Segundo viaje por Sudamérica (Parte II): Sur de Brasil, Paraguay y Argentina.

Escribe: damelo1980
Esta es la continuación de mi segundo viaje por suramérica, que incluye Río de Janeiro, San Pablo, Florianópolis, Curitiba, Iguazú, Asunción, Resistencia y Buenos Aires.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5 7

Triple frontera: Foz do Iguaçú, Puerto Iguazú y Ciudad del Este

Foz de Iguazu, Brasil — miércoles, 7 de enero de 2009

Foz do Iguaçú, Puerto Iguazú y Ciudad del Este. Miércoles 7/01. Llegamos a la Rodoviária Internacional de Foz a las 7:00 de la mañana, aún no estaba haciendo mucho sol ni calor como es común en esta zona. De allí tomamos un ómnibus que nos llevara a la TTU (Terminal de Transportes Urbanos) desde donde salen los buses para Puerto Iguazú ($2.4 R), en donde nos íbamos a hospedar. Resulta que estas ciudades quedan en la llamada triple frontera, y es una zona de alta actividad comercial, de contrabando y demás.

El conglomerado formado por estas tres ciudades (zona metropolitana) tiene alrededor de 652.000 habitantes, de los cuales 300.000 viven en Foz do Iguaçú (Brasil), 320.000 en Ciudad del Este (Paraguay) y 32.000 en Puerto Iguazú (Argentina). Decidimos hospedarnos en Puerto Iguazú pues es más económico que en Foz, es una ciudad mucho más pequeña y además no tiene tantos problemas de seguridad como mencionan de Foz... de hecho no recomiendan mucho salir por las noches. En realidad no sé cómo será la cuestión de seguridad en esta ciudad, pero en nuestro caso no tuvimos problema durante las horas que estuvimos allí. A las 7:30 pasó el primer transporte hacia el lado argentino ($2.4R) y del cual tuvimos que bajar con el equipaje al llegar a la frontera.

Se debe tener cuidado siempre de sellar los pasaportes al pasar cada frontera y esperar el bus de la misma empresa el cual no te va a cobrar de nuevo. El problema es que vuelva a pasar... nos tocó esperar casi 1 hora a que llegara. Aunque hay varias empresas que tienen convenio y te pueden llevar, así y todo te toca esperar bastante. Finalmente pudimos llegar a Puerto Iguazú casi a las 10:00. La terminal de Puerto Iguazú queda ubicada en la Av Córdoba con Av Misiones, y cerca de ella hay gran cantidad de hostales económicos. Nosotros comenzamos a caminar por la Av Misiones y encontramos uno que ya teníamos referenciado: Hostal Irupé (Misiones 82). En él la recepcionista nos cobró en reales pues aún no habíamos hecho el cambio a pesos argentinos. La tarifa era de $40 ARS/p en una habitación para 3 personas con ventilador. Después de bañarnos y organizar nuestro equipaje, salimos hacia la terminal a desayunar algo. Allí hay un restaurante donde comimos varias veces durante nuestra estadía.

Es el único que hay y la comida es regularmente buena. Los meseros son muy amables, pero el dueño que maneja la caja registradora es un patán... ¡casi nos pega porque le preguntamos si le podíamos pagar en reales! Jeje. Después de comernos un pescado de la región (dorado asado), salimos a comprar los tiquetes para el Parque Nacional Iguazú, en el lado argentino. Resulta que se pueden visitar los dos lados de las cataratas, el lado argentino y el lado brasilero. Las referencias que nos habían dado era que del lado argentino son mejores pues puedes verlas más de cerca y estar en contacto con ellas. Del lado brasilero se ven más desde lejos aunque la panorámica parece ser también muy bella. Nosotros optamos por ir sólo al lado argentino, y la verdad no nos arrepentimos.

El tiquete de ida y vuelta al parque costó $10 ARS, la entrada a las cataratas está a 18 km de Puerto Iguazú; una vez en el parque la entrada cuesta $36 ARS/p y abre entre 8:00-18:00. Al entrar te encuentras con un sendero pavimentado y a lado y lado vas viendo cómo te adentras dentro de una zona más selvática y húmeda. Se va caminando hasta una pequeña estación donde tomas un tren que te conducirá hasta la llamada estación cataratas. Allí hay una plazoleta y una tienda grande y es el sitio de partida para hacer el llamado circuito inferior, el superior y tomar el tren (gratis) hasta la estación garganta del diablo, una de las mayores atracciones del parque. Hicimos otra fila de media hora más o menos para tomar el tren que bordea el río Iguazú y recorre 1 km hasta llegar a la otra estación.

De allí se camina por un sendero en madera que atraviesa los distintos brazos del río. Se puede observar gran cantidad de aves, caimanes, y peces. A medida que te vas acercando más se va escuchando con mayor intensidad el ruido ensordecedor del tanta cantidad de agua cayendo desde más de 80 metros de altura... al llegar la vista es impresionante... la vegetación, el agua, los arco iris que se forman... la verdad que es un espectáculo natural único que vale la pena visitar. Era un poco complicado tomarse las fotos y todo esto por la gran cantidad de turistas que había, pero igual no deja de ser uno de los sitios que más recuerdo del viaje. Nos devolvimos en el mismo tren con un calor terrible que estaba haciendo. En esta época del año de pocas lluvias nuca encuentras muchas nubes en el cielo, por lo que en las horas de la tarde el sol golpea con fuerza.

Es bueno llevar botellitas de agua y tal vez algo de comida, pues allí la comida es costosa, no es tan fácil de conseguir y además vas a tomar agua por montones. El clima es húmedo y bastante caluroso. Como es de esperarse, tantos turistas juntos de diversas nacionalidades, con tanto calor empiezan a despertarse los olores... aléjense de los europeos y los israelíes (que además van a estos sitios en hordas de más de 20), eviten sentarse cerca de ellos en las bancas del tren... ellos son felices quitándose las camisas, expeliendo olores terribles a todo el público y adquiriendo un bronceado de camarón en sus espaldas blancas... jaja.

Nuevamente en la estación cataratas nos dispusimos a hacer el circuito inferior (1600 m de recorrido) pues Diego, uno de mis compañeros de viaje, había contratado previamente en Puerto Iguazú, en la terminal, la excursión en lancha por los saltos ($60 ARS/p). Este circuito es un poco más exigente, pues es en descenso y luego te toca subirlo. Se pasa por varios saltos como el Bossetti y el salto dos hermanas. En algunos de ellos puedes quitarte tu camisa y acercarte más a las cataratas para que la brisa mojada te refresque un poco de ese calor infernal que hace. Es un contacto cercano con la fuerza de la naturaleza, ves paisajes espectaculares y puedes tomarte unas fotos muy buenas.

También se ven gran cantidad de coatíes esculcando los botes de basura (aunque son bastante graciosos) y de varanos deambulando por la vegetación. En la parte inferior se llega a un pequeño muelle del cual sale un servicio gratis de ferry a la Isla San Martín; que el día en que fuimos estaba cerrado ya que esto depende del caudal que maneje el río ese día... lástima que no pudimos pasar. Se dice que una vez en la isla hay varios senderos peatonales con avistamiento de pájaros y posibilidad de bañarse en las playas de aguas cristalinas del río... lo que hubiera sido óptimo para refrescarnos. Diego hizo su paseo en lancha por los saltos (aunque no le pareció una cosa tan maravillosa pues el agua no deja que veas mucho ni que tomes muchas fotos) mientras que nosotros lo esperamos y aprovechamos para comernos unos sánduches que habíamos traído desde Puerto Iguazú. Después de esto subimos nuevamente hasta una derivación donde se puede caminar hacia el circuito superior que era el que nos estaba faltando.

Este es una caminata más corta con hermosas vistas (1200 m de recorrido). En este circuito ves las cataratas desde arriba, ves como cae el agua hacia abajo con fuerza a lo largo de sus muchos balcones que atraviesan el río, los paisajes son muy bonitos y vale la pena hacer el recorrido; pues aunque estábamos cansados y agotados por el sol, en algún momento pensamos en no caminarlo; además que ya estaba algo tarde y ya iban a cerrar el parque... sin embargo, hicimos el esfuercito y pues valió totalmente la pena. Las cataratas del Iguazú es uno de esos sitios de los que rara vez te vas a olvidar, impacta por su majestuosidad, por la fuerza de la naturaleza, por el contacto directo con la selva, los animales, la vegetación; es una experiencia muy buena y para mí uno de los sitios más bonitos que visité en este viaje.

Ya algo cansados a eso de las 19:00 salimos del parque para tomar nuestro bus de regreso a Puerto Iguazú. Nos sentamos a descansar un rato en una cafetería cerca del terminal, y nos tomamos algunas cuantas cervezas Quilmes bien frías. Luego de esto fuimos a cenar algo a nuestro restaurante en la terminal y salimos a tomarnos unos caipirinhas en uno de los boliches del pueblo. Cerca de la 1:00 ya el sueño nos estaba venciendo y nos devolvimos para el hostal... a descansar. Jueves 8/01.Nos levantamos temprano para organizar el equipaje e irnos para Foz do Iguaçú. Al salir del hostal a las 10:00 intentamos buscar un sitio para desayunar pero nada... en Puerto Iguazú parece que durante el verano, como en muchas partes de la Argentina, la gente se levanta a la 1 de la tarde... jeje. Nos tocó, como para variar, ir al restaurante de la terminal y allí desayunar... tenían una especie de buffet con panes de miles tipos (y todos dulces, les encanta desayunar con cosas dulces), café, chocolate y demás. En general para nosotros los colombianos el desayuno con 7 variedades de panes y un café no es muy apetitoso, pero bueno... nos dio dificultad acostumbrarnos a los desayunos australes, pero con hambre todo se puede.

De allí volvimos al terminal para tomar el bus para Foz... el mismo procedimiento... bajarse en la frontera, esperar de nuevo el bus... llegamos a Foz a las 11:00. De allí contratamos un taxi ($20R) para que nos llevara a conocer la Mesquita Muçulmana y luego a la terminal TTU, ya que en Foz debido a la migración de tanto extranjero es común encontrar mezquitas e incluso templos budistas. Queríamos visitar el templo budista de Foz, pero queda un poco retirado del centro y nos demorábamos mucho para salir. En la mezquita nos tomamos algunas fotos rápidamente, pues estaba cerrada ese día y continuamos hacia la terminal TTU para tomar el autobús que nos llevaría a Ciudad del Este en el lado paraguayo. El bus cuesta 2.4R también y te deja en la frontera para hacer migración. Al llegar nos sellaron el pasaporte con la salida del Brasil y tomamos un taxi que nos llevara a sellar el pasaporte del otro lado del puente (no recomiendan mucho pasarlo caminando por problemas de seguridad) y que continuara hasta la terminal de transportes de Ciudad del Este. Una chica canadiense que se dirigía para Bolivia y quería pasar por Paraguay se fue con nosotros en el mismo taxi, pero al sellar los pasaportes del lado paraguayo se dio cuenta que le estaban exigiendo una visa para entrar al país... raro eso, que un país como Paraguay pida visa a ciudadanos canadienses... a la chica le tocó devolverse a Brasil para poder ir hasta Bolivia por Argentina.

Ya en Paraguay el taxi nos llevó hasta el terminal de transportes. En algún momento quisimos dejar las maletas en la terminal y salir a la gran cantidad de Shoppings que hay en Ciudad del Este. Allí puedes conseguir cosas muy baratas, artículos electrónicos, televisores... de todo. Desistimos de ir porque el mismo taxista nos dijo que la ciudad era muy insegura, que nosotros habíamos corrido con suerte que él fuera honrado, porque la realidad era que muchos taxistas robaban a sus pasajeros, y que además te podían atracar a la salida de lo shoppings si te veían cara de extranjero... no sé si todas estas cosas serán verdad, pero tampoco quisimos averiguarlas después de que ya nos habían robado en Río de Janeiro. Resultado: plan de compras frustrado... jeje.

Llegamos al terminal (el taxista cobró $15R) de Ciudad del Este y fuimos a averiguar tiquetes para Asunción para el mismo día. Al entrar, una horda de vendedores de varias empresas de bus se nos acercaron a ofrecernos sus boletos, eran bastante insistentes e incómodos. Averiguamos en varias empresas, NSA, Rápido Caaguazú, Rápido Yguazú... el problema era que sólo aceptaban guaraníes (PYG), entonces tocó buscar dónde cambiar los reales que aún teníamos. El cambio de país fue un poco movido, W.Andrés fue el que se puso más incómodo, pues no se sentía muy seguro en esa terminal. Era cierto, el ambiente es algo pesado y para acabar de ajustar no había casas de cambio... sólo cambistas en la calle. Nos metimos a una de las tiendas del terminal y conversé con una señora, la dueña de la tienda, le compré algunas cosas y le pedí que nos recomendara un cambista de su confianza... ella amablemente nos lo llamó y pudimos hacer el cambio a guaraníes. La señora nos expresaba que las cosas en su país no andaban muy bien y que la situación estaba dura... algo que para nosotros también fue evidente al pasar la frontera. Volvimos a salir a comprar nuestros tiquetes, el que salía más pronto y era más económico fue Rápido Caaguazú (16:00, $54000 PYG). Uno de los vendedores que nos ofreció tiquetes a Asunción hace un momento, nos insultó porque no quisimos comprárselos a él por su empresa... que de hecho era nueva y creo que nos hubiera parado en todos los pueblos de la ruta. Los vendedores nos parecieron algo intimidantes y groseros... eso no nos gustó para nada. Hicimos tiempo antes de salir para Asunción, Diego entró a un locutorio mientras nosotros nos tomamos unas cuantas cervezas con un poco de rabia por los eventos ocurridos. A las 16:00 salió nuestro bus, y algo que nos sorprendió fue que al guardar el equipaje el chico que ayuda a montar las maletas nos cobró $2000 PYG adicionales por guardar cada maleta en la bodega... algo nunca antes visto, pues creo que con pagar los tiquetes de bus deberías tener derecho a usar la bodega del bus ¿no?... él notó nuestra incomodidad y empezó a conversar con el conductor en guaraní... ¡quedamos gringos! Jajaja.

Cuando los paraguayos quieren que no te enteres de lo que ellos están hablando, simplemente comienzan a hablar en este, su segundo idioma, y de verdad que no les entiendes nada. Finalmente nuestro bus salió media hora más tarde rumbo a Asunción. Durante el trayecto paró varias veces en poblaciones como Coronel Oviedo, Caacupé y Areguá. Todas poblaciones muy sencillas. Lo que nos sorprendió fueron las bombas de gasolina que eran bastante rudimentarias y un par de chicas en la silla de adelante que tenían apariencia de prostitutas y que no hacían sino mandar mensajes por celular, limpiarse las uñas y solicitar al ayudante que les comprara hielo para meter en un termo muy grande que llevaban... nos dimos cuenta que esto era para enfriar el agua que le iban a echar a sus materas llenas de hierba. En Paraguay, junto con Argentina y Uruguay les encanta el mate, pero la versión paraguaya es con agua fría y le llaman terere... supongo que se lo toman frío para combatir el calor tan terrible que hace... Balance general: las cataratas del Iguazú son muy bonitas, es una maravilla natural que debe ser destino imperdible cuando se viaja por esta zona. Es totalmente recomendable ir.

Puerto Iguazú es un poblado pequeño que es tranquilo y vale la pena considerar la posibilidad de hospedarse allí cuando vayan a las cataratas, pues es más económico y seguro. Foz y Ciudad del Este son dos ciudades de más de 300000 habitantes, fronterizas y con mucho comercio, lo que puede hacer que sean inseguras. Sitios que más me gustaron: definitivamente todo el paseo caminando y en tren por el Parque Nacional Iguazú en la Argentina. Lo que menos me gustó: El personal de migración paraguayo... algo groseros, algunos vendedores de tiquetes de la terminal de Ciudad del Este... bastante groseros... y que nos cobraran $2000 PYG adicionales por llevar la mochila en la bodega del bus.

Preguntas: ¿Será que no hay una manera más fácil de agilizar el paso por estas fronteras de tal manera que no te toque esperar 1 hora el bus que te saque de la oficina de migración? ¿Los europeos piensan que tenemos que aguantarnos sus olores cuando vienen a visitar Latinoamérica (deberían darles un desodorante de obsequio en el aeropuerto cuando lleguen)? ¿Si serán Foz do Iguaçú y Ciudad del Este ciudades peligrosas como dicen? ¿Los paraguayos le piden visa a toda persona que viva fuera de Suramérica (ya lo consulté, de América le piden visa a todos, excepto Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, EEUU y los países de Suramérica (menos Guyana))?


Publicado
Modificado
Leído 29577 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5 7
 
 


 

Mezquita Musulmana, Foz do Iguaçú, Brasil.

   

Capítulos de este diario