Barbados: la perla del caribe

Escribe: Naveganteinfinito
Barbados ofrece riqueza, color, días soleados y llenos de alegría, dos mares y un encanto casual pero a la vez sofisticado. La isla goza de sitios exóticos y una historia excitante. La variedad de cultura, deporte y demás actividades hace que esta isla sea la perla del mundo Caribeño.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Barbados: la perla del caribe

Bridgetown, Barbados — domingo, 17 de julio de 2005

Barbados tiene un buen nivel de desarrollo general, en la educación, sanidad y transporte. La gente es amable y el tiempo cálido durante todos los meses del año. En este paraíso tropical, el ritmo, la música y amistad son cuantiosos.

Bridgetown

Esta ciudad del sudoeste de Barbados, capital de la isla, está ubicada en la bahía Carlisle. Es el principal puerto y centro comercial del país, donde se canaliza la exportación de productos como el azúcar. Además, cuenta con establecimientos especializados en la refinación del azúcar y destilerías de ron. El turismo concentra el resto de la actividad económica.

Entre los monumentos de valor se encuentran la plaza de Trafalgar, donde se levanta una estatua del almirante británico Horatio Nelson, el histórico Careenage (un recinto para la reparación de barcos), una catedral anglicana del siglo XVIII, y el Garrison Savannah, antigua plaza de armas y en la actualidad centro deportivo.
Los preciosos arrecifes de coral de la playa de Bathsheba, en la costa nordeste de Barbados, hacen de esta zona el lugar de vacaciones favorito de los habitantes de Bridgetown. Las altas mareas producen un fuerte oleaje que azota constantemente el litoral. Esta ciudad, que a principios del siglo XX sólo contaba con una línea férrea, en la actualidad está comunicada por la autopista de la Costa Este, lo que ha facilitado la afluencia turística.

Centro de Barbados

Holetown y Speightstown son las otras dos grandes ciudades de la isla. La primera es el centro de Goldcoast, la zona de mayor ocupación hotelera y también el lugar donde desembarcó el capitán John Powell en 1625 pretendiendo rebautizar la isla en honor de Jaime I.
La segunda, Speightstown, es una ciudad portuaria que representa el típico estilo antillano en su arquitectura del siglo XIX, sus singulares tiendas y sus restaurantes. Pero en el centro de la isla también hay sitio para la historia natural: cuevas, una falla de 1,5 kilómetros y vegetación tropical.

Al norte de Holetown, el Folkstone Marine Park es el mejor lugar para darse un baño. Hay un museo sobre la vida marina y una ruta submarina de buceo alrededor de Dottin's Reef.

Norte de Barbados

Al norte de la isla, las parroquias de St. Peter y St. Lucy ofrecen unas magníficas vistas de aldeas de pescadores, bosques, granjas y monte bajo. Se puede llegar a la Barbados Wild Reserve (Reserva de Vida Salvaje) por la Highway 1 desde Speightstown, en la costa oeste. Garzas, tortugas de tierra, pavos reales, loros, monos verdes, nutrias, etc. Los animales no están enjaulados, por lo que deberemos tener precaución.
Hacia el sur se encuentra el parque nacional Farley Hill Mansion, situado al norte del municipio de Saint Peter. Por sus escarpados paisajes ha sido comparado con Escocia. Jardines, prados, gigantescos árboles de caoba y torres de palmeras reales rodean las ruinas de una antigua y espléndida casa de plantación.

Costa este de Barbados

El océano Atlántico choca violentamente con la costa este de la isla. Durante millones de años, las olas la han erosionado tallando cuevas, arcos, acantilados y rocas. Estrechas carreteras comunican unos pueblos que parecen colgar en las laderas, inclinados hacia el mar.
Los jardines Andrómeda despliegan una fascinante colección de preciosas e infrecuentes especies vegetales cultivados en los acantilados sobre el mar. Hacia el norte, por la Highway 1, se llega a Animal Flower Cave. Se trata de una cueva que exhibe pequeñas anémonas de mar o gusanos marinos, que parecen flores cuando abren sus diminutos tentáculos.

Costa sur de Barbados


La parroquia de Christ Church está aún más concurrida que la de St. James en la costa oeste. Hoteles de lujo, clubes de playa, restaurantes y tiendas provocan un tráfico intenso.
A unos seis kilómetros al noroeste, se alzan los edificios de coral y piedra y las tierras de serena belleza del Codrington Theological College (Facultad de Teología), fundado en 1745. El Sam Lord's Castle (castillo de Sam Lord) fue construido en 1820 por el bucanero que le da nombre, y forma parte de un hotel de la cadena Marriott. Las habitaciones están decoradas con las antigüedades que el pirata robó a los barcos que cruzaban la zona.

Destilería de ron

La destilería del monte Gay, en el distrito norte de Santa Lucía, ha producido un famoso ron durante más de un siglo. Barbados fue el primer país que exportó este fuerte licor, conocido antiguamente como "matademonios".
El ron es todavía importante en la economía de la isla. Las festividades son celebradas siempre con unos tragos de ron y las tiendas donde se vende este licor son los lugares de reunión preferidos.

Atracciones interesantes

El Flower Garden en una colina en lo alto de St. Joseph en lo que fuera una plantación azucarera con unas orquídeas y flores preciosas; y los Jardines Botánicos de Andrómeda. Igual que pueden hacer infinidad de paseos turísticos en auto privado, autobús y barcos. En la costa este de la isla están los mejores hoteles y las playas son más ‘rugientes' que las de su más calmada costa oeste, y la zona de Bathsheba ofrece la vista más bella del área.

Para enamorados


 La isla tiene una ley, que cualquier persona que llegue, y sin tener que esperar ni un minuto, ¡puede casarse!, después de obtener una licencia matrimonial en el Ministerio del Interior, al presentar su pasaporte y certificados de divorcio o de defunción si antes han estado casados o son viudos. Esto ha creado turismo adicional, y muchos hoteles ofrecen ofertas especiales para ‘recién casados'.

Cultura

La cultura combina las costumbres y modos británicos, que se desarrollaron a lo largo de más de tres siglos de dominación, con una cultura popular de origen africano.
Esta influencia africana es debida a que la mayor parte de la población desciende de esclavos procedentes de África occidental traídos para trabajar en las plantaciones. Éstos trajeron sus ritmos y creencias con ellos, lo que marcó profundamente el carácter cultural de la hasta entonces puramente europea cultura de Barbados. Esta influencia se palpa a la perfección en la música y los bailes, tal como ocurre en el resto del Caribe.
La llegada de nuevos credos derivó en una tolerancia religiosa en la que conviven pacíficamente doctrinas cristianas con creencias animistas.

Festividades

En febrero el Holetown Festival celebra la llegada de los primeros colonos en 1627. Baile y fiesta en las calles.
El Oistins Fish Festival tiene lugar en Semana Santa y celebra la firma de la Carta de Barbados en el siglo XVII. Además de competiciones de vela y de pesca, se puede disfrutar de la comida y artesanía local y del baile.
La Fiesta de Fin de la Cosecha (The Crop Over Festival), que celebra el final de la recolección de la caña de azúcar, comienza con la ceremonia de entrega de las últimas cañas y termina con música, baile y jarana. Tiene lugar a mediados de julio.

Gastronomía


La cocina nativa de las Antillas ofrece una experiencia muy diferente. Por herencia de las islas del oeste africano, cuenta en su mesa con arroz, guisantes, judías y okra, una hortaliza procedente de África; alimentos esenciales que se convierten en una buena base para una carne lentamente cocinada y para preparados de pescado y marisco. Muchos platos se cocinan con aceite (los fritos de calabaza son excepcionales). Es conveniente tener cuidado con los condimentos ya que son más fuertes de lo que parecen. Todo menú que se precie debe incluir pescados como el barbo y el pez volador.

De desayuno y postre, encontramos mangos, guanábanos, papayas y también «mammy apples», una fruta del tamaño de una pelota de baloncesto con la piel gruesa y las pepitas grandes.

Entre los refrescos, además de la omnipresente cerveza Banks y del ron Mount Gay, pruebe el falernum, un licor elaborado con ron, azúcar, zumo de lima y esencia de almendras; y el mauby, una bebida sin alcohol parecida a la cerveza, hecha de corteza amarga cocida y especias.

Compras

La calle Broad y adyacentes en Bridgetown, la capital de la isla, han sido el mayor centro de atracción para ir de compras en la isla. El horario de apertura y cierre durante los días de la semana es general y va desde las 8.00 hasta las 18.00, mientras que el horario de los sábados es algo más reducido: desde las 8.00 hasta las 13.00.

Muchas de las tiendas disponen de un departamento de artículos libres de aranceles, donde hay que enseñar el billete de viaje o el pasaporte para poder comprar. Las tiendas de Bridgetown venden mercancías de mucho valor, como pueden ser artesanía fina, cristal, cámaras, equipos estéreos y vídeos, así como joyas, perfumes y prendas de vestir.
La artesanía autóctona de Barbados abunda por toda la isla. Uno de los principales mercados es Pelican Village, situado a las afueras de la capital. Los artículos más preciados son bandejas individuales talladas en madera, servilletas bordadas, muñecas, bolsos y multitud de abalorios hechos de conchas. En algunas de las esquinas más recónditas del país, hay distinguidas y poco conocidas tiendas de las grandes firmas de lujo.

Tips:

El clima es tropical, moderado por las brisas marinas. La temperatura media anual es de 26,1ºC. La época de lluvias va de junio a diciembre. Su régimen de precipitaciones varía desde los 1.000 milímetros en la costa a los 2.300 milímetros en el centro de la isla. Los huracanes, relativamente frecuentes en todas las Antillas, apenas se han dejado caer por Barbados. El último se registró a mediados del siglo XX. La mejor época para visitar las islas es durante los frescos y secos meses de finales de invierno y principios de primavera (febrero a mayo). Conviene recordar que estos meses son de temporada alta y, por tanto, más caros.

En Bridgetown, Barbados

Un dólar de Barbados (BDS $) equivale a 50 centavos de dólar americano. Dado que el valor del dólar de Barbados se establece según el dólar americano, la proporción permanece constante. Las dos monedas se aceptan en toda la isla, pero cambiar su dinero en moneda local siempre le proporcionará alguna ventaja económica.

En Bridgetown, Barbados

Los autobuses azules con una raya amarilla son públicos, los amarillos con una raya azul, privados. Todos recorren constantemente la Highway 1 (St. James Road); suelen ser económicos (1,5 $ B) y seguros, pero se encuentran abarrotados de gente. Su mayor ventaja es la oportunidad de disfrutar del ambiente local.

En Yorkshire, Barbados

Los taxis funcionan con un precio fijo regulado por el Gobierno. Es importante negociar el precio antes de salir y asegurarse que estamos de acuerdo con la moneda en la que se efectuará el pago. La mayoría de los taxistas supone una excelente guía turística.

En Yorkshire, Barbados

Explorar Barbados en coche es un placer. Hasta las carreteras más remotas se encuentran en perfecto estado, pero casi ninguna está bien iluminada y hay que tener en cuenta que anochece a las 18.00 y que durante un día soleado, los altos campos de caña de azúcar alineados junto a la carretera pueden dificultar la visibilidad.

En Bridgetown, Barbados

Para alquilar un coche es necesario tener un permiso internacional de conducir o un carné en Barbados, que se consigue por una pequeña cantidad en el aeropuerto y en las principales agencias de alquiler si poseemos un carné de conducir en vigor. Es necesario ser prudente: se conduce por la izquierda y los peatones cruzan las carreteras por todas partes.

En Bridgetown, Barbados


Publicado
Modificado
Leído 20624 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario