Camboriú, en marzo

Escribe: lovotrl
Camboriú, es seguramente el mayor centro turístico del estado de Santa Catarina (Brasil). Su población estable de alrededor de 80000 habitantes, supera con creces el millón durante el verano....

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Camboriú, en marzo

Camboriú, Brasil — domingo, 3 de diciembre de 2006

Camboriú, es seguramente el mayor centro turístico del estado de Santa Catarina (Brasil). Su población estable de alrededor de 80000 habitantes, supera con creces el millón durante el verano. Ubicada en una bahía privilegiada a unos 85 Km. al norte de la capital del estado, Florianópolis.
Con una temperatura promedio en verano de 35°C y un clima muy ameno durante el invierno invita al viajero a disfrutarla en cualquier ocasión.
El origen de su nombre, según he leído, es de origen tupí-guaraní, y debería ser Camburiu, Cambu es mamar y riu, recipiente. En lo que hoy es Camboriú, los indios identificaron un morro que semejaba un seno de mujer.
La ciudad sobre la bahía es de profusa construcción, la Avda. Atlántica recorre toda la playa de punta a punta a lo largo de unos 6 Km.
Con mucha vida nocturna y diurna, Camboriu se destaca por sus bonitas playas, ideales para la practica de deportes o tan solo para descansar, además de todas las excursiones cercanas que se pueden realizar.
Pero mi viaje a estas playas fue casi sin proponérmelo, había hecho otros planes de viaje pero las circunstancias hicieron que no se concretaran, de pronto apareció este destino, y realmente no tenía grandes expectativas.
De Brasil solo conocía Fox de Iguazú, y también Chuy o Xui, en el límite con Uruguay.
Debo decirles que me anoté para viajar en un centro de jubilados (en la Argentina hay montones, no es necesario ser jubilado para acoplarse, además, son muy divertidos, y principalmente, los costos son muchísimo, pero muchísimo mas bajos que por otros medios, sobre todo si se viaja fuera de la temporada alta) de hecho mi viaje se produjo en marzo de 2006.
El viaje fue muy agradable, en un moderno y confortable bus de la empresa FlechaBus. El primer disgusto (o mejor dicho, el único disgusto) lo tuve en la aduana de Paso de los Libres-Uruguayana, la falta de organización y de infraestructura provoco que los mas de 15 buses que se encontraron en el lugar causaran demoras infrahumanas, en nuestro caso, 5 horas.
Con las altísimas temperaturas fue una verdadera falta de respeto, sobretodo hacia la gente mayor que debió soportar esta situación de parte del personal de aduanas tanto argentino como brasilero.
Al llegar al hotel (Ilha de Madeira) ubicado en un lugar súper privilegiado, en la intersección de la avda. Brasil (la principal) y la peatonal, a solo 200 mtrs. del mar, me sorprendió su confort, teniendo en cuenta lo que habíamos pagado.
Mas tarde descubrí que en todo Camboriu la oferta hotelera es de gran nivel.
Luego de acomodar nuestras cosas con mi esposa Mirta salimos a realizar un primer reconocimiento del lugar, debo decir que me impacto la limpieza que ví en todos lados.
Realmente todo muy bien cuidado, la peatonal, los comercios, los paseos públicos, galerías, ferias, etc.... y la playa!
Ah! La playa!... cuando mis pies tomaron contacto con el agua, no podía creerlo. Yo probé el agua de mi costa atlántica bonaerense, de mi Uruguay y también de mi Viña del Mar en Chile, nunca aun estuve en el caribe, pero esa agua calida produjo en mí una sensación desconocida.
A partir de ese día empezó mi romance con este balneario maravilloso.
Frente al la playa se encuentra la Isla de las Cabras, no se porque ese nombre, pude visitarla accediendo en bote por unos pocos reales, y no hay cabras, solo la casa del cuidador, es un buen lugar para pescar.
Nadie debe dejar de saborear una caipiriña de las que sirven en la playa, por supuesto debajo de una sombrilla. Toda gente muy amable y bonita conocí en estos lugares. Desde los turistas hasta los vendedores en la playa. Me desilusionó un poco que por la altura de los edificios, el sol se oculta rápidamente muy temprano, pero es tan agradable la temperatura ambiente y del mar que invitan a quedarse hasta bien tarde.
La gastronomía excelente. El desayuno libre con cafetería, tortas, jugos, frutas, fiambres, etc.... y la cena incluida en el paquete también libre de muy buen nivel. Hay que probar la cerveza negra, sencillamente deliciosa.
Entre los lugares para visitar esta la Iglesia Matriz de Santa Inés con su estructura tipo sombrero de paja, la Iglesia Santo Amaro, el característico Cristo Luz emplazado sobre el morro en el que se recuesta la ciudad, el parque Cyro Gevaerd (zoo, museo de artesanías y arqueológico), el puerto desde donde parte un típico galeón pirata que hace las veces de transporte a la vecina playa de Laranjeiras y que además recorre el frente de la bahía de Camboriú rodeando la Isla de las Cabras, con un show durante el trayecto protagonizado por los caracterizados personajes piratas.
Desde el mismo puerto sale un teleférico que ascendiendo al morro lindante también conduce a la playa Laranjeiras, aunque el costo del viaje en el mismo me resulto abusivo, unos 15 reales. En ómnibus de línea se llega por solo 1 y ½ real.
También las excursiones me parecieron caras. Con Norita y Armando, un matrimonio amigo, decidimos alquilar un auto y de esa manera recorrimos varias playas de la zona como Meia Praia, Itapema, Mariscal, Bombas, Bombinhas (aquí, se puede bucear, o solo sumergirse bajo el agua y disfrutar del espectacular encuentro con un cardumen de bellísimos pececillos de colores, una experiencia que no tiene precio poder realizar), Quatro Islas, Cabezudas, Dos Acores, Itajaí (aquí se encuentra una estructura antigua que creo fue mercado del puerto, y que es un lugar de gran atractivo por las artesanías, los platos de comida y los artistas que en ella se encuentra).
En verdad, Camboriú y sus alrededores, son dignos merecedores de la fama que obtuvieron en los últimos tiempos, hay mucho mas para contar y mucho mas para conocer y disfrutar. Pero eso es otra historia, por lo pronto este marzo volvemos por más.
Nota: los precios para marzo 2007 saliendo con centros de jubilados, rondan los $1000 argentinos por persona, pero incluyen el viaje de ida y vuelta en buses 5 estrellas, y 10 días de estadía en muy buenos hoteles con desayuno y cena incluida, si hacen cuentas verán que son económicos y se puede ir pagando de a poco hasta unos días antes de viajar. Además, insisto, viajar con gente mayor con toda la buena onda de viajeros, es una experiencia deliciosa.
Buen viaje...


Publicado
Modificado
Leído 42483 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Camboriú, en marzo

   

Capítulos de este diario