Al otro lado de la frontera

Escribe: yhovany
En el Caribe costarricense muy proximo de donde vivo, paso unos dias increibles en la playa y conciendo lugares en donde el respeto por el medio ambiente es primordial.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Recorrido por cahuita

Cahuita, Costa Rica — lunes, 7 de marzo de 2011

Al día siguiente, como ya tenía organizado los lugares a recorrer, nos fuimos a conocer el Parque Nacional Cahuita ubicado como a media hora de Puerto Viejo, claro que al tener que ir en bus de la ruta el tiempo que se toma es de 1 hora y pagamos  605 colones (alrededor de $1.25)

Ese día el parque era visitado por una gran cantidad de personas, en su mayoría extranjeros que al igual que nosotros querían conocer tan bello lugar. Para entrar al parque nacional Cahuita lo que se pide es una contribución. No habíamos iniciado bien nuestra caminata por el sendero cuando vimos a un señor señalar hacia un árbol en donde había una serpiente, pequeñita de tamaño pero muy venenosa, los que pasábamos por ahí en el momento aprovechamos para fotografiarla.

El ver esta serpiente creo en mi amigo Pedro una psicosis y en mi ni se diga ya que le tengo fobia a estos bichos  y el solo hecho de pensar que nos saliera otra serpiente en el trayecto hacia que caminara con cierto temor pero ya estábamos ahí y teníamos que seguir el recorrido. Más adelante contemplamos como unos mapaches salían del monte y les robaban parte de la comida a unas personas que estaban en la playa, fue todo un espectáculo ver a estos animalitos que hasta en cierto momento posaron para que los fotografiaran.  Caminamos y caminamos por el sendero  apreciando la playa que estaba ene l otro extremo con letreros que decían el peligro que se corría al bañarse en esta parte de la playa  por el fuerte oleaje y así llegamos  hasta la desembocadura del rio Suarez en donde para seguir el camino había que quitarse los zapatos  y seguir con el trayecto y eso que la marea estaba baja.

Caminamos alrededor de 3 kilómetros y mi amigo ya no daba más y pedía que nos regresaramos, yo la verdad que quería seguir el recorrido hasta el final del sendero, que por lo que había   investigado era en Puerto Vargas y no sé realmente cuanta faltaba, pero a pesar de que mi espíritu aventurero quería seguir  también me sentía algo cansado y con la garganta reseca ya que no habíamos llevado nada para tomar ene le camino. Esta es una recomendación, llevar agua para tomar durante el trayecto. Bueno por lo menos se que mucho conocí y camine y esa satisfacción y los paisajes quedan en mi mente.
Tomamos el bus de regreso a Puerto Viejo y decidí dormir algo para luego  igual que el día anterior aprovechar la playa, con la diferencia de que se contaban las personas que estaban ahí, me supongo porque era lunes. Aprovechamos la noche para conocer otro bar en donde había promociones de cerveza para luego  irnos a dormir.


Publicado
Modificado
Leído 926 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Capítulos de este diario