Garganta Verde

Escribe: pasionporviajar
RUTA POR LA GARGANTA VERDE (P.N GRAZALEMA ) PERIPLO EN UNA IMPRESIONANTE GARGANTA Solo el eco de nuestras pisadas, el revoletear de los buitres, la estrechez de las paredes. La caída de unas...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Garganta Verde

Cadiz, España — miércoles, 14 de noviembre de 2007

RUTA POR LA GARGANTA VERDE (P.N GRAZALEMA ) PERIPLO EN UNA IMPRESIONANTE GARGANTA

Solo el eco de nuestras pisadas, el revoletear de los buitres, la estrechez de las paredes. La caída de unas finas gotas de agua, los colores, el sentir del silencio, el miedo, la incertidumbre....la duda. Sendero, cueva, rappel, toboganes, náutica, belleza, aventura. Gracias a ti garganta por mostrarme tu interior, tus entrañas, tu enorme belleza.

Y a ti Mario, porque sin tu ayuda y tu guía, esta ruta no hubiera sido posible.

Datos de interés:


Ubicación: P.N Grazalema (Cádiz), P.K 12, Zahara-Grazalema
Imprescindible: solicitar permiso para entrar a la zona
Aparcamiento: unos coches quedarán en la entrada de la ruta, y otros en la salida. Pista de 2,5 km desde zahara de la sierra.
Longitud: seis kilómetros
Tiempo:
6 horas
Dificultad:
Media-alta. Es obligatorio llevar equipo de barranquismo: arneses, cuerdas, mosquetones, ochos etc.
Cantidad de rappeles
: cuatro, dificultad media-baja.
Rappelear:
"es el acto de descender por una cuerda de manera controlada usando la fricción de la cuerda contra nuestro cuerpo o a través de un dispositivo de descenso" Clubes: señal y camino www.senalycamino.es y grupo ecologista de Alcalá.

En pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de Grazalema se encuentra un impresionante cañón en el que no falta de nada: paredes verticales, en las que anida la más importante colonia de buitres leonados de Andalucía, curiosas formaciones coloreadas como estalactitas, estalagmitas, rápeles de hasta 8 m de altura, y un arroyo con un fuerte caudal, caudal por el que nos empaparemos y andaremos. La Garganta Verde es uno de los cañones más espectaculares de Andalucía. Se encuentra dentro de la zona de máxima protección del Parque Natural de Grazalema, y por lo tanto se necesita de un permiso para poderlo visitar.

Es todo un monumento natural, y constituye uno de los parajes más emblemáticos de este entorno protegido. El arroyo del Pinar ha excavado aquí un impresionante cañón, cuyas paredes alcanzan los 200 metros de altura, tapizada de vegetación. En medio de esta brecha, la naturaleza ha moldeado toda una estructura natural. El itinerario comienza en el kilómetro 12,5 de la carretera de Zahara de la Sierra-Grazalema. En este punto kilométrico, una pequeña explanada, y una caseta de información, nos da la referencia, y es donde dejaremos nuestros vehículos. El lecho de la garganta se alcanza una vez superados los dos primeros kilómetros desde el punto de partida.

Todo este recorrido en territorio rocoso está habitado por multitud de aves, entre las que destaca buitre leonado. Una vez se dejan los coches a la entrada se inicia el camino para acceder al cañón. Se pasa por delante de la fuente y se continúa por un sendero que llanea acercándonos al inicio de la bajada. A poco de iniciar la marcha hay una desviación a la izquierda que nos lleva al Mirador del Río Bocaleones. Son escasamente 100 ms. de recorrido y merece la pena hacerlo porque te da una perspectiva muy bonita de la Garganta. Una vez en el Mirador hay que deshacer esos 100 ms. y volver al sendero original que continua ascendiendo un poco.

A unos 700 ms. del Mirador comienza la bajada al río, en algunos tramos muy verticales, pero sin peligro. Una vez que se llega al río (en este tramo estará seco) se sigue el cauce para llegar a La Ermita donde hacemos una parada para admirar el trabajo que el agua ha hecho a través de los años. La denominada "ermita", es una enorme cueva cuya cúpula aparece adornada de estalactitas puntiagudas, siempre goteantes, y cuyo piso está repleto de estalagmitas redondeadas. Esta caverna, habitada por palomas torcaces, se caracteriza además por las "lujosas" columnas adosadas a sus paredes.

Algunos tramos de la Garganta Verde y el interior de la caverna desconocen los rayos solares, por lo que el aire que por ahí circula es muy fresco y suave Aquí aprovechamos para ataviarnos con los arneses, y atender a las explicaciones de Mario, casco en cabeza y a andar. A partir de aquí comienza propiamente el barranco.

Lo primero que te encuentras es un rappel de 5 ms. sin dificultad para los expertos, para mí y otros compañeros, era la primera vez, y por lo tanto estábamos algo preocupados. Una experiencia inolvidable. A continuación un tobogán que acaba, en una pequeña poza. En este, casi todos los compañeros, tuvimos nuestra peculiar aventura, aunque no demasiado alto, pero en la parte baja la pared deja de existir, y en su lugar un gran hueco hace su presencia, al no encontrar apoyo para los pies, los porrazos eran casi continuos. Lo siguiente, es un rappel se 8 ms. algo más difícil porque tiene "barriguita". Una vez superado el tercer rappel paramos para comer, ya que en esta zona la garganta se ensancha ligeramente y penetran los rayos del sol.

Una vez repuestas las fuerzas se sigue el cauce del río que se va estrechando cada vez más, incluso en algunas zonas podemos tocar ambas paredes con nuestras manos. Por último se llega a un rappel de 5 ms., que aunque no muy alto, necesitamos de nuestras cuerdas y arneses para bajarlo. Una vez fuera del boquete, en el monte, se percibe un aumento de la temperatura. Cerca queda el río Bocaleones, frío, limpio y caudaloso, amurallado de vegetación.

A partir de aquí comienza la parte más "húmeda" Un manantial de agua cristalina nace de la piedra para comenzar la parte acuática del cañón de la Garganta Verde. El río Bocaleones brota y comienza a correr el agua (sin fuerza para arrastrar a las personas). En tramos con el agua casi por el cuello, fría, y con mochila en alto, y así durante algunos cientos de metros, hasta llegar a un pequeño puente, que es donde habremos dejado nuestros coches, y donde termina esta increíble ruta. En esta ocasión, cinco compañeros del grupo ecologista de Alcalá de Guadaira, encabezado por Mario; un excelente montañero, barranquista y escalador, que por cierto el año pasado tuvo un grave accidente en el pico cervino, en los Alpes. Y otros doce compañeros del club de sendero y montaña, señal y camino, encabezado por Rufino, nuestro coordinador, también un experto y conocedor montañero.

Gracias, gracias a los dos. !

[b]


Publicado
Modificado
Leído 25382 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario