Desde Argentina hasta Mexico de mochilero

Escribe: crazyes69
Fueron 15 paises, y en todos ellos una gente igual, MARAVILLOSA, mi vida no es la misma desde mi primera vuelta a España, ahora viajo todos los años a Hispanoamerica, me da igual al pais que llegue, todos son maravillosos. El viaje fue mucho menos duro, gracias a la gente que conoci a lo largo del mismo, de lo que me esperaba. Aunque en algunas ocasiones me dieron ganas de desistir, siempre encontraba una persona que me convencia de lo contrario, gracias a todos los que se cruzaron en...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 20 Capítulo 22 24 ... 34

Cucuta

Cúcuta, Colombia — jueves, 15 de febrero de 2001

Despues de toda la noche y una pequeña parada en B/Manga, antes de llegar a B/Manga, subimos a mas de 4.000 metros, en una pequeña parada me apeo, el frio es intenso, el viento descomunal, y habia una familia viviendo en lo alto del altiplano al pie de la carretera, viviendo de lo que les podian vender a los viajeros, no se como podrian aguantar, ni en mi ciudad he tenido tanta sensacion de frio. Segui hacia Cúcuta, la temperatura iba subiendo cada metro que descendiamos, las diferencias de temperatura son enormes, pasas de estar a 30 grados, a 10 bajo cero, en uns horas, y en la bajada al contrario, es de locos, ciudad fronteriza de los gamines, la lacra mas peligrosa en Colombia y quiza en la mayor parte de los paises hispanos, pero ya explicare que no son culpables de otra cosa, que no sea la propia familia, la pobreza y la necesidad de buscarse la vida de cualquier modo.

Las fotos que consegui hacerles, se estropearon la mayoria, despues de lo que me costo convencerles de que se dejaran fotografiar, es una lastima por que no pude salvar mas que unas pocas y eran interesantes.

Llegue a media dia a Cucuta, y en la misma terminal de buses, pregunte por un hotel economico, me dijero, un señor con el que hice amistad que esta en la foto, que fuera hacia el centro, que esa zona era peligrosa ya que por la noche salian los gamines, justo lo que queria escuchar, me dirigi a uno que se encuentra enfrente mismo de la terminal, donde deje la mayor parte de mi equipaje, y volvi para buscar un banco donde conseguir un poco de plata, ya que pronto saldria hacia Venezuela.

Le pregunte a una de estas personas que van con su carrito vendiendo de todo, por la calle, que me indicara la buseta que me podria llevar a lo que queria. Ni corto ni perezoso, le dejo el carro a un "pelao" que alla se encontraba y me acompaño hasta la primera parada, donde espero conmigo hasta que llego el indicado, le dijo al conductor -"pelao" indicale en la parada entre la 0 y la 1, pero que no se te olvide, le quise dar un poco de plata y no lo permito, de ningun modo, casi se enfada conmigo, por lo que, despues de dale las gracias, me subi a la buseta.

El conductor me aviso en cuanto llegue a mi destino, saque dinero y volvi al hotel caminando, un paseo con muy poco que ver, se nota que es una ciudad que crecio por la cercania de la frontera, el contrabando de todo lo que uno se imagine, era su fuente mas fuerte de ingresos.

Fui a comer algo, al atardecer en la terminal, se echaba la noche, cuando lo iba a hacer se me acerco un gamin para pedirme dinero, le dije que no le pagaba los vicios a nadie, acostumbran a conseguir unas chinas como de mariguana que, mediante una pequeña pipa, la encienden le dan dos caladas y la apagan para que les dure mas tiempo, el me dijo que era para comer, entonces le invite, que comiera y bebiera lo que quisiera, lo hizo y cuando le insiste para que comiera mas, me dijo que ya no tenia hambre.

Acabe de comer y enseguida me volvio a pedir plata, que se habia quedado con hambre, le volvi a invitar, pero no quiso, dijo que preferia el dinero, lo cual no hice, y se me encaro, pero era un crio y me fui a por el, miro lo que llebava al pecho y solo le dije, ni te me acerques, se dio la vuelta y se fue.

Estuve un rato hablando con mi amigo, esperaba que oscureciese para que llegaran lo gamines, cosa que hicieron en cuanto las sombras se adueñaron del lugar, llegaron de todos los sitios, se juntaron como diez o doce, se sentaban por el suelo, fuera de la terminal por que no les dejan emtrar.

Yo me fui a la parte de afuera y me sente en el suelo protegiendo mi espalda apoyandola en una gran pared de la misma terminal, habia leido el libro de Vazque Figueroa, "Sicario", donde explica la vida y costumbres de estos niños; como imaginaba se fueron acercando y sentando a mi aldrededor, obvia decir que habia dejado, absolutamente todo en el hotel, dinero, mochila, machete, no llevaba mas que unas zapatillas, ya agujereadas por el trajin que llevaban, eran las que usaba en mi camino durante todo el recorrido.

Enseguida comenzaron a preguntarme, les dije todo, mi nombre, de donde era, que era lo que hacia, nos hicimos amigos, claro eso es lo que piensas. El "chino" sin duda el jefe del grupo por su edad, me conto que tenia 17 años, cada uno tenia su historia, malos tratos en la familia, padres alcoholicos, familias numerosas e imposible de mantener, etc. etc., me contaron que de dia dormian en las alcantarillas y en solares donde, por las suciedad y las ratas, no entraba nadie que no fueran ellos, donde se sentian seguros, por la noche es el unico momento que pueden vagar, con cuidado, por cualquier lado de la ciudad.

Yo llevaba durante este viaje, volgada del cuello, una cadenita con la muela de una amiga, un regalo que le tenia cariño, el chino la vio y se intereso por ella, dijo que siempre habia querido tener una, que se la regalase, le dije que era un regalo y que tenia que hacer todo el viaje conmigo, por lo que le dije que no, pero insistio mucho, al final lo dejo, entre ellos se encontraba una niña de apenas 10 años que se notaba que era chica por la voz, iban sucios, con la ropa estropeada y sin lavar desde que se la pusieron por primera vez.

Despues de un par de horas y ya con ganas de descansar, les dije que si podia hacerles unas fotos, me dijeron que les tenia que pagar, les dije que no, que si querian se las hacia y si no que me daba igual, accedieron.

Subi al hotel, cogi plata en monedas de 1.000 pesos, y el machete envuelto en papeles de periodicos, lo mismo que tome la camara de fotos.

Cuando salia del hotel la niña me dijo, cuidado Arturo, el chino quiere la muela, despues supe, que me podria haber matado solo por conseguir una muela.

Me volvi a sentar en el mismo lado, todos se pusieron haciendo un corro a mi aldrededor, menos por la espalda al estar la pared, me dirigi al chino y le dije, que me habian dicho que queria mi muela, el dijo que si, le di dos opciones, la primera que le daba un puñetazo y de las que le arrancase que cogiera la que quisiera, a lo cual, logicamente, no accedio, pero siguio insistiendo, entonces le ofreci la cadena y sin quitarmela le dije que la cogiera, cuando extendio la mano para hacerlo, saque el machete y se lo puse en el pecho, solo le dije, si la tocas te lo meto hasta dentro y si te acercas a menos de dos metros, lo hago tambien, me dijo que no era para ponerse asi, y ya no me molesto con el tema en el resto del tiempo que estuve con ellos.

Les hice fotos y les di 2.000 pesos a cada uno, aun asi, que se lo di por que quise, uno de ellos vino y me dijo que a el solo le habia dado una moneda de 500 pesos, yo no llevaba y le conteste que no, que a todos les habia dado lo mismo, y con rabia tiro la moneda al suelo, la recogi y me la guarde, acabas de perder 500 pesos, por tonto y me la quede.

Comenzaron a tumbarse por las cercanias se tapaban con trapos, con cartones, le daban un par de caladas a la pipa, la apagaban y a dormir, momento que aproveche para hacerles unas fotos mas, se estropearon muchas, no era digital la camara, me subi al hotel, al dia siguiente queria pasar a Venezuela, el cual seria el 7º pais que vistaria.

En cuanto a los gamines (desechables), es lo que me dijeron que significaba la palabra, me entere de muchas cosas, por ejemplo no quieren que pasen de los 18 años, por que tendrian que ir a la carcel y es un gasto para los gobiernos, me aseguraron que tiene precio a su cabeza que si matabas a uno podrian hasta pagarte dinero por hacerlo, me parece una salvajada, ya que se deberia intentar reintegrar en la sociedad, pero nadie se mueve por ayudarlos.

En cuanto a ellos, y por lo que hable directamente y fue mucho tiempo, creo que son malos, dificiles, pero no imposible de recuperar, ellos no van a ayudar a nadie sin nada a cambio, me dijeron que podian matar a una persona, no solo para robarle, si no, simplemente como venganza si matan a uno de ellos, es como un codigo de honor, tu matas a un amigo, el primero que pase lo matamos nosotros, sin preocuparse quien o como es, aunque prefieren los turistas, dicen que llevan mas plata.

Yo hubiera querido ayudarles, pero no tenian ningun interes que lo hiciera, eso de poder trabajar no lo tienen en su mente, se conforman con la vida que les ha tocado vivir, alguno si que querria dejarlo, pero no ven el modo de hacerlo, no se lo van a poner facil, este encuentro me afecto mucho, el no poder hacer nada por ellos y ni dejan que lo intentes, lo tienen claro, seis o siete años de mala vida y al foso. En realidad son peligrosos, quiza, en todo lo que llevaba de viaje, fue la primera ocasion que me preocupe un poco por mi seguridad.


Publicado
Modificado
Leído 1664 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 20 Capítulo 22 24 ... 34
 
 


 

Capítulos de este diario