Ecuador-Brasil 2010

Escribe: jackoo7
Habiendo pasado un año de mi último viaje al sur del contiente, me aventuré a conocer al coloso sudamericano, Brasil, a pasar por 5 países distintos y a aprender el idioma. Hasta lo que va de mi vida, la mejor experiencia que he tenido como viajero y por ello quiero compartir mi aventura para que se decidan a conocer lugares diferentes y a entender mejor a este maravillo continente que Dios ha puesto a nuestros pies.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5 6 7

Lima- Arequipa - Juliaca- Puno- Desaguadero

Arequipa, Perú — viernes, 19 de febrero de 2010

Viernes, 19 de Febrero del 2010
Lima – Arequipa (15 horas, $22, S/.60, Cooperativa CIVA)
Arequipa – Juliaca- Puno (6- 8 Horas, $ 8.50 , S/.25, Cooperativa Julsa)
Puno – Desaguadero (2 horas, $3.50, S/.10, Furgonetas tipo van)
 
Quién iba a pensar que todo iba a cambiar, de la calurosa tarde soleada de lima, al frio nocturno del páramo peruano. Pues sí, habiendo salido de Lima a las 4 pm del día Jueves 18 de Febrero, amanecí el Viernes, 19, a las 8 am en la ciudad blanca de Arequipa, sabía que era una ciudad muy bella y bien cuidada, y que sus habitantes se sentían orgullosos por ella, pero mi destino era llegar a la frontera peruano-boliviana lo más pronto posible para poder dormir en un hotel, y si fuera en La Paz mucho mejor; habiendo planeado todo y con el tiempo encima, busqué una cooperativa de transporte en la terminal de Arequipa que me pueda llevar directamente a Desaguadero, pero lamentablemente no había turnos sino hasta la tarde.. Decidí  entonces, comprar el pasaje hacia Puno y de ahí me las arreglaría para llega a Desaguadero. Muchos de la terminal habían dicho que desde Puno no encontraría ningún problema para llegar a Desaguadero. Así que compré el ticket para las 10 am en la cooperativa Julsa, dejando mi equipaje en la misma, fui a desayunar y al baño. Preguntando en los puestos de recuerdos, me dijeron que había que pagar una tasa de salida de la terminal ($0.50, S/.1.50) además me preguntaban si era limeño – la verdad, me extrañaba esa pregunta- luego me di cuenta que los arequipeños son tan orgullosos de su tierra y progreso que “exigen” que los limeños y resto de peruanos una “visa” para ingresar a su ciudad, obviamente en forma de broma. Allá se entenderán ellos, yo lo que quería era llegar a mi destino Brasil.
Ya desayunado y listo para el viaje, abordé el bus, un recorrido muy extenso pero agradable, lo primero que se ve en las afueras de Arequipa son sus suburbios un tanto olvidados, después una gran industria cementera, pero después todo cambió aparecieron paisajes hermosísimos, montañas verdes, neblina por doquier, riachuelos cristalinos, muy parecido a la serranía de mi país, de los alrededores de Cuenca. Me pareció impresionante y me di cuenta que valía la pena haber tomado esta decisión y que el destino quería poner estos paisajes a mi deleite.
Vendedores, cantantes y más nos acompañaron en el bus, pero veía mi reloj y ya habían pasado 5 horas de las 6 que se había programado, pero recién estábamos llegando a la bifurcación de la vía una que te lleva directamente a Puno y la otra a Juliaca. Así, que el bus tomó el desvío a Juliaca. Me dije, no está mal que se demore una hora más por lo menos conoceré esa ciudad. Lamentablemente el bus llegó a esa ciudad poco agradable a la vista, pero rica en cultura y tradiciones, había desfile en el centro de la ciudad y todo el pueblo andaba con máscaras y trajes, muy pintoresco. Ya había pasado la hora, recorriendo la ciudad buscando salir de Juliaca, pero el chofer del bus parecía no conocer, ya todos los pasajeros estábamos desesperados por llegar a Puno. Pregunté a una señora con su pequeño hijo si sabía que bus debería tomar para después ir a Desaguadero, pero ella me dijo que también iba para allá, así que me ayudaría –al menos tenía alguien que me guie hasta la frontera-.
Por fin logramos salir de Juliaca, de pronto se deslumbraba el majestuoso lago Titicaca, por casi hora y medio vimos su grandeza y paisajes únicos.
Llegando a Puno por encima de una montaña, la ciudad aparecía en las faldas de la misma, con el lago de fondo, casas de adobe y ladrillo rojizo. Puno se veía cuidada en su centro, y el terminal de autobuses pequeño pero a orillas del lago con un parque infantil, agradable a la vista.
Ya eran las 6 pm, mi esperanza era llegar en una hora a migración de Desaguadero y cruzar a Bolivia, y poder dormir allá (llevaba 2 días durmiendo en los buses).
Seguí a la señora que había conversado en el autobús, ella estaba con su hijo y llevaba maletas pesadas, la ayudé con su equipaje, pero también tenía un acento diferente, así que continuamos el camino ya que parecía muy confiable. Saliendo del terminal abordamos un taxi blanco hacia una estación de furgonetas tipo Van, que van para la frontera a un buen precio y muy cómodas ya que son vehículos del año para turistas.
El tiempo pasaba y no llegábamos, mi hora de espera ya había pasado, la noche ya había caído y el lago se veía con pequeñas luces a su alrededor, la carretera era angosta pero circunvalando la orilla. Para no sentir el viaje y olvidarme de mi angustia por llegar, conversaba con la señora que en realidad era una boliviana casada con un peruano, con su hijo boliviano-peruano teniendo ya 7 años viviendo en Lima y que por primera vez en ese lapso de tiempo visitaría a su familia en La Paz y de esa manera sus familiares conocerían a su pequeño hijo. Los ecuatorianos somos muy sociables, así que los que hablábamos en esa van era yo y la señora, los peruanos en los asientos posteriores sólo nos escuchaban con atención de nuestras experiencias como viajeros. Ya eran las 8 pm, y ya resignado a quedarme en la frontera ya que dijeron que migración cierra siempre a las 6 pm, no tenía oportunidad sino dormir ahí. La señora seguiría su camino, pero antes fuimos a cambiar dólares por bolivianos que es la moneda de la República de Bolivia ($1= B/.7), cambie lo suficiente, después cenamos y tomamos un triciclo-taxi, estos son triciclos pedaleados por personas, recorriendo vimos que en Desaguadero había habido bailes por el cierre del carnaval y de la diablada en lado boliviano. Cruzamos el rio internacional, no habían policías por ninguna parte, me acompañaron al hotel que alquile por ($5 – B/35), pero a la señora la esperaban sus familiares, nos despedimos e intercambiamos mails.
Ya tranquilo sabía que estaba en Bolivia, pero también que mañana debería cruzar el puente y sellar mi pasaporte en Perú para luego regresar al lado boliviano. Así que fui a dormir en mi habitación con todo lo necesario a un excelente valor y con una gran ventana al majestuoso Titicaca, agradecido a Dios descanse sin ningún problema.

Tips:

Recuerden que en Perú, cobran por todo inclusive los baños públicos. Asi que tengan suelto o cambio para evitar problemas. No compren alimentos de los vendedores que se suben a los autobuses.

Tiene que ver con: Ahorrar dinero, Alimentación, Salud e higiene
En Arequipa, Perú


Publicado
Modificado
Leído 11075 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5 6 7
 
 


 

Afueras de Arquipa

   

Capítulos de este diario