Mini encuentro chileno-español

Escribe: buvar
El viajero Martín Daco, prometió que vendría a Antofagasta y cumplió. Aunque fue una visita breve solo cuatro dias y medio, alcanzamos a mostrarle algo de la región.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Mini encuentro chileno-español

Antofagasta, Chile — jueves, 2 de febrero de 2012

              Hacía muchos tiempo que el viajero Martín Daco estaba amenazando con viaje a Antofagasta, lo que a mi me emocionaba mucho, ya que sería el primer miembro de la Family Chat que vendría por estos  lados, por eso había que recibirlo como se merece.
               Infelizmente por la fecha de su viaje me pillaba en tiempo de mucho trabajo, por ello lo más que pude conseguir en la oficina fueron dos días de permiso, jueves y viernes.
De este modo combinamos con Martín de encontrarnos en San Pedro de Atacama, el día jueves 26,  él me explicó que llegaría de Uyuni a las 17 horas.
              Justo el martes de esa misma semana llegaron de Santiago, mi cuñado Tito y su esposa Ingrid que iban también a San Pedro.
            Ellos querían partir de inmediato a San Pedro, pero luego se avinieron a esperarme y así partimos el jueves al interior en su poderoso todo terreno. La posibilidad de ir en auto propio nos permitiría hacer muchos tours por nuestra cuenta y así nos ahorraríamos mucho dinero.
            Decidimos ir a almorzar para esperar a Martín, pero a mi se me ocurrió pasar por su hotel por si hubiera llegado anticipadamente y efectivamente asi era. Allí estaba nuestro amigo con el que tantas veces habíamos conversado en los foros. Nos abrazamos y sentimos que nos conocíamos de toda la vida.
            Fuimos a almorzar con Tito e Ingrid, le cambiamos dinero, yo había llevado dinero en efectivo por si había una emergencia y la hubo, ya que el exceso de turistas ese fin de semana agotó la existencia de efectivo de los cajeros.
            Martín estaba impresionado con su primer encuentro con el Desierto de Atacama. “Agencia de Viajes María Eugenia”, había preparado el primer tour que incluyó el Valle de la Luna, las cuevas de sal, las tres Marías y la puesta de sol en la gran duna. Aquí solo pagamos el acceso, $ 2.500 pesos por persona.
            La puesta de sol, rodeada de miles de brasileros fue un lindo espectáculo, que nos abrió el apetito, volvimos a nuestros hoteles nos bañamos y fuimos a cenar al restaurant Grado 6 en calle Tocopilla, 6 mil pesos por persona con aperitivo o vino.
            Previamente yo pasé por el supermercado para comprar el almuerzo que tomaríamos al día siguiente.
 
Salar de Tara
 
            La jornada del viernes era un desafío, queríamos ir al Salar de Tara, al que yo no iba desde hace 30 años antes que se construyera el camino a Jama y no recordaba bien la ruta. Tenía claro que había que tomar la ruta a Jama y pasada la Cuesta de la Pacana, la parte más alta del trayecto 4 mil 800 metros había que internarse por un costado del Salar de Aguas Calientes.
            Aquí encontramos un minibus de turismo que iba precisamente al Salar, pedimos al conductor,  Jonás, que nos permitiera seguirlo y aceptó encantado. Así pudimos llegar al Salar de Tara, y a la laguna del mismo nombre,  atravesando primero los “monjes de la Pacana” unas esculturas de piedra espectaculares, seguidas de unos acantilados conocidos como catedrales. El espectáculo es impresionante, vale la pena recorrer el camino, unos 110 kilómetros con pavimento y unos 60 por camino de ripio.
            El tour vale la pena aunque es caro a mi juicio,  lo que se justifica por lo lejos. El tour cuesta 45 mil pesos, (unos 95 dólares) parte a las ocho de  la mañana y retorna a las 17 horas, incluye el almuerzo.
            Al día siguiente nos separaríamos, Tito e Ingrid se irían a los Geisers del Tatio en tour y nosotros tomaríamos también tour pero a las Termas de Puritama. Este tour lo encontré también un poco caro,  12 mil pesos el transporte y otro tanto la entrada, pero como estábamos ahorrando en los otros tours no nos importó. Lo que pasa es que por la forma como están diseñados los tours da solo para quedarse en las termas unas 3 horas, en cambio si uno va en vehículo propio se puede quedar todo el día.
            En todo caso al llegar a las termas de Puritama, que quiere decir Puri: agua y tama; caliente, concluimos que cada peso pagado vale la pena. El agua de propiedades terapéuticas, está a un promedio de 33 grados en un entorno maravilloso. El lugar tiene vestidores, sauna y lo deja a uno como nuevo.
            Estuvimos entre las 9 y la una de la tarde y volvimos a San Pedro para encontrarnos con Tito e Ingrid. Almorzamos y nos fuimos a la Laguna Cejar por nuestra cuenta. Martín después de los 33 grados de Puritama no se animó a meterse a la Laguna Céjar, así que que con Tito e Ingrid nos metimos y apenas uno entra y el agua le llega a las rodillas el efecto de la excesiva salinidad lo impulsa a la superficie. Es imposible pararse en la laguna, allí uno siempre está flotando.
     Como a las 18 horas volvimos a San Pedro y como nos quedaban algunas horas fuimos al Pukara de Quítor.
         Martín trató de dejarnos mal, haciendo ostentación de estado físico y subió antes que nadie a la cima, pero a nosotros con Ingrid nos salió el Lautaro que llevamos dentro y haciendo el esfuerzo del caso llegamos también a la cima. Asi el Pukará fue coronado esta tarde por Chile y España.
        La vista desde arriba deja sin aliento, aproveché de mostrar a Martín nuestra “apacheta viajera” y aprovechamos de dejar ofrendas para todos los viajeros queridos, con tanto viajero querido, la apacheta, según Martín subió como 30 centímetros. Para los que no sepan una apacheta es un monumento de tributo a la pachamama, la madre tierra, y consiste en un montículo de piedras que se van dejando como ofrendas.
Deje ofrendas por Celsi, Demo, Patty Unger, Tina, Isabel (Guerreiro y Martínez), Natita, Hellen, Pablo, Lourdes, Samuel, Manuela, Horni (y Picaflor) y puse una ofrenda muy grande por todos los viajeros en generas, para que la Pachamama ayude a que la suerte acompañe siempre sus viajes.
         El domingo, Tito e Ingrid partieron al Salar de Uyuni y nosotros debíamos regresara  Antofagasta, pero antes de eso, partí libreta en mano a reportear una prueba de atletismo brasilera que había en el pueblo, (está en otro diario).
        Llegamos a Antofagasta cerca de las 16:30 horas, Alejandro nos esperaba y nos llevó a La Portada e hicimos un city tour por la ciudad.
          El lunes debía trabajar así es que pedí a Martín que se desplazara solo por la ciudad y me recogiera en mi trabajo a las 13:30 horas para ir a almorzar al Club de Yates y así el pudiera quedarse luego descansando un ratito en la Playa.
          Infelizmente esa noche tenía una cena de trabajo y no pude llevar a Martín al terminal de buses, pero Alejandro que siempre me apoya cuando se trata de atender a los viajeros hizo eso por mi.
           Fue un encuentro breve, solo 4 días y medio, pero en ese tiempo tratamos de mostrar a nuestro amigo español, lo mejor que tiene la Región de Antofagasta, esperamos haberlo logrado. !! Martín, siempre serás bienvenido en Antofagasta!!
 
Más antecedentes a
buvarcl@gmail.com
 
 
 
 



Publicado
Modificado
Leído 499 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario