Argentina

Escribe: dgdb
Al fin!!! llegamos, no se muy bien porque, pero ya habia ganas de entrar al pais y conocerlo, caminarlo, olerlo, sentirlo..... ya un añito y medio fuera de casa y a ver que nos depara el destino.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 45 Capítulo 47 49 ... 146

Visita a El Chaltén

El Chaltén, Argentina — domingo, 5 de junio de 2011

A las 09.30 salimos del hostel los 4. El coche lo teníamos arrancado ya hacia un rato porque hoy la mañana estaba muy fría. Aun poniendo mucha precaución y con cubiertas de clavos, cuando estábamos a unos 50 km de calafate, el coche se me fue en una curva y más de uno clavó las uñas en el asiento. No pasó absolutamente nada, ni había más coches, ni el vehículo se salió de la calzada, pero ese fue el motivo para que aun fuera con mas precaución si cabía, joder que sustico.
 
El día estaba nublado, la carretera con hielo y nos estuvo nevando un buen rato, vamos el día idóneo para jugarse el tipo en la carretera. Después de 2 horas de viaje, el clima comenzó a cambiar, la carretera ya estaba más segura y el cielo comenzaba a abrirse por zonas.
 
Llegamos al Chaltén en 3 horas exactas, y con el cielo aun nublado, así que del Fitz Roy no había señales. Después de un ratito por el pueblo, muy pequeño y casi sin gente por las calles, la pareja que nos acompañaba encontró alojamiento y dejaron las cosas allí para seguir con nosotros el día de visita.
 
El trato era solo llevarlos hasta allí, pero estaban pelados y tampoco iba a ser plan pedirles más dinero por venir con nosotros, así que se acomodaron atrás y salimos en busca de la cascada Chorrillo del Salto.
 
El camino no tiene perdida y tras 15 minutos en auto llegamos al estacionamiento. Desde allí caminamos unos 10 minutos más hasta la cascada y nos topamos con un lindo cuadro.
 
El rio estaba congelado por las orillas, la cascada de agua rodeada de hielo y los arboles aun sostenían nieve de la noche pasada. La verdad que me gustó el lugar y pasamos ahí un buen rato buscando una foto con la que salir de ahí contentos.
 
De nuevo al coche y a seguir camino hacia la laguna del desierto. Son unos 35 – 40 km (dicen) y la vía es ripio y aun con hielo en zonas de sombra, así que tranquilos que no está el día para mas sustos.
 
Por suerte fue avanzar un poco más y el día se abrió, el cielo azul, alguna nube decorando el inmenso cielo y por fin nos topamos con un tímido Fitz Roy que no quería dejarse ver por completo. El día había cambiado totalmente, de hielo y nubes, a sol y un azul intenso, lástima que no queda mucho de luz.
 
Por fin llegamos a La laguna del desierto y tuvimos 15 minutos de sol por ahí antes de que se escondiera tras las montañas. El valle es bonito y con una laguna de aguas transparentes, lástima que no tengamos más horas de luz para disfrutar de su color esmeralda, pero todo no puede ser, demasiado bien va el día.
 
Allí nos sentamos en un embarcadero y comimos algo para matar el hambre. El sol se fue rápido y la temperatura comenzó a descender notablemente, así que de nuevo al coche y media vuelta hacia el pueblo, a dejar a los chicos y nosotros a deshacer lo andado hacia el Calafate.
 
Mientras regresábamos rumbo a la ruta 40, el sol y un claro en el cielo, hizo que detuviéramos el coche y nos tiráramos a la carretera a sacar las últimas fotos del día (creo que fue el momento que más me gustó del día) y eso que no ha sido malo del todo, pero los colores, la carretera de rectas interminables, y el claro en el cielo con el monte despidiéndose de nosotros, no podía ser mejor.
 
Llegamos a Calafate una hora antes de entregar el coche, así que aprovechamos a hacer unas compras y sacar el pasaje a Natales para mañana.
 
Ya en la oficina de Fiorasi, entregamos el carro, pagamos los 396 pesos que nos costó el alquiler con 500 km libres (mas 170 de gasolina) y con solo 8 km de más, pero por eso no nos cobró nada. Al final nos ha salido por 85 pesos más a cada uno que si hubiéramos ido en bus, por haber venido los dos chicos y con la comodidad de tener un vehículo para movernos, porque si hoy hubiéramos llegado al Chaltén en bus, lo de la laguna no creo que hubiera sido posible.
Antes de llegar al hostel, pasamos a despedirnos de la tropa y rapidito a darnos una ducha, preparar los bártulos y a cenar, que ya mismo estamos fuera de Argentina otra vez.


Publicado
Modificado
Leído 841 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 45 Capítulo 47 49 ... 146
 
 


Capítulos de este diario