Perú

Escribe: dgdb
Despues de cinco meses viajando por Ecuador, me adentro en tierra santa en busca de nuevas experiencias...Cruzamos Aguas Verdes y llegamos al puesto fronterizo. Nos bajamos del bus y caminamos hasta las oficinas de sellado, rellenamos el formulario y hacer cola de nuevo...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 71 Capítulo 73 75 ... 168

Puno - Desaguadero

Desaguadero, Perú — martes, 6 de julio de 2010

Otro día que salimos de la cama sin prisa. Le habían dicho al gallo que hoy era el partido de la semifinal de España, así que como lo quería ver, hoy estaríamos de tranquis. Viendo la tele, nos dimos cuenta de que la información fue errónea, así que preparamos los bártulos y desayunamos para salir con fuerzas de viaje.
 
Paramos un taxi y por tres soles nos llevó al paradero de los "buses" que van a Desaguadero. Teníamos cerquita al paradero otras opciones de viaje. Autos que nos llevaban por 20 soles, furgonetas que lo hacían por 10 y nosotros elegimos el minibús que nos llevaba por 7 soles cada uno.
 
Cuando llegamos allí, subimos las mochilas al techo y nos fumamos el último cigarro antes de la salida. Un par de días antes, preguntamos y nos dijeron que salían cada media hora. Fue un dato no muy cierto, ya que estuvimos esperando hasta que el minibús se llenara y paso bastante más de media hora.
 
El viaje fue un poco repetitivo ya que hasta Juli, ya habíamos hecho el viaje y el resto un poco más de lo mismo, pero de igual manera unas vistas lindas. Este es uno de los pocos viajes en los que no me dormí. Primero por las vistas y segundo porque los asientos eran tan estrechos que en un hombro tenia al gallo y en el otro a tres chiquillos que no me quitaban ojo de encima, parecía un pirata con loros en los hombros.
 
Llegamos a Desaguadero en menos de lo previsto. El minibús casi ni paro a recoger gente (menos mal) y en menos de 2 horas y media llegamos al destino. El bus nos dejó en el paradero de los carros que vienen de Puno (junto a la frontera con Bolivia) y antes de que pisara el suelo, ya había cholotaxis esperándome como si se acabara el mundo.
 
Yo  me quedé con los trastos y el gallo se fue en busca de alojamiento. Mientras estaba allí paso de todo. Dos chicos casi se pelean por llevarme (y eso que no le dije a ninguno que quería su servicio), una mujer me ofrecía relojes de contrabando o robados (no lo sé) pero era muy discreta a la hora de ofrecer. Otra curiosidad fue ver bastantes bicis que llevaban garrafas de gasoil y repostaban las combis que por allí había (el grifo móvil). Decían que el gasoil era más barato en Bolivia, así que lo traían en garrafas y lo revendían.
 
Para cuando el gallo regresó, yo tenía a un chico empeñado a llevarnos a un hotel en la bici, así que le montamos las mochilas y fuimos caminando a su vera, ya que el hostal estaña a 300 metros.
 
El Hostal se llama Panorámico. Es el que mejor precio le dio a Javier (sin preguntar a muchos), ya que el resto se disparaban de presupuesto. Las habitaciones son sencillitas, con baño privado y tv cable. Los colchones están bastante jodidillos y las camas tienen electricidad estática en abundancia (luego diré porque).
 
Mientras nos instalábamos, le dije al nene del hotel (que estaba allí en la habitación como si viniera con nosotros), que le preguntara a la madre la contraseña de internet (tienen un ciber del hotel abajo y la señal la captábamos perfectamente) y cuando sube Javi, me dice que la mujer no nos daba la contraseña porque la robábamos la línea y se la estropeábamos (si no sabe, porque habla). En fin, el caso es que no había forma de convencerla y nos quedamos sin internet, así que ya nos desilusionó la estadía, y como era obvio, no pensábamos entrar a su ciber a dejarla dinero, por webona.
 
Salimos a dar una vuelta y el primer lugar al que fuimos fue a migraciones a ver cómo podíamos renovar la estadía, pero había mucha cola, así que volveríamos mas tarde. Como no teníamos que hacer, nos fuimos a dar un paseo por Bolivia.
 
El pueblo está dividido en dos por el rio Desaguadero, mitad es Perú y la otra parte ya es Bolivia, así que cambiamos de país para ir a comprar pan jejejje. Cuando saqué la cámara para la típica foto de mitad en un país y mitad en otro, me di cuenta de que se volvió a estropear (la suerte no me acompaña) así que ya me puso de mal humor. Con la cámara jodida de nuevo y mosqueado con migo mismo, paseamos por Bolivia un rato, hasta que cayó el sol.
 
Luego regresamos a migraciones y ya no había cola en la ventanilla, pero en la calle había  una marabunta de gente que estaba ahí bolígrafo en mano dispuestos a rellenar los papeles por nosotros, a cambio de la voluntad. Eso no la había visto nunca, pero venían desde niños a adultos a ofrecer sus servicios. Yo rellené lo mío y lo del gallo (que la operación de la vista, le salió rana) y sello nuevo y 90 días más aquí (bueno, no fue exactamente así, pero más o menos).
 
 Con nuestro objetivo cumplido (ya que es a lo que veníamos) nos fuimos a pasear por la parte de Perú del pueblo. Visitamos un par de plazas, una iglesia y nos metimos a un comedor que daban cenas por 2 soles. Aquí (nos lo han dicho en Bolivia) la gente se viene a comer a Perú porque es más barato que en Bolivia. Otra sorpresa, nosotros pensábamos que era al revés, pero la realidad es distinta.
 
Comimos normalito y fuimos a una farmacia a que el gallo comprara un jarabe para la tos (lleva un par de días fastidiado) y de camino al hotel. Antes de salir de la plaza, compramos unas galletas y una gaseosa (coca cola), y fue el sitio más barato en el que lo habíamos hecho hasta ahora, no mucho mas, pero más barato.
 
Regresamos al hotel y nos encamamos. Nada mas meternos en la cama, vimos como los vellos del brazo se nos ponían de punta y lo mejor de todo y que en la vida lo había visto, es que a la hora de apagar la luz, podía ver perfectamente como al mover los brazos o los pies o cualquier extremidad por las sabanas, salían chispas cual mechero. Me quede asombrado, no sabía si reír o salir de la cama por si se incendiaba. Los colchones eran bastante malos, eso sí, dormí calentito, si tenía frio solo tenía que frotar la cama y de paso me podía encender un cigarro jajjajajaja.


Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hostal Panorámico

Alojamiento: Hotel en Desaguadero, Perú

Habitaciones sencillas, dobles o matrimoniales, con baño privado y tv cable. Tiene Wifi pero no quiere dar la clave, asi que como si no lo tuviera. Hay un olor un tanto extraño en el hotel y los colchones estan bastante viejos. Para una noche puede valer pero poco mas. El precio ronda los 20 soles por persona negociables

Tipo de viaje: Placer | Ideal para: Parejas, Con amigos, Solos y solas


Publicado
Modificado
Leído 4106 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 71 Capítulo 73 75 ... 168
 
 


Capítulos de este diario