Asunción del Paraguay

Escribe: Pablohernan
Mi 5to viaje... estoy de vacaciones de invierno... salgo de Concepción rumbo a la tierra guaraní... Comienzo a escribir éstas líneas desde el terminal de la ciudad de Santa Fé, Argentina, el 20 de Julio del 2009, 10:45 am.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5 6 7

Frontera argentino-paraguaya: llegada a Asunción

Asunción, Paraguay — viernes, 22 de enero de 2010

El paso estaba lleno de camiones que hacían fila, desde donde me dejó el bus hay una distancia de poco más de 100 metros y se cruza el río Pilcomayo, que marca la frontera natural entre Argentina y Paraguay. Hay un puente por donde pasan vehículos y por el lado personas, como ya estaba oscureciendo el tráfico a pie era escaso, yo seguía a algunas gentes que caminaban con bolsos. Luego viene la foto de rigor con el letrero de bienvenido al paraguay y de ahí a la aduana, la que es bastante relajada, igualito que pa’ entrar a Chile. Pasé primero por la policía argentina y de ahí a una ventanilla que quedaba a la vuelta que correspondía a migraciones paraguayas, presento mi carnet y me pasan un papel blanco, que era la visa; aparecían varios países de origen para que marquen los visitantes, menos Chile.

Al Paraguay uno como chileno puede entrar simplemente con el carnet y no ponen mayores problemas, ni siquiera revisan el equipaje: miro con atención unos pequeños letreros donde aparecen afiches de la campaña de salubridad contra el dengue y la fiebre amarilla, que a esta fecha al parecer, ya estaban controladas, ni por ese problema me registraron.Y bien ya estaba en localidad de puerto Falcón, el primer pueblo del lado paraguayo. Tras pasar la aduana mire hacia delante y vi unas micros chicas que se llenaban de gente rumbo a Asunción; antes tuve que cambiar algo de la plata local, el guaraní; por ser la primera vez, con poca idea del valor, me detuve a observar como hacían las transacciones unos personajes que ofrecían a viva voz: cambio, cambio! ; atiné a cambiar 50 pesos argentinos y me pasaron unos viejos billetes guaraníes ($1 arg = 2000 gs). Haciéndome que cacahaba todo el mote, recibí la plata y fui a tomar la micro, pensando que como iba a pagar si iba con puros billetes, el más chico de 5 mil, vuelvo donde el cambista y le pido que me sencille…me dice amablemente: con ese le basta para el pasaje!..ahí me empiezo a dar cuenta de la profunda desvalorización de ésta moneda. Me subo a una micro bastante chica, que iba casi llena, de verdad que reachica, me recordó a las Pedro de Valdivia- Universidad de Conce, las antiguas; íbamos bien apretados con un caballero algo mayor al lado.

El ambiente en la micro era raro, distinto, hasta que mi acompañante me tiró a preguntar algo, cosa que no caché: era en guaraní, no se bien que le dije y se dio cuenta que era extranjero, algo conversamos, delante de mí iban un par de señoras que venían en el Bus de Clorinda y me sonreían, o sea me miraban el arco y la flecha y sonreían…eso fue lo que me preguntó el caballero del asiento: mi arco y flecha causaban sensación.

Asunción, capital del paraguay queda a 35 km de Falcón, la frontera con Argentina y el pasaje en micro cuesta 5000gs (USD1), tarda en llegar a la ciudad como una hora. Importante es señalar que en Paraguay la hora vuelve a la normalidad chilena y tuve que atrasar mi reloj en una hora. Como estaba oscuro no pude ver mucho el camino, salvo al llegar a la entrada de la ciudad, donde se cruza un puente por el río paraguay y se llega a las afueras de la ciudad, algo así como llegar a Santiago, onda San Bernardo.
Luego de transitar por muchas calles, y yo tratando de no perderle sentido de orientación, llegamos al sector del Terminal de Asunción, aunque la micro no entró, sólo nos dejó a un costado, ya estaba bien oscuro así que atiné a caminar hacía el frente, al Terminal, de ahí en busca de hospedaje. Antes de este importante trámite me di unas vueltas por el terminal y pude encontrar casas de cambio; luego de cotizar un rato, me di cuenta que los precios eran similares, pero ocurría una situación inesperada; resulta que ciertas series de billetes de cien dólares, no las cambiaban, o bien daban menos de su valor, pues se habían detectado muchos billetes falsos, pa mi suerte yo tenía billetes con éstas característica de serie: B1; igual no descontaba tanto, como 4000 gs , pero todo suma. Después de cambiar y tener casi un millón de guaraníes! (mi primer millón), me fuí a una ventanilla de información turística, donde me recibío una enmascarada dama ( por lo de la gripe AH1N1, se acuerdan?), muy amable por lo demás.

De ahí a buscar alojamiento; como siempre hay alternativas en las cercanías de los terminales, de inmediato vi unos letreros y comencé a preguntar, por lo menos en dos no tenían capacidad y vi uno que no me gustó. Caminé otro poco y encontré lo que buscaba, algo sencillo, cómodo y barato: me cobraba 40000 gs, cuatro lucas chilenas, súper conveniente. Además el recepcionista era súper buena onda, me cachó al toque que era chileno, pues me dijo que había trabajado con un compatriota una vez, y claro, el acento y el estilo, por más que siempre trato de hablar de , según yo, una forma estándar, igual me reconocen…

Luego de charlar un rato, le pregunté al amigo conserje acerca de algún dato para poder salir a escuchar música en vivo. Me pasó unas hojas de diario y ví un par de avisos; me di una ducha y salí a conocer la nocha asunceña, bien provisto de mi mapa.

Tomé la primera micro en falso, pues me dirigía al barrio de las carmelitas donde aparecía la primera dirección de mi aviso; tuve que tomar otra para poder llegar; es preciso señalar y referirme altransporte público de la ciudad: barato y antiguo, bastante antiguo, pa la "modernidad" acostumbrada en Chile (transantiago); lo bueno es que sólo costaba 2000gs, la mitad que en Conce.

Llegué al sector de las Carmelitas y de inmediato caí que no era lo que buscaba; me encontré con unos bares tipo mall, bastante lujosos y donde se podía respirar ese ambiente de chicos bien y con una música fuerte, onda ambiental-tecno...me largué enseguida y busqué un taxi. que me llevara a otro luigar: acá otra sorpresa, más desagradable eso sí. le pedí al taxista que me llevara al centro de la ciudad, alrededor de unas 20 cuadras y me quería cobrar 70000 gs!!; me salío con un asunto "municipal" que después de las 9 de la noche debía aumentar la tarifa, el 100% de lo cobrado en el día?...me decía que en parte por la delincuencia y el riesgo de salir a trabajar de noche. Como me parecía injusto le pedí que me hiciera precio, con la chiva de que lo llamaría para que me trajera de vuelta; me cobró 50000 gs y me dio unas vueltas por un desértico centro. Recorríamos las calles y escasos transeúntes se podían apreciar, siendo alrededor de las 10 de la noche, me llevó a un restaurant, llamado Lido bar, uno de los más clásicos de la ciudad y de los escasos abiertos hasta tarde. Recuerdo haber comido como una albóndiga de pollo con una masita, bien rica, por 12000 gs y tomado té por 3000 gs. Bonito el lugar y a mi juicio barato.

Al retirarme le pregunto a la mesera donde tomar micro para el terminal; me dice que no sabe bien y le pregunta al guardia en idioma guaraní. me aconsejan que tenga cuidado, que es peligroso; que por una de las calles paralelas a la plaza puede pasar algo, pero que ya es tarde. Como no quería que me nuevamente me "asalte" el taxista, decidí esperar una micro que tardo como media hora en pasar; ya eran las 11 y media de la noche y el centro de la capital estaba semi desierta; a pesar de ser Jueves.

Tomé la micro y en media hora llegué al terminal, medio desanimado por no encontrar lo que buscaba. Ya resignado a ir a dormir caminé hacía el hospedaje y empezé a escuchar una música fuerte, que se notaba que era en vivo. me acerqué y frente al terminal encontré un restaurant bastante movido. No lo pienso mucho, entro y pido una carta; como habian buenos precios me pido un trago y comienzo a revisar el lugar con la mirada; se respiraba un ambiente raro, distinto; se veían personajes solos, algunas parejas y se notaba que eran forasteros, algunos borrachos pedían a gritos canciones y bacilaban de lo lindo.

El local comenzaba a agradarme, sobre todo la orquesta, mejor dicho el duo que animaba. Al rato me acerco y le pido a uno, la posibilidad de convesar al final, gustoso acepta y los espero que terminen su actuación. Nos presentamos y les cuento mis intenciones de conversar con ellos y que me cuenten respecto a la música tradicional del paraguay.

Conversamos un poco y me declaran que están cansados y sobre todo bien acompàñados..así que lo dejamos para mañana, me dejan muy cordialmente invitados para la noche siguiente...me tomo el último trago y me voy a acostar, con una grata sensación, al fin, de mi primera noche asunceña.

Tips:

llevar dólares chicos...no de 100..no les vaya a pasar lo mismo que a mi con las series, que algunas no te las cambian o bien te dan menos plata

Tiene que ver con: Ahorrar dinero
En Asunción, Paraguay

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Comida    
Ambiente    
Precio/calidad    

Lido Bar

Comida: Bar/Café en Asunción, Paraguay

céntrico y clásico lugar...además de lo poco abierto que encontré una noche de Jueves...buenos precios: albondiga de pollo a 12000 y té a 3000...lo weno es que te ponen la tetera completa y te tomas las tazas que quieres...no como acá que te ponen la pura bolsa....también probé la sopa paraguaya a 7000 gs

Ideal para: Solos y solas | Aconsejable para: Cocina local
Plato sugerido: de todo

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hotel Luján

Alojamiento: Hotel en Asunción, Paraguay

Frente al terminal de buses de Asunción existen varias residenciales, a precios convenientes...(40000 gs aprox.) Junto a éste que señalo, tengo una tarjetita de Hospedaje Nueva Asunción: Mencia de Sanabria 2535 tel 556786.... no digamos que son una maravilla, pero para mochileros con poca plata como uno, están más que salvando

Tipo de viaje: Placer | Ideal para: Parejas, Solos y solas


Publicado
Modificado
Leído 7408 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5 6 7
 
 


 

El gran Paraná

   

Capítulos de este diario