Otra vuelta al mundo en bicicleta.....

Escribe: lazza
recorrer el mundo, quién no lo ha pensado, cargar lo imprescindible y partir, porqué no?

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Jugar viajando, viajar jugando...

Cipolletti, Argentina — sábado, 1 de agosto de 2009


Desde que mi hija aún no sabía caminar partíamos a menudo  a dar la vuelta al mundo en bici, un lejos, muy lejos ahí a la vuelta que nos transportaba en recorridos ricos en sorpresas inventadas al descubrir ese pájaro nuevo ese aroma distinto esa casa recién pintada que aparecían en el horizonte para darnos la bienvenida.Infinitas veces hemos dado la vuelta al mundo, siempre por caminos nuevos y hacia destinos impredecibles guiadas por quién sabe qué… nos atrapan como anzuelos el azul del cielo, un árbol, un perro, un puentecito, alguna acequia, volvemos sobre las mismas descripciones que siempre se hacen distintas porque tienen nuevas preguntas a medida que ella les da otras dimensiones otras comprensiones y yo miro con nuevos ojos y un alma plena.Ahora ella no necesita que la cargue, acelera o frena sin consulta, dobla o se detiene a su antojo, y, aunque reconoce lo ya visto igual se sorprende… y aparece otra pregunta.Esta ciudad en la que desde hace un tiempo y  por ahora usamos de morada tiene sus encantos imperceptibles en la cotidianeidad apresurada, encantos diminutos a veces, inventados otras, encantos al fin que nos motivan y nos inspiran.Esta vuelta al mundo fue en invierno y por eso los álamos en su desnudes se sonrojaron y prometieron frondosa sombra para la primavera, el sol inundaba todo pero como siempre por fisuras insospechadas el frío obligaba abrigo, las calles se nos dispusieron pistas de carreras en algunos barrios donde los únicos habitantes se arrastraban debajo del asfalto o quién sabe donde haciendo guardia de la siesta.Los retratos obligados de la producción de este valle acumulados en inmensos patios de galpones de empaques nos recordaron que aún ni siquiera yema las jugosas manzanas nos esperan, todo depende del tiempo..y de lo que hagamos con él de cuánta agua de los diques les podamos ofrecer, de cuanto calor de artificio rompa nubes a destiempo de porque una helada o una nevada y el agujero de ozono, inocentes casi yemas en sus ramas los manzanos nos suplican por buen trato, menos countrys, manos artesanas y bien pagas, nos suplican por seguir siendo protagonistas de nuestra vida cotidiana.Y los relatos ahora a coro de porqué es así o porque es asá nos conducen mas allá de la otra esquina, mas allá de nosotras creando un mundo posible donde vemos lo que está y lo que no está y es tan grande el recorrido que tememos llegar a otra galaxia sentadas ahí nomás.  


Publicado
Modificado
Leído 1346 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

sauces compañeros

   

Capítulos de este diario