Colombia

Escribe: ehserrano
Colombia tierra querida himno de fe y alegría... País de paisajes naturales más increíbles...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 9 Capítulo 11 13 ... 21

Duránia

Durania, Colombia — sábado, 6 de junio de 2009

El encuentro se planeo en pocos días, Maria Eugenia "Maru" que había
sido una de las ultimas viajeras en integrarse al grupo de Cúcuta
ofreció hospedaje en una casa a las afueras de Duránia un municipio que
queda a casi dos horas en bus de la capital Nortesantandereana, Cúcuta.
 
El grupo recibió con agrado el ofrecimiento y con todas las ganas
decidimos ir ese fin de semana. Era sábado y ese día todos nos
encontramos en el terminal de transporte, a excepción de Maru que ya
desde el día anterior nos estaba esperando en la casa.

Ya Fernando, María Helena, Andrea y Carlos habían comprado la noche
anterior todo el mercado necesario para los dos días, cada uno ayudamos
a llevar en nuestros morrales una parte de la carga.
 
Hacia un buen clima, fresco y con bastante sol, el viaje en bus fue tranquilo,
aunque esperábamos llegar mas rápido gastamos dos horas completas en el
trayecto.
 
Checho tuvo algunos inconvenientes para llegar a
tiempo al terminal, pero después de varias llamadas y de darle
instrucciones pudo tomar el mismo bus en la via después de 5 minutos de
recorrido, ahora si todos completos nos fuimos para duránia!

Una vez en el pueblo Maru nos estaba esperando, el bus nos dejo en la parte
de arriba de unas escalinatas, las cuales llevan al fondo donde se
encuentra la piscina olímpica y un estadero de recreación, pasamos por
un lado y seguimos por un sendero hacia las aguadas, zona donde quedaba
la casa.
 
La subida hacia las aguadas nos ayudo a ver como esta
nuestro estado de salud, y por lo que vimos no estamos tan mal, pero
tampoco muy bien jejeje, eso era importante ya que el grupo tiene
pensado un encuentro en el parque del nevado cocuy para dentro de poco
tiempo.
 
Una vez llegamos al sitio nos llamo la atención el
paisaje, las zonas verdes, una pequeña piscina circular con agua de una
quebrada, el sitio fue agradable para nuestra estadía, dejamos las
cosas y nos fuimos a almorzar al estadero de la piscina olímpica.
 
Luego del almuerzo nos fuimos caminado durante mas de media hora por un
sendero paralelo al río, a veces escuchábamos su agua, otro instante ya
no, finalmente lo volvimos a escuchar y vimos un sitio donde podríamos
echarnos un chapuzón, el calor y la caminata lo ameritaba.
 
Aunque algo pequeño y poco agua disfrutamos el baño con fuerte corriente, buen
sol. De ahí nos fuimos para la casa a preparar la cena. Lo primero que
llegamos a hacer fue armar las carpas, era mi primera vez acampando,
fue una experiencia interesante, estaba muy emocionado, aunque admito
que me desperté varias veces por incomodidad de dormir casi en el suelo.
 
Esa noche después de armar las carpas compartimos la preparación de la
comida, chorizos y salchichas asadas a la leña y carbón, música y un
poco de ron, fue una velada agradable, logra uno entender la
compatibilidad con los demás, la pasión de viajar nos une, pero no solo
eso, surgen nuevas compatibilidades, éramos un grupo compenetrado,
nadie estaba aislado y una tolerancia y respeto hacia cada uno. La
noche finalizo con luna llena con una pócima o brebaje preparado por
checho que sabia delicioso (ron con nestea jeje quien lo creyera) y
finalmente un ritual a la madre tierra hecho por el mismo checho, el
cual estuvo espectacular, pero yo me lo perdí, me estaba bañando en ese
momento ya que me había lanzado a la piscina después de la comida.
 
Al día siguiente nos demoramos preparando el desayuno, bueno...demoramos
suena a batallón...María Helena fue la que lo preparo con la ayuda de
su esposo Fernando y una que otra ayudita de los demás, después
estuvimos jugando frisbee, bañandonos en la piscina y compartiendo.
 
Se llego la hora del almuerzo un poco tarde, preparamos el
almuerzo...nuevamente suena a batallón, pero ya saben quien lo
preparo...y de un momento a otro nos agarro el tarde, iban a ser las 5
pm!!! Y era la hora que salia el bus!!! Corriendo alistamos los
morrales, dejamos limpia la cocina, cerramos y nos fuimos!!, una vez
arriba no tuvimos que esperar mucho, ya venia el bus, y de regreso para
Cúcuta, un retorno tranquilo, contentos de haber realizado el
encuentro, ya en las montañas pudimos ver un arco iris y "el sol de los
venados".


Publicado
Modificado
Leído 1697 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 9 Capítulo 11 13 ... 21
 
 


 

Capítulos de este diario