Vacaciones en la Guajira y el Parque Tayrona

Escribe: Monrris
Un espectacular viaje de 10 días en el norte de Colombia, visita a la Guajira colombiana (Riohacha, Cabo de la Vela y Punta Gallina) y al Parque Tayrona. Un recorrido por los mas hermosos paisajes de Colombia.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Viajando por la Guajira, recorriendo Riohacha, Cabo de la Vela y la Alta Guajira (Punta Gallina)

Cabo de La Vela, Colombia — viernes, 8 de julio de 2011

Este diario relata las experiencias de un viaje que realice a la Guajira colombiana (Riohacha, Cabo de la Vela y Punta Gallina) y al Parque Tayrona. Para un mejor entendimiento de los lectores y mayor facilidad los precios tratare en lo posible de referenciarlos en dólares. En ese orden de ideas es importante tener claro que para la época del viaje (julio 2011) la tasa de cambio era la siguiente:


1 dólar americano = 1800 Pesos Colombianos


Nuestro viaje inicia en la ciudad de Cali el 8 de julio de 2011. Viajábamos mi amigo Carlos y yo, llevábamos dos meses o más investigando y programando nuestro itinerario y todo lo que íbamos a hacer. Para esta investigación nos fue muy útil la información que encontramos en Viajeros.com. Nuestro viaje en total duró 9 días. Compramos unos pasajes en avión para hacer la ruta ida: Cali - Riohacha (capital de la Guajira) regreso: Santa Marta - Cali. Estos pasajes costaron US$333.

Llegamos al aeropuerto de Cali con nuestro equipaje en el que llevábamos ropa, carpa, sleeping bag y algunos elementos esenciales que es necesario llevar a estos destinos los cuales recomiendo que no falten y relaciono a continuación: Linterna, mucho bloqueador, repelente (para el Tayrona), cachucha o sombrero y un saco o chaqueta pues por las noches hace frio. Realizamos el viaje por la aerolínea Avianca en la ruta Cali - Bogotá - Riohacha, el único vuelo en Colombia que va a Riohacha sale desde Bogotá, es operado por Avianca y sale todos los días a las 10:30 am., todos los vuelos salieron a tiempo y llegamos a Riohacha al medio día.

En el aeropuerto de Riohacha, que es muy pequeño, tomamos un taxi que nos llevó a la zona donde están los hospedajes, esto es cerca al malecón o la Av 1°, el taxi nos costó US$8. Recorrimos varios hospedajes que no nos gustaron bien porque eran muy caros o porque eran muy feos. Finalmente, nos hospedamos en un lugar que se llama Hostal Casa de la Mamá, el cual no recomiendo ya que las habitaciones eran horribles no había aire acondicionado ni se podían abrir las ventanas. El valor de la noche en este hospedaje fue de US$14. Recomiendo que se hospeden el Hotel Castillo de Mar que tiene precios similares y es mejor.

Tan pronto dejamos nuestro equipaje salimos a conocer esta ciudad y comprar algunos elementos básicos necesarios para el viaje. Primero fuimos a Carrefour donde compramos agua, mecato protector solar y otras cosas que nos hacía falta. Después decidimos recorrer la parte turística de esta ciudad que corresponde al malecón y averiguar por las diferentes opciones de transporte y tours que nos pudieran llevar a Cabo de la Vela y Punta Gallina.

Durante toda la tarde tuvimos la oportunidad de conocer Riohacha, debo decir que no es una ciudad muy bonita, pero al menos tuve la oportunidad de conocerla y comer una deliciosa y económica Cazuela de mariscos. También puede observar el gran comercio que hay en esta ciudad y la gran cantidad de artesanías que venden en la calle, lastimosamente no llevaba suficiente plata y espacio en la maleta para comprar algunas de estas artesanías ya que me hubiera fascinado llevarme un chinchorro y algunas mochilas, me tuve que contentar con el sombrero que compre para cuidarme del sol.

Recorrimos toda la Av 1° (la calle principal al lado del malecón) buscando agencias de viaje y observando los diferentes negocios y artesanías de este sitio. Finalmente paramos en la agencia de viajes “Cabo de la Vela”, ubicada sobre la esquina del callejón de los vientos, donde reservamos los transportes que nos llevarían al Cabo de la Vela y a Punta Gallina. A continuación voy a realizar una lista de precios de transporte, hospedaje y comida en estos sitios, en la agencia de viajes usualmente venden el paquete completo con transporte, hospedaje y alimentación, pero nosotros preferimos contratar cada ítem por aparte para tener mayor libertad:


Transporte Riohacha - Cabo de la Vela con agencia de turismo: US$52 ida y vuelta (este transporte incluye no solo el trayecto hasta Cabo de la Vela sino que además realiza una parada en Uribía y en las salinas de Manaure, adicionalmente incluye el recorrido a varios sitios y playas en el Cabo de la Vela como el faro, ojo de aguja, el pilón de azúcar, etc). Esta opción es para quienes no estén interesados en ir a Punta Gallina.


Transporte Riohacha - Cabo de la Vela - Punta Gallinas con agencia de turismo: US$125 ida y vuelta (este transporte incluye además de todo lo incluido en el de Cabo de la Vela, el transporte en lancha a Punta Gallinas y todos los traslados internos en Punta Gallinas a los diferentes sitios turísticos como las dunas de taroa, el faro, algunas playas entre otros. Esta opción es para quienes este interesados en ir a Cabo de la Vela y Punta Gallina.


Hospedaje: Tanto en Cabo de la Vela como en Punta Gallinas hay 3 opciones de hospedaje que son: Cabañas muy rusticas que cuestan por noche entre US$12 y US$15 por persona, hamaca que cuesta US$6 o chinchorros que cuestan US$8 (los chinchorros son una especie de hamacas mucho más grandes y más cómodas de tipo artesanal tejidas a mano).


Alimento: Cabo de la Vela es un poco más caro que Punta Gallinas pero en ambos aproximadamente un almuerzo cuesta entre US$8  y US$14 y en casi todos los sitios se escoge el menú, los almuerzos pueden ser: diferentes tipos de pescado, raya, tiburón, langosta o chivo. La cena usualmente cuesta US$6 y suele ser muy similar al almuerzo pero en porciones más pequeñas o variedades pescados más económicas.


Al otro día, nuestro transporte nos recogió a las 8:00am para salir al Cabo de la Vela, en total nos demoramos aprox 5 horas en llegar. Durante el camino tuvimos la oportunidad de ver unos bellos paisajes y comer algunas delicias típicas de la zona, como chivo y unas arepas dulzonas. Paramos en Uribía a comprar unas provisiones y artesanías para el que quisiera y continuamos con un desvió a Manaure donde vimos el proceso de la sal y las grandes montañas de este producto. Desde Manaure hasta el Cabo de la Vela no existe carretera y se llega atravesando el desierto, por este motivo es imposible para un turista llegar a este sitio por sus propios medios sin un guía, aun con GPS, ya que es necesario conocer muy bien la ruta para no perderse.

Llegamos a nuestra ranchería en Cabo de la Vela aproximadamente al medio día. Acá negociamos con el dueño de la ranchería el precio de nuestros chinchorros y pedimos para almorzar un delicioso pargo rojo. Descansamos un rato en la playa privada de esta ranchería y salimos en nuestro transporte a conocer algunas de las playas y sitios de interés que se encuentran en el Cabo de la Vela.

El primer lugar al que fuimos fue la playa Ojo de Agua, que tiene un nacimiento de agua, desde el caserío de Cabo de la Vela a este lugar hay 20 minutos en carro y 1Hr y media caminando por el desierto. Algunas personas prefieren caminar este recorrido, yo no lo recomiendo. Estuvimos disfrutando de esta hermosa playa durante un largo rato hasta que empezó a atardecer y fuimos a el faro que queda a tan solo 5 minutos en carro del Ojo de Agua. En el faro tuvimos la oportunidad de ver un atardecer maravilloso lleno de colores y adornado de un paisaje inigualable. Después de esto regresamos a la ranchería a comer los enlatados que habíamos comprado en Riohacha para ahorrar un poco en comida y descansar en nuestros chinchorros. Adicionalmente, esa noche contamos con la suerte de que en la ranchería donde estábamos celebraban un cumpleaños y pudimos observar las fiestas al estilo guajiro y algunas de sus tradiciones.

Al día siguiente nos tocó despertarnos muy temprano, a las 4:00am, para salir a puerto Bolivar donde tomaríamos la lancha que nos llevaría a Punta Gallinas. Estas lanchas solo salen muy temprano en la mañana por cuestiones de mareas y oleajes. El recorrido a Puerto Bolivar es de aproximadamente 1Hr y en él se puede observar  algunos asentamientos indígenas y el paisaje del desierto. Muy cerca a puerto Bolivar paramos en uno de estos asentamientos indigenas donde unas señoras nos ofrecieron, gratis, un café guajiro que para mi sorpresa estaba muy rico. Es importante aceptar este tipo de ofrecimientos en la Guajira para evitar ofender a las personas que no los ofrecen. El viaje en lancha a Punta Gallinas tardó aproximadamente 2 Hr y media y el recorrido fue muy movido. Cuando ya estábamos cerca a Punta Gallinas tuvimos la oportunidad de observar los bellos paisajes de la costa y el desierto, así como la entrada a bahía honda. Nuestra lancha entró por bahía hondita donde pudimos ver un bosque de manglares. Finalmente llegamos a un embarcadero ubicado en una zona muy bonita de Bahía Hondita dentro de los manglares donde, en tierra firme, se encontraba nuestra ranchería. Nos quedamos en la ranchería de un señor llamado Chander que junto a su familia nos atendió como reyes y nos explicó muchas cosas del estilo de vida de las personas que viven en la alta guajira.

Recomiendo mucho quedarse en esta ranchería. En Punta Gallinas hay muy poquitas rancherías y hospedajes y estas están muy separadas las unas de las otras por lo tanto la elección del hospedaje depende mas del conductor de la lancha que de uno ya que normalmente los conductores de las lanchas tienen acuerdos con los dueños de los hospedajes.

Después de almorzar una deliciosa raya, nos llevaron a conocer los paisajes de la alta guajira y de la zona de punta gallinas. Fuimos al faro de Punta Gallinas que es la parte más septerional (al norte) de Colombia y de la placa continental de Sur América. En el camino pudimos observar los paisajes de bahía honda y bahía hondita y después fuimos a las Dunas de Taroa, que considero son el lugar mas espectacular de toda la Guajira y uno de los lugares mas bonitos que conozco en el mundo. El desierto de la Guajira es mayormente de piedra café y rojiza, pero en las dunas de Taroa se convierte en  un pequeño desierto de arena desde donde se ve el contraste con el desierto de piedra.

Adicionalmente, después de subir estas dunas se encuentra al otro lado una de las playas mas bonitas del mundo con un mar de oleaje muy fuerte y una enramada. Esta playa esta totalmente alejada de todo y no hay una sola persona alrededor, como el flujo de turistas es tan bajo en este lugar y el acceso tan difícil esta garantizada la tranquilidad.

Después de estar un largo rato disfrutando de la playa que queda en las dunas de Taroa y jugando con el fuerte oleaje que llega a esta playa, volvimos a la ranchería para realizar un paseo en lancha. En este recorrido pudimos ver los manglares, recorrer bahía hondita y observar los flamencos. Finalmente terminamos en la playa de Punta Aguja donde el mar es muy tranquilo y pudimos ver el atardecer desde una enramada, lastimosamente ese día estaba nublado y el atardecer no fue tan especial, pero creo que en condiciones óptimas este debe ser un lugar perfecto para observarlo.

Esa noche estuvimos en la ranchería conversando con las demás personas que se encontraban allá y tuvimos la oportunidad de probar el Chirrinchi, que es el licor típico de la Guajira. Una botella de 600 ml de chirrinchi nos costó US$3. Este trago al principio entra muy suave pero despues quema la garganta. Su sabor es fuerte pero no tanto como el aguardiente.

Al día siguiente nos devolvimos en lancha para el Cabo de la Vela. El regreso es mucho más suave y rápido. Esta vez decidimos quedarnos en una ranchería que quedaba en el caserío del Cabo de la Vela ya que en este sitio hay mayor movimiento de personas y comercio. En la tarde estuvimos en el cerro de Pilón de Azúcar, llamado así por que se parece a una montaña de azúcar junto al mar.

El lugar donde esta ubicado el cerro de Pilón de Azúcar es lo que realmente corresponde a la zona geográfica conocida como Cabo de la Vela, pero la gente usualmente llama Cabo de la Vela a toda el área, playas y caseríos que se encuentran en la zona. En la cima del Pilón de Azúcar hay una imagen de la virgen y desde ahí se obtiene la mejor vista del desierto de la guajira y del área conocida como Cabo de la Vela, desde este punto se observan los cambios de colores del agua del mar, las diferentes tonalidades del desierto así como los contrastes que generan algunas lagunas y vegetación con este desierto. Sin duda alguna este es un sitio obligado para visitar a cualquier persona que venga a la Guajira. Adicionalmente, abajo del Pilón de Azúcar se encuentra una pequeña playa muy bonita donde estuvimos bañándonos toda la tarde.

Regresamos a nuestro hospedaje ya entrada la noche y disfrutamos de la tranquilidad que ofrece la playa. A la mañana siguiente estuvimos todo el día recorriendo el caserío y almorzamos una deliciosa langosta por tan solo US$13. Después del almuerzo tuvimos otro ratico para disfrutar de la playa antes de que nos recogiera el transporte que nos llevaría de vuelta a Riohacha, donde tomaríamos el bus para ir hasta Santa Marta y posteriormente continuar nuestro viaje al Tayrona. Desde Riohacha a Santa Marta hay 3 horas en bus y cuesta US$9. Afortunadamente, en la camioneta de regreso a Riohacha conocimos a otros viajeros que tenían carro e iban para Santa Marta y nos llevaron Gratis.

En el siguiente capitulo encontraras el relato de Santa Marta y Tayrona.

Tips:

Arreglar todos los transportes desde Riohacha.

Tiene que ver con: Transporte
En Cabo de La Vela, Colombia

Importante llevar linterna y mucho bloqueador el sol es muy fuerte

Tiene que ver con: Qué llevar
En Cabo de La Vela, Colombia

Probar la Raya un plato delicioso que no se come en otros lugares

Tiene que ver con: Alimentación
En Cabo de La Vela, Colombia


Publicado
Modificado
Leído 8870 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Viajando por la Guajira, recorriendo Riohacha, Cabo de la Vela y la Alta Guajira (Punta Gallina)

    Cabo de La Vela, Colombia | 8 de julio de 2011