Día del Patrimonio Cultural en Antofagasta

Escribe: buvar
Hoy domingo 29 de Mayo se festejó en todo el país el Día del Patrimonio Cultural, lo que nos da la oportunidad de acercarnos a esa riqueza patrimonial que siempre sentimos lejanas.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Día del Patrimonio Cultural en Antofagasta

Antofagasta, Chile — domingo, 29 de mayo de 2011

 
El Día del Patrimonio Cultural, nos da oportunidad de visitar edificios patrimoniales que habitualmente permanecen cerrados para la comunidad.
En Antofagasta  no hay muchos edificios que tengan un valor patrimonial alto, destacando entre ellos el Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia FCAB, una empresa con más de 120 años, brindado servicios de transporte ferroviario, antes prestaba servicios de carga y de pasajeros, pero en los últimos años, sólo transporta carga.
La empresa se constituyó en Londres en 1888 y en algún momento perteneció a la familia de Lord Montgomery, la que posteriormente la vendió al empresario antofagastino Andrómico Luksic.
Hoy el Ferrocarril forma parte de un Holding de empresas dedicadas al rubro del transporte de la minería y el negocio bancario. A pesar de ser una empresa completamente chilena sigue manteniendo oficinas en Londres.
Desde que comenzó sus operaciones el ferrocarril estaba unido a Bolivia a través de su estación de Ollague, punto de conexión con la empresa Ferroviaria Andina S.A.
La Empresa tenía originalmente su estación de pasajeros en el centro de Antofagasta, la que funcionó hasta 1916, año en  que fue construída una nueva estación en calle Valdivia.
La vieja estación fue reacondicionada y actualmente alberga a las oficinas de la Gerencia del Ferrocarril.
Esta empresa ha sido un testigo privilegiado de la historia y el desarrollo de la ciudad. Y por ello de algún modo su historia es un reflejo de la historia de la ciudad.  Mantiene un pequeño museo que infelizmente no está abierto al público, sólo en días como hoy, los ciudadanos comunes y corrientes pueden acercarse hasta este acervo histórico.
Viejos utensilios como calculadores, telégrafos, teléfonos y hasta las viejas linternas que usaban los controladores están allí en el improvisado museo.
Además encontramos allí una antigua canoa, que los ingleses trajeron a Antofagasta, esperanzados en practicar remo en la bahía de Antofagasta. Los dueños de esta empresa intentaron contagiar a los antofagastinos con sus deportes favoritos, criquet, croquet y tenis  no pudieron finalmente competir con el fútbol, que poco a poco fue ganando adeptos en la ciudad.
Otro objeto sacado al aire libre desde el museo, fue una vieja colección de baúles, inmortalizados hasta el cansancio en las cámaras fotográfica de los visitantes.
Sin embargo los favoritos fueron las cabinas teléfonicas traídas de Londres, que todavía cuentan con los aparatos originales.
Y para los niños nada puede superar a la magia de las viejas locomotoras a vapor. Por ello en esta oportunidad se les permitía subir a ellas y accionar sus silbatos.
Y mientras los visitantes curioseamos al interior de las dependencias, pasa un tren transportando cátodos de cobres, provenientes del mineral de Chuquicamata. Este rubro el transporte de cátodos de cobre, es uno de los más importantes del negocio del ferrocarril, que además transporta concentrados de zinc y plomo procedentes de Bolivia.
Así todos quedan felices a la espera que pase un año y nuevamente se nos abran las puertas del algún edificio con alto valor patrimonial.
María Eugenia Vargas
buvarcl@gmail.com


Publicado
Modificado
Leído 2058 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Día del Patrimonio Cultural en Antofagasta

    Antofagasta, Chile | 29 de mayo de 2011