Rio de janeiro y alrededores

Escribe: victoria80
Viaje realizado del 1 al 10 de diciembre de 2012

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 4 Capítulo 6 8 9

Buzios

Búzios, Brasil — viernes, 7 de diciembre de 2012

Decidimos contratar otra excursión y esta vez fue para Buzios que también nos costó 100 reales (us50). Nos recogieron a las 7:30 en el apartamento y el trayecto, con una parada, fue de casi 3 horas. Un pueblo muy lindo, con calles empedradas, con un malecón muy agradable por donde se puede caminar bastante y una playa muy bonita. Igualmente como en Angre dos reis, la excursión incluía transporte,  viaje en barco y almuerzo. Nos embarcamos y comenzamos el recorrido acompañadas de buena música brasilera. Recorrimos tres islas y en cada una de ellas parábamos para bañarnos. El único problema era que el barco no se podía arrimar a las playas entonces el que no supiera nadar no podía bañarse pues la profundidad en donde nos bajábamos del barco era de 4 a 5 metros.

En el barco vendían cerveza, caipirinha y otras bebidas. Fue un viaje muy agradable. Regresamos al puerto y nos llevaron a almorzar a un sitio que se llama Chamas Grill que queda saliendo del embarcadero la primera calle a la derecha. Excelente sitio y a muy buen precio  para lo que uno había visto en Rio. Era un autoservicio donde se podía comer lo que quisiéramos y podíamos repetir. Costaba 19 reales (us10) y muy buena comida. No tenía la bebida incluida.  También venden vino a precio razonable. Como el guía nos dio como una hora de mas para hacer lo que quisiéramos, nos fuimos a recorrer el pueblo y quedamos fascinadas.

Lamentamos mucho no habernos quedado a dormir allí. Hay muchos bares y restaurantes muy agradables que en la noche deben ser espectaculares para tomarse uno unos tragos y escuchar música. Buenos almacenes y no tan costosos. Una gran playa donde nos bañamos casi 30 minutos. Pero se pasó el tiempo y ya teníamos que regresar al bus para partir de Buzios. Nos dió mucha tristeza dejar este pueblo tan bello y pensamos que algún dia volveríamos. Nos dejaron en el apartamento. Nos arreglamos y salimos a conocer uno de los árboles de navidad más grandes que hay en el mundo y que estaba en la Lagoa Rodrigo de Freitas. Caminamos hasta Ipanema y allí buscamos la Rua Vinicius de Morais que nos llevaba directamente. Muy bonito el árbol pero lo hacen muy al centro del lago entonces no se puede apreciar bien. Cambia de colores constantemente. Si fuera más cerca sería maravilloso. Regresamos por la playa y nos sentamos en uno de los kioskos que tiene vista al mar para tomarnos una cerveza.


Publicado
Modificado
Leído 1083 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 4 Capítulo 6 8 9
 
 


 

Capítulos de este diario