La moda que viste al Ecuador

Escribe: un viajero
La moda que viste al EcuadorA 10 minutos de Otavalo encontrará el Centro Industrial de la Moda: Atuntaqui. Con aproximadamente 18.000 habitantes y 480 industrias textiles, resulta inevitable...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

La moda que viste al Ecuador

Atuntaqui, Ecuador — viernes, 1 de octubre de 2004

La moda que viste al Ecuador
A 10 minutos de Otavalo encontrará el Centro Industrial de la Moda: Atuntaqui.
Con aproximadamente 18.000 habitantes y 480 industrias textiles, resulta inevitable que el 80 por ciento de la población esté involucrada a la actividad textilera.
“En el corazón de nuestro pueblo late un alma íntimamente relacionada con el quehacer textil. Poseemos tecnología de punta que nos permite competir con cualquier industria, por eso, podemos decir que en Atuntaqui se teje puntada a puntada la moda que viste al Ecuador e incluso a nivel internacional”, asevera Castorina Calderón, presidenta del Comité Moda Verano. La trayectoria de la industria textil, en la cabecera del cantón Antonio Ante, se originó en 1924 con la Fábrica Imbabura. Fue allí donde el espíritu emprendedor que caracteriza a los anteños se nutrió y dio paso a la creciente industria.
Recientemente, la Municipalidad de Antonio Ante recibió una mención especial en la categoría Mejoramiento Institucional por la práctica de Desarrollo Económico Local. Este premio fue otorgado por la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME) en el concurso Mejores Prácticas Seccionales. “Desarrollo económico es lo más trascendente que como visión y misión debe tener un gobierno seccional”.

TRABAJO COLECTIVO Y ORIGINAL
Diariamente los productores de la parroquia Atuntaqui hacen ferias por las principales ciudades del país ofertando sus productos. Pero, los mayores eventos se dan en febrero y agosto: la Expoferia y Moda Verano Atuntaqui, respectivamente, en las instalaciones del Instituto Técnico Superior Alberto Enríquez que hace las veces de recinto ferial tras un convenio. “Les dimos cinco máquinas de cóser para la especialidad de diseño de modas; además de un software para que las estudiantes puedan practicar tendencia de modelaje, tipos de corte, entre otros”, cuenta Fred Posso, director ejecutivo del Comité Moda Verano. Aunque el lugar resulta pequeño para los expositores textileros, agropecuarios, artesanales, gastronómicos y de servicios generales, aún no se concreta la construcción de un recinto ferial. “Existen dos proyectos dentro de la ciudad: uno impulsado por la Pequeña Industria para crear el Mall de la Industria. Otro para adquirir una hacienda pero se frustró. Poco a poco vamos limando asperezas y trabajando para llegar a un buen final”, dice Posso. Sin embargo, esta carencia no es un impedimento para que los habitantes demuestren su pujanza.
Ser competitivos ese es el reto de los anteños. “Creo que competir es buscar la diferencia, la originalidad, eso es lo que nosotros proponemos. La Expoferia presenta solamente productores ni intermediarios ni comerciantes, esta particularidades atrae a los visitantes, en ello radica el éxito”, señala su alcalde Gonzalo Yépez.
La Expoferia suma cuatro ediciones mientras Moda Verano dos. Estas vitrinas buscan concienciar al comprador “de que los productos que elaboramos dentro de casa mantengan la preferencia del consumidor, porque debemos aprender a consumir lo nuestro”, afirma Castorina Calderón. Dicha razón fue suficiente para que los organizadores no escatimaran recursos para promocionarse. “Aquí en la provincia y en la frontera estamos trabajando con 15 radios, y la televisora del norte del país, Telenueve, y canales locales como Asomavisión. Hemos mandando un servicio de mensajería inteligente por Ecuaventura, una página en internet. Además, estamos en medios como Teleamazonas, Gamavisión, revista Emprendedores, y publicidad rodante en la ciudades de Quito y Guayaquil”, explica Fred Posso.

CAPACITACIÓN CONSTANTE
Para no sucumbir en el mercado, tanto productores como diseñadores reciben capacitación sobre programas de diseño, tendencia de corte, productividad y técnicas de patronaje (consiste en realizar moldes) y de escalado (para confeccionar ropa en todas las tallas). Además programas para inserción de alta tecnología proveniente del Brasil: un sofware llamado Audaces Vestuario que realiza procesos de escalado, patronaje y trazo en hilo (consiste en ubicar los moldes de una mejor forma para evitar el desperdicio de la tela). Y, la máquina de Plotter para imprimir los moldes (los diseños se imprimen en tamaños reales para ubicarlo en el tendido/tela y cortarlos a la medida).
Los textileros de Atuntaqui trabajan con la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Tecnológico (SwissContact) por intermedio de la Unidad de Servicio Empresarial (USE) de la Universidad Católica de Ibarra. Cristina Rosero, directora de USE indica “se trabaja con cinco empresas a quienes las asesoran alrededor de 50 personas por programa. En cada uno de ellos es importante que este presente un empresario y tres trabajadores, ya que estos se convierten en entes multiplicadores. El costo de la capacitación es de 1.300 dólares por compañía y se da cada seis meses”.
Por otra parte, el año anterior, la Cámara de Comercio Antonio Ante (CCAA) junto a la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial inició un proyecto piloto de dos años de duración llamado ONUDI-MICIP para proporcionar asistencia técnica, formación de promotores de redes empresariales y planificación estratégica a 16 empresas del cantón.
Fred Posso dice la finalidad es que “ya no solo se limitan a confeccionar un saco o hacer una copia. Sacan su propia colección”. Ellos ofrecen calidad y un menor precio para luchar contra “las devastadoras importaciones” en las que prevalece el contrabando.
Un estudio reciente hecho por la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador (AITE) demuestra que los ingresos hacia Ecuador de 718 subpartidas arancelarias relacionadas con textiles y ropa confeccionada de China, Taiwan, Hong Kong, Perú, Colombia y Panamá (territorial y zona libre), entre el 2000 y 2003, provocaron "una defraudación de 95 millones de dólares, con un perjuicio al Estado de 30 millones". Diego López, director ejecutivo de la CCAA, refiere “el contrabando internamente no nos afecta demasiado, pero externamente sí. Nosotros hemos evitado que se abran locales comerciales donde se comercialice prendas de contrabando. Somos muy rígidos con las leyes, estudiamos muy bien a la persona que busca afiliarse, prueba de ello es que en la ciudad solo un local vende mercancía proveniente de China”.
En la CCAA pese a que no hay una oficina de Comercio Exterior se especula
en cuanto al volumen de exportación de Antonio Ante. “Se sabe que nuestras prendas llegan a España, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Venezuela, Perú, Costa Rica. Y, a nivel nacional, se las vende mayormente en Quito, Ambato, Tulcán, Riobamba, El Oro, Guayaquil, Loja, Latacunga”. Allí distribuidores como Eta Fashion, Dimecom (relacionada con los comisariatos del Ejército) “imponen su marca por ende sus precios se elevan en un 200 o 300 por ciento, mayores utilidades”, agrega Fred Posso.
Hoy por hoy, Atuntaqui está dentro de las ciudades competitivas a nivel nacional y es reconocida como las ciudades de la tasa de desempleo más baja del país”.



Publicado
Modificado
Leído 31502 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

La moda que viste al Ecuador

   

Capítulos de este diario