Costa Rica: Experiencias Viajeras

Escribe: lapduran
Si lo que quieres es una guía sobre historia, política, geografía, etc.… no continúes leyendo, porque es fácil encontrar todos esos datos en la wikipedia y libros especializados. Queremos compartir experiencias, sensaciones, datos prácticos, trucos viajeros y detalles que deseamos que hagan tu viaje más placentero...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5 7 ... 12

Snorkeleando... y más

Cahuita, Costa Rica — domingo, 22 de noviembre de 2009

¡A las 5 arriba! Hemos quedado para desayunar en Roberto tours a las 6:30 y aprovechamos antes para ver el amanecer sobre la playa de Cahuita. Después de unas cuantas tostadas con café junto a un grupillo de extranjeros nos dan las primeras instrucciones sobre el snorkel y reparten el material. En marcha hacia el embarcadero aprovechando para que Andrés, el guía, nos cuente cosas sobre la calidad de vida en Costa Rica o historias de tiburones (tema en el que parece bastante experto).

La barca es un tanto rústica y el trayecto hasta el arrecife se nos hace especialmente placentero por la espectacularidad de los colores intensos donde predominan los azules del mar y el cielo y el verde de la vegetación en la playa. 

El capitán es un chavalín serio y entregado que nos introduce con gran pericia en el lugar deseado para snorkelear. He de comentar que era mi primera experiencia con el snorkel. Todos se lanzaron al agua mientras yo descubría que mi mente no tiene una capacidad normal para ordenar a mi nariz que deje de respirar y le ceda ese trabajo a la boca. Mis fosas nasales seguían inspirando consiguiendo por un lado potenciar el efecto ventosa de las gafas y la casi expulsión de mis globos oculares fuera de las cuencas, y por otro esa falta súbita de aire me hacia abrir la boca y tragar líquidos marinos… Todo ello junto a mi poco índice de flotabilidad corporal, que hace que tienda a hundirme como un ancla a una velocidad de vértigo. Juro que a punto estuve de quedarme en la barca pero descubrí un invento basado en un flotadorcillo que te rodea el pecho y libera del esfuerzo de mantenerte a flote, con lo que te permite racionar mejor la respiración.

Con calma logré introducir por fin mis gafas en el agua y ver maravillado los grupos de corales y peces de la zona. Seguro que hay lugares mucho más bonitos en el mundo para hacer snorkel pero ya sabéis lo especial que es la primera vez en todo. El solete nos dio de lo lindo porque no recomiendan llevar cremas para evitar contaminar los corales. La barca nos dejó en Punta Cahuita (dentro del Parque Natural) para comenzar la ruta después de que Andrés trepara hábilmente a un cocotero y nos diera a probar el jugo del coco ¡Que rico!

Nos despedimos del resto del grupo y comenzamos con otra pareja de ingleses la ruta por el parque. El camino es muy agradable de recorrer porque esta permanentemente acompañado por el mar y pudimos ver cangrejos, otro lagarto Jesucristo, monos, arañas y ¡Perezosos! ¡Que ilusión nos hizo verlos en las ramas de los árboles! A mitad de camino Andrés nos dejo con otro guía auténticamente autóctono que nos enseño como puedes sobrevivir en un bosque tropical comiendo termitas (se chupo un dedo, lo introdujo en un nido y se las zampo…). La ruta no tiene dificultad y de hecho la hicimos en bañador y chanclas. En zonas con barro existen pasarelas de madera que te hacen comodísimo el disfrute de la naturaleza. Salimos del recinto por la zona de “Kelly Creek” junto al pueblo de Cahuita. El parque tiene libre acceso de 6 a 17h pero aceptan donativos para su conservación.

Mientras esperábamos para que terminaran de preparar la comida no perdimos la oportunidad de ir a comprar unos trozos de piña cortaditos cerca de la playa (600 colones) ¡Que ricoooossss!  Comidita y nos vamos al “MARIPOSARIO” situado 200 metros al oeste de la entrada principal de Cahuita (9000 colones / 2 personas). No es muy grande pero como no había nadie la chica que lo cuidaba y su preciosa hijita nos dieron un montón de información sobre las mariposas. Pudimos ver todo el proceso desde que son gusanos hasta su nacimiento. Es bonito verlas secando sus alas nada más convertirse en mariposa y es curioso el color inexplicablemente metálico del capullo de algunas especies, que se descubren transparentes una vez se va su huésped. Si tuviésemos que elegir una mariposa para reencarnarnos en otra vida seria sin duda la “Morpho”, de intenso azul metalizado solo apreciable durante su vuelo, ya que cuando se posa cierra las alas ocultando su belleza.

Dirección a Puerto Viejo de Talamanca paramos a visitar la Finca “La Isla’s Botanical Garden” (www.greencoast.com/garden.htm). El caminito de entrada es una buena preparación para los que gusten de los rallyes off road pero después de un buen rato de conducir sobre grava somos recibidos amablemente y nos dan un plano para recorrer la finca a nuestro ritmo. Solos de nuevo podemos disfrutar del privilegio de ser los primeros en sorprender a un buen puñado de ranillas rojas venenosas o avistar entre los árboles un escurridizo agutí (parecido a un cruce entre conejo y ardilla).  La vegetación es espectacular sobre todo por el tamaño de las hojas de las plantas. Para acceder a una de las zonas tuvimos que abrir un vallado, cruzar un camino y entrar en otro… viviendo nuestra particular aventurilla porque la soledad agudiza tus sentidos y ¡que cantidad de ruidos se oyen en estos bosques! 

Terminada la ruta, el precio de la entrada (5 dólares / persona) incluía una degustación de frutas muy interesante. Nos sorprendió sobre todo el Duriam y el exquisito chocolate que fabricaban allí con el cacao de la zona (trajimos unas cuantas barritas y pimienta).

Volvemos a recorrer el infierno de grava y llegamos a Puerto Viejo: bonito, típico, caribeño, tranquilo y relajado. Esta anocheciendo y vamos hacia el hotel parando a cenar en Cahuita en el “Pizzn’Love” (se lee como “peace and love”) por 8800 colones. Creo que durante nuestra vida comeremos más pizzas, pero tengo la absoluta seguridad de que jamás engulliremos una más rica!!!!!!! De forma cuadrada, con el tamaño perfecto para satisfacer al más exigente y con un exquisito queso en cantidades que se acercan a la fantasía…nos las zampamos en unas mesitas al aire libre escuchando el mejor reggae que puedo imaginar… ¡PURA VIDA! Y a dormir…



Publicado
Modificado
Leído 1529 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5 7 ... 12
 
 


 

Capítulos de este diario