Visitando Brasil Primera Parte

Escribe: Trotador55
Ya que Brasil es un pais tan grande, le veremos en tres partes, entrando y saliendo desde los otros paises limitrofes.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5 7 ... 17

Volvemos a Brasil, segunda parte. Florianapolis

Florianópolis, Brasil — miércoles, 22 de febrero de 2012

Aunque hace ya más de un año que abrí este diario sobre Brasil cuando nos internamos a recorrer parte de la selva Amazónica, y después de hacerlo salimos a visitar otros países, ahora hemos vuelto a Brasil pero esta vez a visitar parte de toda la costa desde el Sur hacia arriba.
Vamos a empezar en Florianópolis, ya que en dos días los carnavales de Brasil van a empezar y no nos da tiempo a llegar a Rio de Janeiro.
Aquí en Florianópolis tenemos un conocido con el cual hemos estado recorriendo el amazonas y que ha montado un hostal, el nos ha invitado a quedarnos en su hostal y poder ver los carnavales de esta ciudad.
Hemos salido desde la ciudad de Rocha en  Uruguay  hacia Florianópolis, tuvimos que hacer el viaje de dos partes ya que desde Rocha no hay un servicio que salga directamente, la primera parte es llegar hasta la frontera con Brasil a un pueblo que se llama Chuy, el billete nos costó 164 pesos y tardamos casi tres horas pues paraba en muchos lugares.
Allí estuvimos esperando la salida para Florianópolis 3 horas, las aprovechamos para hacer las últimas compras ya que es un lugar un poco peculiar, a un lado de la calle principal es todavía Uruguay, y si cruzas al otro lado de la calle ya es Brasil.
Todo el pueblo está lleno de comercios de todas las clases y la venta de los productos es más barato que en los dos países colindantes, por lo que se ve mucho movimiento de mercaderías.
Salimos a las 9 de la noche con la única compañía que hace el viaje hasta Florianópolis, el billete podías pagarlo en pesos Uruguayos o en Reales Brasileños,  y fueron 1.714 pesos o 167 Reales.
Yo pague todo en pesos y así ya entraba a Brasil sin tener que preocuparme de tener distintas monedas en la cartera.
La primera parte del viaje la hicimos todo de noche por lo que no pude ver nada. En la frontera ni siquiera nos bajamos del autobús, el mismo ayudante del conductor recogió todos los pasaportes y el mismo hizo todos los tramites.
Ni siquiera nos revisaron los equipajes, fue algo extraño, nunca había cruzado una frontera así de fácil y más me extraño cuando la última vez que entramos a Brasil desde Perú que nos hicieron un chequeo de los más estrictos que nunca había tenido, no solo nos revisaron todo el equipaje, sino que también nos cachearon a todos y los perros nos olfatearon todo.
la primera parte del viaje la hicimos toda de noche por lo que no pude ver mucho del camino, pero cuando amaneció y hasta llegar a Florianópolis una de las cosas que vi es que en todo el camino, tanto la carretera, como las cunetas, como los pueblos que íbamos atravesando estaban todos muy limpios y muy bien cuidados.
Llegamos a la 1 del medio día a la terminal de Florianópolis que está en la parte del continente, es una terminal grande ya que aquí se reciben muchos turistas al año, el problema es que esta terminal es solo de llegadas y salidas provinciales e internacionales, para poder llegar a la ciudad o moverse a la isla hay que salir de allí y andar medio km más o menos para ir a la estación de autobuses locales.
Una de las cosas que me extraño es que aquí en la oficina de turismo, no solo no hablan el Español y eso que todos los demás países del continente es de habla española, sino que tampoco tienen nada de información en escrito, osea que o hablas en Portugués o Ingles, o no te enteras de nada. Incluso tampoco se habla el Portugués si no el Brasileño que tiene mezcla de portugués con otros idiomas.
Florianópolis también es un lugar diferente, lo primero es una ciudad que está dividida en dos partes, la primera está en la misma punta de lo que todavía es el continente, y la otra mitad está en la isla. El 97% de Florianópolis está en la isla.
Nosotros íbamos a la parte de la isla y además a al otro lado en la costa Este que es donde la mayoría de la gente se va, allí hay varios pequeños pueblos y al que nosotros íbamos se llama  Barra da Lagoa.
Después de conseguir la información de cómo llegar hasta allí que no fue fácil , por fin encontramos el autobús que salía hacia Lagoa, los billetes cuestan 2.75 y tardamos una hora aproximadamente.
Bueno, ahora solo faltaba el poder encontrar donde estaba el hostal de nuestro amigo Sohar, solo sabíamos que allí hay que llegar andando pues está al otro lado del rio, y que el nombre del hostal es Hiltop.
Con el autobús llegamos hasta la última parada, y desde allí cruzando ya el rio pudimos ver el hostal que se encontraba justo enfrente, pero para llegar hasta allí hay que caminar por un camino estrecho, cargados como íbamos y el calor pegando ya fuerte, cuando llegamos mi cuerpo era ya un charco de sudor.
Bueno, por fin llegamos, solo era ya cuestión de que nos diera nuestras camas que ya teníamos reservadas desde hace mas de dos meses y relajarnos por los próximos 7 o 10 días que tenemos pensado estar aquí.
Rápidamente cuando nos vio nos saludo y nos dijo que esperáramos mientras nos asignaba unas camas ya que de reservas nada de nada, el hostal estaba lleno y ni sabia cuanta gente allí estaba durmiendo, uffffffffff esto ya se estaba empezando a poner interesante. Mientras tanto que nos diéramos un baño en la piscina artificial que allí tenia y así nos refrescaríamos.
No voy a entrar en detalles, me parece que esta semana va a ser más caótica que relajada.
Después de un par de horas allí esperando a ver si por fin teníamos un lugar donde poner las mochilas, sacar los trajes de baño y meternos al agua, a mi me asigno un cuarto en la parte inferior que por suerte solo tenía una litera con dos camas, pero para pasar a todas las demás habitaciones de la parte inferior, todos debían pasar por la mía.
A ellos les dio otras literas que ni me entere donde era ya que había muchas habitaciones y camas por todos los lados.
El lugar y las vistas que se ven desde aquí son preciosas, desde la terraza se ve casi todo el pueblo, la rio que desemboca a la playa, los pesqueros enfrente, la playa principal se ve casi a todo lo largo, y rodeado de naturaleza todo verde. Desde luego como lugar era el mejor, pero al ser carnavales todo está lleno de gente joven y con ambiente de mucha juerga.
Bueno ahora empieza la fiesta!!! hay dos formas de verlo dependiendo de que se busca, a que has venido a Brasil, y en especial a Florianópolis en la semana de carnavales.
Si lo que quieres es fiesta, juerga, borracheras, no dormir, comido por los mosquitos playas para tumbarte a tostarte, este es el lugar perfecto.
Nosotros habíamos venido con una idea un poco distinta pero pronto entraríamos en la realidad.
Por los próximos 8 días apenas vimos a nuestro amigo Sohar, el desaparecía continuamente pues se iba de fiesta en fiesta y cuando llegaba a casa con los ojos que se le salían de las orbitas (no de drogas)  se metía directamente a la cama,  cuando preguntábamos por él a la hora del desayuno, ya no estaba, se había ido a otra fiesta. Vaya un tipo!!!!
El hostal lo llevaban la gente joven que allí trabajan y que eran voluntarios de distintos países,   eso está bien y les vale a las dos partes, unos tienen cama y comida gratis, y la otra parte pues personal para hacer las cosas.
Mucho no puedo decir de cómo funciona normalmente el hostal ya que esta semana de carnavales no es una semana cualquiera, pero el hostal era un verdadero caos. Me han dicho que en el resto del año da gusto estar aquí.
Durante toda la semana aquí todo valía, puede que desayunaras o no, puede que hubiese platos o vasos o no, puede que pudieses dormir algo por las noches o no, los mosquitos y el calor por la noche eran de eso que te termina de matar, y ya se complico mas,  cuando se corto el agua corriente y no había agua ni para los baños, menos mal que el amigo Zohar no sé de dónde engancho agua y por lo menos algunos de los baños se podían utilizar.
El hostal ponía por las tardes botellas de ron gratuitas para empezar a calentar motores y no dejar al cuerpo que se enfriase, por lo tanto no se habían recuperado de la borrachera del amanecer y ya empezabas de nuevo.
Cambiando de tema. la isla es preciosa, según dicen la parte del sur de la isla es la más bonita, esta isla mide casi 60 km de larga y 18 de ancha y es la capital del estado de Santa Catarina.
Entre las dos partes de Florianópolis (la parte del continente y la de la isla) viven casi medio millón de habitantes, pero en otro lugar he leído que pasan del millón. Está creciendo muy rápidamente por ser un lugar muy turístico y eso les puede bajar la calidad de vida ya que esta isla estaba clasificada como el tercer mejor lugar en calidad de vida.
Hay lagunas, bahías, pequeñas islas y mucha naturaleza, hasta hace poco se reconocían 42 playas, pero según el último estudio se han clasificado y puesto nombre a 100, algunas de ellas solo conocidas por los residentes y nada de turismo.
Bueno hablemos de los carnavales.
Primero aclarare que los carnavales del sur de Brasil no tienen nada que ver con los de Rio de Janeiro, y menos con los del norte como por ejemplo Bahía, Arrecife, o Pernambuco.
Aquí en el sur no hay ese espíritu del carnaval (sin menos preciar a los que lo tengan.)
Ya en Rio de Janeiro aparte de la fama y la propaganda hay otro tipo de atmosfera, y la semana de carnavales la vives a diario por las calles con muchos desfiles y cosas que ver, y ya más al norte, los carnavales son dos o más semanas donde según dicen la gente lo vive a tope.
Según hemos podido ver y por las explicaciones que nos han dado, los carnavales aquí a mi modo de ver están bastante desorganizados, a ver como lo explico.
Por un lado tienes los carnavales que se hacen en el sambodromo que es lo que nosotros estamos acostumbrados a ver por la televisión. Todo bonito, con trajes preciosos, con buena iluminación, con unas mujeres bailando para caerse de espaldas, con carrozas espectaculares, y todo bien organizado. Pero eso solo dura tres días, los dos primeros días para hacer los desfiles unas 20 escuelas de samba por día, y el tercero para el desfile de la ganadora.
El poder ver este espectáculo esta complicado, ya que tiene entradas limitadas y la mayoría ya están vendidas con mucha antelación, si quieres conseguir entrar hay que ir a una de las puertas de entrada y allí los revendedores te las pueden vender, los precios a pagar oscilan dependiendo de tu habilidad de regateo y la cantidad de ellas que tengan a la venta, también el día que quieras entrar, pues el día grande es el primero.
Solo para que tengáis una idea, las entradas dependiendo el lugar donde te sientes, oscilan según nos dijeron entre 10 y 80 reales, a la reventa oscilan entre 100 y 500 reales.
Por otro lado están las fiestas privadas, que son como discotecas donde te cobran alrededor de 100 reales solo por la entrada y sin derecho ni a una bebida, allí hay un disk jockey con más o menos fama y dependiendo de la gente que atraiga así te cobran.
Y después están las fiestas que se hacen en la misma playa donde tú te llevas tu bebida, escuchas música y te montas tu fiesta.
En realidad aquí en Florianópolis la fiesta y el gran espectáculo solo dura un día.
Ese día fue el sábado día 18. Ya empezó  por la mañana en la ciudad con el día donde los hombres se vestían de mujeres.
Ya en el mismo hostal un tipo grandón de Croacia le vi a las 8 de la mañana vestido de mujer, me dijo que él se iba a la ciudad a divertirse y que para entonarse ya se había bebido una botella de ron.
Nosotros llegamos a la ciudad sobre las 11 del medio día y nada más llegar ya vimos bastantes grupos de hombres todo maquillados, con pelucas, todo pintorreados, y lo más sexy posible.
Después de andar por el centro y como el desfile que nos han dicho que empezaba a las 12 no veíamos que empezara, nos fuimos hasta el sambodromo, después de una hora por las instalaciones exteriores, conseguimos que nos dejaran entrar, allí estuvimos viendo todas las carrozas que estaban dándolas los últimos retoques para el desfile de esta noche, creo que fotografiamos todas, algunas de ellas eran muy grandes y espectaculares, seguro que en el desfile ya con todo rematado, las bailarinas, todos los grupos de acompañamiento, y la música, va a ser un buen espectáculo.
 
Cuando salimos para ir a ver la fiesta que nos suponíamos habría en la calle con todos los tipos vestido de mujeres,  sabíamos que nos perderíamos entre nosotros, por lo que quedamos en vernos esta noche en el sambodromo a las 9 pm.
Yo salí cámara en mano y dispuesto a meterme en el medio de todo ese jaleo. no sé cuantas fotos sacaría pues la mayoría de la gente no solo no les importaba que les hiciera una foto, sino que ellos mismos la mitad de las veces me pedían que les fotografiase.
Sobre las 4 de la tarde llegue a una calle donde había miles y miles de personas, esa calle que tendría unos 500 metros de larga y bastante ancha se veía abarrotada de gente, después de pensármelo decidí que intentaría atravesarla y a ver qué pasaba.
No hacía falta intentar andar, simplemente dejarte llevar, pues si en la calle había 20.000 personas paradas bebiendo en grupos, otros 10.000 intentaban subir o bajar la calle.
Unas veces iba para arriba y otras para abajo, cada vez que podía les iba sacando fotos, estaban encima de los arboles, en las cornisas de las ventanas, en los monumentos, y en todo los lados donde pudieran apoyar los pies.
La mayoría de los que allí había eran gente con ganas de divertirse, pero entre ellos también había bastantes homosexuales que aprovechan y te soban bien, hay manos por todos los lados sueltas que las  notas en el culo, y algunos son más directos y te hacen proposiciones más directamente y te invitan a que subas con ellos a su departamento.
Creo que tarde más de dos horas en llegar al otro lado de la calle, pero lo conseguí, después ya seguí por otras muchas calles y plazas que aunque no había tanta gente como en esta otra, también estaban llenas.
la música también estaba repartida, en alguna calle había un tipo de música y en otras otro, pero todos divirtiéndose y bebiendo como Cosacos.
Sobe las 6 de la tarde y ya muy cansado me senté en una terraza y con una cerveza bien fresquita me dedique a seguir sacando fotos a la gente que por allí seguía pasando con todo tipo de disfraces.
A las 8 pm empecé a caminar en dirección al Sambodromo, había quedado con Charlot y David en la puerta a las 9 para entrar juntos, pero como no llegaban entre solo y aproveche para cenar allí a dentro un par de pizzas que eran pequeñas.
Me extraño que ya a las 10 de la noche la afluencia de gente que había en las gradas no eran tantas como me esperaba, y solo quedaba una media hora para que empezara los desfiles, todavía la mitad de las gradas estaban medio vacías.
A las 10.30 soltaron los fuegos artificiales y ahí es cuando ya entré, nada más terminar los fuegos salió la primera escuela de samba con todos sus miembros y una carroza preciosa toda decorada.
Desde que se les ve salir al principio del sambodromo, hasta que llegan al final puede tardar unos 45 minutos ya que cada escuela traen unas 2.000 personas, y en Rio de Janeiro más de 4.000 personas.
El espectáculo es muy bonito y desde luego tienes para disparar fotos todas las que quieras, el ambiente allí adentro y con todo ya lleno también es electrificánte con la gente bailando al ritmo de samba.
Sobre las 5 de la madrugada y a falta de una carroza mas por salir, decidimos marcharnos, pues luego la cantidad de gente y las colas para coger los autobuses es de locura.
El camino hasta el hostal que normalmente es de una hora en autobús, David ha tardado en llegar más de 3 horas.
Para nuestra desgracia, los lentes de las dos cámaras que son nuevas, nos han dejado de funcionar y yo más de la mitad de todas las fotos he tenido que borrarlas por mala calidad.
Se supone que mañana salen la otra mitad de las carrozas, y al día siguiente ya solo desfila la ganadora, pero la afluencia de gente en los próximos dos días es mucho menos.
Nosotros regalaremos las entradas a quien las quiera pues no iremos otra vez, estamos bastante cansados de no dormir en todos estos días.
Bueno, aunque no veremos todo lo que nos han dicho que hay en esta isla, queremos pasar por lo menos un día en una de sus playas, hemos aprovechado para andar hasta lo que llaman las piscinas naturales.
El camino hasta allí esta bonito y pasas por una pequeña playa guapa, continuando hacia arriba a 1 km más o menos llegas a esas piscinas naturales.
El nombre está muy bonito (piscinas naturales) pero lo que no dicen es que lo primero hay que bajar una cuesta bastante empinada, que cuando has llegado abajo para arrimarte al agua hay que saltar a unas enormes  piedras, eso esta resbaloso por el musguillo que tienen, que las olas pegan allí fuerte, y que de piscinas no tienen nada.
Desde luego que no le aconsejaría ir allí a nadie que tenga sobrepeso, o niños, o gente que no le guste el riesgo. Eso son unas piedras que se han caído al mar y se han quedado amontonadas unas encima de otras.
David y varios más se atrevieron a saltar de piedra en piedra y se tiraron al agua desde allí, pero yo ni lo intente, me busque una sombra (la única que había) y allí pasamos tres horas, comimos y una pequeña siesta.
Un loco se llevo a sus dos hijos no más de 10 años a saltar por allí y solo viéndoles desde la distancia se me ponían los pelos de punta por el riesgo que les estaba poniendo.
Bueno, no puedo decir mucho mas de este lugar pues no nos hemos movido del área a conocer las otras partes de la isla, pero los que han estado por el sur de la isla, dicen que es bonita y con mucha naturaleza.
Nosotros saldremos hacia una ciudad más al Norte que se llama Curitiba, está a unos 70 km de la costa y a mitad de camino entre Florianópolis y San Paulo.
Por lo que hemos leído y lo que nos han dicho, es una ciudad modelo en muchos sentidos, en especial su moderno transporte.
Ya en el próximo capitulo escribiré lo que nos ha parecido


Publicado
Modificado
Leído 1645 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5 7 ... 17
 
 


Capítulos de este diario