Egipto: La tierra de los faraones

Escribe: bisonte
Egipto, poseedor de una de las maravillas del mundo, es una seducción para viajeros, investigadores y aventureros. La grandiosidad y perfección implantadas en las pirámides de Gizeh, atrae a millones de visitantes todos los años.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Las pirámides de Gizeh

Giza, Egipto — viernes, 29 de enero de 2010

Construidas durante la IV dinastía, constituyen el conjunto más antiguo de las siete maravillas y el único que ha sobrevivido hasta nuestros días. Ubicadas cerca de El Cairo, capital nacional de Egipto, fueron levantadas con el objetivo de albergar la tumba de los faraones reinantes de la época.

Este conjunto monumental perseguía el fin de preservar y proteger los cuerpos de los reyes para asegurar el tránsito hacia la eternidad. Se reservaban espacios para la celebración de los ritos religiosos antes de sepultar al difunto, de esta manera alrededor de las pirámides de Gizeh, se desarrolló una necrópolis (ciudad de los muertos). En ella se hallaban las mastabas, tumbas de los miembros de la familia real, altos funcionarios y demás personalidades reconocidas por la realeza.

Kheop fue quién ordenó, a su primo Hemon, erigir la mayor y primer pirámide de este conjunto, actualmente llamada la Gran Pirámide. Como su nombre lo indica es la más grande del mundo y hasta el siglo XIX fue la más alta. Con una base de 125 metros de largo y una altura de 147 metros, que en la actualidad sólo son 138 a causa de la acumulación de arena en la base, se orienta casi exactamente hacia los puntos cardinales. Se tardó 20 años en erigirla y para su construcción, se utilizaron 2.300.000 bloques de piedra y más de cien mil hombres, quienes trabajan con entusiasmo y fe dado que no había nada más envidiable que laborar duramente para asegurarse el don de la inmortalidad.


Publicado
Modificado
Leído 1359 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


Capítulos de este diario