Asunción del Paraguay

Escribe: Pablohernan
Mi 5to viaje... estoy de vacaciones de invierno... salgo de Concepción rumbo a la tierra guaraní... Comienzo a escribir éstas líneas desde el terminal de la ciudad de Santa Fé, Argentina, el 20 de Julio del 2009, 10:45 am.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6 7

Rumbo al Paraguay por Argentina: Viaje por tierra desde Santa fé a Resistencia y Formosa

Asunción, Paraguay — viernes, 22 de enero de 2010

3er día, Miércoles 15 de Julio
 Me tocó viajar gran parte del día. Desde Santa Fé pasamos a Paraná y recorrimos de sur a norte la provincia de Corrientes. El viaje fue tranquilo y lo más característico del paisaje es la aparición gradual del verde, gracias a la permanente compañía de ríos, riachos, esteros, pantanos y humedales, factores que le dan honor a su nombre a la vecina provincia de Entre Ríos.

A medida que avanzamos al norte más vegetación aparece, incluso en Corrientes se divisan palmeras. La parada realizada por el bus ese día fue en un pequeño pueblo llamado Esquina; sólo 15 minutos para ir al baño y comprar un sándwich de milanesa (escalopa).Ya eran alrededor delas una de la tarde y continuamos tranquilamente el viaje, con un paisaje bastante bonito. Lo que más me gustó fue cruzra el río Paraná, aunque fura en bus, se veía majestuos, impresionante (me imaginaba el chamamé en su honor, que canta Ramona Galarza y Raphael), sobre todo la vista hacía el oeste de la Ciudad de Corrientes. Cruzando el Paraná sólo restan 15 km para llegar a Resistencia, provincia del Chaco.

A la Terminal de la ciudad llegué alrededor de la 5 de la tarde y de inmediato a averiguar por los pasajes para los siguientes destinos: Formosa y Clorinda; me entero que las salidas son frecuentes a Formosa capital y vale $25 arg.Ya una vez más o menos dateado, emprendo rumbo al centro de Resistencia, sin tener mucha idea donde queda, sin mapa, sólo sentido común le llamaría. Y claro con algunas preguntas. A diferencia de otros terminales argentinos el de ésta ciudad no tiene oficina de información turística, eso ya daba a entender que no era un destino  tan apetecido por visitantes (¿); con el correr de la jornada me daba cuenta de eso y no había mayor difusión del lugar.

Me puse a caminar por pura tincá en dirección hacia donde me parecía que debía quedar el centro y no me equivoqué. Pregunté a una resistenciana y me lo confirmó. Me llamó la atención que se sorprendiera que viniera de tan lejos. Caminé más de una hora puro preguntando y al sentir que me acercaba al centro preguntaba por algún hostel y nadie sabía.

Parecía que ésta modalidad de hospedaje no existía en la ciudad, así que pregunté por hoteles, me enviaron a uno con estrellas, obviamente caro, $100 arg y luego de varios intentos más logre dar con uno más piola, de nombre Hotel Luxor, onda residencial que me cobró $44, ese si que era un precio razonable y precisamente lo que buscaba, en el centro y a pocas cuadras de la plaza de armas (Remedios de Escala 19, Tel 447252). Me registro en el libro de pasajeros y siempre veo si hay algún chileno patiperro: nada, me instalo en la pieza y me voy a la ducha a éstas alturas más que justa y necesaria, un poco de descanso y salgo a comer: al fin la primera estación después de casi tres días de viaje.

El centro de la ciudad de resistencia no es muy grande, pero si bastante movido, con carias tiendas y supermercado grande, a esa hora de la tarde noche, entre ocho y nueve se veía harto movimiento. El asunto cambiaría radicalmente ya después de las diez, en eso me recordó al centro de Conce, tuve que caminar varias cuadras para poder encontrar un lugar para comer, alrededor de la plaza todo cerrado, me llamó la atención éste lugar ya que había harta gente como acampando, después caché que eran trabajadores que estaban en huelga y tenían carpas, fuego, ollas comunes y lienzos.

Seguí caminando, di con un paseo peatonal y sal final encontré un restaurant. Me comí un buen “bife a lo caballo”, con papas fritas y huevo (a lo pobre) más ensalada, también tomé unos fernet cola, todo por $33 arg. Bien gueno. De ahí pasé a un local onda pub que tenía un pool y era lo único que se veía abierto. Se notaba medio cuico, pero filo. Pasé no más, me pedí un trago y al rato enyunté con unos socios que se estaban tomando unas chelas, conversamos un buen rato y yo les hacía preguntas de su ciudad, eran simpáticos pero habían cosas que no cachaban y según yo deberían saber…(mi manía de sacar los rollos), se sorprendían que viniera de tan lejos y me confirmaban que a Resistencia no llega mucho turista… “como que no hay nada que hacer” me decían. Yo quería saber principalmente de la historia..de por qué el nombre del lugar, es más sólo por el nombre decidí que fuera una escala del viaje… no me convencieron mucho con sus respuestas, eso sí me recomendaron que visitara al otro día un museo, el que busqué pero no encontré; después de dar un par de vueltas por la ciudad y de apreciar el “atractivo turístico” de la ciudad, las esculturas que hay en algunas calles, tomé una micro rumbo al Terminal. 

4to día, Jueves 16 de Julio 
Llegué al terminal de Resistencia alrededor del mediodía y de inmediato aseguré el pasaje hacía Formosa, opté por la empresa El Pulqui, me costo el pasaje $25 arg. Tuve que hacer hora un rato y aproveché de tomarme un café y comprar la artesanía más típica que pude ver en la zona: un arco y una flecha, símbolo de la etnia toba que habitaba éstas tierras. Éste souvenir típico lo venden artesanos en la calle, no compren en los negocios del terminal por que te asaltan…uno me pedía 25 pesos y el artesano me lo dejó en 5. Una vez en el bus me relajé y me puse a ver un mapa que compré, de toda Argentina y Chile. El viaje fue bastante cómodo y de alrededor de 2 horas, destacando el bonito panorama de los campos. Fui todo el rato pegado con el chamamé de Ñamandú, así es Formosa…mi tierra hermosa, bonita canción.

Llego a Formosa tipo 2 de la tarde y de inmediato a sacar pasajes para Clorinda, el pueblo que es frontera con Asunción, el más próximo salía  a las cuatro y media y cobraba 25 pesos, con ese me quedé. Clorinda ésta distante a unos 100 km de la ciudad de Formosa, de la que sólo pude conocer los alrededores del terminal, donde además aproveché de almorzar unos tallarines con carne como a $15, maometanos no más. Bien bonito el viaje por las rutas de Formosa, impresionante el verde, las palmeras y las lagunas, como que se siente que vas acercándote a la selva; el recorrido duró casi 2 horas y llegué a Clorinda cuando ya se ponía el sol. Esperaba bajarme en un terminal, cosa que no pasó pues el bus llegaba directamente hasta la frontera; yo iba super despierto cachando los rollos y no sabía donde bajarme, hasta que veo el letrero que dice paso de frontera San Ignacio de Loyola: abajo sería entonces. Provisto de mi mochila, mi sombrero, arco y flecha..jaja (artesania), y una sensación de ansiedad ante lo desconocido, me las emplumé rumbo al Paraguay.


Publicado
Modificado
Leído 3160 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6 7
 
 


 

Vista de Corrientes y El gran Paraná

   

Capítulos de este diario