Rumania: mucho más que Drácula (Parte II)

Escribe: Divagante
En esta segunda parte conoceremos los territorios del prìncipe de las tinieblas, la leyenda que se tejiò alrededor de èl y los mejores recorridos por esta zona llena de magia y misterio.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Rumania: mucho más que Drácula (Parte II)

Bucarest, Rumania — martes, 20 de abril de 2004

Un recorrido por los principales destinos

Caras-Severin se destaca por sus cavernas pintorescas de las Montañas del Banat, los lagos cársticos y los ríos subterráneos. Aquí se encuentra la famosa estación balneoclimática Baile Herculane (los Baños Herculane).

Por entre los sitios turísticos del distrito de Mehedinti cabe mencionar: las ruinas del puente romano de Drobeta, construido según los bosquejos del arquitecto Apollodor del Damasco, el Museo "Portile de fier" de la ciudad Drobeta-Turnu Severin, la caverna de Topolnita, el puerto Orsova (donde se pueden organizar excursiones en barco, a Cazane - el desfiladero del Danubio), el puente natural de Ponoarele (60 m de largura), el lago de embalse de "Portile de Fier" (el más grande de todo el recorrido del Danubio) y la central hidrotécnica.

En el distrito Olt se pueden visitar las ruinas de las fortalezas dacicas y romanas de Romula, Limes, Rusidava y Sucidava. El baile "Calusarii", conocido en el mundo entero, tiene aquí sus raíces milenarios. Río más abajo se encuentra la ciudad de Giurgiu, importante puerto del Danubio datado del siglo X; fue fundado por los genoveses bajo el nombre de San Giorgio, sobre el espacio de una antigua fortaleza romana.
Río más abajo existen otras tres localidades importantes: Cernavoda (la antigua Axiopolis - donde se encuentra la central átomo eléctrica de Rumania), Braila (puerto importante, donde se pueden organizar numerosos cruceros en barco sobre el Danubio, programas de caza y pesca) y Galati (astillero).

Los cuentos necesitan tener su halo, tal como nacieron. ¿Hay alguien que quiera cambiar el destino de Blanca Nieves? ¿Necesitamos otras variantes de la Niña con cerillos, Hansel y Gretl o la Bella Durmiente del Bosque? El mundo actual cuenta con bastante recursos para engendrar sus propios cuentos, pues las fantasmas de la mente humana nunca se va a agotar. Sobre los cuentos antiguos , ellos tienen el poder mágico de volver a ser jóvenes con cada generación. Está claro que nadie se va a aburrir del insólito Drácula, aquel vampiro romántico, a veces sangriento, a veces solitario y suspirando por el amor, que está vagando por el mundo desde cuando su padre, el irlandés Bram Stocker, lo infiltró en una novela. La extraña criatura tuvo la fuerza de salir de aquellas páginas, de pasar el umbral de las películas, de los casettes video y, sobretodo, de los viajes. Su destino empezaba y terminaba aquí, en un paso de los Cárpatos - El Paso Bârgau - en Rumania y, por supuesto, vale la pena venir del cabo de la Tierra para ver estos lugares, igual como vale la pena contemplar la casa de Julieta y de Romeo o el bodegón donde dicen que todavía permanece la sombra del brujo Fausto.

Transilvania: buscando a Drácula

Transilvania es de lejos la más romántica provincia de Rumania. Su nombre mismo da lugar a imágenes de las cimas de las montañas alzándose hacia el cielo encima de los valles de bosques y de los ríos cristalinos, imágenes de iglesias de madera con techos altos, de castillos legendarios y memorias de una historia agitada.

Estigmatizada por siglos como la cuna del conde Drácula, una de las leyendas más fabulosas de la historia del hombre, esta zona no es sólo castillos medievales e historias de terror y vampiros, sino que también guarda fascinantes lugares turísticos que muy pocos conocen.
Aquí puede descubrir muchos lugares interesantes: estaciones para el deporte invernal y de tratamiento, vías para las excursiones en las montañas y el Parque Nacional Retezat, las ciudadelas medioevales fascinantes, museos de arte y hoteles de calidad. Posee montañas dignas de ser contempladas, hermosos ríos, construcciones antiguas con arquitecturas medievales extraordinarias, centros invernales de primer nivel y toda una gama de centros culturales como museos y parques que han sido rescatados para la admiración de los turistas.

Transilvania se halla en el centro del país, rodeado por los Cárpatos que recorren Rumania. La capital de la región, Cluj-Napoca, está situada en una meseta, mientras que Brasov y Sibiu, las principales ciudades, están debajo de los Cárpatos.Aquí, el personaje principal es el pastor, siendo éste el que guarda las tradiciones populares ancestrales.

Brasov, fascinante ciudad medieval, está pintorescamente situada en la cercanía del monte Postavaru y muy cerca de la zona montañosa transilvana, donde hay hoteles de alta calidad y paisajes bellísimos.
Admire sus monumentos arquitectónicos en estilo sajón antiguo, situados en la vecindad de la Iglesia Negra, monumento del siglo XIV, como también las ruinas de la fortaleza y el antiguo ayuntamiento, del siglo XVIII.

En el Castillo de Bran y la estación de Sinaia, antigua residencia real de verano, se pueden hacer excursiones al castillo, la presupuesta residencia de Vlad Tepes, el que inspiró la leyenda de Drácula.
También es recomendable visitar el castillo de Peles, que fue construido para el rey Carol I en 1883 en un estilo arquitectónico sofisticado, que se halla en la falda de la montaña, en Sinaia.

Hay numerosas posibilidades de pasatiempo: paseos, equitación, y en invierno se puede esquiar. Hay que mencionar aquí también las curas de entretenimiento para la salud. En su época fue un centro de atracción porque este castillo era el lugar de descanso del rey, quien adoraba pasar sus vacaciones junto al paisaje montañoso.
Sibiu es también una bella ciudad construida con calles de empedrado y casas en colores pasteles. Es preciso visitar tanto el Museo de la técnica popular al aire libre como el Museo de arte Bruckenthal.
El excelente emplazamiento de la ciudad permite la realización de excursiones a aldeas de montaña, como por ejemplo Sibiel, aldea donde se halla un impresionante museo de íconos.
Más allá, cerca de Deva, se encuentra el Castillo Hunyadi, reconstruido en el siglo XV en estilo gótico por el príncipe Iancu de Hunedoara. Éste lo adornó con torres y contrafuertes que hacen pensar en los castillos de la Loire.

El Banat

Esta región al sudeste del país tiene un clima más seco, distinto del existente en la mayoría de Rumania. Existen también pequeñas diferencias desde el punto de vista cultural.
El hecho de que hasta 1918 esta región estuvo bajo ocupación habsbúrgica se refleja en su arquitectura en estilo Art Nouveau. Hace1900 años, los romanos construyeron Baile Herculane, una estación de dispersión y entretenimiento que aún hoy sigue en actividad.
En la vecindad del monte Domogled hay una reserva natural que se extiende sobre una superficie de 60000 hectáreas y en la montaña de Semenic hay algunas estaciones pequeñas de esquí. Por fin, la capital de Banat, Timisoara, es la ciudad donde comenzó la Revolución de 1989.

Maramures y sus puertas


El tren a vapor que va de Viseu de Encima a través del Valle de Vaser, es uno de los atractions turísticos bien conocido Maramures. el trayecto se desarrolla sobre 50 kms, puede admirarse sobre la carretera valles salvajes, saltos de agua y túneles.

Las iglesias en madera de Maramures, son únicas gracias a sus formas y ornamentos, específicos al estilo rumano la más antigua iglesia en madera se encuentra a Ieud datando del año 1364.
La puerta significa la transición de la vida a la muerte, y también una clase de testimonio de los principales acontecimientos de la vida: el nacimiento, bautismo, el matrimonio, el paso hacia la eternidad.
Las famosas puertas en madera de los Maramures son verdaderas tarjetas de visita de los principales escultores ellas a menudo se compararon a arcos de triunfo.Sostenidas por cuatro columnas, se decoran de los motivos ornamentos tradicionales, cuyo sol y trenzada cuerda, ambos siendo símbolos de la vida.

En 1934,le escultor local Stan Ion Patras inventó un nuevo concepto de monumento funerario: la cruz tallada de un bajorrelieve que representa al difunto en su actividad profesional con sus calidades y defectos, sus alegrías y penas o ilustran las condiciones de su muerte todo ello crea la imagen de un epitafio grabado el color dominante que simboliza la esperanza y la libertad. Paradójicamente, es toda la vida de un pueblo que está representada en este cimitière.

Sighisoara medieval

Ciudad romana a origen, Sighisoara es una de las más bellas ciudades medievales que hay en el mundo. Aquí hay una fortaleza en lo alto de una colina, entradas y pasajes secretos, una torre con reloj del siglo XIV, y la casa donde vivió el príncipe Vlad Tepes.

Tradiciones culturales

En Transilvania puede asistir a festivales populares que son una manifestación auténtica de las costumbres locales y no solamente espectáculos especialmente destinados a visitantes. Las esculturas en madera o los objetos en cerámica que Ud. compra están hechos para ser utilizados con placer, así que no son simples souvenirs sin valor.
Uno de los aspectos extraordinarios que caracterizan este país es su patrimonio folklórico. Durante decenios fue muy poco conocido afuera de los límites del país. ¡Pero el patrimonio rumano no es solo folklórico! A Bucarest le llamaban entre las dos guerras mundiales "El pequeño París", ¡y con razón!

Las puertas de las casas son adornadas de complicados modelos esculpidos. Los trajes nacionales, con muchísimos colores, se llevan el domingo, a bodas y durante los festivales, ya que son llenas de varias significaciones.

En lo que concierne los festivales, hay que saber que la temporada propicia comienza después de las Pascuas.
Vale la pena visitar las iglesias de madera de Transilvania, con techos muy altos. y admirar el tesoro artístico de los monasterios de Bucovina del siglo XVI o escuchar encantados la rapsodia Rumana compuesta por George Enescu, que se inspiró de los maravillosos temas folklóricos.
La influencia más fuerte sobre el desarrollo de este país fue la de Roma antigua.

En general, se pueden delimitar tres regiones principales con tradiciones folklóricas distintas, y cada uno que viaja por Rumania se puede dar cuenta de los magníficos ejemplos de éstos.
La arquitectura, la artesanía y la cocina populares de la tradición rumana representan una cultura viva con valor único.
La gastronomía es también un arte y los rumanos saben manejar las setas y las legumbres, la carne de cerdo, pájaro o ganado, muy a veces para preparar comidas condimentadas a sabor oriental.

Hoy en día, las salas de ópera y conciertos, donde tienen lugar espectáculos de excelente calidad, las exposiciones permanentes de arte, como sería la de Constantin Brâncusi, los museos y galerías interesantes, todas son características de la sofisticada sensibilidad artística de los rumanos.

Además de todo esto, Ud. puede visitar todos esos lugares disfrutando de las comodidades ofrecidas por cada vez más hoteles y restaurantes, por la red interna de transporte aéreo, de ferrocarril o autobús, todo eso a precios sorprendentemente bajos. Las especialidades culinarias locales y los vinos regionales son una verdadera revelación. No olvidemos que los espectáculos de ópera tienen calidad y son accesibles a todos.
Bien sea por las leyendas del Conde Drácula o por sus verdaderas historias, el pasado de Rumania siempre fue apasionante.
Su herencia cobra vida cuando uno visita los castillos con garitas y las iglesias de madera con sus techos altos en Transilvania, admira los tesoros artísticos en los monasterios de Bucovina, que datan del siglo XVI, o escucha hechizado la "Rapsodia rumana" del compositor George Enescu, quien se hace el intérprete brillante de los temas folklóricos.

Una naturaleza curativa

Los Cárpatos rumanos, cuya cadena meridional fue llamada por el geógrafo francés Emmanuel de Martonne “los Alpes de Transilvania”, presentan una suma variedad de paisajes. Desde las cimas de contornos audaces, llevando las huellas de los heleros de antaño grabadas en su relieve escarpado, hasta los verdes valles y la decoración fantástica de las grutas que encierran los vertientes de los macizos calcáreos, puede encontrarse un magnífico abanico de formas que se despliega ante la mirada.

Estaciones alpinas, de las cuales hay algunas conocidas en el ámbito internacional, ofrecen estancias inolvidables. Mencionamos Bors,a y Vatra Dornei en el Norte del país, Slânicul Moldovei, Borsec y Sovata en el centro, Poiana Bras,ov, Predeal, Sinaia, Bus,tein, Câciulata y Câlimânes,ti en el Sur, Semenic y Bâile Herculane en el Suroeste y Stâna de Vale en el Noroeste. Tanto éstas como muchas otras forman parte de una amplia red turística, dotada con establecimientos hoteleros de calidad.

Tanto en las zonas montañosas como en las de colinas y de llanura hay casi 200 estaciones termales (su densidad hace de Rumania uno de los más ricos países del mundo bajo este aspecto. Desde el punto de vista médico, representan una verdadera farmacia de la naturaleza, con sus aguas ricas en sales minerales diversas, propicias tanto para baños como para curas internas. Un gran número de enfermedades se pueden curar aquí con éxito (a veces con resultados verdaderamente milagrosos).
Los lagos situados en la proximidad del litoral (Techirghiol, Agigea, Costinesti, Agighiol, Nuntasi), tienen una extraordinaria capacidad curativa. Además de los efectos curativos de las aguas, los lagos contienen también depósitos de fango organógeno.

La terapia medica no es la sola ventaja de la región. Al litoral pueden pasar su tiempo en varias actividades de recreo - tenis, minigolf, bowling, equitación, paseos con scooters.

Playas y aventuras


El litoral del Mar Negro, una de las costas más largas de Europa (90 km), ofrece a sus visitantes una sucesión de 15 balnearios encantadores, cada uno con su específico y con importantes capacidades de tratamiento.

El Litoral rumano rivaliza con el del Mar Mediterráneo. siendo famoso por su fina arena. El agua del Mar Negro tiene una salinidad disminuida en comparación con otros mares continentales (solo 17%) lo que permite la practica de los deportes subacuáticos y náuticos en condiciones óptimos. La plataforma del litoral tiene una inclinación muy pequeña. Existen zonas de 100 - 200 m de anchura donde las aguas no sobrepasan 1 m - 1,5 m de profundidad, siendo excluido cualquier riesgo. El agua del mar esta calmo, por no existir mareas fuertes. La latitud mediana y la baja altitud favorecen un clima seco y por esto hay un largo periodo del veraneo (al partir de al mitad del mes de mayo, hasta el octubre). La orilla esta orientada hacia el este, lo que ofrece a los turistas la posibilidad de contemplar unas magnificas salidas del sol y gozar una luminosidad máxima durante el día.

Los turistas pueden visitar una serie de vestigios históricos como por ejemplo las fortalezas griegas construidas en los siglos VII-VI antes de Jesús Cristo (Histria, Tomis-Constanta en la actualidad y Calatis, Mangalia en la actualidad).

El sur del litoral con una anchura de 72 km esta frecuentado por los turistas, desde el fin del siglo XIX. A partir de 1959, las estaciones del litoral fueron constantemente modernizadas. Mamaia, Eforie Nord, Eforie Sud, Techirghiol, Costinesti, Neptun-Olimp, Júpiter, Cap Aurora, Venus, Saturn, Mangalia son cada año las destinaciones predilectas de los turistas extranjeros y rumanos. Hoy en día la capacidad de alojamiento del litoral es de mas a menos 160.000 puestos. Entre las estaciones pueden viajar en "minicar" que hace el vinculo entre Mangalia y Neptun-Olimp, y da la vuelta la estación de Mamaia. Del litoral se puede salir en excursiones por varios lugares del país ( en el Delta del Danubio, a los monasterios de Bucovina, a Bucarest, a la Valle de Prahova) o al extranjero (a Bulgaria, Grecia y Turquía).

Considerado como un dominio turístico aparte, el ciclismo montañoso puede ser practicado en el territorio carpático. La libertad de movimiento y la posibilidad de elegir los trayectos y los puntos de parada, atraen en los Cárpatos turistas de diversas edades, aficionados de este tipo de turismo. Las fiestas y los concursos de ciclismo crean un ambiente relajado que atrae siempre nuevos adeptos.

Para chuparse los dedos

Una de las inquietudes que siempre tenemos antes de partir hacia otro país es la gastronomía. Debemos decir que Rumania ofrece una cocina muy variada y rica a base de productos naturales y mano artesana que dedica, aún en estos días de prisas, mucho tiempo en su elaboración.
Los platos de carne predominan sobre los platos de pescado a excepción de la zona del delta del Danubio, donde el pescado gusta mucho a los lugareños. Las verduras de temporada son ingredientes básicos en casi todas las comidas. Para orientar al lector se citan las especialidades más recomendadas:

    * Mititei. Salchichas pequeñas asadas y condimentadas con hierbas
      aromáticas.
    * Tochitura moldoveneasca. Guiso de carne acompañado con mamaliga (polenta).
    * Sarmale. Plato típico de carne picada y envuelta en hojas de col .
    * Frigarui. Carne en pincho.
    * Tuslamá. Ternera guisada.
    * Kashkaval o cascaval pane. Queso de oveja empanado.
    * Ciorba taraneasca. Sopa campesina con verduras.
    * Miel la protap. Cordero asado típico de la región de Dobrudja .
    * CIrnati oltenesti trandafiri. Salchichas rosas típicas de la región de Oltenia.
    * Muschi tiganesc. Ríete a la zíngara de la región de Valaquia
    * Papricas. Guiso de carne o pollo con cebollas fritas, a la crema o con tomate, propio de la región de Transilvania.
    * Carpa del Danubio. Tiene mucha fama, aunque en ocasiones sabe a lodo.
    * Clatitet. Crepés servidos con chocolate caliente, mermelada v flambeados con vodka.
    * Papanisi cu smintina. Rollo de nata o crema.

Los quesos rumanos. La tradición quesera en Rumania, pese a las influencias de Occidente, se ha mantenido desde antaño como parte esencial de su gastronomía. Aunque la especialidad más consumida por los turistas es el típico queso empanado, seguidamente se detallan algunas de las variedades de quesos más conocidas:

    * Brinza. Queso blanco salado elaborado en las regiones cercanas a los Cárpatos. Se compone de leche de oveja. Destacan los quesos blandos para untar y los ahumados.
    * Brizna de burduf. Queso para untar, fuerte y picante, madurado en un saco hecho con piel de animal (burduf). Suele tomarse en Cuaresma.
    * Kashkaval. Se elabora en los Balcanes desde tiempos de la dominación romana, imitando al italiano Caciocavallo. Se compone de leche de oveja, de vaca o una mezcla de ambas. Tiene sabor suave, ligeramente salado cuando es reciente y fuerte y más picante cuando madura.
      Suele tomarse empanado y frito.
    * Dalia. Parecido a la anterior pero elaborado con leche de vaca.
    * Dobrogea. De igual características pero elaborado con leche de oveja.
    * Nasal. Compuesto de leche de oveja, vaca o búfalo, en las montañas próximas al departamento de Cluj. Tiene bajo contenido en materia grasa.
    * Penteleu. Otra variedad de Kashkaval con leche de oveja.
    * Telemea. Queso blanco salado de leche de oveja, vaca o mezcla de leche de vaca y búfalo.
    * Teleorman. Kashkaval mezcla de leche de oveja y vaca.
      Urda. Queso fresco, blando y sin sal. Suele comerse untado en pan, sazonado con hierbas y muy especiado. Se utiliza mucho en la elaboración de platos típicos.

Transportes

La red de transportes públicos de Rumania es bastante buena y cubre casi todas las necesidades del país. En Bucarest circulan autobuses, trolebuses y tranvías que llegan a los barrios periféricos. Los billetes pueden adquirirse en los quioscos amarillos de la RATB.

Otro medio muy utilizado es el metro que cuenta con varias líneas operativas desde las 5 de la mañana hasta la medianoche. Los billetes pueden ser de dos o diez viajes, siendo estos últimos más asequibles.

Los taxis son de dos tipos: con taxímetro y sin él. No obstante, en cualquier caso es mejor acordar el precio de antemano porque hay algunos chóferes que no conectan el taxímetro y después vienen las sorpresas.

Para desplazarse entre provincias puede utilizarse el tren en trayectos como:

  •       Bucarest-Timisoara, Bucarest_Brasvo,
  •       Bucarest-Cluj Napoca
  •       Bucarest-Iasi
  •       Bucarest-Constanza

Los precios son realmente asequibles, incluso si se viaja en primera clase. También están los autobuses de la compañía nacional ITA que asegura las conexiones con todo el país.

La mayoría de las carreteras rumanas son carreteras nacionales, de un sólo carril por sentido y casi todas pasan por pueblos. Solo hay dos autopistas, de Bucarest a Pitesti y de Bucarest a Constanta. Aunque están en construcción nuevos tramos, algunas carreteras son todavía deficitarias.

Las velocidades permitidas abarcan los 90 Km./h en carretera y los 50 km./h en poblaciones.

Población

Los rumanos, que constituyen el 89% de la población, son
descendientes de los pueblos que habitaban la Dacia en tiempos de su
conquista por los romanos (hacia el 106 d.C.). Las minorías importantes
son los húngaros, que componen un 8% de la población y están asentados
principalmente en Transilvania, y los alemanes, que forman un 1,5% de
la población y viven la mayoría en el Banato.
Rumania también tiene
pequeñas minorías de ucranianos, gitanos, judíos, rusos, serbios,
croatas, turcos, búlgaros, tártaros y eslovacos.

Tips:

Electricidad: La corriente alterna es de 220 voltios a 50 ciclos.

En Bucarest, Rumania

Moneda: La moneda nacional es el leu (en plural, lei). Existen monedas de 500, 1000 y 5000 lei y billetes de 10.000, 50.000, 100.000 y 500.000 lei. El cambio de moneda puede hacerse en los bancos, en las casas de cambio autorizadas y en las recepciones de algunos hoteles. Los cheques de viaje pueden cambiarse en los bancos sin ningún problema. En cuanto a las tarjetas de crédito se aceptan American Express, Diners, Eurocard, Mastercard y Visa en los principales hoteles y restaurantes y en las empresas de alquiler de vehículos.

En Bucarest, Rumania

Comunicaciones: El servicio de correos es eficiente y económico. El horario de las oficinas centrales es de 8.00 a 20.00 h. de lunes a sábados. Los domingos están abiertas hasta las 12.00 h.

En Bucarest, Rumania

Horarios de comercio: Los bancos suelen abrir de 8.00 a 16.00 h. de lunes a viernes. Las tiendas suelen estar abiertas de lunes a viernes de 8.00 a 18.00 h. los sábados de 8.00 a 12.00 h. Los domingos cierran.

En Bucarest, Rumania

Idioma: La lengua oficial es el rumano. Sin embargo, también se habla el húngaro, el alemán y un dialecto minoritario que es el rom.

En Bucarest, Rumania

Clima: Rumania posee un clima continental con veranos cálidos en el interior y más suaves en las zonas de la costa y en el Delta del Danubio. Los inviernos son prolongados con abundantes lluvias y nieve, especialmente en los Montes Cárpatos. Para quienes viajan a las playas del Mar Negro, la mejor época es de entre junio y septiembre, mientras que la mejor temporada para la práctica de los deportes de nieve es entre diciembre y marzo. La primavera y el otoño se caracterizan por sus suaves temperaturas. La mejor época para visitar Rumania es entre mayo y octubre. Durante estos meses puede disfrutarse de la mayor parte de atractivos con que cuenta el país. La primavera es probablemente la estación más bella, sobre todo en las regiones montañosas o en el delta del Danubio. Los aficionados a los deportes blancos deberían optar por el invierno.

En Bucarest, Rumania


Publicado
Modificado
Leído 5881 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Rumania: mucho más que Drácula (Parte II)

    Bucarest, Rumania | 20 de abril de 2004