Rally por el maravilloso norte de Sudamérica

Escribe: Her_2004
En estas vacaciones o expediciones como siempre digo a mis viajes, sabía que iba a comenzar en Perú y pasar por Ecuador. Pero tenía ganas y curiosidad desde hacía tiempo en conocer Colombia y...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Rally por el maravilloso norte de Sudamérica

Bogotá, Colombia — domingo, 8 de julio de 2007

En estas vacaciones o expediciones como siempre digo a mis viajes, sabía que iba a comenzar en Perú y pasar por Ecuador. Pero tenía ganas y curiosidad desde hacía tiempo en conocer Colombia y tratar de desmitificar esa mala imágen que muchos se han creado sobre este gran y bello país. Lo que sigue es un relato lo más completo y práctico posible de mis vacaciones por esta porción de Sudamérica.

  • Día 1 y 2, Viernes 11 de Mayo de 2.007. Salí de Buenos Aires a las 21:30hs con el vuelo astrasado por parte de Aerolíneas Argentinas. Llegué a Lima a las 00:30hs del Perú, luego de recorrer el Aeropuerto y hacer tiempo, me tomé un avión de LAN hacia Piura, por 126 USD, luego una combi desde Piura a Tumbes por 20 Soles (4 horas de viaje) y desde allí un Omnibus de CIFA por 6 USD hacia Guayaquil, el cual esperaba a todos los pasajeros en los puestos migratorios del Perú y Ecuador, luego de 7 horas de viaje y muchas paradas, en medio de un paisaje conformado por las plantaciones de Bananas y otras al costado de la ruta, llegué a Guayaquil, donde me recibió Danny con su esposa Tammy, dos amigos de Guayaquil, luego partí a recorrer con ellos parte del Guayaquil nocturno, apreciar los diversos barrios y atractivos de esta ciudad de noche.

    Luego de un duro día de viaje y alojarme en casa de ellos, repuse mis energías para recorrer lugares que me quedaron pendientes el año anterior.
  • Día 3, Domingo 13 de Mayo de 2.007. Guayaquil. Pude apreciar esta maravilla de Guayaquil que es el Malecón Salado y el Lineal, dos paseos públicos que han sido recuperados y parquizados en estos años por el gobierno local para que la gente pueda disfrutar de un paseo en contacto con la naturaleza. Justamente ambos paseos, estaban llenos de gente, ya que ese día se festeja el Día de las Madres en varios países latinoamericanos, incluído desde ya, Ecuador.

    Por la noche pude apreciar esta ciudad toda iluminada, con sus Malecones 2000 y Salado, La 9 de Octubre, Las Peñas y Rotonda de Guayaquil, iluminadas. Luego partí hacia Tulcán por Empresa San Cristóbal por 12 USD, donde arribamos después de 12 horas y media de viaje, a Tulcán.
  • Día 4, Lunes 14 de Mayo de 2.007. Tulcán - Ipiales y Pasto. Aquí aproveché para mandar unos E-mails por 0,70 USD la hora. Luego de un rato y comprar Pan por 0,50 USD. Luego tomé un Omnibus hasta el Parque Ayoras por 0,22 USD, donde luego abordé una combi hasta Rumichaca, que es Migraciones Ecuador por 0,70 USD, ya luego de caminar 100 metros, tenemos DAS Migraciones Colombia, para el control migratorio.

    Una vez sellado el Pasaporte, desde aquí tomé un taxi colectivo hasta la Terminal de Omnibus de Ipiales por 1.700 Pesos Colombianos (COP). Luego desde aquí tomé otro Taxi Colectivo hasta Las Lajas donde recorrí y conocí el Santuario Nuestra Señora de las Lajas un templo que comenzó a construírse a fines de los años \'20 y culminó 15 años después promediando la década del \'40, es una obra arquitectónica que a todos nos deslumbra por su belleza, ya que está emplazado sobre un precipicio. En todos los casos que menciono de Ipiales el costo del Taxi fué de 1.700 COP.

    Luego desde allí, regresé a la Terminal de Ipiales nuevamente en Taxi Colectivo y por 1.700 Pesos Colombianos (COP) desde donde tomé un Supertaxi a Pasto por 6.000 COP. El viaje dura poco más de 1 hora y media, luego aquí abordé por 3.000 COP un Taxi hasta el Koala In Hostel, Calle 18 Nº 22-37, que es una mansión antigua, frente a los almacenes Barbato y a 1 cuadra y media de la Plaza, donde por menos de 10 USD uno puede alojarse en habitación con baño privado y TV.

    En Pasto tenemos muchas cosas para ver como La Iglesia de San Juan, La Catedral, Iglesia de Santiago, De la Merced, Cristo Rey y La Plaza, desde donde sale un pasaje. Luego podemos apreciar la Gobernación de Nariño y valiosas casas antiguas con sus fachadas de múltiples colores.
  • Día 5, Martes 15 de Mayo de 2.007. Pasto Este día me dediqué a recorrer La Laguna de La Cocha. Salí desde el Cuartel de Pasto en Taxi colectivo (son cerca de 27 km de viaje), cuyo costo es de 3.000 COP por persona, luego de un rato contemplando los paisajes, llegamos al embarcadero de la Laguna de La Cocha.

    Una vez allí abordé una lancha en 20.000 COP, en la cual hacemos una recorrida de la Isla el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, El Sendero Ecológico y regresamos a la lancha para dar una vuelta a la Isla y contemplar el magnífico paisaje que nos ofrece la Laguna, luego de una hora de trajín, regresamos al embarcadero donde nuevamente abordamos un taxi que por 3.000 COP, nos dejará cerca del Centro de Pasto.

    Otra cosa que aproveché para conocer es el Museo del Oro en Pasto, donde nos permite echar una mirada a las culturas precolombinas que poblaron esta parte de América. Ya en el centro me junté con mi amigo William y su Madre con quienes recorrimos el Teatro de Pasto, que es una de las joyas arquitectónicas de esta ciudad.

    Ya cuando caía la tarde, me dirigí hasta la Terminal de Omnibus donde abordé el Omnibus a Medellín. Tomé el Magdalena en 65.000 COP. Les recomiendo en Pasto visitar La Cocha, contemplar el Volcán Galeras y desde ya, no irse de Pasto sin comer un Cuy.
  • Día 6, Miércoles 16 de Mayo de 2.007. Medellín Bien temprano, comencé a tratar de disfrutar de esta Ciudad, llegué cerca del mediodía y aproveché para alojarme en el Black Sheep Hostal, por 8 USD, realmente es un hostal agradable, donde para gente de muchos países, está en la zona de El Poblado. Ubicado a 5\' de Taxi desde el Terminal Sur, una carrera (viaje) de Taxi les costará no más de 3.000 COP.

    Lo primero que hice en Medellín, fué degustar la Bandeja Paisa, un manjar que recomiendo probar a todo el que vaya a Medellín. Luego de recorrer parte de la Ciudad con mi amiga Lucía, aproveché al caer la tarde juntarme con Diana de Viajeros, con quien recorrí El Pueblito Paisa, el Parque de los Pies Descalzos, donde uno puede sumergir sus pies en agua tibia y desde aquí pude apreciar el Teatro, toda esta zona fué remozada y puesta en valor hace una década, ya que antes era una zona bastante alicaída. Enfrente podemos ver el nuevo edificio de La Gobernación de Antioquía y a lo lejos la Fuente, ubicada cerca de los edificios Vasquez y Carré. Una vez terminado el paseo, me despedí de mi amiga Diana con un Taxi hacia el Hostal que me costó 4.000 COP.
  • Día 7, Jueves 17 de Mayo de 2.007. Medellín La mañana comencé dirigiéndome hacia la Estación del Metro, para tomarme el Metro hacia la Estación Parque Berrío. El Costo del pasaje es de 1.300 COP, pero comprando Ida y Vuelta, nos sale el pasaje 2.400 COP (es decir por 1.200 COP por tramo).

    Luego al llegar a Parque Berrío, y dirigirme al puesto de la Dirección de Turismo, obtuve un Mapa y explicaciones de los principales atractivos de la Ciudad, me dirigí a recorrer en Parque Botero, donde podemos contemplar un sinnúmero de obras escultóricas del Maestro Fernando Botero, el Museo de Antioquía, donde podremos disfrutar de las obras de Botero y exposiciones intinerantes, el Palacio Nacional un gran paseo de compras desarrollado en 6 pisos, luego de atravesar parte del Centro me dirigí a La Catedral desde donde contemplé La Fuente y a lo lejos el Edificio Coltejer un verdadero emblema de esta ciudad, seguí recorriendo y viendo lugares como el Palacio de Bellas Artes, la Iglesia de San José, luego recorrí la zona de San Antonio, los edificios Vasquez y Carré, la vieja Estación de Trenes de Antioquía.

    Luego de tomarme el metro en San Antonio, me dirigí hacia la Estación Acevedo donde tomé el cablecarril, todo con el mismo pasaje, desde donde se contempla una impresionante vista de la Ciudad de Medellín, una vez disfrutada de esta vista fuí hasta la Estación Terminal del Norte del Metro, al cruzar ya en la misma terminal, busqué el Omnibus que va a El Peñol.

    Salí a las 2 de la tarde luego de pagar a último momento sólo 5.000 COL, pasé por el pueblo, pero debemos bajarnos en La Piedra del Peñol. Una vez abajo caminé un trecho de 800 Metros hasta la Piedra de El Peñol, donde una vez pagada la entrada de 4.000 COL, ascendemos caminando las sucesivas escaleras. Una vez arriba tenemos una vista única de El Peñol, la vista al Lago y al Pueblo, luego de este paisaje para nuestra vista, bajé y regresé a Medellín en un Omnibus que ahora costó 8.000 COL.

    Regresé el hostel, desde allí tomé mi equipaje y me encanminé hacia la Terminal del Norte, en el Metro. Una vez allí conseguí en Expreso Brasilia un pasaje a Cartagena por 70.000 COL, que salía a las diez de la noche, me esperaban alrededor de 15 horas de viaje.
  • Día 8, Viernes 18 de Mayo de 2.007. Cartagena de Indias. Llegué al Terminal de Cartagena antes del mediodía del Vienes, y al salir del Terminal tomé una buseta hacia el centro de Cartagena por 1.200 COL, me bajé poco antes de la entrada a la Ciudad Amurallada. Para que se ubiquen, deben bajarse unas 4 cuadras antes del Malecón de los Pegasos, 2 cuadras antes de la dirección de turismo, donde están las agencias desde donde salen las excursiones a la Isla del Rosario.

    Sin pérdida de tiempo me alojé en el Hostal Colonial Inn en la Calle 35 (El Porvenir) 79, la habitación con baño privado me costó 10 USD. Una vez tomada la ducha para aplacar los efectos del calor y del viaje desde Medellín, empecé a recorrer la Ciudad de Amurallada de Cartagena de Indias.

    Allí arranqué recorriendo el Museo de la Inquisición (Entrada 6.000 COP), con el particular de que ninguno de los elementos de tortura allí expuestos se utilizaron en Cartagena, y es un lugares que contiene una rica historia de Cartagena, desde la llegada de los primeros conquistadores, hasta hoy, pasando por los procesos de la Independencia de Colombia y la importancia de Cartagena durante estos sucesos. Luego podemos recorrer la Catedral, Plaza Bolívar, la entrada a la Ciudad Amurallada donde está el monumento a Heredia, luego el Monumento a Colón.

    Ya saliendo nuevamente de la entrada, vemos el Parque de los Pegasos, enfrente el Parque Centenario, conmemoativo del primer Centenario de la Independencia Colombiana, luego caminando 4 cuadras hacia el San Felipe vemos la estatua de la India Catalina, seguimos caminando cerca de 8 cuadras y por fin llegamos al San Felipe. Un gran fuerte que ha quedado de la época de la dominación española.

    Este fuerte era uno de los 4 principales de la época colonial española (los otros eran San Juan de Puerto Rico, Veracruz en México y La Habana en Cuba), podemos apreciar sus túneles que comunicaban las diversas baterías, los cuales a medida que avanzamos, empiezan a anegarse, ya que terminaban en el Mar. Luego podemos observar los lugares de descanso y distintas dependencias del fuerte, las garitas de vigilancia, los cañones, también vemos en sus paredes la forma en la cual fué construído, y en un salón vemos las banderas de Colombiana, Cartagena y un grupo de Balas de Cañón.

    Siguiendo con el San Felipe, tenemos una vista a La Proa, desde la cual se domina toda la Ciudad de Cartagena de Indias, con una vista única al Mar Caribe, vista que en parte podemos apreciar desde el San Felipe. Luego a la salida del San Felipe y frente a su parte posterior, podemos apreciar Los Zapatos Viejos, un monumento que recuerda un poema de un autor cartagenero, al cual la ciudad homenajeó en esta forma.

    Luego regresé caminando nuevamente e ingresé a Cartagena por su parte pobre, donde se pueden apreciar más construcciones viejas y lindas, pero que no se les dió renombre turístico. Por la noche aproveché a encontrarme con Kary, una amiga en Santa Catalina, allí recorrimos las bóvedas, y la muralla en ese sector y nos quedamos charlando largo rato, hasta que llegó el momento de la despedida.
  • Día 9, Sábado 19 de Mayo de 2.007 Cartagena de Indias. En la mañana aproveché a salir bien temprano y recorrer Bocagrande, empecé caminando tranquilamente sobre la Costanera de esta ciudad y de a poco me fuí introduciendo a la parte de Bocagrande.

    Al ingresar a la primer parte de playa, me descalcé y caminé sobre el agua, ví pesacadores que traían parte de su producción, gente ofreciendo carpas y lugares en la playa, y así fué como disfruté en esa mañana de Bocagrande y el Mar Caribe. Al llegar a la punta de Bocagrande comencé a pegar la vuelta a la Ciudad Amurallada, se ve desde Bocagrande a los lejos la Ciudad, una muy buena postal de este lugar.

    Ya en Cartagena, me subí a la Muralla, y contemplé el Mar Caribe y Bocagrande, las caminé hasta la altura del Teatro Heredia. Aproveché para dar una última recorrida por la Ciudad amurallada, respirar su aire y ver a su gente y partir hacia la Terminal de Omnibus en una buseta que tomé a la salida de la Ciudad Amurallada por 1.200 COP.

    Ya en la Terminal, me tomé un Omnibus hacia Santa Marta por La Veloz por 20.000 COP, por 5 horas de viaje con transbordo en Barranquilla. El servicio es bastante flojo, así que recomiendo evitar esta Compañía. Llegué a las 23:00hs y desde aquí por la horta sólo quedaba un taxi disponible, así que por 10.000 COP, me fuí a Taganga que está a 15\' de Santa Marta, a alojarme en el Casa de Felipe por 7,50 USD.
  • Día 10 Domingo 20 de Mayo de 2.007, Taganga. Bien temprano en la mañana, me tomé en el Puesto de Policía que está a unas pocas cuadras del Casa de Felipe una combis hacia el Pescaíto, una ferretería en Santa Marta por 1.200 COP, luego por 3.500 COP me tomé una buseta que nos deja en la Puerta mismo del Parque Tayrona.

    Luego de esperar a que abrieran (Abren a las 8 de la mañana), pagué la entrada de 24.000 COP, ya allí una combi por 2.500 COP, nos acerca al camino donde se bifurca hacia el Cañaveral y Arrecifes. Acá me acoplé con un grupo de chicos de Barranquilla que iba a pasar 2 días en el Parque.

    Luego de una caminata corta, pero algo dura se llega a Arrecifes. El paisaje del camino es muy lindo, parece las típicas selvas que se ven en series de la Tele como Tarzán (así es todo el Parque). Una vez en Arrecifes, vimos, el Mar Caribe y su magnífico oleaje, esta es una de las causas por las que no nos podemos bañar en este sector.

    Luego de un corto descanso y contemplar esta parte, nos dirigimos hacia la Punta, donde está la Piscina, en el camino una parte lo hiciomos por la Playa del Mar Caribe, mientras disfrutaba del paisajes, y luego de nuevo a los senderos. Llegamos luego de largo rato de caminata y lugares sinuosos por fin hacia la Piscina, donde es posible acampar al igual que en Arrecifes si uno lo desea.

    Ya allí y luego de disfrutar del Mar Caribe y de esta zona, procedí a ir hacia El Pueblito, esta es la parte más dura de la caminata por el Parque, ya que en un momento el camino se hace cerradísimo y debemos pasar por piedras y hay mucha pendiente en alto. Lo bueno es que cada tanto aparecen carteles con la progresión del camino.

    Luego de 2 horas de durísima y extenuante caminata, llegué a El Pueblito, donde está la casa de un cuidador del Parque, allí hay un libro de visitas donde podemos dejar comentarios y apreciaciones acerca del Parque y nuestro recorrido. Ya desde allí, me dispuse a hacer la caminata hacia El Calabazo, en un momento la selva se abre, por un corto rato ya que durante todo el recorrido desde el ingreso al parque hasta aquí casi el cielo no se vé por lo tupido de la vegetación y los árboles haciéndonos un techo.

    En un momento se largó a llover, pero gracias al techo virtual que nos hacen las hojas y copas de los árboles, casi no se sintió. Por fin luego de largo rato de caminar, llegué a El Calabazo, desde donde hice el recorrido inverso hacia Santa Marta, 3.500 COP de una combi, más 1.200 COP de la Combi a Taganga.

    Allí en la parada previa a tomar la combia a Taganga, recomiendo comprar unas bebidas a los vendedores ambulantes del lugar. Son muy económicas y desde ya, se venden frías. Una vez en el Casa de Felipe, retiré el equipaje y me dirigí hacia la Terminal de Omnibus desde donde por 60.000 COP, me tomé un Omnibus de la Empresa Copetrán, hacia Bogotá, Expreso Brasilia cobra 70.000 COP ese mismo pasaje, luego de esperar en la sala de esta empresa con TV color y comodidades, procedimos a embarcar. Luego de 16 horas de un excelente viaje, por fin llegué el Lunes al mediodía a Bogotá.
  • Día 11, Lunes 21 de Mayo de 2.007, Bogotá. La Capital de Colombia, me recibió con un tiempo nublado en medio día de un día feriado, con poca gente en las calles, desde la Terminal, me tomé una buseta hasta la Plaza de los Periodistas por 1.250 COP.

    Ya allí me alojé en el Hostal Platypus por 8 USD. Luego de instalarme, y darme un baño para reponerme del viaje, salí a recorrer Bogotá. Y comencé enseguida, la Plaza de los Periodistas y el monumento a Bolívar, la Iglesia del Rosario y la Bordadita, luego San Francisco, la esquina del Diario El Tiempo, y ya en medio del frío que no sentía desde hacía días, la Plaza Bolívar, donde pude contemplar La Catedral, una construcción imrpesionante que data del siglo XVII, el Congreso, Monumento a Bolívar, La Alcaldía de Bogotá y el Palacio de Justicia todo estos edificios en torno a la Plaza Bolívar, sede de los grandes acontecmientos cívicos y políticos de la historia de este país.

    Luego recorrí la Plaza y Colegio de San Bartolomé, ví la Casa de Nariño (sede de la presidencia), la Iglesia de San Agustín, luego de recorrer la Avenida José Asunción Silva, llego al Museo. Regreso nuevamente al Centro y puedo apreciar parte del lagado arquitectónico colonial de Bogotá, una serie de Casas viejas, el Palacio Echeverry, Después de darme un pantallazo del centro de esta ciudad y observar el Transmilenio regreso al Hostal. Contemplando Monserrate, punto, que se ve desde cualquier lugar de Bogotá.
  • Día 12, Martes 22 de Mayo de 2.007, Bogotá. En la mañana salgo hacia el Centro a repasar lugares vistos y que me han quedado pendientes, paso, por la Iglesia la Bordadita del Rosario, La Candelaria, del Carmen, el Teatro de Nuestra Señora del Carmen, luego el Teatro Colón, para quedarme un rato recorriendo el Museo de Armas de Colombia, donde predomina la Fuerza Aérea y hay un repaso interesante de la historia de la aviación de este país muy bien explicada y en una de las salas, la participación de Colombia en la Guerra de Corea.

    Luego de dar un vistazo a muchos de los atractivos de Bogotá que había visto el día anterior, fuí a visitar a mi amiga Viviana. Por la tarde me quedé recorriendo la otra Bogotá, que no deja de ser interesante, pasé por la Vieja Estación de Trenes donde aproveché a entrar y conocerla.

    Luego por la tarde, me quedé en la zona de La Candelaria, recorriendo y a modo de despedida de Bogotá y porqué no, con la frustración de no haber tenido más tiempo para hacer Monserrate y La Catedral de la Sal en Zipaquirá. A las 22:30hs partí de Bogotá por Fronteras, hacia Ipiales, el boleto me costó 80.000 COP, y llegué a Ipiales en 20 horas, luego de pasar por Cali, Popayán y otros.
  • Día 13, Miércoles 23 de Mayo, Camino a Ipiales. Como mencioné renglones más arriba, el día me recibió camino a Cali adónde llegamos bien temprano en la mañana. Desde aquí seguimos y pasamos por la titulada Jerusalén de Colombia, que es Popayán. El camino es bastante sinuoso, pero el paisaje es muy lindo y de vez en cuando aparecen uno de los típicos colectivos colombianos.

    Luego de salir de Popayán, almorzamos y seguimos viaje hacia Ipiales, adonde llegamos 18:30hs. Desde la Terminal nos hablamos por fin con Silvia y Melissa, dos chicas peruanas que venían desde Bogotá y con un muchacho colombiano que vive en Ecuador que no recuerdo el nombre, los 4 nos tomamos un taxi por 1.500 COP por cabeza hasta Ipiales y Rumichaca, donde los trámites de migración son sencillos.

    Del lado colombiano reina la amabilidad, del lado ecuatoriano y gracias a la Policía Nacional de éste país, el trato es descortés y somos recibidos por un empleado maleducado de aduanas. Luego de los trámites y siendo cerca de las 19:00hs, tomo una combi haCia el Terminal de Tulcán por 0,70 USD, ya desde aquí abordé un Omnibus por 4,80 USD hasta Quito. Como el Omnibus salía cerca de las 20:00hs, tuve un rato para comprar algo para comer, como ser pan, frutas y una botella de Coca Cola, cambia mucho Ecuador, ya que se nos hace más barato que Colombia.

    El Omnibus salió alrededor de las 20:00hs, en el primer puesto policial de Tulcán, nos pidieron documentos y a dos colombianos y a mí, nos hicieron bajar del Omnibus y dos policías (Suboficiales) de ese retén haciendo gala de su mala educación revisaron nuestro equipaje, en el segundo retén se repite la situación con los colombianos, pero en mi caso, no hubo problema, claro esta vez fué un oficial, que actuó en forma correcta.
  • Día 14, Jueves 24 de Mayo de 2.007, Quito. Ya en Quito me reencontré con Melissa, Silvia y el muchacho. Era poco más de la una y media de la mañana y el frío gélido de Quito, de a poco nos iba castigando, nos quedamos juntos en salida a las plataformas del Terminal Cumandá, por la peligrosidad que caracteriza a este terminal. De aquí salimos a las 4 de la mañana hacia Guayaquil, el pasaje nos costó 8 USD y llegamos luego del mediodía, luego de un viaje bastante largo, pero entretenido, ya que el omnibus hizo paradas en varios pueblos, abriéndonos una ventana al Ecuador que pocos ven.

    Luego de despedirnos de chico, seguimos con Melissa y Silvia hacia Tumbes. Al mediodía nos tomamos el Omnibus de la empresa CIFA rumbo a Tumbes, el pasaje como siempre sale 6 USD y luego de salir a las 13:15horas, recorrimos la parte sur de este país, sus provincias de Guayas, Azuay y El Oro, luego de hacer los trámites migratorios en Huaquillas (Ecuador) y Aguas Verdes (Perú), llegamos a Tumbes poco después de las siete de la tarde, luego de un muy buen viaje. Aquí en Tumbes, terminamos nuestro viaje juntos desde Bogotá con Melissa y Silvia. Yo tomé un Omnibus de la empresa El Dorado por 25 Soles, hacia Trujillo, a las 20:00hs y cerca de las 7 de la mañana, ya me encontraba en la Ciudad de la Eterna Primavera como se la conoce a Trujillo.
  • Día 15, Viernes 25 de Mayo, Trujillo Acá el día fué para descansar, recorrer algunas cosas pendientes del año anterior, como los restos de la Muralla Norte y las Catacumbas del la Catedral, también repasé lugares que había visto al pasar y sin prestarle atención como las numerosas construcciones antiguar que nos ha legado esta ciudad a todos los visitantes.

    Luego por la tarde aproveché para reunirme con mi amiga Laura de Viajeros, con quien pasé un largo rato en esta ciudad . Ya por la noche, luego de pasar la tarde con gente amiga de Laura y conocerlos a ellos, fuí hacia la Terminal donde salía el Omnibus de Línea, cuyo pasaje me costó 35 Soles.
  • Día 16, Sábado 26 de Mayo, Lima Llegué a Lima en la mañana del Sábado, y en seguida me dispuse a ir al Hostel, y una vez instalado allí y ponerme al día con lo E-mails, recorrí nuevamente la Plaza de Armas y contemplé la ceremonia del cambio de guardia.

    Mientras recorría el Centro, promocionaban viajes al Cerro San Cristóbal, ocasión que no dejé pasar por alto esta vez y hacia allí me dirigí por sólo 5 Soles, uno tiene una visita guiada, donde explican los lugares de Lima que rodea a la Plaza de Armas, el Centro y al salir por el Puente de Piedra hacia el San Cristóbal, la zona de la Plaza de Toros (Plaza de Acho), pasando por el Paso de las Aguas.

    Ya en el Cerro San Cristóbal, observamos una imponente vista de la capital del Perú, muchas veces que no hay tanta bruma y smog, puede apreciarse el Océano, pero este día no había forma de apreciar el Océano, de modo que me conformé con una magnífica vista de la ciudad. Al regreso, pasamos por la Alameda de los Descalzos, donde podemos observar 12 esculturas, cada una representando un mes o signo zodiacal, el Convento de los Descalzos, la Iglesia del Sagrario, que es la más pequeña, con capacidad para sólo 18 fieles!!!!!. El resto de la tarde fué para pasear y degustar el Suspiro Limeño y lamentame qué habrá pasado porqué nos desencontramos con Aruges.
  • Día 17, Domingo 27 de Mayo, Lima Este día me iba de Lima, así que aproveché a almorzar con mi amigo Pablo y contarle vivencias de mi viaje, recorrer más de Lima y ya irme despidiendo nuevamente como en las dos ocasiones anteriores de Lima, un Taxi por 20 Soles al Aeropuerto, desde donde partí a la medianoche de ese día Rumbo a Buenos Aires.
  • Día 18, Lunes 28 de Mayo, Buenos Aires Llego a Buenos Aires a las 7 y media de la mañana de un frío infernal, una mañana gélida con apenas 1 grado bajo cero, de esa manera me recibe Buenos Aires y... a pensar hasta el próximo año y viaje. Cómo siempre les digo, espero les haya gustado el relato y cuenten con mi colaboración para cualquier info que precisen de esta parte de Sudamérica.

Publicado
Modificado
Leído 14260 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Rally por el maravilloso norte de Sudamérica

    Bogotá, Colombia | 8 de julio de 2007