Bilbao

Escribe: Malogarcia
un día en la ciudad recuperada

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Un poco de historia

Bilbao, España — martes, 23 de noviembre de 2010

Bilbao es una ciudad situada en el norte de España, que forma parte de Euskadi.
 
Se encuentra rodeada por dos cadenas montañosas que si bien no son demasiado altas, delimitan claramente el contorno de la ciudad y a la vez influyen en el clima que tiene. Por ello, esta ciudad suele ser denominada por sus habitantes como “el bocho”, que viene a significar “el agujero”.
 
Desde su fundación mantuvo una importante actividad portuaria gracias a la exportación de hierro de sus canteras. Este mineral provocó en los dos últimos siglos una fortísima industrialización convirtiéndola en una de las dos regiones con más riqueza económica de España. este desarrollo conllevó un rápido incremento demográfico.
 
La ría que atraviesa la villa es realmente la unión de los ríos Nervión e Ibaizábal. Durante años sufrió diversas alteraciones para facilitar la navegación, que acabaron afectando a la vida de la fauna y flora, situación que desde hace unos años está revirtiendo positivamente por la política de recuperación ecológica que se está llevando.
 
La lluvia está presente bastantes días al año, y es habitual la llovizna fina que aquí se denomina “sirimiri”. Por su parte, la temperatura es la típica de la Cornisa Cantábrica, de veranos suaves e inviernos no demasiado fríos.
 
Esta villa fue fundada por don Diego López de Haro el 15 de junio de 1300.
 
La primera imagen que tenemos de ella nos la ofrece el grabado realizado por Franz Hogenberg. En 1483 la reina Isabel I de Castilla juró los fueros, que ya habían sido jurados anteriormente por parte de su marido Fernando como rey de Aragón.
 
Tal vez el paso más importante fue el dado por la hija de ambos, Juana I, que en 1511 aprobó la constitución del Consulado de Bilbao y Casa de Contratación, hecho que sería de vital importancia en el futuro de su puerto.
 
En 1602 le “roba” la capitalidad de Vizcaya a su vecina Bermeo.
 
Tras la ocupación francesa de 1808, después de una lucha feroz y de sufrir las posteriores guerras carlistas, Bilbao comenzó a despegar económicamente, sobre todo con la llegada en 1857 del ferrocarril, y aparecieron con fuerza el Banco de Bilbao y empresas comno los Altos Hornos de Vizcaya en 1902.
 
Todas estas innovaciones provocaron un crecimiento rápido y espectacular de su población, llegando a multiplicarse por ocho en los últimos veinte años del siglo XIX.
 
Es en esta época cuando aparece también el movimiento nacionalista vasco.
 
Tras las penosas secuelas de la guerra civil española del año 1936, Bilbao resurgió con fuerza reconstruyendo lo perdido en la contienda e incluso inaugurando en 1948 el aeropuerto. Su industria siderúrgica volvió a ser de primer orden y ello atrao la llegada de muchos inmigrantes del resto de España, que estaban pasando grandes penurias a consecuencia del desgaste que provocó la guerra civil y del aislamiento internacional del régimen. Esta llegada  trajo consigo un desorden urbanístico importante y la creación de barriadas de chavolas.
 
En esta época, concretamente en 1959, nació en esta villa la organización Euskadi Ta Askatasuna, conocida popularmente como ETA.
 
En los últimos veinte años, a raíz de la desindustrialización, la ciudad ha ido dejando atrás la tópica imagen que tenía de ciudad sucia y desorganizada, y se han recuperado los espacios degradados transformándolos en hermosos paseos, convirtiéndose en una ciudad de servicios, bien comunicada tanto con el exterior como en su interior con autobús, metro y tranvía. Se construyeron modernos edificios y especialmente notoria fue la ubicación del museo Guggenheim.
 
Su puerto actual es uno de los más importantes de España, aunque ya no está emplazado en el Arenal como tiempo atrás, sino que ahora se ubica en la desembocadura de la río, ya en Santurce.


Publicado
Modificado
Leído 802 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario