Los Balcanes - Verano 2011

Escribe: sandro1970
La antigua Yugoslavia es una de las zonas más interesantes y menos visitadas de Europa. Es una zona básicamente montañosa dominada por los Balcanes y los Alpes Dináricos por un lado, y el mar Adriático al otro. Poseen una compleja variedad étnica y religiosa, que aunque en su mayoría son católicos y ortodoxos, dado el amplio periodo de dominación turca en la zona también hay muchos musulmanes, principalmente en Bosnia-Herzegovina, Kosovo y Macedonia.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 6 7 8 Capítulo 10 12

Budva, 15 a 17 Julio

Budva, Montenegro — viernes, 15 de julio de 2011

14:00 Varias compañías de autobús conectan Podgorica con Budva. Salen cada 15-20 minutos, cuesta 6€ y tarda 1h30. Es un bus pequeño, de 24 plazas, donde el aire acondicionado funciona como en África, solo en la pegatina que lo anuncia en el cristal. Se cree que originalmente la ciudad vieja de Budva, el Stari Grad, era una isla, que luego se unió a la costa mediante una lengua de arena. En el siglo XV la ciudad se convirtió en el último reducto de la República de Venecia, y permaneció así durante 400 años, gracias a su impresionante fortaleza, encaramada en una roca que sobresale en la bahía.
 
En la agencia Montenegro Flight, junto al Hotel Mogren (93€), nos ofrecen un húmedo y pequeño  apartamento por 50€ dentro de las murallas (calle Nikole Djurkovica), a un minuto de las playas, con aire acondicionado, cocina, tv, nevera, lavabo completo y toallas. No hay wifi y dormiremos en sofa-cama, pero la ubicación es inmejorable, no dudamos ni un segundo.
 
El Stari Grad, barrio antiguo, está rodeado de un sistema de murallas y torres del siglo XV, del que aún se conservan cinco puertas. Su interior, de marcado estilo veneciano, está formado por callejones y calles estrechas donde abundan las boutiques y galerías de arte, pequeñas plazas adoquinadas invadidas por terrazas, y algunos edificios notables como la Iglesia de San Juan (IX), en una de cuyas capillas se conserva el icono de "Nuestra Señora de Budva" que se saca en procesión cada 24 de junio; la Iglesia St. Maria in Punta (1804); la iglesia de Sv Trojica, que alberga los restos del escritor Stjepan Mitrov Ljubisa; o la enorme Fortaleza (2€), donde puede visitarse un museo que contiene una colección de libros antiguos y parte de la muralla de la ciudad, además de disfrutar de las magníficas vistas de la ciudad, las playas y la bahía con la isla de St Nikola al fondo.
 
Las opciones para comer son muy variadas, desde los puestos de barbacoa y porciones, hasta sofisticadas pizzerías, restaurantes chinos o marisquerías. La ciudad vieja esta llena de cafeterías y bares, y las murallas rodeadas de terrazas de todo tipo. La mejor relación calidad precio la ofrece el self service del Hotel Mogren, hay variedad de carnes, pescados, verduras, arroces, postres, y cerveza de barril. Unos cinco euros por persona.  Rest Mozart, 15€. Una de las muchas terrazas dentro de la muralla. Pizza del montón, pero el postre, preparado en la pastelería que se encuentra junto al restaurante es insuperable.
 
 Budva es el principal destino turístico de Montenegro, y hay servicio regular de autobuses desde las ciudades de todo el país. La estación de autobús está en el centro de la ciudad, a 20 minutos andando al norte de la ciudad vieja, en Popa Jola Zeca.
 Con Olimpia express hoy visitamos Petrovac (2,5€, 25min) y Sveti Stefan (1,5€, 15min), dos pueblos costeros con largas playas y ambiente familiar. En la costa, mucho mas turística, los precios se han disparado, pudiendo cobrar hasta 12€ por una ensalada en la playa de Petrovac, u ofertas en Sveti Stefan de: dos hamacas, sombrilla, dos aguas y dos toallas, por 30€ el día.
 
Las playas son de piedra la mayoría, y el agua de color turquesa, limpia y transparente. Suelen estar abarrotadas, con poco espacio libre entre toallas, sombrillas y tumbonas de alquiler, y en ellas abunda el "antes muerta que sencilla" con exhibiciones, en ocasiones grotescas, de modelitos de baño ligeros y atrevidos. Petrovac dispone de una magnifica playa de arena de 600 metros y un maravilloso paseo marítimo salpicado de tiendas y terrazas. Tras diez minutos colina abajo desde la bus station, llegamos al extremo este de la playa. A nuestra izquierda esta el lujoso Hotel Rivijera y poco después tras cruzar un pequeño túnel de rocas en el acantilado, el Cafe Picerija Ponte, que desde su terraza sobre las olas dispone de unas fantásticas vistas de dos pequeñas islas frente a la playa, Katich y Sveta Nedjelja, cada una de ellas coronada con una pequeña capilla construida por pescadores en agradecimiento por salvarlos de los peligros del mar. Caminando dirección oeste se llega al Kastle Lastva, un diminuto castillo veneciano del siglo XVI desde el que se tiene un buena perspectiva de la playa, y de las olas rompiendo tras él en el acantilado. Aquí se encuentran la mayoría de tiendas y restaurantes.
 
Ya en el siglo XV, Sveti Stefan era un pueblo de pescadores ubicado sobre un pequeño acantilado rocoso conectado a tierra por un istmo de arena. Logró un gran auge a principios del siglo XIX, cuando contaba con tres iglesias y 400 habitantes, pero un siglo mas tarde perdió su poder económico e importancia política, y en 1954 tan solo vivían en él 20 personas. El gobierno comunista desalojó la isla y con ayuda de un grupo de arquitectos y artistas adaptaron las edificaciones abandonadas, conservando calles, muros, techos y fachadas de los edificios, pero transformando los interiores con las comodidades de un hotel de lujo. Sus huéspedes fueron entre otros Marilyn Monroe, Sophia Loren, Willy Brandt o Claudia Schiffer. La desintegración de Yugoslavia lo llevó al declive, hasta que en 2007 un grupo de Singapour lo arrendó y le ha devuelto su esplendor. Puede visitarse por 5€.
 
De vuelta a Budva cenamos en el buffet libre del Hotel Mogren, dos sopas, dos birras, djuvec y un plato de sandia, 10,6€.
Tomamos café y te en  MB Ice Club, un local con una amplia terraza frente a la iglesia católica, donde sirven el mejor té de Yugoslavia y un buen expresso, eso si, a precios europeos (1,5€ cada uno). Buses a Kotor cada 15-20 minutos, tardan 40 min.
 
 
En un extremo de la bahía, con sus iglesias y casas medievales de piedra amontonadas en un pequeño recinto amurallado, atrapado entre la costa y montañas de 1.400 mts,  Kotor es una de las ciudades más bonitas de la costa montenegrina. Flanquear sus 4,5 km de murallas a través de alguna de sus tres puertas es acceder a un laberinto de pequeñas calles empedradas con palacios venecianos, iglesias medievales, torres, fuentes, muesos, hoteles y restaurantes. Sus plazas llenas de terrazas rebosan vida y albergan algunas de las iglesias mas populares como la Catedral de San Trifón (1166) en la plaza Sv. Tripuna, o la Iglesia Ortodoxa de St. Nicolas (1909) y la minúscula Iglesia de St. Luke (1195), en plaza Sv. Luke. Frente a la puerta sur, en el fiordo, hay un pequeño puerto deportivo, y a diez minutos andando la playa. La puerta norte y su puente levadizo quedan a 5 min de la bus station.
 
 Regina del gusto. Menú de carne (regular), menú de pescado (bueno), dos cervezas, 24,6€. No lo recomendaría la verdad.  Café Astoria. Agradable café perteneciente al Hotel Astoria. El interior esta decorado como en un bosque de cuento de hadas, con un árbol que sube hasta el techo, y las paredes llenas de misteriosos textos griegos. Ideal para una buena merienda. El bus de vuelta cuesta medio euro menos. Ello es debido a que diferentes compañías sirven los mismos trayectos, con horarios que en ocasiones se solapan. Suelen ser buses de 24 plazas, algunos con aire acondicionado, cuidados y bastante puntuales.
 
Comer barato en Budva y alrededores, significa acudir a los locales de comida en porciones. Hoy cenamos una porción de pizza, una hamburguesa y un agua por 4,5€. En el stari grad de Budva hay una amplia oferta nocturna, con bares y night clubs de todo tipo. Asistimos a un concurrido concierto de jazz al aire libre en Casper 20, buen ambiente, cervezas 3€ - 6€, tienen wifi.


Publicado
Modificado
Leído 826 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 6 7 8 Capítulo 10 12
 
 


Capítulos de este diario