Recorriendo Perú

Escribe: Trotador55
Esta es la continuacion de nuestro primer pais visitado en Sudamerica que fue Ecuador, ya solo nos queda 13 mas, he intentaremos contar lo maximo que podamos para que sirva de ayuda a otros viajeros. Después de 5 meses escribiendo diarios sobre Ecuador...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 16 Capítulo 18 20 ... 50

Ayacucho ciudad Andina Perú

Ayacucho, Perú — viernes, 11 de junio de 2010

El viaje desde Julcamarca lo hicimos en una combi, el viaje seria de unas dos horas y el precio de 7 soles por persona.

Salimos solo 4 personas aunque por el camino se iba recogiendo más personas, a la hora de viaje pasando por pequeñas localidades incluso recogiendo gente por los caminos de tierra ya íbamos llenos. El viaje se hizo sin ningún problema y más o menos a las 3.30 de la tarde llegamos a Ayacucho.

Ayacucho ya es una ciudad grande, tiene unos 270.000 habitantes y es conocida como la ciudad de las 33 iglesias y las grandes fiestas que se celebran en carnavales y semana santa.

Como siempre nada más llegar había que buscar acomodación, uno de los que venían en la combi con nosotros se ofreció a ayudarme ya que era de esta ciudad y conocía buenos lugares, en esta ciudad hay muchas ofertas de acomodación, desde hostales muy baratos unos 15 soles la doble, hasta los 120 por habitación.

Después de una hora viendo bastantes hoteles, decidimos quedarnos en el hotel  Guzmán  que está a solo 2 cuadras de la plaza de armas, tiene de todo, está muy limpio y cobran 45 soles la noche pero se puede negociar el precio.

Después de instalarnos y descansar un rato, salimos a visitar un poco el centro y buscar donde cenar. Fuimos a la plaza de armas que me sorprendió por las dimensiones, es de estilo colonial pero se ve que aunque han intentado mantener el estilo, la restauración de las fachadas y los balcones están bastante modernizados, aunque quedan la mayoría de los soportales con sus columnas de piedra,  y sus casonas también la mayoría de ellas ya renovadas.

Tiene 4 calles que son solo peatonales y llenas de comercios al igual que todos los soportales de la plaza de armas, aunque ya estaba anocheciendo se ve mucho movimiento de gente por todos los lados, pero dos cosas que me ha sorprendido.
La primera no se oye tanto los pitidos de los coches como en otros lugares que es muy molesto, parece ser que en esta ciudad han comprendido que si alguien necesita un taxi solo tienes que levantar la mano y paras a uno, en vez de que sean ellos los que cada vez que pasan al lado de una persona te toquen el claxon para ver si tú necesitas montarte en el taxi, eso multiplícalo por 6000 taxis y 10.000 moto taxis que continuamente están tocando el claxon y es para volverse locos.

 Lo segundo es, apenas hay guardias de seguridad en los negocios y eso si que ha sido extraño, pues hasta en pueblos más pequeños casi todos los negocios tienen un guardia armado en la puerta, ya no solo los bancos o las farmacias que se puede entender, si no hasta una pequeña zapatería o una pizzería, no sé si es porque hay menos ladrones, o porque la gente tiene menos miedo, o simplemente porque los serenazgos (que son los que cuidan a la ciudadanía) hacen mejor su trabajo.

Ahora quedaba encontrar un restaurante que nos habían aconsejado para comer  bien y a buen precio y que estaba cerca de la plaza de armas y la universidad, después de 15 minutos lo encontramos. Allí tienen el menú que fue bastante cantidad y muy rico por 3.5 soles, como nos han atendido bien y está bastante limpio hemos quedado que volveremos todos los días que aquí estaremos.

Hoy nos hemos levantado y hemos ido directamente a información y turismo a buscar información de la ciudad, de los alrededores, y averiguar si hay carreteras en la dirección que nosotros queremos seguir hacia Cusco pero por las montañas.

El que nos ha atendido estaba bien informado y lo que no sabía lo ha averiguado por teléfono, allí hemos estado por lo menos hora y media y hemos salido contentos, la única mala noticia que nos ha dado ha sido que el viaje que teníamos pensado hacer desde Cusco hasta  Puno cerca del lago Titicaca en tren, es un verdadero robo, por lo que tendremos que llegar hasta allí por los medios convencionales, o sea autobuses, combis, y carros.

Después de desayunar  decidimos que hoy sería el día de visitar las iglesias y los parques, empezaríamos por las del exterior de la ciudad y terminaríamos por las del centro que son las más fáciles.

Sin entrar en detalles para no aburrir, hemos visto las fachadas de unas 15 iglesias, y digo las fachadas porque todas están cerradas al público, solo las abren a las horas de la misa que suele ser sobre las 6 de la tarde, con la disculpa de que han robado en ciertas iglesias, no entienden que es un punto muy negativo el que las iglesias que son del pueblo permanezcan cerradas, hay muchos turistas que están interesados en el arte religioso y no se pueden ver.

Hemos andado muchísimo y además como ésta ciudad es montañosa, algunas de las calles están tan empinadas que ni los motos taxis pueden subir, en dos de las calles casi se me sale el corazón por la boca para llegar hasta arriba.

Algunas de las iglesias son tan pequeñitas que parece más una capilla que una iglesia, y están metidas entre dos casas. Ya de paso visitamos los parques que estaban marcados en el mapa turístico, y la verdad es que no había merecido ir hasta allí para visitarlos, ya que son pequeños, y sin ninguna atracción, o atractivo, además el mapa turístico no está a escala y para ir a varios lugares si sigues el mapa te pierdes.

Terminamos el día con los pies destrozados, por lo que después de cenar nos fuimos directamente al hotel  a tirarnos a la cama.

Al día siguiente decidimos que dejaríamos las otras 15 iglesias que nos faltan y los museos, y nos iríamos a visitar algunos de los lugares de los alrededores, después de informarnos, cogimos una combi y nos fuimos a ver el complejo arqueológico de la tribu Wari, está en dirección Noroeste de la ciudad, y las combis que hay que coger son los que van hasta Quinua, el pasaje vale 2 soles aunque nos cobraron 3 por no haber preguntado antes de subirnos.

El museo y las ruinas están en el medio de la nada a unos 5 km antes de llegar a Quinua, la entrada al museo es de 3 soles para adultos y 1 para estudiantes o con carnet ISIC,  el museo es pequeño pero interesante, lo que más me llamó la atención fue 4 cráneos que se ve perfectamente como desde que son bebes los deforman para que se destacasen los mandatarios reales de la gente común.

Otro dato importante es que los Wari ya hacían operaciones quirúrgicas en los cráneos humanos  reemplazando huesos rotos con placas de oro y otros materiales y todo esto entre los 500 y 1100 después de Cristo

Esta gente estaba muy adelantada tanto en la cerámica, como en la medicina, como en la minería, pero desapareció cuando fueron invadidos y conquistados por los Huarpas  que eran de espíritu muy guerrero, pero a los 200 años estos últimos fueron invadidos por los Incas. Mucha de la tecnología que usaron para la construcción de Machu-Picchu salió de los Waris.

Después con la ayuda de un guía nos enseño toda la parte arqueológica que hasta ahora han escavado, muchas partes han tenido que volverlas a enterrar para poder conservarlas, ya que no tienen presupuesto  y ninguno de los gobiernos parece que están muy interesados en invertir para sacar toda una ciudad que está a unos 20 metros por debajo del nivel actual y que se cree mide unas 19.000 hectáreas.

Después cogimos otra combi y subimos hasta el pueblo de Quinua, el precio es de 1.5 soles por persona, este pueblo está lleno de artesanos en cerámica, y si os digo la verdad lo que hacen es precioso, muchísimos ornamentos se usan para colocarlos encima de los tejados de las casas que aquí es muy común, pues atraen la buena suerte. (El precio del guía es la voluntad pero se suele dar unos 10 soles.)

Después de terminar con el complejo arqueológico, en una combi subimos hasta el pueblo de Quínoa que es un pueblo de artesanías en especial en cerámica,
Es una pena que este recorrido que estamos haciendo por los pueblos de la montaña Andina no sea una ruta turística, pues estoy seguro que a muchos les agradaría el poder ver estas culturas, y artesanías.

Allí estuvimos visitando el pueblo y sus tiendas de cerámicas, y después ya a pie pues solo está a 1 km, decidimos ir a visitar el obelisco de la Pampa de Ayacucho que fue construido 1974.

El llegar hasta allí arriba es duro trabajo y tuvimos que descansar varias veces hasta llegar a la explanada donde se encuentra el obelisco, también se puede subir por carretera si hay cercano alguna moto taxi.

El obelisco está construido en cemento y forrado en mármol Arequipeño, tiene una altura simbólica de 44 metros de altura, y se construyo en memoria de todos los caídos en una de las últimas batallas que tuvieron para la liberación de Sudamérica del dominio Español. Allí es donde el Virrey Español La Serna con un ejército de 8.200 soldados y 14 cañones  perdió la batalla ante el general Sucre con un ejército de 5.800 y solo un cañón. Después de ser capturado tuvo que firmar en tres lugares distintos 6 capitulaciones, dejando camino libre a la terminación del dominio Español.

Después de visitar el pequeño museo que allí hay dentro del obelisco, y subir hasta la altura donde están las 6 imágenes de los generales, nos fuimos unos 150 metros más al norte donde hay otro monumento al General Sucre, está en el mismo lugar donde dirigió la batalla justo  en frente de la colina  donde estaban situados los Españoles.

Después alquilamos unos caballos y nos fuimos a ver una cascada que decían había al otro lado del cerro, pero resulto ser otro cerro y no el que nos creíamos nosotros, el paseo duro una media hora en caballo ida y vuelta, mas otra media hora que hay que ir andando, las vistas eran preciosas, pero la cascada apenas caía agua, seguro que en la época de las lluvias estaría más espectacular, pues se pueden meter detrás de la cascada y sacar unas buenas fotos.

Como ya se estaba haciendo tarde y la última combi hacia Ayacucho salía a las 6 de la tarde, hicimos el camino de vuelta al pueblo y sobre las 6.30 de la tarde ya estábamos en Ayacucho.

Después de recoger la cámara de fotos de David que se ha vuelto a estropear, y yo dejar el flash de la mía que también se ha estropeado, nos fuimos a cenar al mismo restaurante, compramos algunos víveres para tener en la habitación por emergencia, y de vuelta al hotel a descansar.

A día siguiente decidimos que seguiríamos camino, por lo que compramos el billete hasta Andahuaylas, que está a 10 horas de viaje, y el costo es de 20 soles por persona.
Después de desayunar hemos ido a visitar las iglesias que quedaban de ver pero las más cercanas al centro de la ciudad, también hemos visitado los patios de las casonas, y el museo de arte en el banco de crédito de la nación, hemos sacado unas fotos de la plaza de armas y como hacía mucho calor nos hemos ido a pasar un par de horas a la habitación.

Sobre las 4.30 hemos ido a visitar las casonas que nos quedaba de ver, y directamente hemos subido a lo que llaman el Mirador que está en lo alto de un montículo desde se ve la ciudad y sus alrededores.

Para subir allí todos te dicen que cojas los autobuses número 8 o el 14, pero esos te dejan a más de un km y hay que subir cuesta arriba, pero hay otro autobús que es el número 11 que te deja justo allí arriba.

Cuando conseguimos llegar allí arriba había un grupo tocando en la misma explanada, pero como el sol ya se estaba metiendo decidimos dedicarnos a sacar unas fotos y después escuchar la música.

Ya casi sin luz, empezamos a bajar por las escalinatas en dirección a otro par de iglesias que por allí hay, pero solo nos dio tiempo a ver la de San Juan que es una pequeñita, después de eso ya era completamente de noche y nos fuimos a cenar.
Ahora un poco de la historia de este lugar.

Ayacucho esta en las tierras altas del Perú, aquí se han encontrado evidencias de asentamientos humanos que datan de la era Paleolítica 15.000 años antes de Cristo, eso lo hace los asentamientos más antiguos de Sudamérica.

Este departamento también fue el asentamiento de los Huarpas entre el año 100 y 500 después de Cristo, y consiguieron grandes progresos en la agricultura.

Después entre el 500 y el 1.100 es cuando llegaron los Waris y estos fueron los que fundaron el primer imperio Andino, y se caracterizaron por formar una política solida, una organización religiosa, como una capital del imperio muy bien estructurada y esa capital fue en Quinua.

Después de la caída de los Waris llegaron los Chancas y dominaron del 1200 al 1.400 pero a su vez los Incas los conquistaron aunque presentaron sangrientos combates ya que eran muy valientes y peleones.

En el 1.539 los españoles fundaron la ciudad de Ayacucho con el nombre de San Juan de la frontera de Huamanga, este lugar era estratégicamente muy importante pues desde aquí se controlaba el paso desde Lima a Cusco, y de Bolivia a Chile, además por esta zona se encontraron grandes yacimientos de oro, plata, y mercurio.

Eso atrajo a muchos mineros, empresarios y aristócratas, con lo que se construyeron muchas y hermosas iglesias y casonas.

Simón Bolívar cambio el nombre a la ciudad en el 1825 de huamanga por el de  Ayacucho (que en lengua Quechua significa rincón de los muertos) en conmemoración de la victoria en la batalla de Ayacucho, y que fue vital para la liberación de toda Sudamérica.

Ayacucho con sus 33 templos la hace una de las ciudades más importantes del Perú en la semana Santa, además de sus carnavales en el mes de Mayo.

Desde aquí quiero agradecer a la directora de Turismo la Sra. Rosa Sabina López  por cedernos algunas de las fotos del último carnaval con sus trajes típicos y de Semana Santa.

Podre colgar mas fotos cuando  tengamos suficiente velocidad de internet.


Publicado
Modificado
Leído 1708 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 16 Capítulo 18 20 ... 50
 
 


Capítulos de este diario