Florianopolis: La isla de las mil caras

Escribe: maratial
Un resumido relato de nuestro viaje a Florianopolis el año pasado.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Que ver y hacer en Florianopolis

Florianópolis, Brasil — lunes, 26 de marzo de 2007

********* QUE VER, QUE HACER ***********

Bueno, volviendo al tema de que hacer como ya dije las playas son la principal característica y las que dan al sector abierto del mar son un poco más movidas (y con más onda para jóvenes), con oleajes fuertes como pudimos ver en Joaquina (y Molle según dicen) o Matadeiros, esta última particularmente una de las que más me gusto, no es tan popular por aqui, pero es muy bonita y con mucha vida (al menos cuando fuimos era una playa 100% brasileña).

Las playas que dan al sector interior de la isla son las más tranquilas, con el agua verde y casi sin olas, que decir, era un paraiso!!! Entre ellas nos gusto mucho Canasvieiras (donde estábamos parando), también fuimos a Jurerê Tradicional, pero mucho no nos gusto....todos nos recomendaron Jurerê Internacional, pero más que nada por los balnearios y las casas que rodean a esta playa, pero a nosotros no nos interesa lo de alrededor sino la playa en si misma, el agua.

También me recomendaron muchisimo Lagohina da Punta Das Canas, pero no llegamos a ir (pendiente para el próximo viaje) como tampoco pudimos visitar Barra da Lagoa (solo vimos la villa en un viaje de regreso y parecía un encantador pueblito de pescadores), Ingleses, Playa Brava, Molle, ni las playas de sur a excepción de Matadeiros (francamente porque cuando no hacíamos excursiones preferíamos descansar en la playa cercana al departamento...todo muy tranquilo, como ya explique).

Una de las excursiones que todos me recomendaron fue la de la Isla de Campeche, (40 $R la excursión) el lugar estaba muy lindo, es una reserva protegida en Brasil, por su interés paisajístico, natural y cultural. Hay hermosas playas de arena blanca, muchos animales sueltos, desde cangrejos por toda la playa, tapires -que de a decenas se mueven y guarda que te roban la comida a veces violentamente- y también inscripciones pictográficas de pueblos desconocidos, allí hay un sector para disfrutar de la playa y el resto esta vedado, ya que es reserva y solo se puede ir haciendo caminatas que van desde los 40 minutos a 3 horas con guías (obviamente siguiendo nuestro plan de descanso no hicimos nada..)

En realidad la isla no nos termino de conformar del todo, ya que en sus aguas había unos pequeños bichitos que nos picaban (dicen que no pican a todo el mundo, parecen tener predilección por las pieles blancas) y además su playa sumergida tenía trenes de ondas en sus lechos, por cual tenías el agua a la rodilla y venía la corriente (un poco fuerte me pareció) y te movía 30 cm. y la tenías a la cintura....y así toda la playa.., el viaje es en vehículo hasta la una playa cercana y hay 2 opciones, nosotros fuimos hasta Armaçao y de ahí una media hora en pequeños botes de pescadores para unas 15 personas por mar abierto, o un viaje un poco más rápido pero de excursión más breve en barcos más grandes, creo que desde Barra da Lagoa.

Otras excursiones náuticas que se pueden hacer son por ejemplo en las escunas, hacia las Fortalezas Históricas como la de Anathomirim y la bahía de Golfinhos donde se tiran desde la escuna directamente al agua a un sector muy tranquilo e ideal para el baño, o sino las típicas escunas que salían de Florianópolis donde se baila y se visitan islas cercanas y se tiran al mar de la misma manera que lo anteriormente contado, con caipiriña y fruta libre durante el paseo. En general estas excursiones salen 1 o 2 veces por día por la mañana y por la tarde y en el caso de la escuna "pachanguera" digamos se pueden contratar incluso el mismo día, y que recuerdo tenían un costo de 25 $R por persona.

Otra típica excursión es ir a Camboriu (45 $R por persona, a 100km de Florianópolis que es una gran ciudad balnearia), donde además te llevan al parque Unipraias donde se sube a un teleférico (por tu cuenta y vale 20$R por persona) que lleva a la cima de un morro con un parque tematico en su cima y baja por el otro lado, a la ciudad  de Camboriu, mientras que de este lado queda una de sus playa más lindas, como es Laranjeiras. Otras playas para destacar, aunque que ni loca me metería pues me parecieron muy fuerte sus oleajes son Estaleirinho, Estaleiro, Tacuara y la playa nudista de Praia do Pinho que dicen fue la primera playa naturista de Brasil y que no vimos pues se encuentra escondida tras unos acantilados.

Otra playa favorita y preferida por todo el mundo y que también como las anteriores se encuentra en el continente y para la que hay que viajar unos 50 km para verla es Bombinhas por sus arenas blancas y aguas turquesas que es una muy muy linda playa (pasando por Ilha de Porto Bello) y tambien la otra de Bombas, fuimos a recorrerlas en una excursión (35 $R por persona) así como también a Quatro Islas, con oleje mucho más fuerte y agua más fría.

La gente cuando el tiempo no esta muy bueno se va a conocer el cercano pueblo de Blumeneau y otros de la zona que son típicas ciudades "estilo" alemán por la fuertísima corriente migratoria alemana de esta zona del Brasil y que son muy pintorescos y merecen un recorrido.
O simplemente va a dar una vuelta por el centro de Florianópolis, que es donde están la terminal de buses locales y nacionales e internacionales, la feria local, su tradicional Mercado con puestos con comidas incluidos, las calles peatonales, los hoteles más exclusivos y la zona comercial (hay muchos shoppings) y de negocios de la Isla, así como también su característico puente "Hercinio Luz" que actualmente esta en reparación por lo que no se puede transitar, pero que es la típica postal de la isla desde la rivereña Avenida Beiramar.

Para nosotros el único día que no estuvo bueno el tiempo habíamos decidimos ir a conocer la playas abiertas de la isla (del sector este) y para eso tomamos un colectivo (2,4 $R) que se toma hasta una terminal de autobuses se baja y se vuelve a subir por atrás a otro autobús y así llegamos hasta el centro comercial de la isla, paseamos por su calles y luego tomamos desde la terminal de micros locales otro autobús hasta otra parada donde bajamos nuevamente y volvimos a subir a otro vehículo que por ser el primero que llego nos dejo en Joaquina, una hermosísima playa con olas de al menos 3 metros y chicos haciendo surf con la elección de la reina de algo con toda la pompa y alegría que solo los brasileños saben tener. Allí lloviznaba pero el paisaje increíble del mar turquesa con el cielo gris, las rocas en los costados y la gente gritando y cantando era un espectáculo increíble!! Finalmente y por la persistente llovizna decidimos no volver en colectivos sino tomarnos una combi que salía directamente (en cuando llenan lo más que pueden el pasaje) para Canasvieiras dejando a algunas personas en otras playas de camino, por solo 6$R. Esta es una aventura que es muy recomendable si lo que les interesa es conocer realmente el lugar y su gente, la de viajar en transporte público por Brasil y esto lo senti en todas las ciudad del pais que visite.


****** CONCLUSIÓN ********

Visitar Brasil tiene sus códigos, como este era mi primer viaje no sabía que esperar, pero el país te deslumbra ni bien llegas, esa sensación de calor, humedad y las sonrisas de todo el mundo, ya empiezan a poner un poco de esa famosa "alegría Brasilera" que nos hace falta un poco a los Argentinos que a veces somos tan "seriezotes" y te hace entrar en el maravilloso mundo del paraíso (aunque es bien sabido todos los problemas sociales que ellos tienen) y a partir de ese momento empezas a dejarte llevar por su cultura, sus paisajes, su cocina, tradiciones y por sobre todo su gente.
La mayoría de los turistas solo conocen Río de Janeiro o como mucho Salvador de Bahía o Fortaleza, pero Brasil como dicen no es solo un país es casi un continente por sus dimensiones y hay mil maravillas por conocer.
El sector sur es quizás una de las zonas más desconocida para los turistas europeos y es por ello que escribo aquí, para incentivarlos a saber más o conocer esta zona del país, que por ahora diría que mayoritariamente nos pertenece a los Argentinos o sudamericanos, que amamos sus playas y su alegría (quizás todo lo que a nosotros nos falta, no lo se...), pero que también es Brasil, y se puede vivir plenamente cuando no se va en la época del gran turismo masivo, para vivirla tranquilamente y disfrutar de su pueblo y de un lugar realmente sorprendente.

A mi tanto Brasil como Florianópolis y sus alrededores me enamoraron como no pensé que pasaría, y este año regresamos a Brasil por más, aunque sea unos días y pensamos volver el próximo verano a seguir conociendo otras de sus maravillas.


Publicado
Modificado
Leído 27100 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Puesto de Milho o choclos en la playa de Quatro Islas

   

Capítulos de este diario