Navidad en Cartagena de Indias

Escribe: squonk2000
Semana de vacaciones en una ciudad de ensueño, donde parece que el único riesgo es querer quedarse.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5 6

Primer día en Cartagena

Cartagena de Indias, Colombia — sábado, 22 de diciembre de 2012

Llegué con tiempo al aeropuerto de Ezeiza. Mi vuelo de Aerolíneas Argentinas partía a las 7 de la tarde y a las 3 ya estaba allá. Lamentablemente, cuando me dispuse a dejar mi equipaje en el counter me dieron la noticia de que todavía no podía hacerlo porque el avión había sido inspeccionado en Lima y por eso el servicio se vería demorado. No me preocupé, esto ya me había pasado una vez viajando por LAN, a la vuelta desde Lima, y como sabía eso, había programado mi conexión en Lima con tiempo suficiente por cualquier imprevisto.

Así que, con todas mis cosas, me fui hasta la terminal A (el vuelo salía desde la nueva terminal C) y pasé por el McDonald's donde me comí un combo, ya que no había almorzado. Comí bien lento y estuve paseando, con todo mi equipaje, haciendo tiempo hasta la hora en que abrieron el depósito. Aproximadamente a las 16:30, pude dejar las cosas en el counter y entrar a la zona de preembarque. Me dijeron que el vuelo saldría a las 21, así que tenía mucho tiempo para dormir, visitar los freeshops y también para tomarme un frapucchino en Starbucks.

Después de largas horas de espera, 21 en punto nos llamaron para abordar el avión. El viaje por Aerolíneas Argentinas fue tranquilo. Pude dormir bien y llegué a Lima a tiempo (respecto al horario reprogramado, claro). Al llegar al aeropuerto Jorge Chávez, a las 12 y 30 de la noche (hora local), me encontré con un aeropuerto repleto de gente, y me tocó hacer cola en migraciones por más de 1 hora. Ya con mi pasaporte sellado, fui a recoger mi equipaje, y salí. Ahí me estaban esperando Elízabeth, con sus padres Jesús e Ysabel. Me habían estado esperando horas en el aeropuerto.
Ya con Elízabeth, fuimos a dejar nuestros equipajes en el counter de Avianca, nos despedimos de sus padres y entramos a la zona de preembarque, con buen margen de tiempo, ya que, a diferencia de a mi ingreso, no había casi gente en migraciones. Comimos unos sándwiches (yo uno de pollo y ella uno caprese) y luego de un buen descanso abordamos nuestro vuelo.
Dormimos bastante durante el viaje, y arribamos a tiempo el aeropuerto de Bogotá. Ahí pasamos la oficina de migraciones y nos estaba esperando una chica de la empresa, que nos hizo pasar por uno pasillo bastante raro, con mucha informalidad (se veía como un área restringida), para llegar a un micro que nos iba a trasladar para el otro sector del aeropuerto, desde donde salían los vuelos nacionales. Esperamos en la puerta 8 nuestro vuelo a Cartagena, en condiciones casi de hacinamiento ya que la sala del aeropuerto es muy chica para la cantidad de gente que está ahí dentro. No fue buena nuestra experiencia en el Aeropuerto El Dorado.

Finalmente llegamos a Cartagena de Indias a las 11 y algo, según lo programado. Antes que nada, buscamos un lugar donde cambiar algo de plata en el aeropuerto, ya que no teníamos ni un peso colombiano. El Aeropuerto de Cartagena estaba en obras, por lo que tuvimos que salir, para luego volver a entrar y comprar pesos colombianos. El cambio en el aeropuerto era malo, pero tan malo como en toda Cartagena. No había diferencia.Ya con algunos pesos colombianos, nos tomamos un taxi (como en varios países latinoamericanos, se negocia el precio antes de subir, y fuimos directo al hotel.
Llegamos al hotel Casa del Curato, ubicado en una antigua casona dentro del casco histórico de Cartagena, lo que le daba un ambiente tan particular como bonito. Dejamos las cosas en la recepción, porque la habitación no estaba lista todavía, y fuimos a buscar un lugar para comer.
El calor y la humedad eran agobiantes, por eso la gente nos recomendó no pasear mucho a esa hora. Lo que buscábamos era un lugar donde comer. Terminamos comiendo en el restaurante Torre Luna, un lugar con fuerte aire acondicionado a sólo 50 metros del hotel, aunque con precios bastante altos.
La frescura del ambiente y los deliciosos jugos que tomamos nos recuperaron de la breve pero agotadora caminata bajo el sol. Ahí comimos pescados, yo con salsa de frutas y Elízabeth con finas hierbas, acompañados con patacones, y ensalada. Después volvimos al hotel y nos entregaron la habitación, que era chica pero estaba bien equipada y decorada acorde al estilo del lugar. Muy bonita.
Cuando se estaba apagando el sol, salimos. Estuvimos paseando por la ciudad amurallada, y llegando a la Torre del Reloj vimos que había gente afroamericana bailando su música, con sus trajes característicos, muy bonitos. Nos quedamos viendo el espectáculo por un buen rato, ya que este tipo de manifestaciones nos encantan.
Luego estuvimos caminando por la parte costera de la muralla, frente al mar Caribe y encontramos el Café del Mar. Como mucha gente me lo había recomendado, estuvimos ahí y tomamos un daquiri de fresa para parejas (que viene en una copa grande con forma de pecera, y se comparte). El lugar es hermoso, frente al Caribe, entre los cañones antiguos, y con una atmósfera nocturna muy interesante, y muy especial para parejas (aunque seguro que también es bonito para ir con amigos, o solo). Lástima que había demasiado viento, por lo que había que tener muchísimo cuidado para que no se nos vuelen las cosas.
Empezamos a ubicarnos un poco dentro de la ciudad amurallada, y notamos que todas las calles cambian de nombre en cada cuadra. Si bien el sector de la ciudad no es tan grande, se hace difícil para ubicarse por los nombres, mejor tratar de hacer memoria visual.

Paseando llegamos a un lugar para cenar, que nos ofrecía un balcón frente a la plaza Santo Domingo. Pedimos un menú de mar típico, que decía que era para compartir, y así fue... Era una enorme tabla de pescados y mariscos, incluyendo langosta, pulpo, camarones, calamares y caracoles, con sus patacones, arroz con coco y ensalada... Además aproveché para probar la cerveza Águila, mientras Elízabeth tomó un jugo de frutas.

Desde el balcón se veía que en la plaza había grupos callejeros de música colombiana y bailarines afroamericanos. Después de comer, con el estómago repleto, paseamos un poco, pensábamos salir a bailar, pero decidimos seguir descansando después de un largo día, así que terminamos el paseo tomando un heladito de frutas.

Tips:

Las casas de cambio en Cartagena no ofrecen buen precio para cambiar dólares. Si uno va desde Bogotá, es conveniente cambiar suficientes pesos colombianos para la estadía. Si uno va directamente a Cartagena, no quedará otra que cambiar allá.

Tiene que ver con: Ahorrar dinero
En Cartagena de Indias, Colombia

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hotel Casa del Curato

Alojamiento: Hotel en Cartagena de Indias, Colombia

Muy bonito, en una antigua casa colonial, decorado acorde al lugar. La atención es muy buena, el personal es muy servicial y las habitaciones cómodas. Cuenta con una pequeña piscina, donde no da el sol, pero es agradable para escapar del agobiante calor.

Tipo de viaje: Placer, Vacaciones | Ideal para: Parejas

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Comida    
Ambiente    
Precio/calidad    

Torre Luna

Comida: Pescados/Mariscos en Cartagena de Indias, Colombia

La comida es muy buena, pero el precio es un poco alto y las raciones poco abundantes. El ambiente está bien refrigerado.

Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos, Grupos | Aconsejable para: Cocina local, Ocasiones especiales
Costo por persona (USD): 30 | Plato sugerido: Salmón en salsa de frutas

Mi calificación promedio:
  •  
Calificación general    

Café del Mar

Actividades: Pub en Cartagena de Indias, Colombia

Un lugar muy romántico, frente al Caribe, situado sobre la muralla que rodea la antigua ciudad de Cartagena, entre los cañones. Hay tragos que vienen en tamaño grande para compartir en pareja.

Ideal para: Parejas

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Comida    
Ambiente    
Precio/calidad    

Gelateria Paradiso

Comida: Helados en Cartagena de Indias, Colombia

Helados de sabores particulares. Muchos de frutas tropicales o de cremas típicas colombianas. Muy bueno para calmar el calor y saborear de un delicioso postre.

Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos, Solos y solas, Grupos | Costo por persona (USD): 3 | Plato sugerido: Helado de café

Mi calificación promedio:
  •  
Calificación general    

Plaza de Santo Domingo

Actividades: Lugar de Interés en Cartagena de Indias, Colombia

Lugar muy pintoresco para ir a tomar o comer algo, sobre todo a la noche, cuando pasan diversos músicos y representaciones de danzas regionales.

Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos, Solos y solas, Grupos


Publicado
Modificado
Leído 1733 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5 6
 
 


 

Capítulos de este diario