Camboriú: Ciudad de arena

Escribe: gaviota-
Las playas brasileñas son uno de los destinos universales que más adeptos tienen. Es que Brasil ofrece playas para todos lo gustos, desde las tranquilas arenas cercanas a Ferrugem hasta Camboriú. Camboriú combina la belleza natural con un aire cosmopolita que la convierte en la playa top por excelencia y es justamente por eso que miles de viajeros al año van a disfrutar de este ambiente especial. Todas las comodidades de una gran ciudad a unos pasos de una playa con todas las letras.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Camboriú: Ciudad de arena

Camboriú, Brasil — lunes, 23 de octubre de 2006

Camboriú siempre está en movimiento; no hay hora en que no encuentres un bar abierto o alguna persona acostada en la arena. Todo allí es fiesta y a veces parece interminable, porque cuando unos se van otros recién llegados renuevan el aire y todo vuelve a empezar más animado que nunca.

La mayor parte de los viajeros que visitan esta parte de Brasil eligen hacer un tour por las playas sureñas del país porque que Camboriú, Florianópolis y otras playas más pequeñas de la zona no están a grandes distancias.

La infraestructura en este balneario es ideal para pasar unas vacaciones muy cómodas. Las inversiones anuales que se realizan en la ciudad la van posicionando como una de las mejores del mundo en cuanto a confort y belleza. Así también los pobladores, que en su mayoría viven de actividades derivadas del turismo, hacen lo imposible para que sus huéspedes se sientan a gusto y crean actividades variadas de ocio y diversión para todas las edades. Realmente hay dedicación en este sitio para que los visitantes la pasen de maravilla.

Lo mejor de Camboriú es que dentro de la vorágine, la agitación y los constantes excesos nocturnos, basta con que uno se aleje unos kilómetros y la tranquilidad lo inunda todo. La costa está salpicada hermosamente por pueblitos pesqueros, que muestran la otra realidad de estas tierras calientes y ofrecen la posibilidad de escuchar el sonido de las olas y de disfrutar de la verdadera música de la naturaleza.

Entre estas playas de relax, se puede visitar Playa Central, que es ideal para los deportes acuáticos debido a sus aguas dinámicas, que se combinan con una vista única de la ciudad y sus alrededores. Además, posee una serie de restaurantes que ofrecen mariscos hechos de diferentes maneras, todos de exquisito sabor. Siguiendo un poco más, encontrarás las playas de la Costa Brava, que son muy poco visitadas y tienen una belleza natural increíble. Su masa acuática se mezcla con el Atlántico y generando una costa cristalina de tonos azules y verdes. Pero el sur brasileño tiene más sorpresas: allí también se encuentra la famosa playa nudista del Pinho que fue pionera en el rubro.

Cultura

Los habitantes originarios de esta región era los Tupís-Guaranís. Estos nativos vivieron naturalmente aquí hasta que el gobierno portugués decidió darle esta zona a Baltasar Pinto Correa a mitad del siglo XIX, quien inmediatamente se trasladó con toda su familia. Poco a poco, las familias fueron instalándose y unos años más tarde ya había aldeas enteras.

Con el paso de los años, la región de Camboriú empezó a convertirse en un sitio de veraneo de las familias más adineradas de Brasil y fue en ese momento que el auge del turismo empezó a empapar la ciudad. Empezaron a llegar inversiones y la zona de aldeas de pescadores comenzó su vida cosmopolita, que trajo aparejado un mejoramiento en la calidad de vida de la región.

Actualmente, la vida cultural de Camboriú se concentra en dos lugares: el Centro de Eventos Auto Cine, que recibe todo tipo de eventos anualmente y no para de crecer: cuenta con auditorios, camarines y salones, donde la vida social de la ciudad llega a sus extremos. En segundo lugar de importancia se puede visitar el Parque Cyro Gevaerd, que también tiene su auditorio propio.

Los hoteles suelen tener centros de exposiciones o salones enormes donde se llevan a cabo eventos sociales variados. Para terminar, los bares y antros presentan excelentes artistas que adornan la noche con su música y nunca falta algún cantante callejero en la peatonal que deslumbre con su hermosa voz a los visitantes.

Sitios de interés

En Camboriú no puedes decir que te estás aburriendo. Hay mucho por ver y disfrutar. Aunque sus playas son el principal centro de atracción, no faltan paseos por la ciudad y lugares donde la naturaleza te deslumbrará.

  • Parque Balneario Santur: Este parque es ideal para ir con los niños. Toda la vida campestre se vive allí, así que los más chiquitos podrán disfrutar y conocer algunos de los secretos de la vida cotidiana de una granja y tener contacto con los animalitos del lugar. También hay animalitos en su zoológico interno que –aunque pequeño– ofrece la posibilidad de ver algunos animales exóticos muy bonitos. Lo mismo sucede con su acuario y su serpentario. Además, se puede ingresar al Museo Arqueológico que está en el mismo predio y que permite acercarse a las culturas autóctonas de la zona.
  • Cascada de las sirenas: Llegando al balneario de Camboriú uno encuentra esta cascada ubicada en la Rotonda de las Higueras, donde se encuentra un lugar hermoso para tomar fotografías. Aguas iluminadas, con sirenas hermosas. Es uno de los sitios emblemáticos de Camboriú.
  • Cristo Luz: Para repetir un poco el recurso tan utilizado mundialmente, aquí también se mandó a construir una escultura de cristo de más de treinta metros de altura y fue colocada en la cima del monte de la Cruz. Esto, acompañado por una buena iluminación, embellece notablemente la vista nocturna de la ciudad. Además, este monte ofrece una de las mejores panorámicas de Camboriú. ¡No dejes de subir!
  • Cueva Nuestra Señora Aparecida: Aquí se encuentra todo lo que estés buscando para llevarte de recuerdo del balneario. Además, es el sitio por excelencia para elegir un buen plato y degustar la comida típica del país.
  • El Astillero: Ideal para los amantes de la pesca de tiro, este maravilloso paraje ofrece aguas turquesas y playas arenosas, acompañadas por una pequeña infraestructura de bares y otros lugares de esparcimiento. Está ubicado a unos kilómetros de la playa de Pinho.
  • Paseo de compras: El Balneario de Camboriú es en sí un gran paseo de compras. Vayas donde vayas nunca faltarán locales que ofrecen de todo y para todas las posibilidades económicas. Este cuadro se completa con un inmenso shopping destinado a aquellos que van con más dinero. Para los otros, lo mejor es salir de compras en la peatonal o en sitios que ellos denominan “centros comerciales” y que venden todo al costo.
  • Capilla del Santo Amaro: Esta impactante capilla de principios del siglo XIX es digna de conocerse por su estructura y por su curiosa historia de construcción. Su aire barroco se debe a donaciones de la familia de la corona portuguesa.
  • Parque Ecológico: El verdadero contacto con la naturaleza lo ofrece este parque donde no sólo el paisaje es lo increíble, sino todo lo que te enseñan para la preservación de la naturaleza. Posee además viveros de plantas medicinales que son entregadas a los que lo soliciten gratuitamente. Mucha paz y ecología.

Deportes

Los diferentes paisajes de Camboriú ofrecen una excelente posibilidad de practicar deportes variados y aún más en esta ciudad, donde lo que no existe se inventa.

Para empezar, cada rincón que conozcas de la ciudad te llevará por caminatas largas, porque cada vez que llegues a un lugar te darás cuenta que haciendo unas cuadras más hay otro de esos sitios que no puedes perderte. Además, no vas a dejar de subir al monte de la Cruz y ahí nomás ya llevas hecha tu cuota de deporte diario.

En las playas los deportes acuáticos sobran las actividades: surf, sky acuático y todo tipo de juegos en el agua, desde voleibol a futvolei. Estos deportes se realizan tanto en espacios cubiertos como en la arena. También hay clases de aeróbica a toda hora, bailes y todo tipo de actividades para gastar energías.

Si lo que te gusta es el aire, anímate a un parapente o a sobrevolar las aguas turquesas de estas playas a bordo de un aladelta. Puedes ir hasta Pontal Norte y escalar algunas de sus paredes y montes. Una vez arriba, siempre hay algún aladelta disponible para que bajes de lo más rápido.

Canchas existen a montones y para todo tipo de juegos: paddle, fútbol, volei, frontón, etc. También puedes aprovechar para pescar en la zona del Astillero o en cualquier lugar habilitado de la costa, pero ten en cuenta que a los peces los espanta el ruido, así que ya sabes que no todos los lugares son ideales para esta actividad.

Gastronomía

La comida típica del balneario de Camboriú es a base de mariscos y de otros productos de mar y esto se puede pedir en cualquiera de los bares de la playa o en los lujosos restaurantes del centro de la ciudad.

Pero como buen punto cosmopolita, en Camboriú hay lugares de comida internacional y de cualquier parte del mundo. Así que, caminando por sus calles encontrarás restaurantes de cualquier origen. Los pubs de allí también ofrecen –además de comidas típicas– platos de otros puntos del mundo.

Si estás en las playas, nada mejor que pedir en uno de los bares costeros, un buen aperitivo o uno de esos tragos brasileros que te alegran enseguida.

Tips:

Las carreteras del país fueron mejoradas en el último tiempo. Cerca de la ciudad hay un aeropuerto. El transporte público suele funcionar bastante bien en los sitios de mayor auge turístico.

En Camboriú, Brasil

En las ciudades más importantes, los recursos de la salud son buenos. Así que, de tener una emergencia, no dudes en hacerte atender en los centros de salud pública de la ciudad.

En Camboriú, Brasil


Publicado
Modificado
Leído 36679 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Camboriú

   

Capítulos de este diario