Oráculo de Delfos: ¿alguna preguntita?

Escribe: buvar
Durante miles de años antes de Cristo el Oráculo de Delfos, fue el centro del mundo. Nobles y paganos de todos el mundo iban hasta allí a consultar sobre su futuro. La responsabilidad quedaba en manos de la Pitonisa, qua a veces daba buenas noticias y otras no tanto. Hoy sólo quedan las ruinas de esa época pagana y el interés de miles de personas de ver que había exactamente detrás del oráculo.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Oráculo de Delfos: ¿alguna preguntita?

Delfos, Grecia — jueves, 6 de mayo de 2010

Con esta narración de nuestra visita a Delfos concluye esta serie de diarios sobre nuestra pasada por Grecia. El tour lo contratamos en Madrid en Grecotour, tal como ya he dicho, porque nos garantizaron una guía de habla hispana.

Una vez en Atenas descubrimos que hubiéramos podido ir por nuestra cuenta, pero sin guía. En el tour vamos sólo 4 personas en un bus para 36, nos explican que en Delfos, el bus recogerá a otros turistas que vienen de regreso de Olimpia y a su vez nosotros seremos cambiados a un bus que sigue a Meteora.

Delfos queda a unos 100 kilómetros de Atenas en las laderas de una elevada cadena montañosa con el monte Parnassos frente a nuestra narices.
Los antiguos habitantes de Delfos creían que esa ciudad representaba el centro de la tierra, de allí que fuera elegida para instalar el famoso "oráculo de Delfos".
Hablamos del siglo X o XII antes de Cristo. El primer oráculo instalado allí estaba dedicado a Gea, o madre tierra y a Poseidón, el agitador de la tierra.

Al interior del oráculo se encontraba la serpiente Pitón que se comunicaba con los mortales a través de Pitia o Pitonisa.

Hasta Delfos llegaban personas provenientes de toda Grecia y de naciones vecinas a consultar a esta Pitonisa, sobre todo de cuestiones, de estado, religiosas, políticas y hasta amorosas.

Camino a Delfos pasamos por las afueras de la ciudad de Tebas,  ciudad cuna del Príncipe Edipo, hijo de Layo y Yocasta, cuya trágica vida lo llevó a matar a su padre Layo y a casarse con Yocasta.

La guía es experta en tragedias griegas y sus cuatro auditores, es decir Alejando, Valentina y yo, además de una cuarta turista argentina, escuchamos resumen de diversas tragedias escritas por Sófocles, todas las cuales ocurren en esta trágica ciudad de Tebas.

Así mientras intentamos comprender lo triste que fue la vida de Edipo, de Antígona, de Electra, nos imaginamos que tal vez la tragedia griega tenía como fin hacer que los griegos antiguos se sintieran agradecidos de sus vidas y las valoraran más, puesto que sin duda, que sin dudas eran menos tristes que las de los personajes de Sófocles.

Camino a Delfos se pasa ademàs por un pueblo de montaña llamado Harahova, lleno de tabernas y tiendas con útiles de esquí. Si se va con tiempo valdría la pena una parada ya que se trata de un lugar muy atractivo.

Todos para Delfos

Durante más de mil años, antes de Cristo hubo un constante flujo de peregrinos hasta Delfos en busca de orientación divina para resolver las preguntas que angustian al hombres.

Mi hija Valentina me dice si estimo oportuno que ella pregunte a la Pitonisa si recibirá finalmente el regalo que sueña, es decir un perrito. Yo le digo que nada se pierde con intentar, ella se acerca al oráculo, hace la pregunta y yo voy corriendo a la parte posterior y respondo un fuerte ¡noooooooooooooooooooooooooooo!.

La conclusión de Valentina es que la tal Pitonisa es un fraude.
Consulto a la guía, que es lo que el visitante moderno de Delfos quisiera preguntar al oráculo y ella me responde que los visitantes actuales son bastante más prosaicos que los antiguos, a la mayoría, vengan del país que vengan, lo único que le gustaría saber sería el número ganador del loto....

El recinto arqueológico es bastante amplio, asì es que hay que hacerse el ánimo de caminar mucho, se divide en el recinto sagrado, donde estaba el oráculo, la Marmaria (santuario dedicada  Atenea)  y la fuente de Castalia, hay un Museo que alberga a distintas piezas descubiertas durante las excavaciones.

La más famosas de las piezas aquí expuestas es el auriga, uno de los escasos monumentos de bronce sobrevivientes del siglo V antes de Cristo.
No se sabe quien es el autor de esta pieza de bronce, pero las sospechas apuntan a Pitágoras de Samos.

El poder de inlfluencia del oráculo en el mundo, se extendió hasta el siglo VI  antes de Cristo, los cambios políticos, fueron minando su importancia, el surgimiento del cristianismo y la llegada de los romanos, comenzó a minar su influencia, Nerón despreciaba el oráculo y lo único que hizo fue llevarse a Roma unas 500 estatuas de bronce.

Con la desaparición del paganismo, el oráculo de Delfos desapareció.
Fue redescubierto bastantes años después en 1840, cuando se descubrió que bajo la aldea de Delfos, se encontraba el sitio arqueológico.

En 1892, la Escuela Francesa de Arqueología, arrendó la aldea completa, trasladó a sus habitantes a otro sitio, mediante un acuerdo de Gobiernos, mediante el cual Francia compraría a Grecia toda su cosecha de uvas y comenzaron las excavaciones las que con intervalos de tiempo se mantienen hasta hoy.
  
El recinto sagrado
 
El recinto sagrado es decir el lugar donde estaba el oráculo, tiene un acceso a través de una pequeña ágora, rodeada de ruinas de pórticos romanos y tiendas para la venta de ofrendas votivas. Existe un camino en ascenso correspondiente a la vía sacra por la que se accede hasta el templo de Apolo. Has dos construcciones,  una especie de casitas, que guardaban originalmente los tesoros que los consultantes del oráculo llevaban como ofrenda la Pitonisa y saqueados a o largo del tiempo por tribus de todos tipo y saqueadores arcaicos y modernos.

Estos recintos resultan muy atractivos para los amantes de la historia, pero yo me doy cuenta que hay personas que caminan con cara de aburrimiento por entre las ruinas, preguntándose tal vez si valió la pena el esfuerzo de trepar monte arriba, para ver lo que están viendo.

Yo creo que si desconociera la historia, el solo paisaje, ruinas rodeadas de olivos valdría la pena.

Hay que dedicar a Delfos a los menos una media mañana o una media tarde, de lo contrario la visión que se tendría es muy parcial.

Mi conclusión final de este viaje a Grecia, es que se trata de un país al que habría que regresar una y otras vez, confío en que Grecia pueda superar esta crisis económica que la está asfixiando y vuelva a mostrarse al mundo como uno de los destinos más atractivos para los amantes de la historia.
 
Maria Eugenia Vargas
buvarcl@gmail.com


Publicado
Modificado
Leído 2028 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Oráculo de Delfos: ¿alguna preguntita?

    Delfos, Grecia | 6 de mayo de 2010