Relatos del viejo mundo

Escribe: Dahijo
Algunos relatos sobre mi estancia en el viejo mundo (Europa). Residiendo en España por un plazo de un año, he tenido la oportunidad de visitar y conocer distintos lugares de la península iberica y del centro del continente. Aquí algunas notas de esas cosas que me han ocurrido durante mis viajes del otro lado del charco.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6

UPV, San Mamés, San Inazio y Casco Viejo

Bilbao, España — martes, 11 de octubre de 2011

Es normal que cuando llegas a un país extraño, al que no has viajado antes, con una cultura totalmente distinta a la tuya, y un clima más que diferente, donde tampoco conoces a nadie, pero sobretodo a donde no vas de turista, que los primeros días sean el infierno.  Claro que no podría comparar las 24 horas que tengo aquí con el infierno, porque no todo es malo. Pero si que ha sido tedioso.  

Cuando llegas con un horario distinto al tuyo luego de mas de 24 horas de viaje, es claro que al siguiente día te cueste un poco poder levantarte. Y claro, es normal que al ver la hora al despertarte, salgas corriendo porque ya se te hizo tarde para todas las diligencias que tienes que hacer. Sin contar que te perdiste el desayuno porque es hasta las 10:30 am. Gracias.  Pero nada, la semana apenas inicia así que compras tu tremenda botella de agua, coges tu mochila y sales del hotel con tu mejor amigo, el mapa. Pasas por la tienda que sabes encontraras en cualquier parte del mundo: la tienda de chucherias de los chinos. Compras tus amados adaptadores, y sigues con tu mapa, preguntando a los policias y a cualquiera donde queda la parada del metro mas cercana.  Claro que la tecnología es muy avanzada, así que no entiendes del todo esas máquinas para tus tickets y tienes que preguntarle a otra máquina (con el título de " helper" ) pero nada, una vez que logras montarte en el metro y llegas a tu primer destino, el show es saber cual autobus te lleva a donde debes llegar.

Pero nada, preguntando se llega a Roma, y leyendo tambien. Así que encuentras el bus, lo tomas, llegas a la UPV (universidad) y claro entonces es una universidad europea, así que chiquita no puede ser...y claro tambien estan estos edificios enormes...pero en fin. Llegas espera a que te atiendan, para enterarte de que estas en la oficina equivocada.  Luego, tener tu cita, que te expliquen de que va todo, para enterarte que tus intenciones de comer en la cafeteria no se iban a cumplir, porque había que tomar el bus de regreso para poder encontrarnos con otra persona.

Llegamos a San Mamés en un bus lleno de estudiantes, paradas, y según mi compañera un olor no muy agradable (realmente yo lo ignoré). En fin, llegando a otro enorme edificio, con ayuda de preguntas nos encontramos con una señora que estaba más apurada en irse que en ayudarnos, pero con quien logramos obtener algunas informaciones. La cita era a las 4:00 pm y faltaba una hora, nosotras sin comer y a tres paradas del metro para la cita. Pero en fin, encontramos un restaurante argentino, con un dueño muy amable, que nos atendió el mismo, un menú riquisimo, pero tanta comida que terminamos solo comiendo la entrada y dejando el plato fuerte y el postre de cena (muy bueno que estaba el churrasco, nada que envidiar a Tony's Romas).  Así que con media jartura nos dirigimos a San Inazio, donde todo es muy bonito, y la Calle Rioja es tan larga que solo consta de una cuadra.

Claro que perderse es difícil así no? siempre y cuando te escriban el número bien. Así que si, nos perdimos. Y por intuición encontramos el lugar, que resulta esta en la 2da Izquierda, (igual a una 4ta planta, porque aquí comienzan en A, B, 1, 2...etc). Todo muy bonito, y moderadamente barato, en una buena zona...  De regreso en vez de hacerle caso a la intuición le hicimos caso a una mala memoria, por lo que volvimos a perdernos, esta vez bajando en la estación equivocada. Cuando finalmente estábamos en la zona que nos traería a nuestra amada habitación de hotel, fue otra señora perdida (gracias intuición por enseñarme a ver un mapa)  Con un día de fiesta (mañana) y sin poder hacer algo de diligencias mañana existe la posibilidad de poder turistear y caminar la zona con menos prisa. Ya son las 10:17 y los tiros/bombas o fuegos artificiales (todavía no sabemos que era ese estruendo que se escuchaba a los lejos) amenizan la noche en silencio de este 2do día.


Publicado
Modificado
Leído 451 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6
 
 


Capítulos de este diario