¿Qué hacer en un viaje de 10 horas o más?

¿Qué hacer en un viaje de 10 horas o más?

¿Te ha tocado viajar durante más de 10 horas seguidas? Es sin duda un desafío para cualquier viajero. Pero no todo está perdido y hay cientos de cosas que puedes hacer para divertirte y que el viaje se pase volando...

Conoce en este artículo todo lo que debes saber antes de embarcarte en un largo viaje.

Escribe: Administrador
publicado

 
 

Es muy importante tomarse el tiempo necesario en encontrar el asiento adecuado. ¿Cómo saber que es el más indicado? Porque debe tener el espacio suficiente que permita movernos a la derecha y a la izquierda (sin molestar al compañero) y realizar pequeños estiramientos. Una buena idea es llevar con nosotros pequeñas almohadas de viaje y alguna manta por si el aire acondicionado nos da mucho frío. En cualquier medio de transporte y sin importar el clima, deberíamos contar con ropa holgada, liviana y calzado cómodo.

Cuidando la parte física

Hay que cuidar especialmente la circulación para no padecer el llamado “síndrome de la clase turista”, que puede ocasionar trombosis. En avión, autobús o tren es útil caminar por el pasillo de tanto en tanto y no conviene quedarse dormido con las piernas cruzadas ni limitar el espacio para las piernas con equipaje. Es bueno hacer pequeños ejercicios de contracción y relajación de las extremidades. Si estamos viajando en auto vale lo mismo, con la diferencia de que cada determinada cantidad de tiempo deberíamos hacer una parada para bajar y descansar, caminar un poco y si podemos aprovechar para tomar un refrigerio.

Las embarazadas, ancianos, fumadores, personas que tienen problemas circulatorios y quienes sufren una Enfermedad Obstructiva Crónica (EPOC) o insuficiencia cardiaca constituyen la población con mayor riesgo de sufrir TVP (Trombosis Venosa Profunda), y deben consultar con su médico antes de viajar.

Consejos para cuidar la salud en el viaje

  • Si no hay contraindicaciones, se puede tomar una aspirina, beneficiosa por su poder anticoagulante.
  • Es bueno no usar fármacos hipnóticos ni pastillas para dormir.
  • Utiliza ropa poco ajustada y preferiblemente de fibra natural, con el fin de ejercer una menor presión sobre la piel y facilitar la ventilación.
  • No coloques bajo los asientos bultos que le impidan estirar las piernas.
  • Toma con regularidad pequeños sorbos de agua, con el fin de evitar la deshidratación. La falta de líquido espesa la sangre y aumenta el riesgo de coágulos. Evita el alcohol y el café.
  • No mantengas las piernas cruzadas mientras estás sentado.
  • En el mismo asiento, se pueden estirar brazos y piernas para evitar que se "duerman".
  • Realiza algún ejercicio sencillo, como levantar la punta del pie con energía y mover los dedos durante unos segundos, apoyando el talón en el suelo.
  • Cada 1 ó 2 horas, y siempre que las condiciones del viaje lo permitan, hace bien dar un pequeño paseo.
  • Si tras realizar un trayecto prolongado observas una hinchazón persistente y no habitual en las piernas, sientes dolor torácico, falta de aire o respiración con dificultad, acude de inmediato a un centro hospitalario.

La comodidad en el avión

Antes de comprar el pasaje conviene solicitar el mapa del avión para elegir un buen sitio. Los asientos delanteros son más silenciosos y más amplios, y los cercanos a las salidas de emergencias cuentan con más espacio aún.

También es importante tener en cuenta las características físicas de cada persona y elegir en función de sus necesidades; una persona que no suela levantarse del asiento puede elegir la ventanilla para que no sea molestada por el vaivén del pasillo y tener así cierto control para hacer sombra en la ventana o disfrutar de las vistas, pero si una persona es muy alta, elegirá pasillo para estirar mejor las piernas. Por el contrario, los peores asientos son los de la última fila porque no se reclinan y suelen lindar con la cocina.

En autobús

Como en el avión, los asientos en ventanilla son más tranquilos y cómodos que los del pasillo. En los delanteros es más difícil marearse, además se está más cerca del televisor, un recurso clave para no aburrirse. Dos sitios excelentes son el asiento anterior y el posterior a la puerta trasera de salida: en el anterior se podrá reclinar el asiento al máximo sin molestar a nadie y el posterior suele contar con una mesita muy práctica. La fila de atrás es la peor porque sus asientos no se reclinan. En viajes excesivamente largos, se puede optar por autobuses litera.

Conviene evitar viajar en horas punta y fechas de operación salida o llegada porque tardar más horas de las necesarias puede resultar desesperante. Es recomendable comer ligero y beber bastante líquido. Como no es posible pasear por el pasillo, habrá que cuidar especialmente las malas posturas y hacer los ejercicios de estiramiento.

En tren

Viajar en tren permite pasear a lo largo de todos los vagones, disfrutar de la cafetería y del paisaje. En este medio de transporte se aconseja llevar cojines hinchables, mantas o cualquier otro accesorio que permita acolchar el asiento.

Frente a los aviones y autobuses, en los trenes es más frecuente que no se emitan películas, lo que exige acordarse de llevar música, libros, pasatiempos, o cualquier otro elemento que ayude a distraerse. Si la intención es dormir, hay que tener en cuenta que el traqueteo y el tránsito constante de personas caminando por el pasillo es ruidoso. Por ello, conviene llevar tapones para los oídos, elegir asientos alejados de las cafeterías y, a ser posible, optar por un coche-cama.

En barco

El mayor riesgo del barco es el de marearse. Para evitarlo, conviene situarse en la parte alta, en la popa y en centro. Se debe comer poco y no viajar en ayunas ni tomar alcohol. Si hace calor, es mejor salir a tomar el aire que conformarse sólo con el aire acondicionado. Es menos probable marearse sentado o tumbado que de pie, y bajo ningún concepto hay que agachar el cuerpo hasta las piernas. Tampoco conviene mirar fijamente las olas o cualquier otro elemento que se mueva. El hecho de si leer previene o potencia el mareo es objeto de permanente debate, por lo que cada uno debe elegir de cuerdo a sus experiencias previas. Por último, si se desea tomar algún medicamento contra el mareo, hay que hacerlo media hora antes de iniciar la travesía, no en el barco.

Matar el aburrimiento

Dejando el tema de la salud de lado, enfoquémonos en el tema de cómo entretenernos durante un viaje muy largo. A continuación unos cuantos consejos:

  1. Leer: Leer es siempre una buena elección. Llévate al menos dos libros, dependiendo por supuesto de lo largo que será el viaje. Llévate libros que sean fáciles y entretenidos de leer, para que te enganchen de tal manera, que el tiempo pase volando.
  2. Escuchar música: Puedes llevar contigo un iPod. Es un aparato fácil de llevar, simple de manejar y nos puede proporcionar un servicio bastante útil ya que la cantidad de música que puede almacenar es bastante grande. Además de esto, hoy en día están bastante accesibles para comprar.
  3. Juegos electrónicos: Con el mismo iPod también podemos jugar, lo cual es muy entretenido por lo menos durante un rato. Existen una gran cantidad de juegas disponibles, y aparte de lo que contenga tu iPod, puedes llevar muchos de estos juegos preparados para jugar en cualquier momento y lugar. También está la opción de jugar mientras escuchamos música.
  4. Naipes: Si no eres amigo de los videojuegos siempre queda un buen mazo de naipes, especialmente si viajan dos o más personas contigo.
  5. Audiolibros: Los audiolibros son otra posibilidad si no nos gusta estar todo el rato concentrados en un libro o en una pantalla. Simplemente solo nos tenemos que reclinar, relajarnos y escuchar.
  6. Sudokus: Mucha gente se lleva sudokus en sus viajes. Llévate algunos que sean difíciles. El tiempo pasa rápidamente cuando los estás resolviendo.
  7. Escribir: Puedes aprovechar para escribir sobre algo. Puede ser una autobiografía, artículos para alguna publicación o blog, o lo que tu elijas.
  8. Ver una película: En la mayoría de los viajes largos, ponen al menos una película. Son unas horas que estarás entretenido, mientras que entre películas puedes hacer lo anteriormente mencionado, ver el paisaje desde la ventana o dormir.
  9. Entretenerse con la laptop: Mucha gente decide llevar su laptop y explotarla al máximo, con la cual podremos, leer, escuchar música, jugar, estudiar, trabajar, etc. Lo único a tener en cuenta es que la batería esté cargada completamente.

Son muchas cosas las que podemos hacer en un viaje largo mientras que llegamos a destino. Solamente tendremos que organizarnos el tiempo y las actividades para que cuenten a nuestro favor.

En los vuelos comerciales, suele haber muchas revistas, las cuales suelen estar llenas de anuncios y que ocasionalmente tienen muy buenos artículos. Échales un vistazo y puede que te lleves una sorpresa.

No seas demasiado conservador con tu compañero de asiento. Ya que te ha tocado compartir espacio durante algún tiempo, una animada conversación puede ser ideal para hacer pasar el tiempo rápidamente. De todos modos, hay gente que no le gusta hablar con gente desconocida, y por tanto debe ser respetada.


Buscar artículos sobre...