a 2,5 km. de Villafáfila pero que tiene un enclave privilegiado para la observación de miles de pájaros.  En los alrededores hay la laguna así como los palomares – una construcciones típicas en la provincia- que hoy en día al vuelto a resurgir. En la entrada se erige la Iglesia de San Martín de Tours, que todavía se mantiene intacta. 

Ruta arqueológica de los Valles
Empezamos visitando Morales del Rey, donde se encuentra el Dolmen de El Tesoro, un sepulcro megalítico del período Neolítico, con una antiguedad de 6.000 años. La siguiente parada Granucillo de Vidriales donde llamarán la atención los restos de un castillo que perteneció a los Condes de Benavente. Para terminar la ruta de la mejor manera posible, en Santa Marta de Tera uno de los templos románicos mejor conservados de la pronvincia. Su iglesia parroquial de planta cruz latina y cabecera recta. En su portada sur destaca los capiteles de las columnas y un alto relieve con la figura de Santiago Apostol.


Publicado
Modificado
Leído 912 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5
 
 


 

Capítulos de este diario