Viaje a Los Roques para el año nuevo

Escribe: Tafuri
Hoy seis de diciembre, me vino a la memoria que justo dentro de un mes cumplo años. Con la añadidura que son 60 ¡Ná guará!, asi que pense que regarlo darme y de ser posible... pero mejor se lo voy contando de a poco, por capítulos. Por ejemplo, fijate tú, que...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4 6

De Gran Roque a Cayo Agua, Dos Mosquises y varias visitas mas

Archipiélago Los Roques, Venezuela — viernes, 13 de enero de 2012


Para este día ya tenia resuelto el rollo del alojamiento, pero mejor les cuento del paseo y dejo lo demás para el final.

Nos fuimos a Cayo El Agua, las antípodas del Gran Roque.
El costo es de 160 bolívares, pero vale hasta el último centavo. Es algo de lo más hermoso y una bella aventura, como las de “Aventuras en El Paraíso” *

Y con la diferencia que aquí no era un velero, sino un peñero a tremendo motor fuera de borda.

 Además que el capitán no era Adam Troy, si no que se llama Israel y que el nombre de la embarcación no eta Tiki, sino Caracol, todo lo demás era mejor que en la película.

 * (serie de Tv protagonizada porGardner McKay como el  Capitán Adam Troy en su velero “TIKI” que comenzó en 1959.)


Partimos, aun cuando el mar estaba sospechoso, pero si bien un poco nublado, no paso nada. Llegamos a buen resguardo a tiempo y nos acogió una playa maravillosa el Cayo del Agua.

El mar como un cristal y arena blanca que parecía harina de hacer arepas.

Me contaron que en tiempos remotos, pero recientes, se conformaban y se arreglaban con el agua de lluvia para beber y cocinar.

Como llovía tan poco, tenían que viajar a Cayo Agua donde había agua un poco salobre, pero que serbia para el aseo de la ropa y bañarse. Por eso su nombre.


Total que después de un viaje épico, tipo maorí en busca de nuevos asentamiento a través de la Polinesia, llegamos, como les había dicho, a la playa más hermosa del mundo entero. La de Cayo Agua en Venezuela.

No íbamos demasiados; un pareja con una niña súper pilas (vivaracha y precoz), un familión de un matrimonio con tres hijas y una nieta. Además una turista italiana sedienta de sol, el capitán Israel, su ayudante y yo. Y más ná.
 
Cuando avistamos tierra, yo creo que ni los peregrinos del “Myflowers” se pusieron tan contentos.

Como les decía, llegamos a esa paradisiaca isla.

Me pareció escuchar a “Tatoo”, el enanito de “la Isla de La Fantasía” (También un programa de Tv, junto a Ricardo Montalbán), que gritaba: “¡El avión jefe, el avión!”, pero debió ser mi imaginación, que me jugo otra de las suyas.

Desembarcamos a los mejor estilos de los piratas de Hollywood; saltando por la borda y pie al agua, para con una parafernalia de sombrillas, cavas térmicas, sillas  plásticas, botellas de refrescos, gorros, sandalias, cámaras de fotos, loción solar, lentes oscuros y pare usted de contar.

Tómanos una cabeza de playa tan rápida y eficiente mente; que yo no lo había visto ni en los mejores reportajes y película del “Día D” del Desembarco de Normandía.
Hubiéramos sido la envidia de los productores de cine.

Era tanto nuestro afán e ímpetu y tan estrafalaria nuestra indumentaria; shores (pantalones cortos), camisas y franelas coloridas, sombreros y gorros singulares, lentes grades y oscuro, etc.

Además de la tremenda alharaca que formamos por la alegría, que si la isla (el cayo) hubiera estado habitado, los nativos al vernos habrían salido corriendo despavoridos.
Pero ahora sí, más en serio, les cuento; Luego de llegar, lo primero que hice, fue subir un barranquito y ver el paisaje interno de la isla.

Había una pradera de regular tamaño, un estero de agua y un grupo  de unas cuatro palmeras, de estas dos eran de la misma especie y las otras no.

Formaba un conjunto idílico, yo me enamore in si facto y en mi insensatez quise llegarme a ellas, aun cuando estaban relativamente lejos. Afortunadamente no pude, porque la sabia naturaleza ha puesto cardos y ortigas, gran variedad de plantas irritantes, unas con unos pegones, que si bien, son diseñadas para pegarse a las plumas de las aves y así llegar a otras islas, son excelentes para desmotivar a cualquiera, porque duelen mucho. Y yo me pegue varias.

Abortado el plan, regreso a la playa. Me tope con el señor de la familia grande y le advertí, pero él que ya había combado las bondades el comité de recepción,  estaba en franca retirada como yo.

Cruzamos unas palabras, me despedí y seguí a mi instinto aventurero a conocer el resto del islote.

¡Qué vaina tan bonita!

Siguiendo mi ruta de cabotaje, llegue a un pasillo de arena que une las dos porciones del cayo. A la izquierda, el mar y la playa, ya descrita. A la derecha una laguna de agua cristalina, tibia y sabrosa para bañarse. Totalmente estable, sin olas y como un espejo que refleja las nubes del cielo.

Seguimos por la vertiente derecha. Hay un barranquito y algunas uvas de playa que dan sombra.

Continuamos y vamos a ver aquí y allá muestras de fauna insular, de lo más tierno. Unos pajaritos como palomas pequeñas, solo un poco más grande que canarios domésticos, que juegan a las olas, pues cuando estas se retiran, ellos van a picotear algo, que a la vista de uno, no se ve.

Avance y vi aun cormorán sobre su nido en el suelo. Ella se angustio al verme y huyó pero se mantuvo volando cerca.  Me dicen que lo hacen para desviar la atención del depredador hacia su nido, yo accione una foto y justo la congele cuando salía volando del nido como un cohete y aquí les deje la imagen. Luego le saqué otra foto a los huevos y me fui.

De lejos vi que el ave regresaba a su nido.

Camine un poco mas y al rato se acabó la playa reemplazada por  manglares, benditos manglares.

Había  una vereda que se internaba en la isla y quise seguirla pero antes tuve mi primer encuentro con  El Guaripete.

El guaripete (o güaripeti), es una lagartija. 

 Pero no es cualquier lagartija, por que a diferencia de sus familiares de otras partes, el guaripete es tremendamente sociable. Si bien es de color gris oscuro o negro petro, lo que le falta de atractivo visual lo suple con su facilidad para entrar en relación íntima con el primero que se le acerque, pero ya les voy a contar más adelante y sé que les va a parecer interesante las características de esto simpáticos reptiles.

Mas ahora sigamos por ese misterioso sendero.

Va zigzagueante por pastos y bordeando un bosque de manglares hasta un faro. Un bello e imponerte faro, que no es el faro más grande del mundo, pero indudablemente es el más bonito. Por estar rodeado de un horizonte de cielo, sol y agua, que solo habrá algo más y mejor y más bonito allá en el cielo.

Y bueno, no había mas sendero. Hasta ahí llegaba, luego si bien el faro está asentado en un espacio de tierra como de una meseta, rodeado de vegetación, toda esta, está llena de plantas con pinchos y espinas, o sea que ni modo, vuelta a casa por el mismo camino.

Además, me pareció que el borde finalizaba en un barranco, cosa que corrobore luego.

Tanto en la ida, como en el regreso, del monte o sea de la vegetación salían y se me cruzaban uno que otro guarapite, como en franca exhibición me estarían diciendo:

-Aquí estoy, por si no me has visto.

Muy desinhibidas las lagartijas estas, por cierto.

Descosiendo el camino andado, regrese por donde mismo y bordeando la orilla volví a pasar por donde estaca el nido del cormorán, pero me aleje de él lo más que pude, caminando por el agua, aun así, si bien el cormorán, esta vez no salió volando y como yo lo miraba muy discretamente por el rabillo del ojo, me pareció que movía la cabeza, como quien dice:

-¡Estos turistas y sus cámaras...!

Claro, que pudo ser idea mía, no más.

Si comparamos la islita con un ocho, en la parte más angosta, de un lado está el mar y las olas, del otro una hermosa laguna de agua transparente, tipo “La Laguna Azul” (otra película, también).

En esta ese día, había unos jóvenes que usando la fuerza aerólica, tenían un par de parapentes cada uno y les serbia de empuje para esquiar sobre el agua.

Ay que ver que la gente si inventa. Pero eso sí, dan un buen espectáculo.

Es extremo explorado por mí, se me antojó que tenia forma de lágrima. Fui por el otro lado que presenta una playa fabulosa me encontré al amigo de la familia grande y una de sus hijas, muy bonita por cierto. Les pedí que me apuntaran y me sacaran una foto.

 Luego quedamos en vernos donde se habían instalado. Entretanto seguir ese lado de la playa hasta el final y comprobé mi idea de que lo demás era puro barranco, así que me regrese.

Los encontré instalados en sillas, y bajo sombrillas de alquiler. Yo me les recosté mientras conversábamos, sentándome y de manera distraída comencé a rumiar unas galletas de un paquete que llevaba, cuándo de repente sentí algo que me subía por la pierna y me asuste.
Era un guaipete pequeño, que iba tras las migajas de mis galletas.

Al yo hacer un movimiento brusco por reflejo, el se fue, pero no se alejo muy lejos, sino que junto con un camada de varios guaripetes me veían mientras movían la cola.


Parecían una manada de perritos falderos, pero ponían unos ojitos capaz de derretir un bloque de hielo. Así que no me quedó otra que desmoronar un paquete de galletas nuevecito y dárselo, lo que hacía que contra mas galleta había, mas guaripetes aparecían y yo mas galletas les echaba.

Hasta un cangrejo ermitaño se sumó al derroche de abundancia, que barbaridad, tremendo festín a cuenta mía que me quede sin galletas y ellos llamaron la atención de todos nosotros.

Justo en eso llego la barca y de una al abordaje, cargamos todos los peretos*, nos montamos y ya, nos vamos a visitar otra isla, a correr otra aventura.
*De pereto: bártulos, chécheres, peroles, cosas que llevar.

A navegar de nuevo. Pasó por mi ente, aquella canción que dice así:
[i]              En el mar la vida es más sabrosa

                 En el mar te quiero mucho más
                 Con el sol la luna y las estrellas
                     En el mar todo es felicidad.

Y ahora íbamos rumbo al tortuario de tortugas que está en los cayos Dos Mosquises. Llegamos sin mucho preámbulo y  luego de la playa, nos recibió la gente del tortuario.
 
 
Esta es: FUNDACIÓN CIENTÍFICA DE LOS ROQUES, con su sede principal en la capital; en Avenida Principal de Los Cortijos de Lourdes. Centro Empresarial Bravasol oficina 1-A. Caracas, Venezuela
Teléfono; 0212 8928868  e-mail; fcrl.logistica@gmail.com        www.fundscionlosroques.com 
Pero nosotros visitamos el centro que está en el archipiélago y este es;
 Estación Biológica Marina Dos Mosquises
Parque Nacional Archipiélago Los Roques. Cayos Dos Mosquises Sur. Venezuela.
e-mai : fcrl.dosmosquises@gmail.com
 
 
Lógico que la entrada no es obligatoria, pero si se entra se debe aportar una colaboración de 10 bolívares, que no es mucho y los niños no pagan.

Hay un par de casas en la isla, ambas sobre pilotes, alzadas del suelo por aquello de las mareas, supongo. El resto del islote, está en periodo de formación. Es un terreno recuperado al mar por el mangle y lo mejor que se hace es dejarlo tal cual está, para que termine su proceso.

Quien quiera puede adoptar una tortuguita, es más bien algo simbólico, pero muy popular sobre todo entre los niños.

Nos dan una charla y nos muestran la variedades de tortugas que están en los estanques, de las que me acuerdo son de la galápagos y la laúd, pero también nos mostraron la tortuga de carey, que se sacrificaba para con su caparazón, hacer monturas para lentes.

Ya de regreso, la niña precoz, hablo y dijo :

- Adopte una tortuga.
[/i]
-No deberías usar esos lentes de sol, por que los hacen con las conchas de tortugas.

Le dijo a la mamá.

Pero la mama le explico que esos eran de plástico y no de tortuga, la niña también se puso los suyos.

Luego de esta ecológica visita, seguimos a otra isla o islote,  donde nos pusimos unas caretas de submarinos con un tubo e hicimos ésnorkel.

O sea bucear desde la orilla y a poca profundidad, pero viendo un coral, maravilloso con abundante fauna marina. Yo me embebí tanto que se me fue la noción del tiempo bajo el agua, hasta que en una de esas que asome mi cabezota, vi a la chica de Italia moviendo los brazos como un molino de viento y me fui pa´llá. Ya nos íbamos.

Ahora si que si, se nos acabo la diversión, pero había sido demasiado excitante, además que yo hoy cumplía 60 años, así que más le podía pedir a la vida.

Cansados pero satisfechos, llegamos a buen puerto, en la única isla de todo el archipiélago, isla Grande o Gran Roque, o el nombre oficial El Roque.

Nos despedimos unos de los otros como si nos hubiéramos conocido de toda la vida.
Luego me encontré con un turista que venía de España y nos pusimos de acuerdo, para luego. Nos tomamos algo y noté la gran cantidad de personas más que nada jóvenes, que llenan los sitios de diversión.

 El Roque tiene mucho ambiente nocturno, para gozar, muchachos.

Y luego a dormir.

No se me olvido para nada que les había prometido decirles y contarles como me las arregle para alojarme, teniendo un presupuesto al ras del suelo en una isla que es la riviera francesa del Caribe.

Y como es largo, le vamos a dedicar el siguiente capítulo, a eso y a la movida en isla El Roque. Detalles y anécdotas del lugar.

Así que esto continúa y ahora es que viene lo más bueno, no te lo pierdas.


Continua en el próximo capítulo...


Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Responsabilidad    
Precio/calidad    

Servicios Turísticos Berkana

Transporte & Servicios: Tour Operador en Cayo Agua, Venezuela

Los atiende Raul Toro, joven empresario. Energico y de trato agradable. Muy reponsable y eficiente con sus usuarios. Lo recomiendo.<br />e -mail: berkamatours@gmail.com / info@losroquesvip.net <br />Movil :+58 414 2600248

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Posada Juan Fel

Alojamiento: Casa en El Roque, Venezuela

Atendida por sus dueños, es limpia y ordenada. Felipa es una bella persona y cocina muy bien

Tipo de viaje: Negocios, Placer, Escapada, Vacaciones, Familiar | Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos, Solos y solas, Grupos

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Responsabilidad    
Precio/calidad    

Lancha Caracol

Transporte & Servicios: Transporte Marítimo en Cayo Agua, Venezuela

El capitan un hombre joven, a demás de ser buen marino y responsable, es atento y servicial. Nos llevó por todo el tour de Cayo de Agua y nos atendio bien. Se llama Israel.


Publicado
Modificado
Leído 1921 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4 6
 
 


 

Cormoran volabdo como distracción para evadir y protejer su nido.

   

Capítulos de este diario