Vacaciones con bebés: dónde, cómo y cuándo

¿Estás planeando una vacaciones apropiadas para ir con tu bebé? Hay buenas noticias: que tu familia sea joven no significa que debas dejar de viajar... Para un bebé no sólo muy bueno tener nuevas experiencias, esto también los ayuda a aprender y ser más flexibles a medida que vayan creciendo. Viajar es un descanso de la rutina y la vida rutinaria de los padres que le da a la familia entera un tiempo para estrechar lazos y compartir nuevas experiencias.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

El mundo es un gran lugar y no hay razones para que no puedas disfrutarlo. Tienes todo para lograr el viaje perfecto, pero antes debes planificarlo. Deja que te guiemos en tus mejores vacaciones 100% pensadas para tu bebé:

1. El destino

Escoge bien el destino de tu viaje. Puedes viajar a casi cualquier destino con tu hijo, pero la mayoría de los padres querrán escoger un sitio seguro y sin sobresaltos. Por eso:

  • Distancia: Elige destinos que esten a menos de 6 horas de viaje en total. Los viajes largos son una pesadilla para todos. Si tu hijo es muy pequeño, ahórrate un mal viaje.
  • Clima: El factor climático también es importante: busca lugares en donde las temperaturas sean agradables: ni mucho calor, ni mucho frío. Los bebés son muy vulneables a los cambios bruscos de clima, y suelen estar molestos –como cualquier persona– cuando las temperaturas son agobiantes.
  • Tipo de destino: Por último, opta por un lugar tranquilo. Debes evitar las áreas turísticas con grandes muchedumbres, los viajes que demanden mucho traqueteo y las estadías muy largas. Ir a recorrer los museos de Florencia, o las calles de Nueva York no es una muy buena idea para una familia con niños muy pequeños: los bebés necesitan tranquilidad, piensa que deberás cargar con el niño durante todo el día, que estará expuesto al ruido de una ciudad, a las emisiones de los automóviles, que será incluso difícil encontrar un sitio para cambiarle los pañales... Opta por destinos de playa o montaña, en contacto con la naturaleza, con poco ruido.
  • Lo obvio: Evita países con conflictos políticos o con problemas sanitarios.


2. Paquetes vacacionales para la familia

Se recomienda tener en cuenta los cruceros, vacaciones en la playa, y los resorts o complejos familiares.
Los parques temáticos son recién para niños mayores a 4 o 5 años.
Debes poner en una balanza la tranquilidad de hospedarte en un hotel o resort familiar, con servicios especiales para niños que contemplen la seguridad. Al momento de reservar, confirma la disponibilidad de sillas altas, cuna y ese tipo de elementos que harán tu viaje más placentero. Ten en cuenta que los hoteles inn suelen tener un servicio limitado.

3. Lleva absolutamente todo lo que tu y tu bebé necesitan 

¿La manta preferida de tu niño ocupa tanto lugar en el bolso? Seguramente no. No debes resignar llevar esos objetos que hacen a tu felicidad. No des por sentado que encontrarás todo lo que has podido llevar. Si por ejemplo tu bebé reacciona diferente con distintos pañales, preocúpate por llevar suficientes para todo el viaje. No hay que exagerar: hay cosas que realmente NO necesitas, pero debes intentar que tu bebé tenga objetos que le recuerden a casa para sentirse en un ambiente conocido.

4. Tiempo de relax 

Los bebés puedes sobreestimularse o exitarse mucho durante un viaje. Intenta planear vuelos o viajes en carretera en un horario que coincida con su tiempo de sueño. De esta manera podrá descansar normalmente. Intenta descansar tú también junto con él para poder pasar tiempo de calidad durante el día.

5. Sé flexible 

Ya no estás en casa, tu hijo no está en casa, por eso algunas rutinas deberán ajustarse. Ayuda tener un sentido de continuidad, pero necesitarás relajarte un poco y seguir la corriente más que tener un viaje planeado minuto a minuto. Planear lo inesperado te dará más tranquilidad para disfrutar de tu viaje como lo mereces. Por ejemplo, intenta llegar temprano al aeropuerto para hacer los trámites con tranquilidad y poder contar con tiempo extra para tomar un café, en vez de correr con apuro para tomar el vuelo completamente estresado.

6. Chequea qué documentos debes llevar 

En la mayoría de los países es obligatorio que todos los niños, incluso los bebés tengan su pasaporte al día cuando viajan fuera del país. Pero dependiendo del destino que hayas escogido, puedes necesitar también otros papeles.

7. Los primeros días cuesta adaptarse 

Seguramente será uno de los primeros, sino el primer viaje del niño, por eso no es de extrañar que le cueste un poco salir de la rutina diaria de la casa familiar. Para ayudarlo puedes llevar su manta o juguete preferido. También es de gran ayuda establecer una rutina, comer parecido a lo que comes en casa e incluso en horarios similares.

Intenta no hacer muchas cosas, sobre todo los primeros dos o tres días del viaje para que tu bebé pueda relajarse y acostumbrarse a tantas cosas nuevas. Los niños se ven muy reflejados en sus padres, por eso si tú te muestras relajado será más fácil para ellos disfrutar.

8. Viaja en temporada baja 

Si tienes la posibilidad, sobre todo si no tienes niños en edad escolar, es recomendable viajar en temporada baja. En temporada alta los sitios están atestados de gente y cuesta mucho más moverse, conseguir un restaurante libre e incluso relajarse entre el barullo de la muchedumbre. En temporada baja todo es más tranquilo y podrás mantener tu propio ritmo.

9. Disfruta 

¡Las primeras vacaciones de tu bebé son un recuerdo imborrable! Preocúpate menos y disfruta más.


Buscar artículos sobre...