Ecuador

Escribe: dgdb
Mi esperado viaje, comienza en Ecuador y espero se extienda por todo el continente sudamericano o incluso... En apariencias otro día mas pero no era así, llego el día de partir.La mañana amaneció gris y salí de la cama con pereza (ya que era la última mañana en MI CAMA) me disponía a rematar los asuntos pendientes, preparar la furgo para su nuevo dueño y algún papel que tenia pendiente...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 99 Capítulo 101 103 ... 149

San Lorenzo - Esmeraldas

Esmeraldas, Ecuador — domingo, 7 de marzo de 2010

Sobre las 09.30 hemos salido de la cama, preparamos lo poco que habíamos desmontado de la mochila y con las mismas, hemos bajado a desayunar.
A una cuadra del hotel, encontramos un restaurante de buena pinta y entramos a investigar. El desayuno continental y de las buenos, además de lo de costumbre, nos han puesto también un pedazo de sandia. Al final nos ha salido por 2$, pero de un principio pedía 2.5$.
Crucé la calle para preguntar en una cooperativa de transportes las tarifas y horarios para ir a Rioverde, nuestro próximo destino. Me dijo que salía el bus a las 11.00 y costaba 3$. Ya eran las 11.00 pasadas, ¿entonces ha salido o llega tarde? Me dijo que estaba apunto de llegar, así que subimos a la habitación a toda ostia, recogimos los muertos y bajamos de nuevo.
Fue llegar a la puerta de la oficina y aparecer el bus, cargamos las mochilas y subimos. Aun quedaba algún sitio libre, pero en cuanto el bus llegó en la próxima parada empezaron a subir morenos ahí que parecía que ardía el pueblo. No había hueco ni en el pasillo para una pelota. El cobrador no se molestó ni en pasar a cobrar los pasajes, ahí no había quien se moviera.
Después de un buen rato y una par de paradas en las que no se sabía si seguía subiendo gente o bajando, pero aquello no se movía por ningún lado, el cobrador empezó a abrirse camino. Como le pregunte al conductor cuanto tardaríamos en llegar y dijo, 2 horas y media, cuando le pidió el dinero al gallo, este le dio 5$ por los dos y el cobrador no dijo ni mu.
Tras casi tres horas rodeado de carnes, llegamos a Rioverde, Javi saco la cabeza por la ventana y dijo que aquí no nos bajamos, que seguíamos hasta Esmeraldas, pos bueno pos vale, aunque luego nos íbamos a mamar unas cuantas horas de bus si visitamos La Tola, otro pueblito que estaba unos 60 km mas al norte y ahora nos metíamos otros 60 km al sur.
Cuando estábamos a punto de llegar a Esmeraldas, se me acerca el cobrador y me dice que si no me quedaba en Rioverde? Y yo le dije que si era ahora cuando me avisaba para que me bajase. El dijo que se le había olvidado y yo le dije que, pos mu bien!!! Como vio que no le iba a dar ni un $ más por la diferencia de viaje, se marchó con las mismas.
Llegamos a Esmeraldas y nos sentamos en un banco a fumar un cigarro mientras investigábamos como llegar al centro. La mejor alternativa fue coger un bus, ya que los taxis aquí cobran 3$ nos dijeron, no me lo creo pero parece ser que aquí ya empiezan a subir las tarifas, y eso que la ciudad mas cara de Ecuador era Cuenca.
Nos subimos a un bus, nosotros y las mochilas. Colapsamos el paso en el pasillo, hasta que logramos un hueco donde posarlas y dejar un pequeño paso. Nos bajamos cerca del Parque Central. Dijeron que por esa zona había bastantes hoteles. Justo bajar del bus nos toparnos con uno de frente, subí a consultar precios y como sabia que se podía mejorar, regrese a la calle. Allí me encontré a Javier hablando con un hombre y nos dijo que sabia de uno económico.
Nos acompaño hasta el Hotel Asia, pero el que nos iba a enseñar era uno que estaba cerrado, como vio que íbamos a quedarnos allí, nos pidió dinero. A Javi no le hizo mucha gracia, así que le largo rápido.
Nos acomodamos en la habitación poco a poco, primero conseguir ceniceros (que no había), luego unas perchas, una mesita, una silla, vamos que estuve desmontando habitaciones hasta que hicimos la nuestra. Con todo lo necesario, más o menos, me pegué una ducha que me supo a teta.
Después de un rato en la habitación, bajamos a buscar algo para llenar el estomago, y antes de salir del hotel, el gallo le dijo a la recepcionista que ni funciona la tele correctamente, ni tiene un espejo con el que afeitarse y además dice que su colchón es puro muelle. La mujer dice que intentara solucionarlo y nos fuimos.
Como es domingo la mayoría de los lugares están cerrados, por no decir todos, y después de un rato caminando, encontramos unas mesas en la calle en las que dan comidas. Es un toldo de 3x3 y un carrito con unas brasas y lleno de cazuelas, nos acomodamos y comimos un plato cada uno de carne y pescado encocao, vamos que lo cocinan con coco y estaba bien bueno, lo único que a la hora de pagar nos soplaron un ostión de espanto, 2.75$ por cada plato mas las bebidas. Era carísimo para lo que estamos acostumbrados y además para quedarme con hambre, en fin mejor ni pensarlo, al menos lo nuestro era sólido, porque una pareja de otra mesa pago lo mismo por dos caldos de gallina. (Seria la gallina de lo huevos de oro)
Con un malestar en el orto, nos fuimos de regreso a la habitación. Nos dijeron que habían puesto una antena en la tele y le habían puesto otro colchón.
Encendimos la tele y se veía aun menos, el colchón que le pusieron, fue encima del otro y el colega acabo tirando uno a suelo y allí se acostó, no se lo que pasará mañana pero me parece que me va a tocar hacer la mochila de nuevo y buscar otro gallinero.
Al menos nos libramos de mojarnos, porque nada mas cerrar la puerta de la habitación, empezó a caer bien de agua. Estuve liado con el ordenata un rato y cuando termine de escribir a eso de las 20.30, me puse a ver un rato la tele hasta que el sueño me llame.



Publicado
Modificado
Leído 2055 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 99 Capítulo 101 103 ... 149
 
 


Capítulos de este diario