Europa: perspectiva de una graduanda

Escribe: flibrec
Fue muy corto pero lleno de maravillosas experiencias, sólo tres países, montones de anécdotas y mucha diversión, al final, recibí todo lo que esperaba: viajar, conocer, visitar viejas amistades y graduarme!!! Aquí les dejo mi Diario de un viaje hecho hace casi 2 años con una perspectiva diferente

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5

Holanda y sus mitos!

Ámsterdam, Países Bajos — miércoles, 31 de marzo de 2010

Antes de empezar a describirles éste fantástico viaje, lleno de mucha risa, les cuento una anécdota que me hizo sudar frío y sufrir mucho!: 3 días antes de partir hacia Holanda, estando en casa de mis tíos, fuimos a comprar los pasajes para dirigirnos a Ámsterdam y en el momento de ingresar unos datos de mi pasaporte surge la pregunta: donde está?. Al principio pensé que era una broma de mi hermana que me lo había escondido por ser tan descuidada, pero cuando ella puso esa expresión que solo yo conozco y que significa que de verdad está muy enojada, supe enseguida que mi viaje había llegado a su fin!... Después de retomar la calma y pensar con cabeza fría donde lo había podido dejar, vino a mi mente un momento que me hizo volver el alma al cuerpo: cuando empacamos la maleta para salir hacia zaragoza y nuestros proximos destinos, en un sobre amarillo, donde guardamos el diploma del grado y otros documentos mas, por error, había metido allí mi pasaporte, solo que había un inconveniente: esa maleta estaba en Madrid en casa de una amiga! y sólo quedaban 3 días para el viaje! así que ipso facto llamé a mi amiga y tan pronto como pudo, me lo envió por el correo más urgente que hay, jajajaja ahora que lo cuento me da risa, pero ése día el regaño de mis tíos, mas el de mi hermana, me sacaron sudor hasta más no poder!...

Ya llegado el pasaporte y con maleta hecha, partimos rumbo a nuestro próximo destino: Barcelona, pues desde allí partía el vuelo para Ámsterdam, ésto nos dío la oportunidad de tan sólo "pisar" tierras cataluñas y de conocer su terminal de autobuses y ver desde lo lejos del tren que te lleva al aeropuerto emblemáticos edificios como el templo Expiatorio de la Sagrada Familia y lugares de descanso como sus playas.

Sin embargo, para un simple latino que a duras penas habla el castellano, entender el catalán hizo de nuestro viaje una aventura para nunca olvidar: estando en la estación del metro que nos conectaba con el tren que te lleva al aeropuerto, le preguntamos a una señora dónde debíamos abordar dicho tren, la señora muy amable nos contestó en catalán, bueno, dijimos, estamos en su tierra, luego nos dirigimos a ver un mapa, también en catalán pero pues entre puntos y colores entendimos mas o menos donde estaba el tren, subimos unas escaleras electricas, vimos a una mujer con rasgos asiáticos y se me hizo más fácil preguntarle a ella en inglés si ése que estaba en dicho andén era el tren al aeropuerto, a lo que ella respondio: "yes", bueno... mi hermana y yo, nos subimos con nuestras mochilas, nos acomodamos en una de las mesas y ya casi relajadas, se sentó en la misma mesa de nosotras (incluyendo la asiática) un muchacho al que le preguntamos en español: disculpe joven: éste tren es el que va al aeropuerto? Él nos miró sorprendido y nos dijo: el aeropuerto? no chicas, es el que está al frente, cuando dijo que no, cual saltamontes hace su arranque desde un árbol, así mismo hagarramos como pudimos las mochilas pero la mía se enredó en las patas de la mesa! y no podía salir! y el tren donde estábamos ya estaba a punto de partir! Como pude me liberé de la mesa, pero ya estaba arrancando y mi única e impensable opción fué lanzar la maleta y luego lanzarme! Dice mi hermana, que verme saltar como un sapo, es la imágen que ella jamás olvidará y en lugar de ayudarme a parar, ella se tuvo que sentar porque ya de tanto reirse a carcajadas, le dolía su estómago!! jajajaja y es que, tanto ella como yo, pensábamos: qué hubiese pasado si ese tren me hubiese llevado yo no se donde! jajaja...

Finalmente y por fin después de entender el catalán, tomamos el tren que sí era y nos dirigimos hacia el aeropuerto, fuimos a hacer nuestro registro y luego entramos a sala a esperar, otra vez dieron el anuncio del vuelo en catalán, pero gracias a Dios es un aeropuerto internacional entonces también lo hablaron en español y luego en inglés; nos fuimos al avión, nos sentamos cómodamente y cuando el avión despegó, empezó nuestra aventura, aquí fué donde descubrimos que es un mito encender los celulares (en éstos vuelos lo hacen todo el tiempo) y tuvimos la oportunidad de ver las turquesas aguas del Mar Mediterráneo y después de unas pocos minutos de vuelo, ante nuestros ojos otro emblema geográfico dibujado y pintado durante nuestra infancia en la secundaria: Los Pirineos... simplemente ¡WOAOOO!, le sacamos fotos, por supuesto y luego de una hora de atravesarlos, ya estábamos próximas a nuestra nueva aventura: Holanda.

En el aeropuerto de Schiphol, nos esperaba mi amigo Remco, holandés de nacimiento y quien sería nuestro guía en la estadía de 3 días por el país de los tulipanes. Schiphol está a 15 km de Ámsterdam y eso nos permitió tomar otro tren y empezar a ver el paisaje holandés con sus ya famosos molinos y canales de agua.

Ámsterdam (que en español significa: los canales de agua del Río Amstel) estaba absolutamente fría y húmeda! Esto fué un pequeño problema para mi hermana que tiene alergia al frio, así que lo primero fué un café... Ya entrada la tarde-noche, fuimos en busca del hostal donde nos quedaríamos la primera noche, mientras mi amigo acomodaba algo de su apartamento.

Primera parada del tour nocturno: la famosa calle del sexo: De Wallen, éste era uno de los mitos que queríamos desmentir, pero no fué asi, las chicas sí están exhibidas en vitrinas cuales muñecas de tiendas famosas de ropa, bueno, éstas con poca ropa jajajaja, algo que si no se puede hacer es tomarle fotos, sin embargo con ingenio y una pequeña espera, logramos sacarle una foto a la calle, que además se reflejan sus luces de neón en las aguas de uno de los canales que pasa por allí y también ver los cisnes en el agua a ésa hora (casi las 9pm) fué una experiencia inolvidable. Después de ver a éstas chicas, y cómo se cierran las cortinas cada vez que llega un cliente y en unos 20 minutos se vuelve a abrir, nos dirigimos a ver otro de los mitos por nuestros propios ojos: lo del consumo de marihuana sin problemas.

Bueno, lo de la marihuana que se puede fumar en cualquier parte y a cualquier hora, si es un mito, sólo se puede hacer en lugares identificados con un símbolo de jamaica o la misma hoja de la Cannabis sativa y son los Coffeshop, solo allí se puede hacer y hasta determinadas horas del día... por supuesto, allí no entramos mi hermana y yo! Porque no somos consumistas de ningun tipo de droga, así que, sólo vimos cómo se empañaban las ventanas del humo de los "porros" y seguimos camino a una cafetería sin ése tipo de permisos jejejeje... luego nos fuimos al hostal.

Al siguiente día, muy temprano, salimos a tomar el Turibus que nos llevaría a recorrer en su totalidad la pequeña ciudad de Ámsterdam, empezamos por la zona centro, luego nos llevaron a la fábrica de diamantes más importantes del país, tuvimos un hermoso diamante de millones de euros en nuestras manos, pero así como nos lo dejaron tocar, así mismo nos lo quitaron jajajajaja, luego de allí, fuimos a ver la fábrica de Heineken y la experiencia Heineken: música y cerveza gratis! (creo que éste viaje es más soñado para un hombre que para mujeres! jajajajajajaja) después salimos rumbo hacia uno de los tradicionales molinos de viento donde sacamos la foto y regresamos al centro. Mi hermana y yo ya moríamos de hambre de tanto pasear, así que, vimos una fila de gente que salía con unas papas fritas, si, ése es un famoso plato de allá de Ámsterdam: "patatje oorlog"  las papas fritas estilo francesas bañadas en salsa de mayonesa y curry! una verdadera delicia!... un tip: si van a Holanda, procuren llevar paraguas, llueve casi todo el año por la humedad del país.

Con nuestras papitas en mano, nos fuimos a seguir recorriendo la ciudad y nuestra siguiente parada: el mercado de las flores, un lugar donde pueden encontrar tulipanes de todos los colores! artesanias de la zona y postales para llevar, mucho cuidado cuando estén en la calle caminando, pues uno no sabe, pero si te bajas del andén, puedes correr el riesgo que te levante una bicicleta! o peor aún, como me pasó a mi: el tranvía!!! jajajajajaja... ya cansadas y cayendo la noche, nos fuimos por mi amigo para ir a su casa en un poblado a media hora de Ámsterdam que se llama Purmerend.

Ya como era nuestro último día en Amsterdam, salimos temprano a recorrer otros lugares de la ciudad: el famoso Paleis op de Dam  ubicado en la Plaza Dam, residencia de la reina Beatriz y que para ésas fechas lo estaban limpiando, pero bueno, por los laditos logramos ver algo, también fuimos al Vondelpark y a recorrer más canales, entre ellos el famoso canal donde se filman casi todas las películas ( Como Gigoló en Europa, Euroviaje censurado, El Hostal, etc). Finalmente y como parte de uno de mis sitios favoritos para comer, entramos al HRC (Hard Rock Café) Ámsterdam (aquí es obligada la foto al interior y al exterior del lugar y comprarme uno de mis ositos de colección de éste lugar). Luego nos fuimos para el trabajo de mi amigo, a tomar maletas y dirigirnos con él a la estación de trenes rumbo a nuestro próximo destino: París....


Publicado
Modificado
Leído 1385 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5
 
 


 

Capítulos de este diario