Cumana

Escribe: Hecell
Viajando a Cumaná la cuna de los Cumanagotos

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Por las calles de cumana

Cumaná, Venezuela — domingo, 11 de julio de 2010

Cumana, es la capital del estado sucre, primogénita del continente, asi  la llaman en mi patria, cuna de grandes entre grandres, el Gran Mariscal de Ayacucho,  Antonio José de Sucre, una de las figuras principales en nuestra lucha de independecia, una ciudad llena sin duda de  historia, de pasado, una ciudad que no tiene prisa en convertirse en una metrópoli, que enmarca su pasado en pintorescas calles con sus portales coloniales, "hay Cumana quien te viera y por tus calles pasara"....

Legue a mi tierra en una tarde lluviosa, con un bolso a cuesta y otro plan en mente, queriendo ser turista en casa, mi mision ver y reconocer  lo que me rodeó en mi niñez. los detalles que deje pasar de largo en su  momento, con una vision mas adulta, mas romántica por el hecho de volver a mi cuna, llegue pues asi al centro, el Tamarindo, donde propios y  foráneos que llegan por carretera via cumanacoa se quedan, viendo lo mismo que vio mi padre cuando llego por primera vez a Cumaná, con mis audifonos y musica apropiada, viendo pasar la gente y los carros de manera que todo me parece ser en camara lenta, camino y lo primero que me llama la atencion en la pantalla digital que te recibe, con informacion comercial y que se encuentra erguida al lado del Teatro Mariano Rivero, sigo entonces por uno de los pasadisos secretos que me llevan a la Iglesia Santa Ines, donde se encuentra la Santa Patrona, a la que el pueblo le rinde tributo todos los 21 de enero, compruebo que todo sigue intacto, con la diferencia de la explosion de cultura que rebosa en esas antiguas calles, llenas de color, museos de antropologia, talleres de danzas, arte colonial, contemporaneo, cosas que se situan tan cerca unas de las otras que llamaron mi atencion y que por la hora ya no estarian a mi disponibilidad, otro motivo por el cual volver, sigo caminando y me topo con el convento de San Francisco, ruinas del primer convento de america, cabe destacar que la fachada recientemente reconstruida no existía, es que era algo nuevo para mi contemplar como era aquella fachada, logre entrar encontrandome en su interior una pequeña capilla que tiene como punto focal una cruz de acero inoxidable, que hace contraste con todo aquel pasado que se respira en el convento, al salir la vista se encuentra dominada por completo por el castillo..... las ventas de flores trapicales (calas y aves del paraiso) llaman la atencion por su colorido y forma extravagante... en fin es hora de llega a casa... y de explorar los nuevos centros comerciales que se encuentran distribuidos en el centro y avenida perimetral...

 Con ganas de seguir conociendo y reconociendo al día siguiente subimos a la colina donde encontré el castillo, el calor apremia y mucho mas cuando estas frente al mar, los guía muy amables nos abrieron las puertas y pudimos caminar en las terrazas de bloques de coralina antigua, con las mejores vista de la ciudad que esperan ansiosas a los lentes de cualquier cámara, desde allí decidimos volver a la iglesia de santa ines donde se celebraba la santa misa y que nos detuvimos a escuchar para posteriormente pasar a ver las ruinas de el castillo de santa maría de las cabezas las cuales quedan justo al lado, destruidas por unos de los terribles terremotos que asolaron la ciudad, después recorrimos la vía perimetral y nos paramos a degustar un cóctel de frutos del mar hecho por las manos hábiles de costeñas que los vendes en los puestos muy organizados dispuestos para tal fin, con un costo de 30 Bsf, luego subimos al monumento de la fundación de cumana una estatua de unos 4 metros de alto de un fray con un indígena, y mas interesantes los grabados en metal donde se retrata la vida del indígena previo la colonización, luego de un recorrido breve por la playa, seguimos nuevamente a la casa a degustar los platos típicos hechos por mi mama....... 


Publicado
Modificado
Leído 2165 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario