2008 ¡Amo la playa!

Escribe: ispal
Aunque Acapulco es uno de los destinos turísticos más populares de México, esta fue apenas la segunda vez que lo visité y de verdad que lo disfruté.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

2008 ¡Amo la playa!

Acapulco, México — jueves, 24 de julio de 2008

Aunque Acapulco es uno de los destinos turísticos más populares de México, esta fue apenas la segunda vez que lo visité y de verdad que lo disfruté. La primera vez fue cuando tenía 11 años, era todo un peque de primero de secundaria...

Mi primera vez.

Esa vez me hospedé en un hotel "con vista al mar" pero lejísimos de la playa, fue uno de esos viajes que organiza la amiga de la vecina el cual te sale muy económico por el número de personas que va y porque no te incluye más que el transporte y el hospedaje. No tengo presente todos los detalles de ese viaje, pues ya pasaron ¡14 años! Increible, pero cierto, cómo pasa el tiempo.

Lo que más recuerdo es que fui acompañado de la parientela, que el hotel era una especie de conjunto de Villas agradables y sin lujos (se llamaba amueblados Hidalgo o algo así) y llegamos tempranísimo, como a las 6 de la mañana, tenía una alberca limpia y grande (bueno de niño todo se te hace amplio) recuerdo tambien la playa, en la que mi primo se andaba ahogando y a mi prima la revolcó una ola, los cocos (que en ese entonces no los probaba ni de broma), las regaderas de la playa (en donde si orinabas te cobraban aparte jeje), el relajito que armamos mi primo, el hijo de la amiga de mi mama y yo junto con unas niñas en el hotel, a la camarera (Tomasa Juárez) y al lanchero (Don Pedro Palma) quien nos llevo a conocer una figura hundida de la virgen de Guadalupe.

El viaje fue meramente familiar pero regresé a México, aunque quemadísimo y picado por los mosquitos, muy relajado, divertido y hasta maravillado. Bueno para haber pasado tanto tiempo y no tener fotografías (se veló el rollo) creo que me acuerdo de muchos detalles.

La segunda fue mejor.


¡Y vaya que fue mejor! pues disfruté verdaderamente esta travesía. Esta vez viajé en autobús comercial, de ida en uno de dos pisos muy cómodo, en la parte de arriba porsupuesto, y de vuelta en uno noromalito pero también muy cómodo. El autobús de ida llevaba una edecán, no muy guapa por cierto pero que intentaba servir las bebidas de la mejor manera jeje.

El trayecto estuvo relax, sali con mis amigos de la Ciudad de México muy temprano para llegar a tierras acapulqueñas también temprano, nos hospedamos y continuamos con la aventura...

EL ACA-REY. Hicimos un recorrido en el Aca Rey, un bote que te lleva a altamar con música a bordo, es muy muy padre, la verdad se los recomiendo ampliamente. Al bajar sientes que sigues navegando, ¿será por la barra libre que ofrecen a bordo? jeje.

Si vas a Acapulco súbete al AcaRey, es un barco súper barato que sale frente al zócalo. En su segundo piso tocan musica en vivo; en el tercero (que es al aire libre) se presta para ir a contemplar la bahía y platicar melosamente; y en el primer piso (que fue mi favorito) hay show ballet y es en el que se escucha música electrónica!

Además de todo, en todo el barco hay barra libre!!! Cuando compres tu boleto pide un descuento, siempre acceden! Yo no me kería subir y me la pase súper!
PLAYAS. Mi coctelito de camarones no lo perdono cuando estoy en la playa, esta vez me lo sirvieron en un tazón, con salsa catsup y salsa mexicana aparte (pico de gallo) , que al momento de juntarlos y ponerles limón para llevarlos a la boca sobre galletas saladas fue uno de las mas sabrosos que me he comido. (Se me hizo agua la boca al momento de escribir).

Playa Bofil es una excelebnte opción, ahí se come el mejor pescado a la talla del mundo, además de que puedes consentirte con un masaje, pasear en cuatrimoto o a caballo y en egeneral pasar un día maravilloso y exquisito.

PIZZAS Y CERVEZA. Una cosa que recuerdo con mucho ánimo son las pizzas del zócalo, sin exagerar son las más deliciosas que he probado (también tal vez porque me la estaba pasando super bien). Otra cosa que disfruté mucho fue caminar en la costera con una Budwaiser en mano, que evidentemente se terminaba a unos cuantos pasos, pero como establecimientos comerciales no faltan, pasabamos a "recargar" en cuanto se necesitaba, fue muy padre disfrutar del calor, la brisa del mar y una buena plática (igual de cosas triviales, pero buena al fin).

MUCHAS COSAS MÁS. Acapulco no duerme, y pues a donde fueres haz lo que vieres, así que me fui de antro con mis brothers, nos la pásamos muy bien y de regreso al hotel, los indispensables taquitos al pastor. Delicioso!

Una tercera me espera.

Estoy ansioso por volver a Acapulco, desde Semana Santa hasta este momento (vacaciones de verano) aunque por una u otra razón no se me ha hecho. Esta vez la espero diferente, me gustaría viajar en carretera en mi coche y hospedarme en un hotel de playa. Espero que en estos días se defina esto, si asi sucede ya les estaré contanto en este diario de viajes. Pienso que la calidéz de la mayoría de los acapulqueños es impresionante, siempre es bueno salir del DF y toparse con gente amable y encontrar lugares maravillosos para el descanso que en cualquier momento se pueden convertir de diversión.

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Romano Palace

Alojamiento: Hotel en Acapulco, México

Nos hospedamos en este hotel de cuatro estrellas de la costera, frente al Bungiee. Sus instalaciones son buenas pero el servicio es definitivamente malo: la recepción es un relajo pues atienden con muy poca amabilidad, tal como si estuvieras comprando un boleto en el metro del DF. Llegas a tu habitación y le faltan detalles, ya sea una toalla, que terminen de tender las camas o jabón en el baño. Cuando vas al bar te reciben con una peste a pescado frito como si estuvieras en la cocina y lo peor: te sirven los cócteles ¡en vasos de unicel! El agua de la alberca está demasiado sucia, cuando se seca tu traje de baño huele a trapo viejo. Además hay mucho chamaquito latoso. Lo rescatable: El jefe de botones es un señor que, mis respetos, se empeña al hacer su trabajo, se ve que cuenta con experiencia. La ubicación es muy buena y la vista al mar y al bungee son regulares. A personas exigentes definitivamente no se los recomiendo.


Publicado
Modificado
Leído 1682 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Vista de la bahía

   

Capítulos de este diario