Un paseo por el Bósforo

Escribe: carmenparis
Entre Europa y Asia, el estrecho del Bósforo es un recorrido con mucho encanto en medio de colinas, mezquitas, palacios, antiguas casas de madera y pueblos de pescadores. Pasaje obligado de las cigüeñas que migran entre Europa del Este y el África el estrecho une las aguas del Mar Negro y el Mar de Mármara.Largo de 30 Km. y ancho de 550 a 3000 metros el Bósforo separa en dos la ciudad de los tres nombres Bizancio, Constantinopla y hoy Estambul.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Entre Europa y Asia

Estambul, Turquía — miércoles, 27 de mayo de 2009

 El nombre del estrecho proviene de una palabra  griega que significa “el pasaje de la vaca”  Según la mitología la ninfa Io fue enamorada  por Zeus quién la  transforma en una vaquilla para protegerla  de la celosa diosa Hera.  Pero Hera, ávida de venganza,   envía un tábano y la  ninfa tratando de escapar  de su asedio  entra a las aguas  del estrecho en este lugar.

Caminando desde mi hotel, cerca de la Mezquita Azul,  me dirigí al muelle de Eminönü  para tomar el ferry  que hace este paseo. Me indicaron el tercer muelle llamado Bogaz Iskelesi  en donde encontré  el  ferry  ya lleno de turistas casi todos extranjeros. Todos listos con sus cámaras para captar las imágenes del paseo y guías bajo el brazo para saber los lugares que iríamos conociendo.

Eran las 10.30 cuando partimos.  Ya había hecho este recorrido hace unos años antes,  ahora quise  hacerlo de nuevo y sobre todo quería encontrar el lugar donde Darío, rey de los persas,  atravesó el estrecho hace unos 2500 años.

Comenzamos  por observar  diferentes barrios  de la ciudad,   Besiktas y Ortaköy en el lado europeo, Uskudar  y Pasalmani  en el lado asiático.  Y así  fuimos avanzando  entre bellos paisajes, colinas llenas de viviendas,  mezquitas, palacios, villas burguesas,  pueblos de pescadores y ciudades  con barrios modernos.

Muy bellos son los “yalis” casas tradicionales otomanas de madera que aún perduran a pesar que muchas de ellas  han desaparecido en incendios. Fueron  generalmente construidas en el siglo XIX para familias muy acomodadas. Quedan  muy pocas y que tienen un gran valor  ya que algunas pueden venderse hasta en  50 millones de dólares. 

Dos puentes  colgantes atraviesan el estrecho.  El primero llamado Bogaziçi,  Bósforo en turco, fue inaugurado en 1973. Desde lejos parece flotar sobre el agua retenido por cables que se ven tan delgados.  El segundo, llamado puente de Mehmet  Fatih el Conquistador, está ubicado en el punto más angosto del estrecho y fue construido en 1989.   Es justamente en este lugar  donde atraviesa  Darío,  rey de los persas, sobre un puente flotante. 

El tráfico  del estrecho es uno de los más intensos del mundo.  Una gran cantidad de barcos pequeños dedicados al turismo se cruzan con grandes navíos de transporte marítimo especialmente enormes tankers petroleros que provienen del Mar Negro.  Alrededor de 50 mil buques por año de los cuales algunos muy peligrosos los que ya han provocados graves accidentes.4 paradas hace el ferry,  algunas personas descienden para recorrer un poco la zona.      

 Luego de más o menos una hora y media de navegación, llegamos a Anadalu Kavagi, pueblo de pescadores que  aparte algunas habitaciones tiene una enorme cantidad de restaurants  para turistas  donde se consume esencialmente pescados.  Hay allí restos de un castillo desde donde se tiene una magnifica vista sobre el estrecho al llegar al Mar Negro.  En el puerto, bajo el agua, decenas de medusas  translúcidas que flotan.

A las 3 de la tarde  vuelve el  ferry  a  Estambul.  Nuevamente atravesamos las riberas donde hoy se establecen barrios muy adinerados y lugares de descanso y esparcimiento,  terrazas  y restoranes muy frecuentados que ofrecen la posibilidad de pasar momentos muy agradables contemplando el intenso ir y venir  sobre las aguas del estrecho.

La historia recuerda que los bizantinos  colocaron una gruesa cadena de fierro   para controlar el acceso de los barcos al Cuerno de Oro.  Este lugar coincide con el puente de Galata, muy cerca donde llega de regreso el ferry.  Emocionante  sorpresa tuve el día siguiente  al encontrar  restos auténticos de esta cadena en el Museo Arqueológico de Estambul.

A la vuelta, la imagen de la ciudad a lo lejos es muy bella. 
Es la imagen que desde hace siglos contemplaron guerreros, comerciantes, navegantes y aventureros  que  llegaron a la capital de dos imperios,  el bizantino y el otomano.

Tips:

Horarios.- Existen 3 horarios de partida. Uno a las 10.35 horas, otro a las 12 h. y el último a las 13.35 horas. Lugar de embarque: Eminonu, muelle 3, hay que buscar el que pone "Bogaz iskelesi". Precio .- 20 liras , alrededor de 10 euros

En Estambul, Turquía

En el verano existe un paso nocturno, de mayo a septiembre, que dale a las 19.00 y vuelve a las 22.00 Es recomendado llegar con anticipación para logarr una buena ubicación en el ferry y poder admirar en mejor condiciones las bellezas del etrecho.

En Estambul, Turquía

Llevar guìas de viaje para ir comprendiendo cada uno de los lugares vistos desde el Ferry, ya que en este no hay ningún tipo de explicación. En el ferry hay una cafetería con venta de bebidas, frías y calientes, y algunos alimentos tales como unos panecillos redondos como roscas con granos de sésamo llamados “simit”

En Estambul, Turquía


Publicado
Modificado
Leído 5412 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario