China vs. Occidente, el choque cultural

China vs. Occidente, el choque cultural

Muchos viajeros tienen el sueño de visitar China para conocer ese mundo exótico, de aromas y sabores diferentes. Una tierra lejana donde todo es ajeno y misterioso... Sin duda es un viaje fascinante, pero el choque cultural puede ser fatal. Cuando no hablas el mismo idioma, la comida es diferente y los estándares de calidad son otros, puedes decepcionarte fácilmente. ¡Aprende a sobrevivir en el lejano Oriente y disfruta tu viaje!

Escribe: Viajeros.com
publicado

 
 

Pekín, China. Patricia, una amiga española, viajó en el mes de enero a China. Fue con su novio, con el que estuvo planeando el viaje durante algún tiempo. Leyeron reseñas de los sitios recomendados para visitar, qué medios de transporte utilizar, cómo era la comida, e incluso aprendieron algunas palabras en mandarín para manejarse con mayor facilidad.

La idea del viaje era conocer la verdadera China y no la que puedes ver en un tour, rodeado de compatriotas. Querían mezclarse con los chinos y vivir su cultura, pero no fue nada fácil. Para empezar, iban a recorrer varias ciudades del país en poco tiempo y eso los obligó a rever su presupuesto y hospedarse en hostels, una modalidad económica muy común entre los viajeros más jóvenes.

Al regreso de su viaje me encontré con ella. Entre otras cosas me dijo que su experiencia no había sido la de un viaje de placer, sino más bien una aventura estresante. ¿Podría haber sido diferente? Claro que sí. Pero ella no tenía información sobre esas cosas de Oriente que a un viajero occidental le pueden perturbar. Así fue como me decidí a escribir este artículo. Estos son los tips que pude sacar en limpio para todos aquellos que estén planeando un viaje a tierras orientales:

Costumbres chinas que chocan

1. Escupir en la vía pública

Lo primero que le llamó la atención de China son algunas de sus costumbres. Una y muy molesta es la de escupir en la vía pública. Según lo que vio es muy común que la gente escupa en las calles. Lo hacen todo el tiempo y se torna bastante molesto para un viajero que no está habituado. Lo que queda claro es que para ellos es algo natural. De hecho, en la ciudad de Beijing se propusieron implementar el Día de no Escupir, como un insentivo para erradicar esta mala costumbre de los ciudadanos en las vísperas de los Juegos Olímpicos. Hasta llegaron a pensar en multar a los escupidores con siete dólares. Un dato de color: es de muy mala educación sonarse la nariz con un pañuelo y guardarlo en el bolsillo...

2. No ceder el asiento

Otras costumbres chinas que chocaron mucho a Paty y que el gobierno de Beijing intenta modificar es ceder el asiento. Me dijo que las personas mayores, discapacitadas y hasta las mujeres embarazadas muchas veces viajan de pie en los transportes públicos porque las personas no están acostumbradas a ceder el asiento y no lo ven como algo que se deba hacer...

3. Suciedad en las calles

Las ciudades además suelen ser bastante sucias porque la gente arroja la basura al sueloy no es extraño ver un grupo de personas haciendo un asado en la calle. Cosas raras para nosotros, los occidentales.

4. Comer en el transporte público

Entre otras cosas, le llamó la atención ver a todo el mundo muy arreglado; las muchachas bien peinadas con trajes impecables, comiendo en los autobuses sin parar. "Todo el mundo va comiendo en el tren y en el autobús", me dijo. "Pero la comida suele tener un olor muy fuerte y eso, sumado a que arrojan todos los desperdicios al suelo termina haciendo del autobus un comedero". Algo similar pero en menor medida sucede en algunos restaurantes, donde la gente está habituada a arrojar los restos al suelo.

Conclusión: Acéptalo y convive con eso. Son apenas unos días. Al menos vas preparado para la sorpresa de ver a todo el mundo escupiendo. Hay muchas "buenas costumbres" que creemos que son universales y realmente no lo son. Por eso la filosofía es "estoy de visita, que bueno que no lo tengo que sufrir todos los días".

Los baños chinos

Lo único para decir es que es poco frecuente encontrarse con un inodoro asi que aprovecha cuando así sea porque lo más común en China es utilizar letrinas. Incluso en algunos aeropuertos, el baño no tiene inodoro sino este sistema que a muchos occidentales nos puede parecer muy incómodo. ¡A practicar la puntería!

Eso sí, hay hoteles con inodoros. Pregunta antes.

Transporte en China: trenes, buses y barco

Hablando sobre el transporte, quedó muy asombrada por el mal estado de muchas carreteras y la forma en que conducen los chinos (lo que no quita que en muchas ciudades occidentales también se conduzca fatal). En un viaje de 6 horas vio varios accidentes en la carretera y eso le dio miedo. Como las distancias en China son muy grandes, si planeas recorrer varias zonas del país asegúrate que el medio de transporte cumpla con mínimos requisitos. Por ejemplo, que puedas sentarte.

El tren suele tener dos categorías: hard y soft. En otras palabras: turista y primera clase. Sin embargo, los estándares de calidad en China son muy diferentes a los de Occidente y la primera clase puede ser muy inferior a lo que esperarías. Si compras boletos soft te aseguras un asiento y mayor comodidad. Sin embargo, en los vagones hard puedes llegar a tener que viajar de pie.

La experiencia resumida de Paty en el tren fue que "viajan demasiadas personas en un vagón hard, tantas que cuando el viaje es largo hay gente durmiendo en el piso. Existe un solo baño para muchas personas asi que es mejor aguantarse hasta que termine el recorrido". En conclusión: compra un boleto soft.

Cuando le tocó viajar en barco había reservado boletos en un camarote de primera clase. En la oficina de la agencia donde consiguió los pasajes pudieron ver fotos del barco, los camarotes, el karaoke, la sala de peluquería y otros servicios de primer nivel. Cuando llegaron al barco, este era muy diferente a lo que habían visto en las fotografías. Un ejemplo: no tenían agua caliente las 24 horas, el deck estaba roto y al karaoke iban únicamente hombres chinos. Para colmo de males, habían contratado el tour con un guía bilingüe en inglés que sorprendentemente no hablaba una sola palabra en inglés.

Otro problemita fue que al momento de retirar los boletos para su viaje en tren, la recepcionista no hablaba inglés. Para poder irse con los boletos tuvieron que ir a otras oficinas que quedaban a tres horas de viaje de ese punto de la ciudad...

Conclusión: Compra los mejores boletos que puedas pues lo vale. Asegúrate de viajar sentado y no te guíes por denominaciones de calidad como "primera clase", "cinco estrellas" o "excelente nivel". Mejor pregunta qué incluye el servicio. Puedes averiguar en Internet si otros viajeros utilizaron estos medios para saber qué opinan y cómo lo pasaron.

Idioma y gestos

El problema del idioma es una constante. No sólo es completamente distinto en todo al español y al inglés, sino que además le gestualidad es diferente. Se mueven distinto, hablan distinto y el tono es distinto. Quizás viajamos a Rusia y no entendemos ni una palabra, pero sabremos cuándo están enojados, felices o cuándo nos hacen un gesto de agradecimiento. En China eso no sucede. "Directamente no entiendes nada de nada", me dijo Paty, que además me confirmó que los chinos que hablan inglés no tienen muy buena pronunciación, lo que agudiza el problema de la comunicación.

A pesar de esto, no deja de decir que muchas veces los ayudaron con indicaciones y estaban muy bien predispuestos con los viajeros desorientados. "Una vez en un tren el guarda nos pidió los boletos. Al rato vimos que venía hacia nosotros. Pensamos que había sucedido algo, pero no. Vino especialmente para indicarnos que debíamos bajar en la estación siguiente". Sí, muchas personas estaban dispuestas a brindarles ayuda y asistirlos en su viaje de buen modo.

Comer afuera: restaurantes en China

La comida en China es muy extraña a nuestros ojos, pero es una cuestión de gustos. Si no te agrada, según la ciudad que visites podrás encontrar restaurantes de comida internacional, o al menos no tan diferente a lo que estamos habituados a comer. Eso sí, comienza a practicar con los palillos: es lo único que utilizan para comer y en muy pocos sitios encontrarás cubiertos.

Comer con palillos es todo un arte y está muy mal visto mancharse los dedos con comida. Quizás por eso tampoco sea común el uso de servilletas. Ellos no se manchan pero nosotros sí y en algunos casos las servilletas son un bien de lujo, incluso las cobran aparte.

Hostels chinos y el estándard de calidad

"Los últimos dos días fueron los mejores porque por fin pude dormir en una cama decente" me dijo Paty, hablando sobre el alojamiento durante los veinte días de su viaje en China.

"El estándard de calidad es muy diferente y suele ser muy inferior" me dijo principalmente acerca de los hostels, que fue el tipo de alojamiento que ellos utilizaron con mayor frecuencia. "La limpieza dejaba mucho que desear", tanto así que prefirieron dormir en sacos o bolsas de dormir. Los sitios solían estar en malas condiciones y con falta de mantenimiento.

Conclusión: No guiarse por la cantidad de estrellas, buscar referencias del alojamiento que piensas reservar y ver fotografías del sitio para no pasar por una mala experiencia.

El cuento chino de la Ceremonia del Té

En todos los países del mundo los turistas son presas de timos y robos. De alguna manera, los viajeros se ven frágiles e indefensos en un país que no es el suyo, con costumbres diferentes y muchas ganas de hacer sociales y conocer.

En este caso, una de las peores experiencias de Patricia y su novio en China fue la Ceremonia del Té. Ellos estaban paseando por las afueras de Beijing cuando se acercó una pareja de jóvenes asiáticos. Tenían prácticamente la misma edad que mi amiga y se veían como turistas también. Muy pronto comenzaron a dialogar con ellos. "Eran realmente encantadores y se dio todo de forma muy natural. Ellos habían venido de una provincia a pasear por la ciudad. Mi novio y el otro chico casualmente se dedicaban a lo mismo y había otras coincidencias. Yo estaba muy feliz de haber encontrado nuevos amigos en China", me comentó antes de relatarme qué era lo que había sucedido luego: "Nos dijeron que iban a ir a la Ceremonia del Té en un sitio muy tradicional y nos preguntaron si queríamos ir con ellos. Nos pareció buena idea. Al llegar a ese lugar nos trajeron el menú y nos recomendaron pedir un determinado té con galletas. Les hicimos caso y pasamos un rato conversando. Cuando llegó la cuenta fue bastante duro pues era mucho dinero, mucho más de lo que nosotros hubiéramos considerado aceptable".

Y las cosas se pusieron un poco extrañas: "El chico dijo que tenía que ir a sacar dinero a un cajero automático y mi novio lo acompañó para que no fuera solo. Casualmente, la máquina le retuvo la tarjeta asi que la pareja de chinos se quedó y nosotros pagamos lo nuestro y nos fuimos. Para ese momento ya había muchas cosas que nos parecían extrañas". Fue algo que me movilizó porque después mi amiga me dijo que conoció a otros extranjeros y todos contaban historias parecidas sobre la Ceremonia del Té. Gente que había sido timada, engañada por locales para participar en costosas ceremonias. Un trago amargo en un viaje con varias complicaciones.

Conclusión: Presta atención cuando te ofrezcan paseos, tours o incluso ayuda sin que la pidas. No es la idea que te pongas paranoico, pero no está de más tener un poco de precaución con la gente que se nos acerca en un viaje.

China y el resto de Asia

Esto que le sucedió a Patricia no es un caso aislado. La idea tampoco es dejar de visitar China, de hecho mi amiga volvió encantada con su viaje, la muralla, Beijing, los soldados de terracota... Realmente le gustó la pequeña aventura, aunque fue muy estresante. Me aseguró que todo hubiera sido más placentero tomando un tour, con un guía en español, buenos hoteles y transportes.

Fue una experiencia interesante y osada, pero asi como sucede en China pasa en muchos países de Asia donde la vida cotidiana no tiene nada que ver con Occidente. Es otro mundo y tiene sus propias costumbres y reglas de convivencia y no todos los viajeros se adaptan. "Realmente no quería conocer esa parte China" terminó diciéndome Paty.

Es algo para reflexionar cuando viajas por tu cuenta: ¿Qué quieres ver del país que visitas? ¿Qué estás dispuestos a resignar? ¿Qué expectativas tienes del viaje? Si has viajado a China y has tenido una buena experiencia, deja un comentario con los detalles positivos de tu viaje para tener otra visión de este gran país y ayudar entre todos a otros viajeros que estén planificando su viaje soñado por Oriente. 


Buscar artículos sobre...