Descubriendo Cuba

Escribe: ricar2
Fue mi primer viaje al Caribe y tal como lo preví entonces, no fue el último. El encanto del mar tuquesa y esmeralda, las playas blancas y ese particular encanto en la forma de ser de los Cubanos, despertó una necesidad de volver al Caribe

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4

Descubriendo Cuba

Cayo Guillermo, Cuba — lunes, 18 de mayo de 2009

Luego del traslado llegamos al Hotel Melià Cayo Guillermo.

Como el ingreso al hotel era a las 15:00 tuvimos tiempo mas que suficiente para registrarnos y antes que nos asignaran habitación soliciamos un lugar para cambiarnos e ir a la playa.

El primer encuentro con el mar del caribe lo tengo guardado en mi memoria para siempre. Fue una fiesta de los sentidos: colores turquesa, verde esmeralda, azules profundos se entremezclaban en el mar y se fundían paulatinamente con una arena increíblemente blanca en la playa por un lado, y un cielo celeste con algunas, casi imperceptibles, lineas blancuzcas de nubes que surcaban el mar. La brisa sueve del viento, con ese olor característico del mar y el ruido tranquilo que producía en hojas de las palmeras nos dieron la bienvenida a ese paraíso.

El hotel es muy bonito, austero para ser un cinco estrellas, pero se amalgama perfectamente en el magnífico entorno natural.

Si lo que buscaba era descansar, ese era el lugar perfecto. La cuidad que se encuentra mas cercana está a más de 170 km y no hay práctimante circulación de vehículos, mas allá de que en el hotel se pueden alquilar automóviles y motos para recorrer.  

En los cayos no hay poblaciones permanentes, sólo estan los hoteles y el personal viaja diariamente desde Morón o desde Ciego de Avila.

Este destino se presta sólo al descanso en la playa. Las actividades para realizar son el snorkel cerca en la barrera de coral donde se pueden ver grandes cantidades de peces de increíbles colores y barcos hundidos; este tuor se realiza en catamarán y lo contratamos en el servicio de actividades acuáticas del hotel por 10 cuc y el traslado a Playa Pilar a donde fuimos en taxi por 5 cuc.

Playa Pilar es aún mas encantadora, sus playas estan prácticamenete vírgenes y sólo se puede encontrar un bar-restaurante con limitado menú y modestos baños. 

En los cayos vivimos unos días muy relajados y fuimos atendidos más que bien, es impresionante como a las carencias las suplen con un calor humano que hace que la estadía sea inolvidable.

El personal del hotel es de lo mejor, desde las camareras, los barman, los animadores, etc. hicieron que nos sientiéramos que estabamos en nuestra casa. 

Aquí quiero contarles una experiencia que fue imborrable.
Una noche en el bar, comenzó a ejecutar el piano uno de los animadores, un joven de unos 20 años. Luego de observarlo un rato, ví como se le acercaban un grupo de canadienses y trataban de comunicarse con él (digo trataban, porque sorprendentemente no dominaba el inglés, algo muy raro ya que todo el personal domina al menos inglés, francés e italiano). Al alejarse el grupo me acerque y le pedí , propina mediante, que tocara un tango algo que fue imposible ya que npo tenía partituras de tango, pero en contrapartida ejecuto  Claro de Luna de manera brillante.
 Le prometí enviarle vía correo tradicional (aca el internet es prohibitivo por el precio) partituras de tango, pero en contrapartida debía estudiar ingles ya que le daría acceso a mejors propinas.
Me miró y sonrió, asintió y me dijo - es cierto señor, pero no es lo que busco.
Cómo no es lo que buscas? pregunté 
Es que mire a todas esas personas, me dijo, señalando al grupo de canadienses. Seguramente yo nunca voy a tener el dinero que ellos tienen- agregó-
Pero le aseguro que es muy difícil que ellos puedan sertir la alegría que yo siento al poner mis dedos en la teclas de estre piano, eso señor, no se compra con dinero.

Fue una enseñanza que me marcó profundamente.

 Esto, de alguna manera, se respira en los cayos; otra forma de vida, otras riquezas, otros tiempos 

Pasamos 8 dias inolvidables en Cayo Guillermo y desde allí nos fuimos a Varadero , previa escala en La Habana, desde nos trasladamos en colectivo.

Tips:

LLevar jabones de tocador, desodorantes, toallas higenicas femeninas, Jeans que no usen, esto es muy valorado por los empleados del hotel que si ellos no los ocupan los dan en las comunidaes donde viven a personas que no pueden acceder a estos artículos. En Cuba la solidaridad es una constante

Tiene que ver con: Qué llevar
En Cayo Guillermo, Cuba


Publicado
Modificado
Leído 1464 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4
 
 


Capítulos de este diario