Un intenso viaje por tierras colombianas

Escribe: andywedk
Un mes por Colombia puede volarte la cabeza de muchas maneras. Este viaje fue intenso en todos los sentidos de la palabra, desde deslumbrarme con los increíbles sabores, olores y colores… pasando por quedarme sin nada en la mitad del viaje (me han robado todas mis pertenencias) hasta sentirme la persona más contenida del universo. Un viaje que ha dejado muchas enseñanzas. Este viaje lo realizamos con mis amigas Patricia (Pato) y Yenny, quien nos esperaba allá.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 11 Capítulo 13 15 16 17

Lluviosa y fría Bogotá: hacer mi pasaporte transitorio

Bogotá, Colombia — domingo, 18 de enero de 2015

Desde Cartagena conseguimos -luego de regatear bastante- pasajes a 100.000 COP (otras empresas vendían el pasaje a 180.000). El viaje duró casi 20 horas y fue terrible. La niña de la fila de al lado se vomitó todo, todo el camino. Pero al mediodía de ese domingo llegamos.

La terminal desolada. No había quién nos informe cómo tomarnos un bus hasta La Candelaria. Le preguntamos a un policía que nos llevó hasta la parada de buses urbanos, pero sin poder decirnos cuál tomar. Al subir en uno le pedimos al chofer que nos avise cuando cruzábamos en el centro. Ahí fue cuando comenzó nuestra mala racha en Bogotá, el chofer nunca nos avisó y terminamos lejísimo en un barrio de la periferia. Ahí, sin tener idea de dónde estábamos, nos subimos a un taxi que nos hizo recorrer todo Bogotá antes de dejarnos en La Candelaria, no solo que el taxímetro subió a 15.000 COP, sino que tuvimos mucho miedo en ese momento, de que nos lleve a cualquier lugar.

Llovía, y como nunca había estado en los planes originales ir a Bogotá, no teníamos suficientes abrigos. Luego de recorrer las subidas y bajadas de La Candelaria (aquel barrio antiguo donde el turista encuentra todo lo que necesita) encontramos el Hostal Buena Vida (Carrera 2 y calle 12b), que por 15000 COP nos dio una cama en una habitación compartida, con wifi, muchas frazadas con qué taparnos y una cocina donde cocinar si quisiéramos.

Esa tarde recorrimos un poco el Barrio La Candelaria, fuimos al Chorro de Quevedo, donde hay una plazoleta, bares y lugares donde comer, murales hermosísimos, y alternativas hippies para viajeros

También conocimos el Museo Botero. Nos no cobraron entrada, no sé si por ser domingo o porque no lo hacen directamente. Allí vimos obras de los artistas más grandes de la humanidad, sin exagerar (había Dali, Da Vinci, etc). También estaban expuestas las obras de Fernando Botero, esculturas y sus pinturas, todas con la típica característica de sus personajes: gorditos.

Ya de noche, bajo la llovizna y un poco apunadas, paseamos por el centro histórico, las Catedrales, las plazas y monumentales edificios antiguos. Lo hicimos muy rápido, sin poder apreciarlos en serio. Creo que es un asunto pendiente volver.

Al día siguiente, muy temprano a la mañana fuimos en taxi a la Embajada Argentina a realizar mi pasaporte transitorio. La experiencia en aquel lugar lo conté en un capítulo anterior. Pero insisto en que me trataron muy bien, y en dos horas ya tenía mi documentación para volver a la Argentina en mano.

Para ir a la terminal, ese día al mediodía, nos tomamos un bus urbano. Llevábamos menos de 24 horas en esa ciudad, pero pudimos entenderla mínimamente como para no tener que tomar otro taxi que nos cobrase más que el alojamiento. Prácticamente huimos de Bogotá, pero habría que volver.


Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hostal Buena vida

Alojamiento: Hostel en Bogotá, Colombia

Un hostal de muy buen precio (15000 habitación compartida). Es una casa antigua, atendido por la familia que allí habita. Tiene wifi, espacios en común, cocina, baño con agua caliente, y una pequeña terraza techada para pasar el rato. La ubicación es muy buena, está cerca de todo en el centro. Carrera 2 y calle 12b.

Tipo de viaje: Vacaciones | Ideal para: Con amigos, Solos y solas, Grupos

Mi calificación promedio:
  •  
Calificación general    

Museo Botero

Actividades: Museo en Bogotá, Colombia

Museo imperdible. Nos no cobraron entrada, no sé si por ser domingo o porque no lo hacen directamente. Allí vimos obras de los artistas más grandes de la humanidad, sin exagerar (había Dali, Da Vinci, etc). También estaban expuestas las obras de Fernando Botero, esculturas y sus pinturas, todas con la típica característica de sus personajes: gorditos.

Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos, Solos y solas, Grupos


Publicado
Modificado
Leído 1211 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 11 Capítulo 13 15 16 17
 
 


 

La Monalisa de Fernando Botero

   

Capítulos de este diario