Estambul: ciudad imperial entre dos continentes (parte I)

Escribe: Imaginante
Antigua capital de tres imperios sucesivos -romano, bizantino, otomano-, Estambul es el centro económico de la República de Turquía. Un continuo desfile de petroleros y barcos mercantes cruza a diario las aguas del Bósforo. Es en realidad, la variedad de Estambul lo que fascina a sus visitantes: los museos, iglesias, palacios, grandes mezquitas, bazares y las vistas de belleza natural parecen inagotables.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Estambul: ciudad imperial entre dos continentes (parte I)

Estambul, Turquía — miércoles, 11 de febrero de 2004

Una ciudad junto al mar es siempre una ciudad especial. Hay que caminar por la zona del Puente Galata, el que une las ciudades Vieja y Nueva. Puestos callejeros de mejillones, de kiwis pelados, de pescado fresco, de té turco e incluso de relojes. La gente yendo y viniendo, no nota las cáscaras de maní y líquidos derramados en el piso, los signos evidentes del abandono urbano. Las conversaciones en ese tono alto, los gritos de los vendedores anunciando su mercadería, los pescadores intentando su hobbie (o su comida del día, no lo sé), el sandwich de pescado más rico que haya probado, cocido a la parrilla directamente sobre el barquito anclado a la orilla.

Ruidos, colores, olores, movimiento intenso, y el mar de fondo, el marco ideal.

Fuera del centro turístico, la tranquilidad. Las calles de Estambul fueron diseñadas hace siglos, no siguen las reglas de la racionalidad arquitectónica. Hacia arriba, hacia abajo, angostas y serpenteantes, incomprensibles para el extraño, evidentes para el lugareño, que indica a cada paso, sin que lo solicites, la dirección para evadir el callejón sin salida. Tradicionales casas de madera de dos plantas, la enorme mayoría destartalada y mísera, que por su altura no dejan llegar la luz del sol. Por todos lados, chicos. Mujeres, todas ellas, con pañuelos en la cabeza y polleras o sobretodos que llegan hasta sus tobillos; alguna que otra viste completamente de negro y solamente deja al descubierto los ojos. Hombres de pantalón de vestir, mocasines de suela y camisa, todo muy desaliñado.

Historia de una ciudad magnífica

En sus orígenes, bajo el nombre de Bizancio, era una de las ciudades-estado de la Grecia antigua.

Según una antigua leyenda la fundación de Estambul se remonta hacia el año 650 a.C. cuando el colonizador Byzas decidió abandonar su ciudad Megera en busca de otro lugar donde él y su gente empezaran una nueva vida. Pero antes de partir consulto al Oráculo de Delfos y este le contesto que se asentase "frente al país de los ciegos". Cuando Byzas llegó a la actual ubicación de Estambul observó que en la orilla de enfrente residía una tribu asiática que no había apreciado las riquezas del otro lado, sobre todo su puerto natural. Entonces Byzas pensó que se trataba de ciegos y empezó a edificar una nueva ciudad en el lado europeo a la que llamó Bizancio.

El puerto fundamental para sus actividades comerciales se encontraba justo detrás de las murallas en la zona del cuerno de oro en el punto mas alto donde actualmente se sitúa el palacio de Topkapi se hallaba la Acrópolis. Allí estaban los templos dedicados a Zeus Poseidón Afrodita y Atenas Ectasia .Otras partes importantes de la colonia eran el STRATEGÝON en el centro de la ciudad y el THRAKÝON posiblemente cerca de la actual plaza de Santa Sofía. Completaban la vida social y ciudadana un teatro, baños públicos, un gimnasio y un estadio. Su modo de vida no se diferenciaba esencialmente de otras ciudades griegas de la época .Ocupada y destruida por los persas durante su expedición a Grecia y las guerras Medicas fue liberada en 478 a.C por el espartano Pausanias debido a su astuta diplomacia permaneció como ciudad libre incluso en el periodo de ascenso del potente imperio otomano siendo incorporada a este en fecha tardía como principios del siglo 2 d.C POR EL EMPERADOR TRAJANO (98-117) Después de la llegada de los romanos ,la ciudad se extendió mas allá de recinto de la colonia griega ,convirtiéndose en uno de los centros importantes del imperio.

Alrededor del año 100 a.C. fue conquistada y anexada al Imperio Romano.

En el 330 d.C. el emperador Constantino la rebautizó Constantinopla y se estableció en ella. Pocos años más tarde, en 395, el emperador Teodosio, al morir, dividió definitivamente al Imperio en dos y lo repartió entre sus hijos: Honorio gobernaría la parte occidental, con capital en Roma, y Arcadio la oriental, con centro en Constantinopla.En Occidente, la decandencia fue cada vez mayor, en tanto que el Imperio Romano de Oriente, o Bizantino, se mantuvo durante casi mil años más.

Con Justiniano (527-565) se alcanzó un período de gran esplendor y expansión colonial; fue el que ordenó la construcción de la iglesia cristiana de Sancta Sophia (Sagrada Sabiduría). Constantinopla fue la única gran ciudad de la Edad Media, como lo había sido la Roma imperial.

Durante los siglos sucesivos Estambul sufrió la conquista del Imperio Romano, con la llegada del emperador Constantino el Grande la ciudad se convirtió en uno de los centros de referencia del mundo romano y capital del Imperio de Occidente o Bizantino. Persas, árabes y las cruzadas cristianas se repartieron durante años la conquista de la ciudad hasta que al final los turcos otomanos se hicieron definitivamente con ella en 1453 y la renombraron Estambul, capital del Imperio Otomano hasta el siglo XIX, y Sancta Sophia se convirtió en la mezquita Aya Sofya.

En 1922 se formó la república turca, con capital en la ciudad de Ankara. Pero su centro comercial y cultural sigue siendo Estambul.

A lo largo de su historia esta ciudad ha recibido mucho nombres, primero Bizancio, luego Constantinopla y finalmente Estambul. Durante siglos la ciudad ha recibido las aportaciones culturales de varias procedencias, sobre todo de las culturas cristianas y árabes. Sus fragancias de especias y perfumes, sus monumentales obras artísticas...todo un paraíso para los sentidos en esta hermosa ciudad, esencia de la intemporal Turquía.

Hoy Estambul es una ciudad muy moderna con una población alrededor de 12 millones de habitantes. Aunque es el centro urbano más denso de Turquía, la capital del país es Ankara situada al sureste, aproximadamente 450 kilómetros - en el centro del país. Estambul es una ciudad muy grande y se localiza en dos continentes; el Europeo y el Asiático. Si usted mirar el mapa, verá que hay un estrecho geológico que separa la parte Europea y Asiática de Estambul. Este estrecho se llama Bósforos

Estambul abarca dos continentes, un brazo extendido hacia Asia, el otro hacia Europa. En el corazón de la ciudad, el estrecho del Bósforo reúne las aguas del Mar Negro, el Mar de Mármara y el Cuerno de Oro. El distrito principal de la antigua Constantinopla ahora se llama Sultán Ahmet. Sin duda, es la variedad de Estambul lo que fascina a sus visitantes. Los museos, castillos, palacios, las grandes mezquitas, los bazares y los parajes de belleza natural parecen inagotables. Reclinado sobre la costa del Bósforo al atardecer, contemplando una mágica luz rojiza reflejándose en las ventanas de la costa opuesta, entenderá, de pronto y profundamente, porque siglos atrás los colonizadores escogieron establecerse en este espléndido paraje.

Introducción a una ciudad casi infinita

De entre los lugares que se pueden visitar en esta ciudad destacan las obras arquitectónicas del museo y templo de Santa Sofía del siglo VI y la Mezquita Azul del siglo XVII. Como visitas obligadas no hay que pasar por alto estrecho del Bósforo que conecta el Mar Negro del mar de Mármara y el puerto natural llamado el Cuerno de Oro. Otros dos tesoros son las murallas defensivas con siete kilómetros de largo y declaradas por la UNESCO como una de las Herencias Culturales del mundo y el Hipódromo Romano con el Obelisco de Teodosio, la Columna Serpentina de bronce y la Columna de Constantino.
Para llevarse un buen recuerdo de Estambul es recomendable pasar por el Gran Bazar, una calles estrechas y bajo techo donde podremos encontrar multitud de recuerdos y artículos como joyas, pañuelos, especias, perfumes, cerámica etc. El plato fuerte de la gastronomía turca es el afamado kebab de carne de cordero, junto con el iman bayildi elaborado con verduras y dulces como las confituras de rosas o los lukums. Y tras todo el trasiego de tanto recorrido turístico no hay mejor manera de relajarse que en lo baños turcos que ofrece la ciudad de Estambul.

Cisternas de agua

Están repartidas por toda la ciudad, algunas son subterráneas y fueron construidas como almacenamiento de agua de la ciudad, tanto para su consumo, como para resistir los múltiples asedios a los que estuvo sometida. La más grande, situada a pocos metros de Santa Sofía, es la cisterna de Yerebatán, construida en el año 532 en pocos meses, era el lugar en donde depositaban el agua traída a través del acueducto de Valente. Fue utilizada hasta el siglo XIV y restaurada a mediados del siglo XIX, ya que durante mucho tiempo en la época otomana no fue utilizada. Para su construcción se utilizaron diferentes tipos de columnas romanas de distintas épocas. Consta de 336 columnas recuperadas de antiguos templos griegos, en las que se pueden observar capiteles de diversos estilos. Repartidas en 12 hileras de 28 y situadas a 4 metros unas de otras y nos recuerda a un bosque de columnas. Ocupa un área de 10.000 m2, tiene 8 m de altura y aproximadamente su capacidad es de unos 80.000 m3. Tras las restauraciones realizadas el año 1987 se reabrió para el turismo. Hoy en día se puede llegar hasta al final de la cisterna que antes sólo se visitaba en barquitas. La música clásica y el espectáculo de luz completan su atmósfera mística. En el ángulo izquierdo de la cisterna, se descubrieron dos columnas cuyas bases esculpidas con óvolos clásicos reposan sobre dos extrañas cabezas de Medusa.

La cisterna se ha renovado y está abierta al público todos los días de la semana.
Dentro del palacio subterráneo usted puede escuchar música clásica, apreciar una iluminación diferente de las hermosas columnas y ver peces en la agua. Y en el final del paseo, usted puede también lanzar una moneda y pedir un deseo.

Mezquita de Solimán el Magnífico

Las cúpulas escalonadas y los cuatro delgados minaretes de la Mezquita Imperial de Süleymaniye dominan el horizonte en la orilla occidental del Cuerno de Oro. Considerada la más bella de las mezquitas imperiales de Estambul, la Mezquita de Süleymaniye es la mayor mezquita de Estambul y fue construida entre 1550-1557 D.C. por el Sultán Suleyman I - "Suleyman el magnífico". Suleyman era el Sultán más rico y más poderoso del imperio otomano. Este Sultán es recordado por los Turcos no por su título de magnífico, sino como el Sultán que más leyes introdujo. Él emprendió a través de su imperio muchas construcciones, reconstruyendo los muros de Jerusalén (que era parte del imperio otomano en 1516) y construyendo muchos monumentos.

Dentro de la mezquita su talla y también simplicidad le impresionará: azulejos de Iznik y cristales coloreados traen armonía a un lugar de rezo y de silencio. Cuatro columnas sólidas masivas sostienen la mezquita : una de Baalbek, otra de Alexandría y dos de antiguos palacios Bizantinos. Las pinturas dentro de la mezquita son antiguas, datan del siglo diecinueve y fueron renovadas recientemente.

El arquitecto de la mezquita, Sinán, es conocido como "el arquitecto que trabaja sin necesidad de utilizar un plano". Sinán vivió entre 1490 y 1588; fue el arquitecto principal de cinco Sultanes y construyó durante su prolongada carrera profesional, unos 50 años, alrededor de 400 obras. Nació en el seno de una familia no musulmana, a los 22 años vino al palacio ya convertido y después de servir como jenízaro durante 19 años empezó a trabajar como arquitecto. Se dice que en los tres primeros años de la construcción de la mezquita de Süleymaniye aproximadamente unas 3000 personas excavaron y construyeron una base de roca de 6 - 7 m de profundidad. Los gastos totales de la construcción de la mezquita fueron de unos 60.180 "akçe" (moneda otomana), que corresponderían en la actualidad a unos 60 millones de dólares. Otras obras que estaba realizando el arquitecto Sinán mientras construía la mezquita alargaron su construcción. El sultán, que estaba muy enfadado por esta tardanza, llamó varias veces la atención al arquitecto. Finalmente, el día de la inauguración de la mezquita el sultán, para demostrar su alegría y expresarle su afecto al arquitecto, le cedió a Sinán el honor de abrir la puerta de la mezquita con una llave de oro...

El hipódromo

El antiguo Hipódromo, escenario de carreras de carros y centro de la vida cívica bizantina, se encuentra al aire libre frente a la Mezquita Azul, en una zona ahora llamada Sultánahmet. Sólo quedan tres monumentos: el Obelisco de Teodosio, la Columna Serpentina de bronce y la Columna de Constantino. La Fuente de Ahmet III, construida en 1729, se encuentra a la entrada del Palacio Topkapi. Esta fuente con grandes adornos es un soberbio ejemplo del estilo otomano tardío. El Acueducto de Bozdogan-Valente, construido en el 368 d.C., suministraba agua a los palacios bizantinos y, posteriormente, a los otomanos.
El hipódromo era una inmensa construcción con 480 metros de extensión y 117.5 metros de anchura; según las estimaciones, tenia capacidad de cien mil espectadores. Fue construida en 203 D.C. por el Emperador Septimus Severus y después fue extendido y remodelado por Constantino El Grande. Cuando Santa Sofía era el centro de la vida religiosa, el hipódromo era el centro de las actividades civiles. Los intereses y pasiones de la población eran divididos entre las controversias teológicas y corridas de carros en el hipódromo. Hoy se pueden ver solamente algunos monumentos dónde el hipódromo era localizado

La línea central, o espina del hipódromo era marcado por obeliscos y columnas, tres de estos monumentos están en la plaza de Sultán Ahmet. Aquí se celebraban todos los grandes eventos de la época bizantina, se aclamaba a los generales victoriosos y a los emperadores y se ejecutaba a los herejes y a los rebeldes. También el pueblo expresaba allí su descontento. Durante la ocupación latina (1204-1261) fue saqueado y destruido y a la llegada de los turcos (1453) estaba en ruinas, mas tarde se usaron sus restos para la construcción de la mezquita azul que esta justo al lado.

El primer monumento es el obelisco Egipcio. Este monumento fue construido por el faraón Thutmose III (1549-1503 A.C.) para conmemorar uno de sus campañas en Siria y su cruce del río Éufrates y lo erigió en el Deir Bahri opuesto a la ciudad de Tebas en Egipto. Fue erigido en su presente sitio por Theodosius El Grande, en 390 A.C. Al fondo del monumento hay una piedra jaspeada con algunos esculpidos con respecto a Theodosius.

El segundo monumento es la columna de la Serpiente. Las tres serpientes de bronce eran la base de un trofeo que estaba en el templo de Apolo en Delfi. Fue dedicado a Apolo como gratitud por las 31 ciudades griegas que fueron derrotadas en la batalla Pérsico Plataea (479 A.C.). La columna probablemente fue traída de Delphi por Constantino El Grande.
El tercer monumento es una columna de piedra de aproximadamente 32 metros de alto datado del S IV. El monumento fue recubierto anteriormente con placas de bronce dorados. En 1204, durante una invasión, estas placas fueran removidas, fundidas y acuñadas.

La Mezquita Azul

Frente a Santa Sofía se eleva la suprema elegancia de la Mezquita Imperial de Sultánahmet. Construida entre 1609 y 1616, es más conocida como la Mezquita Azul debido a que en su interior está recubierta por un magnífico empanelado de azulejos de Iznik azules y blancos. El nombre de mezquita azul se debe a su decoración interior de azulejos azules de Iznik (ciudad famosa por su producción de cerámica) con motivos florales (flores de lis, claveles, tulipanes, rosas, cipreses y otros árboles).

La mezquita fue construida durante el reinado del decimocuarto sultán otomano, Ahmet I, entre 1603-1617. Es la mezquita más grande y fastuosa de Estambul. Fue construida por el discípulo del arquitecto Mimar Sinán, Mehmet Aga. La mezquita fue construida junto con una madersa, escuela coránica, un asilo, un centro comercial de artesanía, un "kervansaray", alojamiento para camellos, una fuente y un "külliye", complejo socio-religioso.

El sultán Ahmet subió al trono a los catorce años y gobernó con gran aceptación popular hasta los veintiocho; falleció, supuestamente de cáncer, unas cuantas semanas después de inaugurar la mezquita. Está enterrado en el "külliye" de su propia mezquita, en un mausoleo que construyeron más tarde. El arquitecto de la mezquita, Mehmet Aga recibió el apodo de "Sedefkar", el marquetero. El lugar elegido para la construcción de la mezquita fue el centro de la ciudad, antiguo emplazamiento del hipódromo romano. Uno de los motivos para elegir esta zona fue porque estaba cerca del palacio de Topkapi.

El cuidado que mostraron al elegir el lugar es un reflejo del posterior esmero que pusieron en elegir los materiales de construcción y en la decoración de la mezquita. Los 21.043 azulejos usados en su construcción fueron hechos en los talleres del palacio; las alfombras de cientos de metros cuadrados fueron tejidas en los telares imperiales y los cristales de las lámparas de aceite fueron traídas del extranjero.
Es la única en Estambul que tiene 6 minaretes.

Santa Sofía

Hoy en día convertida en museo, fue la primera basílica cristiana construida hace cerca de 1.500 años. Destaca la inmensidad de su cúpula (42 metros de diámetro) y los restos de los primeros mosaicos bizantinos.

La iglesia de Santa Sofía está situada delante de la Mezquita azul en el distrito de Sultán Ahmet. La iglesia fue construida alrededor de 360 D.C. por el emperador Constantino y fue destruida por dos incendios. La Iglesia fue reconstruida en 530 D.C. por el emperador Justiniano. La disposición y la decoración son típicas de una iglesia del período Bizantino. Después de que los Turcos asumieran el control de Constantinopla en 1453 D.C., transformaron Santa Sofía en una mezquita y fueron agregadas a él cuatro torres llamadas de minaretes (torres altas y finas cerca de la iglesia).

Renovaron a Santa Sofía varias veces debido a daños causado por una serie de terremotos. Santa Sofía no es hoy ni una iglesia ni una mezquita, sino un museo. Dentro de el museo, se puede detectar la influencia de las religiones y de las culturas católicas y islámicas en sus decoraciones y frescos. Una de las mejor conservadas maravillas de esta ciudad fascinante.

Palacio Topkapi

Sobre un cabo, en la confluencia del Bósforo y el Cuerno de Oro, se alza el Palacio de Topkapi, un laberinto de edificios en el centro del Imperio Otomano entre los siglos XV y XIX. En este opulento entorno vivieron y gobernaron los Sultanes y su corte.
El Palacio de Topkapi fue la residencia oficial del Sultán por tres siglos. Topkapi significa la puerta (kapi) redonda (top). Después de la conquista de Constantinopla en 1453, Mehmet II- el conquistador, construyó este magnífico palacio.

El complejo del palacio es hoy un gran museo con muchos cuartos en exposición. Allí se pueden apreciar objetos en oro decorados con piedras preciosas (tronos, taza de té, cuchillos, tenedores y cucharas, cuna, joyerías, kilos y más kilos de objetos trabajados en oro), objetos en plata, cerámicas, miniaturas, paños y objetos sagrados Islámicos (entre elles usted puede ver la barba y la impresión del pie del profeta Mohammed).

En el palacio de Topkapi, el Harén está lleno de misterio y de historias. El harén está abierto al público y así usted puede ver cómo vivieron la esposa, las concubinas y la madre del Sultán. Las esposas y las concubinas del Sultán eran seguramente mujeres muy hermosas que asesinarían y cautivarían por el poder, pero debemos también recordar que el Harén era un lugar gobernado con mucha tradición, obediencia y ceremonias.
El palacio de Topkapi fue la residencia oficial del Sultán hasta el final del S XIX. Mahmut II fue el último Sultán que vivió en este palacio. Los últimos Sultanes prefirieron vivir cerca del Bósforo, en palacios con estilos más europeos y así, construyeron los palacios de Dolmabahce, de Ciragan y de Beylerbeyi.

Palacio de Dolmabahçe

Construido a mediados del siglo XIX por el sultán Abdülmecit I, la fachada del Palacio de Dolmabahçe se extiende a lo largo de 600 metros en la orilla europea del Bósforo.
El palacio de Dolmabahce fue construido entre 1843 y 1856 cuando el imperio otomano perdía su poder. Este palacio magnífico visualiza la riqueza y lo poder que el Sultán tenía. La declinación del imperio otomano comenzó y el pueblo comenzaba a rebelarse; el ejército otomano era obsoleto y desorganizado, la economía estaba fuera de control.

El palacio de Dolmabahce está situado en la parte europea de Estambul, enfrente del Bósforos y es enorme. Tiene 248 cuartos, 43 halls de entrada, 6 baños turcos y aproximadamente 2.700 ventanas. Se divide en dos secciones: la parte oficial , donde el Sultán recibía a huéspedes ilustres de todo el mundo y el Harén donde vivieron las esposas, la madre y las concubinas del Sultán.
El salón tiene un candelabro de cristal que pesa 4,5 toneladas y que fue un presente de la reina Victoria de Inglaterra. Para calentar este enorme salón era necesario comenzar 3 días antes del acontecimiento festivo. Ataturk, el fundador de la república Turca, vivió y gobernó Turquía desde el palacio de Dolmabahce durante 3 meses.

Palacio de Beylerbeyi

El Palacio de Beylerbeyi se sitúa en el lado asiático del Bósforo. Fue construido en mármol blanco por el sultán Abdülaziz en el siglo XIX. Posee un magnífico jardín con magnolias. El palacio fue usado como residencia de verano de los Sultanes y como casa de huéspedes para dignatarios extranjeros.

El palacio de Beylerbeyi fue construido entre 1861-1865 y está situado en la parte asiática de Estambul enfrente del Bósforo. Este era el palacio de verano de los Sultanes y es mucho menor que el Palacio de Dolmabahce. No hay calefacción en el palacio y el suelo fue cubierto con una paja comprada especialmente en Egipto.

El palacio fue construido en un estilo neoclásico. Tiene un estilo lujoso y suntuoso que puede ser notado tan pronto se entre en el palacio. El Sultán Abdulaziz amaba los navíos y barcos. Durante su reinado la marina Turca era la segunda mayor del mundo, solamente detrás de la de Inglaterra. Se puede observar la pasión del Sultán por los navíos, en adornos navales en las decoraciones y las muchas pinturas de navíos. Rodeando el palacio hay una área de 160.000 metros cuadrados incluyendo un zoológico, una área de caza y un jardín con flora diversa de todo el mundo. Lujos impensables hoy en este territorio.

Iglesia San Salvador en Chora

En el siglo IV, cuando se construyó la iglesia, ésta quedaba fuera de las murallas por eso se llamó "Chora" que significa" fuera de la ciudad o en el prado", más tarde, aunque la iglesia quedara dentro de las nuevas murallas de la ciudad que se construyeron por el crecimiento de ésta, su nombre no se cambió.

La iglesia actual se construyó por orden de Maria Dukas, en el siglo XI y reconstruida hacia el siglo XII por Isaac Commeno, más tarde, Teodoro Metoquites hizo añadir el exonartex y la parakklesia (cripta) de la iglesia. La iglesia fue transformada en mezquita por orden de Atik Ali Pacha, gran visir de Bayaceto II. Se le añadió un minarete en el exterior de la iglesia y los mosaicos fueron recubiertos con una capa de cal hacia el año 1765. El museo de Kariye es el que posee los mosaicos y frescos más hermosos del mundo bizantino.

Es provechoso empezar la visita por la nave de la iglesia. Los mosaicos de mármol colorido del suelo y las placas de mármol que recubren las paredes de la iglesia le dan un aire de amplitud. El mihrab otomano que se encuentra en el ábside de la iglesia está orientado hacia el sureste, por eso no está situado en el horizonte medio de la iglesia. La cúpula de la iglesia fue restaurada en numerosas ocasiones.

La Torre Gálata

Esta torre de 61 m de altura que se eleva encima de la colina de Gálata se aprecia casi por toda la ciudad, uno de los motivos de que su visita sea imprescindible es su magnífica vista panorámica. La torre está construida encima de una colina que domina el Bósforo, el mar de Mármara y el Cuerno de oro. Al mirador de la torre se puede llegar a través de 143 escaleras o en ascensor.

Se sabe que desde el siglo V en este mismo lugar había una torre, pero la torre de Galata actual fue construida por los genoveses hacia 1348, como gran baluarte del recinto amurallado que debía protegerlos de los eventuales ataques de los bizantinos. Los genoveses la llamaron "la torre de Cristo", alcanza una altura de unos 140 m desde el nivel del mar y tiene 9 m de diámetro por dentro.

La torre, durante la época otomana, fue utilizada como prisión para encarcelar a los prisioneros de guerra, También se utilizó como observatorio. Después del final de la época otomana, se convirtió en atalaya de vigilancia de incendios. Ahora tiene en su piso más alto una sala de fiestas, un restaurante y un café.

El Bósforo

El Bósforo es un estrecho que separa la parte Europea de la parte Asiática de Estambul. Este estrecho no es totalmente recto y tiene algunas curvas. En su parte más estrecha puede alcanzar 650 metros y en su parte más larga puede alcanzar 4,5 kilómetros. Su extensión es de 35 kilómetros. El Bósforo conecta el mar de Mármara (sur) con el Mar Negro (norte). Este estrecho es muy importante políticamente porque hace la conexión naval entre los antiguos países de Unión Soviética y el resto del mundo. El tráfico de barcos y de naves es grande. Hay también barcos públicos que trabajan como megabuses, haciendo el transporte de la población de ambas partes de la ciudad.
La mejor manera de ver el Bósforo (el tortuoso estrecho que separa Europa de Asia), es a bordo de uno de los barcos de pasajeros que recorren sus costas.

El Puente del Bósforo es uno de los puentes colgantes mayores del mundo, que une Europa y Asia. El maravilloso Palacio de Beylerbeyi se encuentra después del puente en la parte asiática.
Desde la Colina de Duatepe, en la parte europea, se puede admirar el magnifico panorama del puente y el Bósforo. Debajo de Duatepe, el maravilloso Parque de Emirgan.

El Haliç (Cuerno de Oro) es un santuario en forma de cuerno que divide el Estambul europeo. Considerado como uno de los mejores puertos naturales del mundo, aquí se concentraron las flotas bizantinas y otomanas y los intereses de la navegación comercial.
Lo primero que se ve es la enorme fachada (248 m) del Palacio de Dolmabahçe (jardín cegado en turco). Sus muelles se extienden a lo largo de 600 m. La construcción del Palacio se inició por orden de Abdül Mecit en 1842 y se acabó en 1853.
A unos 500 m está el Palacio de Ciragan, hoy hotel y casino que fue construido en 1874, destruido por un incendio en 1910 y reconstruido recientemente.

También en la orilla europea vemos la Mecidiye Camii, la mezquita del barrio de OrtakÖy, que está casi debajo del puente del Bósforo (Bogaziçi KÖprüsü). Este puente, inaugurado en 1973, es el sexto puente más grande del mundo (1.074 m).
Pasando el puente y ya en la orilla asiática estaba el Palacio de Beylerbey (= bey de los beys = gobernador de la provincia) que en principio fue residencia de Mehmet Pacha, gobernador de Rumeli. El Palacio actual está construido sobre la antigua residencia como palacio de verano de los Sultanes.

Después de Beylerbey se pasa por las dos fortalezas del Bósforo: Rumeli Hisari en la orilla europea y Anadolu Hisari en la asiática.
Rumeli Hisari fue muy importante en la conquista de Estambul (entonces Constantinopla) por Mehmet II el conquistador. Se construyó en 1452, en menos de 4 meses y sirvió para controlar el paso marítimo. Hoy es un museo.
La fortaleza de la otra orilla: Anadolu Hisari es más antigua, del 1396, y fue levantada por Bayaceto I, abuelo de Mehmet II.
Pasamos por debajo del puente de Mehmet Fatih (Fatih Sultán Mehmet KÖprüsü), construido en 1988 y 10 m. mayor que el anterior, y nos bajamos en Kanlica.
Kanlica es un pequeño pueblo a orillas del Bósforo y donde al parecer es muy famoso su yogur.

Cuerno de Oro

El Cuerno de Oro, como un maravilloso puerto natural, ha tenido mucha influencia sobre el desarrollo de la ciudad de Estambul a lo largo de toda su historia. Esta ría estrecha divide el lado europeo de la ciudad en dos partes: la ciudad vieja y la parte de Galata. El Cuerno de Oro se extiende por cerca de 8 Km, desde la apertura extensa sobre el Bósforo hasta la entrada del valle, donde desembocan dos arroyos. Es un puerto natural sumamente seguro, donde no existe ni marea, ni corrientes. El puerto del Cuerno de Oro se utiliza desde el principio de la fundación de la ciudad. Fue llamado así, debido a las tierras fértiles que antiguamente lo rodeaban, a la gran variedad de peces y a la belleza de su forma parecida aun cuerno. A lo largo de su historia, 10 puentes fueron construidos para unir las dos riberas, desde el primero que fue uno muy sencillo durante la época de Justiniano, hasta los puentes de uso militar construidos en el siglo XV por Mehmet el Conquistador durante el asedio. De los tres puentes sobre el Cuerno de Oro, el más antiguo era el Puente de Galata, construido en 1912, reemplazado últimamente con un puente moderno mucho más ancho, construido a su lado.

Durante la época bizantina, se podía impedir la entrada de las flotas enemigas en el Cuerno de Oro mediante cadenas muy gruesas tendidas entre las dos riberas. En la entrada del Cuerno de Oro y en los alrededores del puente de Galata, actualmente se ve un tráfico marítimo muy animado. Tanto los pequeños barcos que van y vienen entre las dos riberas de la ciudad y entre las Islas Príncipes, como los grandes barcos turísticos utilizan los embarcaderos del muelle situado en esta parte. El astillero del Palacio de Topkapi, el Pabellón de los Cesteros (Sepetçiler Kasri), la estación ferroviaria de Sirkeci, del año 1890, que es los términos de los trenes procedentes de Europa, la mezquita de Valide (Yeni Cami) y el Bazar Egipcio se alinean en la orilla de la ciudad histórica. Al pasar el segundo puente sobre el Cuerno de Oro, el Puente de Atatürk, se ve en la orilla de la ciudad vieja una iglesia muy interesante que pertenece a la Iglesia búlgara. Es un edificio hecho de una armadura de hierro, fabricada en Viena y montada en su lugar actual.

Un poco más allá, en un lugar llamado Fener, entre los restos de las murallas y los barrios viejos, se encuentra la sede del Patriarcado Ortodoxo. En la orilla de enfrente en el barrio de Kasimpasa, se eleva un gran pabellón del siglo XIX, actualmente utilizado como el cuartel general de la Marina, no lejos del pabellón de Aynalikavak.

El Acueducto de Valens

Construido en el 378. Era parte del sistema de aprovisionamiento de agua para la ciudad.
La construcción de la mezquita se inició en 1597 con el deseo de Safiye Sultán, la madre del sultán Mehmet III, en Eminonu. Dalgic Ahmet Aga se encargó de la construcción, después de la muerte del primer arquitecto de la mezquita Davut Aga. Cuando Ahmet I accedió al trono en 1603, la obra se paró ya que el nuevo sultán le encargó con prioridad la construcción de la mezquita de Sultánahmet. Hatice Sultán se encargó del trabajo de Yenicami (mezquita Nueva) en 1661 y lo completó en 1663.

Museo Arqueológico

Siguiendo la cuesta abajo al lado de la antigua casa de moneda, situada a la izquierda de Santa Irene, se llega a la entrada principal del museo arqueológico, uno de los cinco museos arqueológicos más importantes del mundo.

El museo del Antiguo Oriente, el Çinili Kösk, el kiosco de Azulejos y el museo arqueológico forman el complejo de los museos, El museo del Antiguo Oriente posee una importante colección de antigüedades traídas de Anatolia, de Egipto, de Mesopotamia y de Oriente Próximo.
El Çinili Kösk, uno de los edificios más antiguos y originales del Palacio de Topkapi, fue construido por el sultán Mehmet II en el año 1466. Se construyó en la época otomana como kiosco de diversiones, En el año 1967 se convirtió en el Museo de Azulejos y Cerámica Turca e Islámica. Los sarcófagos, monumentos funerarios hallados en la antigua Sidón, en Siria y Sidamara, en la región de Konya, y muchos otros restos arqueológicos cuando fueron traídos a Estambul, necesitaban un lugar donde ser expuestos; el museo actual fue construido en 1891 por el arquitecto Alexandre Valuary por encargo de Hamdi Bey, primer arqueólogo turco, y la mayor parte de la colección fue trasladada a este nuevo edificio. En el año 1991 los edificios anexos empezaron a ser también utilizados.

La mayoría de las piezas que contiene la exposición son de la época griega y romana, Junto con los sarcófagos expuestos en el jardín y en el interior del museo, numerosas estatuas y relieves se pueden ver en el interior del museo, En el museo se encuentra una colección de más de 500.000 monedas antiguas de la época griega, romana, bizantina e islámica.

A parte de todo esto, en el museo están presentes piezas de la vida cotidiana: lámparas de aceite, bustos, joyas y objetos traídos a Estambul procedentes de los países que pertenecían al Imperio Otomano, que están expuestas en orden cronológico y temático. La abundancia y la variedad de los objetos y la calidad museográfica del ala moderna contribuyen a hacer de este museo arqueológico uno de los más interesantes del mundo.

Las Islas de Los Príncipes

La visita a las islas, que se encuentran agrupadas en el mar de Mármara, aproximadamente 20 Km. al sureste de la parte antigua de la ciudad y de la entrada meridional del Bósforo y a unos cuantos Km. del barrio de "Bostanci", que se encuentra en la parte asiática, se recomienda a los turistas especialmente en verano. A estas nueve islas y dos pequeños islotes de roca se les llama "Las Islas", pero los extranjeros las conocen como "Las Islas Rojas" o como Las Islas de los Príncipes. En la antigüedad les llamaban "Demonesoi", que quiere decir Islas Públicas. En la época bizantina se conocían por el nombre de "Papadanisia", islas de los sacerdotes, debido al gran número de monasterios que en ellas había. En la época bizantina eran el lugar de retiro y exilio de los sacerdotes, nobles y príncipes bizantinos.

Las islas están comunicadas con Estambul por medio de barcos que tardan entre una hora y una hora y media, dependiendo de las paradas, hasta Buyuk Ada (isla grande); estos se pueden tomar en los embarcaderos de Sirkeci o Bostanci, este último en la parte asiática.
Las islas con su nombre actual y el antiguo son las siguientes:
Kinaliada (Proti), que tiene una superficie de 1,3 km², Burgazada (Antigoni) 1.5 km², Kasik Adasi (Pida) 0.006 km², Heybeliada (Chalki) 2.4 km2, Buyukada (Prinkipo) 5,36 km2, Sedef Adasi (Antherovitos o Terebintos) 0,01 km2, Sivriada (Oksia) 0,05 km2, Yassiada (Plati) 0,05 kiró y Tavsan Adasi (Niadri o Neadros) 0,004 km2. De estas islas, Sivriada y Tavsan Adasi no están habitadas, Kaçikadasi es de propiedad particular y Yassi Ada se utiliza como colegio. La circulación de los vehículos, excepto los del ayuntamiento, no está permitida, todo el transporte se hace mediante bicicletas o bien en calesas.

Todos los turistas agobiados de visitar lugares históricos que quieran disfrutar del sol, la playa y el aire puro pueden ir a las islas y aprovechar el día, primero dando un paseo en calesa por la isla y después bañándose en las playas y por último comiendo pescado en uno de los restaurantes de la orilla. La iglesia de "Aya Yorgi", San Jorge, en Buyukada, el monasterio de "Hristos", en Kinaliada, el convento de Santa Trinidad, el seminario en Heybeliada, la iglesia de Johannes Prodramos y el museo de Sait Faik, un famoso poeta turco, son lugares que merece la pena visitar.

Las tres torres

  • Kyz Kulesi: Este edificio de 1200 m2, conocido por los turcos como "Kyz Kulesi" (la torre de la virgen) y llamado por los europeos La Torre de Leandro, se construyó encima de una zona rocosa en medio del mar, a unos 200 m de la orilla, justo enfrente del barrio de Salacak de Üsküdar. Los dos nombres de la torre provienen de dos leyendas. Una de ellas se relaciona con un emperador bizantino que encerró a su hija en esta torre para protegerla de algún mal. Desgraciadamente, una serpiente que salió de una cesta de uvas que una bruja le había llevado a la torre le picó y la pobre princesa murió como habían presagiado los oráculos. A la torre por eso la llaman La Torre de La Virgen. El nombre de La Torre de Leandro no es nada más que una adaptación de una leyenda mítica que cuenta la relación entre el joven Leandro y Hero, sacerdotisa de la diosa Afrodita. Leandro cada noche atravesaba a nado el Bósforo guiado por el resplandor de la antorcha que encendía Hero, pero una noche de tormenta la tea se apagó y el joven murió ahogado. Cuando Hero supo la noticia se arrojó también a las aguas del estrecho.
    En los documentos históricos se cuenta que aquí se construyó un castillo por Alkibades durante la guerra entre Atenas y Esparta en el siglo V.a.c. El castillo, tras la conquista de la ciudad, fue reconstruido y reforzado con cañones por el sultán Fatih. La torre en el siglo XVI se utilizó como faro. Su aspecto actual proviene de fínales del siglo XIX, en la época del sultán Mahmut II. La torre ha servido sucesivamente de faro, de semáforo, de puesto de aduanas, de casa de retiro para los oficiales de marina y de cuartel de inspección de la marina turca.
  • La Torre de Galata: Construida por los venecianos contra las actividades rebeldes de residentes de Bizancio. Ellos habían construido esta torre para prevenir todas clases de ataques a la región. En la torre, hay una escalera de piedra que sube con girar dentro de las paredes hasta al aterrizaje grande. Restaurada en 1967, tiene un elevador y un restaurante desde donde se pueden disfrutar maravillosas panorámicas.
  • La Torre de Beyazyt: La estructura, que está en la construcción central de la Universidad actual de Estambul, fue usada como Ministerio de la Defensa Nacional durante el período de IInd Mahmud. La torre de madera en la yarda del tribunal del Ministerio de la Defensa Nacional, fue utilizada por un período largo de tiempo para observadores de fuego. IInd Mahmud había derribado esta torre para la construcción de una mejor, y según su inscripción, por la orden de él, en 1828 se pone la piedra fundamental, que refleja las características arquitectónicas de ese período. Con 50 mts. de alto este monumento, con su fastuosidad, gana el podio entre las vistas típicas de la ciudad. El mirador superior, que se alcanza vía una escalera de madera, da la posibilidad de ver una parte de la ciudad a vuelo de pájaro.

Los dos puentes

  • Puente del Bósforo: El proyecto del puente se preparó en el año 1950, la primera piedra del puente se puso el 20 de febrero de 1970 y su construcción se finalizó y se abrió al tráfico para el 50 aniversario de la República el 29 de octubre de 1973. Su construcción costó 23 millones de dólares. El puente tiene 1560 m de longitud, 33 m de anchura, la longitud entre los pilares, de l65 m de altura, es de 1074 m, Tiene 64 m de altura desde el nivel del mar. El puente de Atatürk, por el que diariamente pasan unos 200.000 coches y 600.000 personas de un continente a otro, es el cuarto más largo de Europa y el séptimo del mundo.
  • El Puente de Mehmet el Conquistador: El primer puente, que se construyó en 1970, no podía responder al tráfico de Estambul que había aumentado demasiado, por eso el segundo puente fue inaugurado y abierto al tráfico el 29 de mayo de 1988, en el 535 aniversario de la conquista de Estambul, su construcción se había iniciado el 29 de mayo de 1985. Le llamaron el puente de Fatih Sultán Mehmet debido a su fecha de inauguración y por estar al lado de la fortaleza de Rumeli Hisari. La altura del puente desde el mar es de 65 m., entre los pilares tiene 1090 m, su longitud total es de 1510 m. y tiene una anchura de 39m, Este puente, que es el sexto puente colgante del mundo, fue construido por los japoneses por 130 millones de dólares. Al igual que el primer puente también es de peaje y el paso para los peatones está prohibido, más de 500.000 personas atraviesan el puente en unos 150.000 vehículos.

Publicado
Modificado
Leído 18450 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Estambul: ciudad imperial entre dos continentes (parte I)

    Estambul, Turquía | 11 de febrero de 2004