Crónicas de viajes y consejos útiles para viajeros

Escribe: CMPB
Si eres incapaz de imaginar el sueño de la perfección soñado por los hombres geniales que construyeron castillos y fortalezas, los que abrieron un camino en el desierto, los que se emocionaron al ver una gota de agua sobre el pétalo de una rosa o pintaron un cuadro para la humanidad; puedes viajar o visitar mucho, pero en realidad conoces poco. Replantea tu vida y tu sensibilidad.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 11 Capítulo 13 15 ... 24

Marruecos, Años Después

Casablanca, Marruecos — sábado, 17 de octubre de 2009

Nuestro grupo salió de Girona, con Ryanair hacia Fez. Tardamos una hora y media en llegar a Marruecos. No teníamos sitio para dormir y ya era el atardecer. Nos embarcamos en un bus hasta la Villa Nueva , un poco apartada de la Medina de Fez. Allí buscamos sitios para pasar la noche, pero estaba todo lleno ya que se acercaba el fin de año. Finalmente un jovencito musulmán nos ofreció un lugar en su casa por 50 MAD. Hicimos rápidamente la conversión de 1 euro por 11 Mad y aceptamos decididamente ya que no teníamos muchas opciones.

Caminamos un rato hasta que nos acercamos al centro de la medina. .Fue una grata sorpresa, mezclada con estupor; ver esas laberínticas callejuelas que nos rodeaban. La casa era muy modesta pero allí todas las casas lo son y al mismo tiempo grandes, amplias y muy limpias. Nos ofreció dormir en un salón dormitorio y nos presentó a toda su familia. La hermana para homenajearnos nos hizo una abundante fuente de pastelitos y té caliente. Fue maravilloso. Mantuvimos una extensa e interesante conversación, mezclando idiomas, gestos y ademanes.

Pasamos la noche, y a la mañana siguiente el hermano pequeño nos acompañó hasta la estación de taxis ya que sin él no hubieramos podido salir de la Medina. Queriamos dirigirnos hacia Azrou y luego seguir hacia Midelt. Llegamos a Azrou, un pueblo que realmente mucho no tiene para ver , pero disfrutamos comer en un bar del pueblo, y nos sentimos como parte de un decorado de un film. Allí vimos el mercado, y una roca que hay en el medio de la ciudad ( Azrou significa roca). Y aprovechamos para dar un paseo esperando el bus dirección a Midelt. Nosotros éramos los únicos turistas que se habían animado abordar ese tipo de transporte, sólo lo hacían los lugareños.

El bus es muy barato, aunque están destruídos ,pero a nosotros no nos importaba. Eso sí, había que tener paciencia, ya que el conductor no arranca, hasta que los niños vendedores no abandonan el vehículo. En cierto momento, el pasillo del omnibús se convierte en un mercado. Cruzamos el Atlas Medio que estaba nevado, e hicimos parada obligada de veinte o treinta minutos para descansar. "la prisa...los mata" Llegamos a Midelt a eso de las siete y un pariente del conductor nos ofreció una casa en Midelt para dormir. La casa era de unos hermanos y su padre, una casa amplia, limpia y acogedora. Fuimos a comprar verduras en el mercado y cocinamos con ellos la cena: el tajín típico. Luego todos juntos comimos en la forma marrokí, con las manos! Fue estupendo! Ellos hablaban español y eran gente muy amable y divertida. Tres jóvenes, Halil, Musta y Jassin. Nos dieron un salón-habitación donde dormimos los cinco juntos,cómodamente y muy bien. .Realmente fue estupenda esa experiencia familiar.

Por la mañana , Jassin nos paseó por todo Midelt, por la Medina, y pudimos ver las montañas del Atlas de lejos todas nevadas... la panorámica nos resultó increíble. Nos quedamos a comer ahí en un restaurante (no recuerdo cuanto nos costó pero algo de 3 ó 4 euros costaba un buen tajín o un buen cuscús... con te y bebida claro está. Por la tarde tuvimos que aguantar un par de horas de ventas de alfombras, no compramos nada, pero la pasamos muy bien.

El hermano de Halil era un crack vendiendo y nos contó toda la historia de las alfombras y las mujeres... allí no te tenes que agobiar, tenes que disfrutar de la experiencia, y si no queres comprar, nadie te va a obligar. Pueden ser un poco pesados pero son muy buena gente y si lo tomas con humor no hay ningún problema. Luego nos dirigimos hacia el desierto. Nosotros queríamos ir Erg Chigaga pero nos recomendaron ir a Erg Chebbi, y como mejor que los de allí nadie sabía; y así nos fuimos para Erg Chebbi. Para ir al desierto el pueblo más cercano a él donde puedes llegar es Merzouga así que nos dirigimos hacia allí en gran taxi! Marruekos no es agobiante si lo tomas con filosofía. No son tan pesados como la gente dice, son amables.



Publicado
Modificado
Leído 1213 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 11 Capítulo 13 15 ... 24
 
 


Capítulos de este diario