Recorriendo el pasado de Abancay

Escribe: hojeda
Ya en el último tramo de nuestro viaje, después de varios días dejamos el hermoso valle de Curahuasi, y nos dirigimos a la capital departamental de Apurimac, la ciudad de Abancay, por vía...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Recorriendo el pasado de Abancay

Abancay, Perú — domingo, 2 de diciembre de 2007

Ya en el último tramo de nuestro viaje, después de varios días dejamos el hermoso valle de Curahuasi, y nos dirigimos a la capital departamental de Apurimac, la ciudad de Abancay, por vía totalmente asfaltada, de modo que el viaje es muy confortable el pasaje en auto desde Curahuasi (mas de 60 Km) Cuesta 12 soles ($.3.00) previamente cruzamos hermosos paisajes y ascendemos hasta los 4000 m.s.n.m. (abra de Soccllaccasa) que es el lado mas bajo del parque ecológico del Ampay, por esta zona están también los desvíos a los distritos de Cachora y Huanipaca, desde cuyos poblados se organizan los treeking al centro arqueológico de Choquequiraw.

Luego de cruzar Soccllaccasa se empieza a descender a la ciudad de Abancay, que ya lo tenemos a la vista, es un valle profundo ubicado a 2,380 m.s.n.m. nuestro recorrido es por la vía asfaltada Cusco Lima, clima bastante templado, su praderas y quebradas con abundante flora, principalmente bosques de eucaliptos y chacras sembrados con productos típicos de la zona, después de 1.15 horas de vueltas y vueltas por la cantidad de curvas llegamos a esta tierra de la heroína Micaela Bastidas, aquella mujer que lucho por la independencia del Perú contra el dominio español, es una ciudad bastante moderna y como todos los pueblos de ésta parte, en franco proceso de crecimiento, con avenidas y calles bastante ordenadas, aunque siempre hay partes periféricas donde las cosas no están muy bien, nos hospedamos muy cerca al terminal terrestre de donde partiremos mas tarde a la ciudad de Lima, luego de hacer algunos recorridos por la ciudad fuimos al encuentro de mi amigo Jorge Vargas Herrera que radica en esta ciudad, quien tubo la gentileza de compartir su tiempo con nosotros y hacernos conocer gran parte de lo que fue la antigua hacienda Illanya, que queda algunos kms fuera de la ciudad en dirección al río Pachachaca.

Lo recorrimos una parte en movilidad local y otra lo hicimos a pie por el camino de herradura que aun se mantiene desde la época colonial, por lo demás muy agradable por que si bien hace bastante calor , sin embargo es muy placentero recorrer por entre grandes árboles de molles, huarangos y otros que abundan en la zona, pero además de muchos cultivos de paltos, caña de azúcar y alfa alfa, caminamos varios kilómetros hasta llegar a los vestigios de una de las primeras haciendas coloniales de la sierra peruana, la ex hacienda Illanya, según datos históricos del Escritor y Antropólogo José Maria Arguedas autor de la obra literaria "Ríos Profundos", este fue el primer lugar de paso de los conquistadores españoles antes de llegar al Cusco aquí fundaron la primera hacienda cañaveral así como también el primer centro de evangelización de toda la zona sur del Tahuantinsuyo, tan es así que en la ciudad de Abancay se encuentra la primera imagen de cristo traído desde España y que estuvo en la capilla de esta ex hacienda y hoy se venera en la ciudad, obtuvimos algunos datos que esta fue la primera hacienda cañaveral donde se fabrico azúcar, chancaca y posteriormente el aguardiente de caña que lamentablemente hoy es parte del consumo indiscriminado del poblador rural, esta ciudad de Abancay fue también el escenario de la guerra civil entre los conquistadores divididos por su ambición de dominio en el Tahunatinsuyo, Pizarristas (facción que apoyaba a Pizaro y los Almagristas que fue la facción disidente) Abancay fue el lugr donde los españoles se afincaron antes de llegar al Cusco, luego pararon precisamente por Curahuasi, cruzando el puente Inca e Mauk'achaca donde estuvimos días antes, Abancay fue una ruta exclusiva e importante en la época incaica como en la colonia, como lo es actualemente entre una gran parte de la sierra peruana con la costa, es una ciudad ubicado en un valle interandino, al pie el nevado Ampay, donde felizmente todavía se preserva algunas especies de flora y fauna que están en vías de extinción, es un pueblo que posee una riqueza cultural muy antigua, costumbres tradicionales muy arraigadas que aflora la alegría y tristeza de sus pobladores en una serie de festividades relacionados con la religión, la siembra, la cosecha y su tradicional carnavales...

Por eso nos dio mucho gusto recorrer un poco parte de su historia que aun e conserva aunque muy descuidado.

Lamentamos que las autoridades de Abancay sobretodo el Instituto Nacional de Cultura no haga nada para preservar la arquitectura de esta ex - hacienda, cuyas construcciones a base de piedra y Calicanto están totalmente deterioradas, por las construcciones modernas que se vienen efectuando, así como por la erosión y el desarrollo de las raíces de los enormes árboles de molle que hay en la zona, sin embargo pudimos apreciar los enormes y profundos canales por donde ingresaba el agua para mover las grandes aspas de los trapiches que molían la caña, quedan aun las huellas y los pernos de aquella época, estamos seguros que estos son también huellas donde seguramente muchos de nuestros antepasados dejaron sudor, lágrimas y quizás hasta su sangre cuando trabajabaron esclavizados bajo el yugo español, después de apreciar este bellos paisajes seguimos caminando algunos kilómetros mas y llegamos a una serie de pequeñas fábricas donde procesan el aguardiente de caña, luego de conocer este procedimiento y un descanso , retornamos a la ciudad de Abancay tomando una movilidad de ruta, luego de almorzar seguimos recorriendo la ciudad, luego a cenar y nos vamos al terminal para abordar el bus que nos llevara de retorno a Lima, concluye nuestro viaje, un agradecimiento muy especial a Jorge, por haber compartido su tiempo con nosotros, no solo en esta última parte sino sobre todo por lo realizado en Curahuasi, y los planes a futuro para con este proyecto, Jorge tubo la gentileza de acompañarnos hasta el último instante en que abordamos el bus (7.30 de la noche) un abrazo hasta y un hasta pronto fue nuestra despedida...

GRACIAS JORGE
siempre estaremos en contacto. En Lima nuestros hijos con una agradable sorpresa....


Publicado
Modificado
Leído 7963 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Recorriendo el pasado de Abancay

    Abancay, Perú | 2 de diciembre de 2007