Parque la Llovizna y Cachamay regalo de Dios para el mundo

Escribe: lachicadualcmix
Cundo se te eriza la piel, y el rocío del alba te da el mas agradable momento, cuando el poder de la naturaleza esta en pleno esplendor, respiras impresionado dándole las gracias a Dios por ese instante único, sin duda alguna es porque estas disfrutando de estas dos maravillas de la naturaleza llamado Cachamay y la llovizna

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

El Viaje

Ciudad Guayana, Venezuela — jueves, 1 de enero de 2009

Debo confesar que tenia mucho tiempo sin escribir en viajeros.com en parte no me adaptaba al nuevo formato, pero por sobre todas las cosas amo esta página, y debo seguir dándoles el ejemplo a mis alumnos de la facultad de turismo en la universidad donde doy clases.

Llego diciembre y nos fuimos a visitar a mi hermano mayor que desde hace un tiempo vive en Puerto la Cruz, estando allí decidimos ir a la ciudad de Puerto Ordaz a conocer el Parque Cachamay y la Llovizna un regalo de Dios ante tanta naturaleza. El 1de enero del 2009 nos fuimos 4 horas de carretera en coche o carro desde puerto la cruz tomando la autopista por la ciudad de anaco, el tigre, puerto Ordaz.

Lo primero que quiero es que vean estos videos para que entiendan la emoción con la que relato este diario y se hagan una idea del paraíso que conocí: 

[url=http://www.youtube.com/watch?v=O7we6dPT4wA][/url]http://www.youtube.com/watch?v=I9vsJlUqJks

Mi primera impresión de Puerto Ordaz una ciudad impecable de centros comerciales muy bonitos y muy organizada, Una de las regiones más antiguas del mundo y más interesantes del país, es la Guayana, aquella tierra que se encuentra al Sur del Orinoco. Es una región única en sus paisajes, seleccionada numerosas veces para filmar películas tales como "Aracnofobia" de Stephen Spielberg, o "Jungle to Jungle" y "Dinosaurios" de Disney, por lo especial de sus vistas. Si Usted está buscando un lugar único, distinto a todo lo que ha visto previamente, esta será su elección.

En puerto Ordaz sus parques naturales la Llovizna y Cachamay son dignos de visitarlos, nos fuimos en un plan full day con la compañia MACADAN TOURS la cual recomiendo con los ojos cerrados son unos chicos que saben hacer muy bien su trabajo. su numero desde el exterior es 0058426584079 y desde venezuela 0426584079. te buscan en el terminal de bus o aerepuerto y se encargan de llevarte a los dos parques con planes de desayuno y almuerzo incluido. su correo es macadantours@yahoo.com

Los distintos paisajes y saltos de agua del río Caroní, apreciados en su mayoría desde los parques La Llovizna y Cachamay, pueden ser visitados desde cerca a bordo de una de las embarcaciones de Palafitos de Guayana, una empresa familiar que busca incentivar la industria turística de la zona invirtiendo por y para la región.

La portentosa belleza de Guayana, representada por el Caroní y el Orinoco, merece ser vista en cualquier época del año. Aunque es en la temporada de lluvias, cuando estas aguas sacan a relucir su esplendor brindando, por ejemplo, un espectáculo tan hermoso como el salto La Llovizna que baña a los visitantes con su delicado rocío. Una impetuosa caída de agua, es la reina del parque; sitio en el que sus cortesanos son los pozuelos, los senderos y las caminerías. Ella rocía con su encanto a todo el que se detiene a contemplarla, refrescando el alma y lavando las penas, para que una vez fuera de sus dominios, el visitante se sienta como el "rey de la selva" y escuche en el viento su nombre: Llovizna.

 Todas estas maravillas pueden ser apreciadas con más detenimiento si se hace uso de un transporte acuático como el que ofrece Palafitos de Guayana, una empresa familiar creada para fomentar el turismo en la región y regalar miradas singulares de las bondades naturales que hay en la zona.

 Oscar y Omar Solórzano, son los encargados de la compañía, inspirados en su padre quien por más de 50 años se desempeñó como capitán de puerto y marina.

 Palafitos dio sus primeros pasos en julio de 2006 cuando fue registrada, y tiene en su haber tres embarcaciones, la más grande con capacidad para dieciocho personas.

 Ocho años de experiencia apoyando a Piraña Tours en los traslados fluviales, avalan su labor. Oscar  Solórzano comentó que sigue cooperando con dicha agencia pero con independencia, la intención es crear un centro recreacional en el río Caroní que sólo pueda ser visitado por la vía acuática.
 
Donde quedala la Llovizna: en la avenida Leopoldo Sucre Figarella, en la vía Macagua II, carretera que une a San Félix y Puerto Ordaz;

 Lugar de mágicos recorridos que emulan un laberinto verde del que no provoca salir. Producto de tantos árboles y naturaleza a pleno esplendor

Si uno se coloca en la entrada al parque, jamás imagina que esa carretera bordeada por banquitos de piedra, encierre cerca de 160 hectáreas de recorridos, además de contar con su propio conjunto de pequeñas islas y lagunas internas.

 Este parque forma parte de un sistema de espacios para el esparcimiento y sano disfrute con el medio ambiente, que están asentados al margen del río Caroní, fluvial que baja desde la represa Macagua II o "Antonio José de Sucre", y en el que se incluyen otros puntos referenciales como el Parque Cachamay y Punta Vista.

 Dentro del parque todo es como un "lapsus eterno" en el que los problemas desaparecen sólo con el hecho de acercarse y alimentar a los peces que se encuentran en la Laguna El Danto, en donde además puede dar un paseo en bote o kayac y sentirse como en uno de esos programas de televisión de turismo de aventura.

 En el mismo lugar también destacan los senderos de piedra, colocadas a estilo de un puente que contraría la corriente del agua que baja como azorada para echarse un chapuzón saltando desde la cascada La Llovizna.

En forma

 Hay quien dice que el contacto con la naturaleza renueva las energías, por eso, bien temprano en la mañana, numerosas personas acuden a hacer sus rutinas de ejercicios en La Llovizna.

 Ligeros paseos en bicicleta, espacios para realizar yoga, ejercicios básicos de respiración o por qué no, sentirse un artista haciendo bailoterapia en el Teatro de Piedra, son algunas de las opciones que tiene el visitante.

 En este sentido, durante la visita del equipo de Correo del Caroní al parque, los pequeños alumnos del Colegio Los Próceres de Puerto Ordaz, se encontraban disfrutando de un paseo en compañía de sus docentes. "A los niños les gusta mucho venir al parque, porque aquí se pueden realizar juegos, actividades al aire libre. El parque está muy limpio y bien conservado, es muy apropiado que las personas vengan acá, uno se siente bien aquí", señaló Carolina Franco, maestra.

El palco VIP

 Sin duda, después de que el visitante recorre el parque, y se deja encantar por la variedad de plantas y animales como los monos y las potoquitas, vale la pena llegar y sentarse en primera fila a disfrutar de la garúa que deja salir la caída del agua, cuando la fuerza del Caroní se hace sentir sobre las rocas y los demás riachuelos internos dejan salir a sus pequeños hijos espumosos para que rindan tributo a ella, la reina Llovizna.

 Pareciera como de cuento, cuando el turista se coloca en el puente -antes colgante- y contempla el salto de agua, sin más ruido que un ¡shhhhhh! que te invita a quedarte callado y a vivir tu propio momento. Puedes abrir los brazos y hacer tu propia escena de Leonardo Di Caprio y Kate Winslet en la taquillera película Titanic.

 Para poder observar con propiedad toda de punta a punta el salto, una cadena de miradores que recorre frontalmente La Llovizna, permite sentir de cerca la fría brisa mojada.
 
 Del mismo modo, se puede contemplar la represa de Macagua y parte de Puerto Ordaz, dibujante ante el lente de los que lleven cámaras fotográficas un espectacular cuadro digno de por lo menos un premio a la mejor fotografía.

Otros lugares

 Los espacios del parque se prestan para estupendos domingos familiares, en donde puede tender una manta en la grama, bajo uno de los altos árboles que se encuentran cerca del Teatro de Piedra, y acostarse a mirar las formas de las nubes.

 Las áreas se prestan para competencias en carreras de saco y otros juegos tradicionales.

 Los puntos de información están distribuidos a lo largo de la visita al parque. El primero se encuentra en la caseta de vigilancia, justo en la entrada y hay otros cerca de la fuente de soda y en las adyacencias de la Laguna El Danto. Allí puede ver mapas sobre el sitio y si, por cosas del destino se extravió no dude en recurrir a estos puntos, en los cuales se les suministrará toda la información necesaria para que continúe sin premura su visita.

 Los fines de semana, son especiales en los parques, pues funciona el servicio de trenes. Esta nueva estrategia de los encargados del parque, ofrece la posibilidad de realizar una visita guiada, estilo safari, para que además de disfrutar de la maravilla natural que significa la Llovizna, aprenda algo nuevo del parque más famoso de Ciudad Guayana.

 Asimismo, sábados y domingos está abierto el servicio de botes y kayacs para que las personas hagan paseos de 30 minutos en la laguna El Danto. Los precios oscilan entre los 2.500 y los 13.000 Bs.
 
 Atrévase a recorrer el estado Bolívar, vaya al Parque La Llovizna deje que la suave garúa de la cascada le toque la piel y renueve con el agua del Caroní las pilas que mueven su vida.

Recomendaciones:

Si es la primera vez que visita el parque, guíese por los carteles de madera que ofrecen oportuna señalización de los lugares que puede recorrer.
 
 * Use ropa cómoda y aplíquese repelente para mosquitos.
 
 * Por más gordos que vea a los peces "cachamotos", en el parque está prohibido pescar.
 
 * Las horas de la mañana son las ideales para las caminatas.
 
 * No puede dejar de comprar algún recuerdito en los puestos de los artesanos que allí se encuentran.

  Luego de tanta belleza de nuevo una hora de camino en el carro hasta llegar a ciudad bolívar  donde nos esperaba la familia de la esposa de mi hermano quienes nos dieron una bienvenida muy especial y nos fuimos al hotel a recargar baterías para irnos de nuevo a puerto la cruz el día siguiente,

El 2 de enero nos fuimos a puerto la cruz pero primero hicimos un paseo por las orillas del bellísimo río Orinoco, como estamos en época de invierno (lluvia) en Venezuela el río estaba tono marrón pero igual apreciamos su gran belleza.
 
No puedo describir con palabras todo lo que me causo este viaje, es algo que una vez por lo menos en la vida se debe conocer, le doy sinceras gracias a Dios por permitirme enamorarme cada vez, mas de mi país, de los viajes, del turismo de la naturaleza de la esencia de viaje por siempre amen.


Publicado
Modificado
Leído 6370 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario