Conviértete en un viajero de tu propia ciudad

Conviértete en un viajero de tu propia ciudad

Muchos sueñan con visitar destinos lejanos, viajar kilómetros de distancias para llegar a la otra punta del globo pero... ¿qué pasaría si por un día te dedicaras a ser viajero de tu propia ciudad?

Si te pones en la piel de un extranjero para recorrer tu ciudad con otros ojos. Descubre aquí algunos tips para sacarle todo el jugo a tu propio territorio, disfrutar más de tu ciudad y enamorarte de ella.

Escribe: Viajeros.com
publicado

 
 

Si hace varios años que vives en el mismo lugar quizás tu ciudad te parezca algo aburrida y monótona. Para volver a disfrutar del lugar donde vives no hay nada mejor que pensarte como viajero allí mismo, y verás que puedes descubrir y disfrutar de cosas que siempre estuvieron allí, pero que hasta ahora no viste.

Para empezar debes conseguir un mapa de la ciudad. Acércate a la oficina de turismo y solicita toda la información necesaria para salir a recorrer la ciudad. Internet también es un buen punto de partida para esta “pequeña gran expedición”. Si tu pueblo o ciudad cuenta con un portal de Internet podrás obtener datos curiosos e interesantes de rincones y barrios que quizá nunca recorriste y podrás sorprenderte por las historias y leyendas que guardan.

El itinerario

Una vez que tienes el mapa, toma un bolígrafo y traza un recorrido que tenga como punto de partida tu casa, recorriendo lugares que nunca hayas visto –como zonas alejadas de tu casa, museos, plazas y teatros– pero también agrega al recorrido espacios que sí conozcas para mirarlos desde otro punto de vista, así podrás redescubrir las bellezas que ofrece tu ciudad.

No es necesario que salgas vestido de una manera extraña ni como el típico turista, pero sí está bien que lleves una cámara de fotos para obtener vistas y paisajes que ni imaginabas que estaban allí, delante de tus ojos, todo este tiempo.

Si existen edificios emblemáticos o muy antiguos siempre es bueno detenerse en los detalles: encontrarás obras de arte como pinturas o esculturas de gran belleza, que además podrán contarte algo más sobre la historia de allí... conocer un poco más de la historia del lugar donde vives siempre hará que disfrutes más de vivir allí.

En muchos sitios existen horarios especiales con recorridos comentados por guías de turismo. Hacer un recorrido mezclándose con extranjeros también puede ofrecerte una experiencia gratificante y útil: con ellos descubrirás cosas que de otra forma no se te hubiera ocurrido averiguar y obtendrás una mirada más fresca de la ciudad y de las cosas que ésta ofrece. Incluso puedes hacerte nuevos amigos e invitarlos luego tu mismo a hacer nuevos recorridos por la ciudad.

Tips

Aquí algunas ideas y consejos que pueden ayudarte a descubrir lo mejor de tu ciudad:

  • Ir caminando: Es fundamental para que puedas tomarte el tiempo necesario en ver y descubrir cada detalle del lugar. Frente a un gran edificio o en una plaza de seguro descubrirás detalles que de otra forma se te pasarían.

  • Mirar en todas direcciones: Y no es por el tránsito, si no para encontrar rincones secretos. De seguro si en cada esquina miras hacia arriba podrás encontrar cúpulas y detalles en los edificios como esculturas de gárgolas, vitrales, ángeles o rostros esculpidos en las paredes que hasta ese momento no habías visto. De seguro te sorprenderás de encontrar la cantidad de elementos artísticos y la variedad de estilos que encontrarás al mirar en detalle. Si miras al piso también podrás encontrar azulejos y adoquines de diferentes épocas que marcan el paso del tiempo.

  • Charlar con la gente del barrio: Sin duda son la mejor fuente de información en cuanto a datos reales y más aún para conocer de mitos y leyendas urbanas. Aunque al comienzo pueda darte un poco de vergüenza verás que la gente siempre está dispuesta a ayudarte y comentarte más sobre su historia y la del lugar en que vive, además de que puedes generar nuevos contactos y amistades.

  • Observar las placas recordatorias: Las placas recordatorias que ves en museos, parques y estatuas están tiembién en algunos edificios célebres... Quizás cerca de tu casa vivió un gran escritor, un prócer o fue un lugar muy importante en la historia de tu país. Son datos curiosos que pueden llegar a sorprenderte.

  • Parar a descansar en bares clásicos o antiguos: Esta es una de las mejores partes del recorrido. Si el itinerario es largo, en algún momento conviene parar y darse un descanso. Visita un bar o café que sea insignia de la ciudad: te dará una perspectiva renovada sobre el ambiente y el aire que se respira. Hasta quizás ya comiences a sentirte más viajero que habitante de la ciudad.

  • Visitas nocturnas: Como estás acostumbrado a conocer tu ciudad de día, la posibilidad de darse una vuelta por la ciudad en horas nocturnas ampliará mucho tu perspectiva. Durante la noche el ritmo y el ambiente de la ciudad cambia mucho: verás locales abiertos que hasta ahora nunca viste, e incluso nuevos detalles en plazas y edificios históricos que durante el día no se ven. Todo es cuestión de estar atento a lo que la ciudad nos ofrece, y que siempre está allí, pero no siempre tenemos el tiempo y la atención para disfrutarlo.

  • Arte antiguo y moderno: Siempre la visita a un museo te mostrará diferentes facetas de la historia de la ciudad, al igual que la casa de gobierno –si la hubiera– o algunas de las iglesias, con sus increíbles esculturas de santos, pero donde también podrás encontrar gárgolas o imágenes misteriosas... Además de todo el arte antiguo o clásico, podrás descubrir un poco de arte moderno; un arte que también se ve en las calles: si te fijas bien podrás encontrar varias paredes con grafittis y stencils que decoran el recorrido urbano con dibujos y frases de los más variados y harán de tu recorrido una caminata entretenida y divertida. Muchas de estas imágenes hacen alusión a cuestiones actuales y pueden ofrecerte miradas diferentes para temas cotidianos.

  • Ferias y artesanías: Si tu recorrido es durante un fin de semana o un día feriado podrás encontrarte con ferias de artesanos en alguna de las plazas de tu ciudad. Allí podrás conocer la producción artesanal local y los souvenirs típicos de la zona. Además de que puedes llevarte un buen recuerdo, también podrás conocer otras historias y formas de ver la vida, que como viajero siempre te enriquecerán.

  • Lugares atípicos: Y aunque en los mapas turísticos que te puedan ofrecer no los muestren, siempre encontrarás sitios desconocidos que no son visitados generalmente por los turistas. ¡Es el mejor paseo! Organiza un recorrido por el cementerio o las afueras de la ciudad. Pasea por los colegios y mercados de alguna vecindad popular... Todo es cuestión de las ganas y el entusiasmo con que tomes estos recorridos para disfrutarlos.

Hospedaje

¿Y porqué no? Si ya hiciste todo el recorrido como viajero, nada mejor que terminar tu recorrido durmiendo en un hostel u hospedaje donde encuentres a más viajeros. Será una experiencia inolvidable y muy enriquecedora. Allí podrás compartir experiencias de viaje con gente de todo el mundo, y sentirte un ciudadano del mundo en pleno viaje.

Las charlas y vínculos que se generan en un ambiente relajado y cordial entre gente que está de vacaciones siempre renueva las energías y ofrece la posibilidad de que conozcas cosas de tu ciudad que ni imaginas.

A los visitantes siempre le ofrecen opciones de salidas y diversión que tu como “local” no llegas a conocer. Intercambiar experiencias e historias de viajes siempre se convierte en un momento inolvidable.


Buscar artículos sobre...