Por Fez, Marruecos

Escribe: Tunden73
Aquí escribo una breve crónica de mis día por esta antigüa ciudad. No son más que sensaciones expresadas de manera cotidiana. Espero que les guste...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Fez

Fez, Marruecos — viernes, 29 de abril de 2011

       Salgo del aeropuerto internacional de Barajas a las 11:50h. Importante ir rellenando durante el vuelo la "Tarjeta de admisión" al país y llevar ya algo de dinero cambiado a la divisa de destino. Durante el vuelo me zampo un sanwich (Casero), sale más barato que comprarlo en el avión, jajaja

Una vez llego al aeropuerto de Fez salgo a la calle a buscar el bus que me ha de llevar a la estación del tren en Fez. Entablo conversación con una señora inglesa de unos 50 años que viaja sola y juntos nos dirigimos al autobús donde, a duras penas, vamos conversando. El bus del aeropuerto a la estación Central de tren cuesta 20DH, precio cerrado.
En la estación Central busco un pettit taxi o taxi pequeño para que me deje lo más cerca de la Medina El Bali, el primer taxista me pide 30DH por llevarme a la zona de Batha, ni de coña.
está loviendo pero aguanto el tipo y pregunto a otro que por 15DH me lleva. Cierro el trato.

Este taxi me deja en la fuente de Batha, donde pregunto a unos chavales por el Riad Verus, me llevan ellos directamente y les doy 5 DH de propina, sin ellos llegar al Riad es misión imposible.

Al entrar en el Riady durante la espera del Check in me ofrecen un té, más que calentito le faltaba un grado para entrar en ebullición, pero como reconforta. Es na casa tranquila, de tras plantas con amplio patio centarl y una soleada terraza desde la cual se puede divisar gran parte de la ciudad. Las habitaciones se encuentran alrrededor del patio. Tienen puertas altas con cristales de colores y granes ventanales protegidos con hermosas rejas forjadas. En el Riad el servicio es muy amable y la propietaria me facilita un mapa en el que señala lugares de interés.

Primera salida

Preparo mi cámara de fotos y salgo dirección a la Medina El Bali en busca de la puerta Bad Boujloud. Una vez me oriento, la localizo con facilidad, hago varias tomas de la misma y del Palacio del mismo nombre.

Al momento de coger la calle Tala´a Sghira se me ofrece como guía un muchacho de unos 15 años, le siguo el rollo y me lleva ala zona de los Curtidores donde, a traves de la teraza de una tienda, se ven las cubas donde se prepara y tiñen las pieles. El olor que desprendes las pieles mezcladas con orines, escrementos de palomas y demás ingredientes que se mezclan en las cubas es muy fuerte, para que os hagais una idea, huele como a muerto. Yo no es que haya holido muchos muertes, bamos, que no he alodo ninguno pero es el olor de cuando sales por el campo a andar y hay una animal muerto, una obeja, un gato o un perro. Vamos que huele mal que te cagas pero yo aguanté el tipo y no pedí la ramita de menta que te ofrecen para edulcorar el ambiente.
A destacar el contraste de las cubas de distintos colores y los Curtidores terminando descarnar las pieles todavía frescas. (Zona CHOUARA)

Seguidamente visito la plaza Nejarine y la fuente del mismo nombre. En esta plaza se encuentra el museo Nejarine con su gran puerta de madera labrada y sus paredes decoradas de vistosos azulejos de colores. La fuente Nejarine es bonita, también se encuentra decorada con vistosos azulejos pero a su caño va adherida una manguera amarilla, de esas que utilizan los jardineros para regar los jardines, que afea bastante el arte que lleva su contrucción, restandole todo encanto.

Ya de vuelta hacia la puerta Bad Boujluod, pare en la Medersa Bou Inania (10 DH). Entro, veo la zona de rezo pero no puede pasar, hago cuatro fotos del patio y salgo. No tiene nada en especial.

Después de una rápida caminata ya que la lluvia no deja de caer llego al Riad. Hablo del precio con el improvisado guía y me pide 400DH, le ofrezco algo menos de la mitad y la posibilidad de quedar al día siguiente con el para seguir visitando la ciuadad por la misma cantidad. Mi idea era ir al festival que se da cerca de Fez en Sidi Harazem a unos 15 km, se dce que es el festival religoso más importante del año, pero como está loviendo no se si será posible.
El muchacho hubiera aceptado pero iba con un amigo que empezó a protestar y al final no se decidió a venir el siguiente día. En fin, peor para el, imagino.
No se si los Dirham que le dí fueron los adecuados, lo cierto es que sin él no hubiera legado a la zona de cortidores por lo menos en el poco de día que me quedaba.

Limpio la cámara, me pongo cómodo. Leonora, la propietaria del Rida, me invita a un relajante té y escribo estas líneas mientras lo saboreo y entro en calor.

Para cenar selecciono un restaurante cercano a la Medina, Guenouve. Me gusta por el trato que dan a os clientes y la forma de ser del propietario. Este restaurante tiene una terrazita que da a la Medina y mientras cenar observo al trajín de gente que de arriba para abajo incluso siendo ya de noche.
Cena: Sopa Marroquí (Harira) y Tagine de carne con verduras, pastel y nueces con miél de postre y para beber agüita, eso sí, siempre embotellada. Un té a la menta pone punto y final a una agradable cena "de ambiente". Precio 80DH, 8 euros al cambio.
Calidad buena, trato correcto, sólo una pega, permiten fumar y eso lo llevo muyyyy mal.

30/4

Despierto temprano, 8 am hora local, no llueve, parece que el día va a ser bueno.
Desayuno café con leche, pan con mermelada de fresa, huevo frito y zumo de naranja.

Hoy toca Medina. Bajo desde la puerta Bad Boudjoul por Tala´a Kabira donde los puestos van sucediendo por oficios (zapateros, fabricantes de tambores, telares...) hasta llegar a la Mezquita Karaouine. Creo que es si no la más grande, una de las más grandes de Africa. Su acceso no está permitido pero se puede fotografiar desde una de sus 14 puertas el interior. Los techos de esta Mezquita son de color verde y se pueden observar desde las multiples terrazas de las tiendas de alrrededor. Visto y fotografiado esto, vuelvo sobre mis pasos y como un bocadillo en un pequeño local del Tala´a. Carne de cordero con verduras + refresco con gas de color oscuro y cuyo nombre no menciono por que no me pagan por ello, 35DH.

Prosigup el camino y voy a visitar la zona Judia de la ciudad, su Melhaa y sus comercios. Observo que estos comercios estan más orientados a la venta de ropa, shilabas, babuchas de multitud de coores bañan la calle principal. A destacar los precios, más bajos que en la Medina El Bali. Esto se debe a que hay mucho menos turista.

De camino hace la Melhaa me topo con el Palacio Real, con sus guardias vestidos con casacas de color rojo. No se os ocurra sacar una foto, está prohibido, terminantemente prohibido. Yo iba a hacer una desde lejos y vi por el visor de mi cámara como uno de los guardias me hizo un gesto con el dedo indicando que no. Seguidamente me izo otro gesto solicitando que me acercara y le tuve que enseñar las fotos de la cámara para verificar que no tenía ninguna del Palacio. Eso sí, siempre con educación y respeto en todo momento. "Aviso a navegantes"

Lo dicho, voy camino a la sinagoga. La localizo entrando por una cllejuela de metro y medio de ancho, La entrada 20DH. Esta sinagoga es pequeña pero tiene su encanto. Hay un púlpìto desde donde se hacen los rezos y abajo se encuentran los bancos de rezo de los debotos. 
Saliendo de la pequeña Sinagoga y tomando la calle de la derecha se lega a unas escalerillas, bajando estas a la derecha, también, nos encontramos con un pasadizo franqueado a su lado derecho con pequeñas viviendas con estrata tipo "local en obras". A su izquierda hay ventanas enrrejadas que dan vista al cementerio judío.

Si bajamos las escalerillas anteriormente indicadas y giramos a la izquierda en vez de a la derecha, nos encontramos con una vieja plaza, con destartaladas paredes y en donde juegan los niños al futbol.

Volviendo para la puerta Bad Boujloud, antojo, veo a una muchacha comiendose un Magnum Almendrado, yo quiero otroooo!!!
Camino al Riad me lo voy comiendo, la gente me mira y es que los helados son muy caros para ellos.
Se estan levantando aires de tormena, acelero el paso. Todo por la buena salud de la cámara que me cuelga del cuello y que pesa a estas alturas como una losa.
No perderos en la Medina El Bali las pollerías y el proceder para el sacrificio de los pollos o gallinas cuando lo solicita el cliente. Estos animales los venden vivos, el cliente escoge el animal, lo pesan y allí mismo le dan matarile, lo despluman y trocean. Vamos, más fresco imposible.
Tampoco debeis asustaros si en las carnicerías veis expuesta la cabeza de una cabra, carnero o camello. Es signo de calidad.

31/4

Día de hacer la meleta y dirigirme hacia el aeropuerto. Vuelta a España y a pensar en el siguiente viaje.

Fin


Publicado
Modificado
Leído 1120 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Riad Verus

   

Capítulos de este diario