Corea del Sur: Tierra del Soju y el kimchi

Escribe: kanomex
Hola a todos! Les comparto mi experiencia por Asia a todos los viajeros que al igual que yo tenemos el mismo objetivo, explorar nuevas culturas y estilo de vida. A parte contribuyo a esta sección ya que no hay muchos diarios de viaje sobre Corea del Sur. Esta es una pequeña reseña de lo que fue mi más placentero viaje a la tierra de Soju y el Kimchi.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4 6 7 8

Busan, el puerto maritimo

Busán, Corea del Sur — jueves, 25 de febrero de 2010

Montado en el autobús rumbo a Busan en categoría superior, en Corea del Sur hay tres clases de servicio para transportarse por tierra, la clase General que va ranchando de pueblo en pueblo, la excelente buena pero no tan cómoda  y la superior de la cual hablaré ya que fue la categoría que utilicé en todos mis viajes dentro de territorio coreano.   La configuración de los asientos es de 2 -1 con asientos en piel y con una buena separación entre asientos para reclinarlos a una posición de 160 grados, televisión con programación vía satélite, AC y calefacción. Algo que me llamó la atención es que a pesar de ser clase superior los autobuses de esta categoría no tiene sanitario, por lo cual todos los autobuses paran al menos una vez en un área de descanso acondicionadas con cafeterías, restaurantes, tiendas de conveniencias y sanitarios, todo esto en medio de la nada.

Busan es la segunda metrópoli más grande de Corea después de Seúl, con una población mayor a 4 millones de habitantes, es el principal puerto marítimo de Corea y una de las  principales ciudades para vacacionar en verano por los nacionales por ser famosa por sus playas.   

Al llegar a Busan nos bajamos antes de llegar a la terminal de autobuses, pretendiendo tomar el metro, pero éste ya había cesado operaciones, por lo cual cogimos un taxi. Me hospedé en el apartamento de mi amigo, muy cerca de la Universidad de Busan, alrededor del campus hay muchas tiendas de ropa, restaurantes, bares y cafés, algo similar al área de Sinchon en Seúl pero un poco más pequeño. Estos lugares se caracterizan de un ambiente muy juvenil y abarrotado de luces de neón tan características de las ciudades asiáticas.

Al día siguiente la novia de mi amigo nos preparó un desayuno el cual consistió en arroz, huevo, salchicha, té y por supuesto Kimchi. Después me llevaron a conocer la ciudad no sin antes darme un rol por la universidad ya que mi amigo vive muy cerca del campus, es más para llegar a su apartamento hay que atravesarla, me llamó la atención que la universidad no está bardeada es decir que todo el mundo puede entrar y salir, la universidad impecable, todo muy bien cuidado. Mi amigo aprovechó para marcar a dos amigas mias una que vive en Jeonju  y  otra  en Gjeoge, confirmé con ellas las fechas de mi visita. Pasamos por un “buy the way” para cargar con crédito una tarjeta que utilizaría en el transporte público de Busan, nos dirigimos a tomar el metro, este a diferencia del metro de Seúl es elevado así que mientras viajas puedes ver el paisaje que muestra la ciudad. Mientras estábamos en el metro se subió un vendedor ambulante a vender chucherías sino mal recuerdo creo que eran plantillas para los zapatos, bajamos en la estación Jalgachi y nos dirigimos al mercado de pescado del mismo nombre. Era la primera vez que estaba en un mercado exclusivamente de mariscos, era impresionante la cantidad y diversidad de peces y pescados que se venden en este lugar, unos que en mi vida había visto, el olor característico del pescado no era de mi agrado, la gente me ofrecía sus productos como si fuera y tuviera el tiempo para hacerme un pescado yo mismo. Mi amigo me enseñó a decir en coreano “no, gracias” algunos se reían al escuchar pronunciarlo cosa que no me preocupaba en lo más mínimo. Aquí  la novia de Yan compró unos pastelillos hechos de maíz, muy ricos.

Cerca del mercado Jalgachi esta una zona de compras con tiendas de marcas internacionales y muy al estilo Hollywood en esta calle artistas del cine coreano y de Asia en general han plasmado sus huellas en placas colocadas sobre el piso del corredor, pues muy cerca de aquí se realiza el Festival internacional de Cine. Nos dirigimos hacia la torre de Busan, aquí pude ver un grupo de turistas chinos de edad avanzada, fotos y más fotos, desde este lugar se puede ver el puerto, y se respira mar, aunque con algo de frio. De aquí volvimos a la estación del metro, la novia de mi amigo se despidió pues visitaría a sus padres quienes viven en otra ciudad cercana. Yan y yo nos dirigimos hacia el Parque Natural de Taejongdae, este lugar es hermoso, con unas vistas espectaculares al mar con acantilados, y mucho arboles de pino, dicen que cuando está despejado se puede ver Japón a lo lejos.  Desde mi punto de vista fue el lugar más bonito que visité en Corea. Este lugar es perfecto para salir en pareja, es demasiado romántico. El recorrido se realiza en un muy colorido trenecito y puedes bajarte y subirte cuando quieras por la módica cantidad de $1,500 wones.  Por la noche visité la playa de Haeundae, lástima que estaba muy frio de lo contrario me hubiera aventado un chapuzón. La playa se ve muy limpia y bonita, a parte que toda esa área se ve muy elegante y cosmopolita.  Aproveché para márcale a un amigo que vive en Ulsan, la ciudad más industrial de Corea y muy cerca de Busan, él al igual que Yan fueron de mis mejores colegas en Canadá, desgraciadamente no pudimos vernos, pues tenía mucho trabajo.

Regresamos a casa no sin antes cenar, esta vez lo hicimos en un restaurante muy económico cerca de la universidad el cual mi amigo frecuenta, el local estaba a punto de cerrar, pero la ajuma como se les llama a las señoras en Corea nos atendió en lo que su auxiliar recogía y medio cerraba el local.  Pedimos bulgoggi no sin antes la ajuma preguntarle a mi amigo que de donde era. La comida no se me hizo buena pero eso si era muy barato, nos sirvieron demasiado creo que nos aventaron todo lo que había sobrado, la ajuma  le preguntó a mi amigo sino me había gustado la comida pues casi no le baje nada al plato. Tenía ganas de ir a un bar a tomarme un par de shots  de Soju la bebida típica del país, pero mi amigo no quiso, pues estaba cansado, además me comentó que lo haríamos al día siguiente en Pohang. Así que nos fuimos a casa.

La mañana siguiente amaneció lloviendo, le comenté a Yan que me llevara a una lavandería pues para ese fecha ya no tenía ropa limpia, especialmente calcetines y aquí se ensucian mucho con eso que te descalzas al entrar a todas las casas y como mi amigo no tiene muy limpio el apartamento que digamos todos mis calcetines estaban muy sucios a parte que no creo que me viera bien andando por ahí con el calcetín todo negro de mugre. Me comentó que lo hiciera en otro día porque no se secaría la ropa, pues estaba lloviendo y no había esperanza que saliera el sol ese día. Pero qué hay de las secadoras para la ropa le pregunté, me respondió que en Corea no hay secadoras, sólo unas cuantas personas las tienen, y en las lavanderías no existe el servicio de secado. Caramba! En pleno país de la tecnología y no las usan. En fin me esperaría para otro día, pero tendría que comprar calcetines acá. Esa mañana le dije que quería comer noddles y le comenté que me gustaría hacerlo en un puesto callejero, el típico puestecito con carpa azul y cerrado por los lados con plástico transparente y con bancos de platico para sentarse; tan común en las series y películas,  me amigo se echó a reír  pero no me llevó a comer en ese tipo de local, pues me dijo que tenía un lugar favorito para comer noddles, así que fuimos a ese lugar, los noddles  eran diferente a los que yo quería, estos eran noddles negros, porque son bañados en una salsa color café oscuro, no estaban del todo mal. Aquí la ajuma también preguntó de dónde venía.

La lluvia no paraba, tenía que lidiar con el paraguas y el viento algo que molestaba a parte de soportar el frio que calaba lo más recóndito de mi ser. Decidimos regresar al departamento y entretenerlos en el internet, aprovechamos también para pasarnos ringtones y música a través del bluetooth. Para esas fechas ya tenía bien metida en mi cabeza dos temas de música pop coreana que eran un hit allá. Las muy conocidas Wondergirls con su tema Nobody; estas chicas son muy conocidas en América y Europa ya que fueron teloneras de la gira mundial de los Jonas Brothers, también estaba muy de moda el tema I´m loner de cuarteto CNBlue una canción muy pegadiza que al igual que nobody están en Korean-English.


Publicado
Modificado
Leído 3221 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4 6 7 8
 
 


 

Mercado Jalgachi

   

Capítulos de este diario